JORGE DORE -POESIA

Airaos, pero no pequéis. 

(Efesios 4:26)

Estoy harto de tanta podredumbre, 

de tanta indignidad y apostasía,

harto de ver el mundo cada día

más hostil al pináculo y la lumbre.

***

Harto de ver pastores traicioneros,

creyentes que se dejan pisotear

y tibios resignados a danzar

bajo los hilos de titiriteros.

***

Estoy harto del sórdido andamiaje

del mal y de sus turbas en la tierra,

harto de estar perennemente en guerra

contra los arquitectos del ultraje.

***

Harto de que una élite malsana

que odia hasta la médula al Señor

nos mire como al toro el matador  

que piensa en la corrida de mañana.

***

Harto, sí, de que bajen la cabeza

quienes la deberían levantar

en el nombre de Cristo y rescatar

fe, bien, virtud, honor, patria y grandeza.

***

Harto de tanto estulto adoctrinado

y orondo de su propia esclavitud

como quien le confía su salud

a un médico insensible y despiadado.

***

Estoy harto de urdimbres e injusticias,

de cábalas y arcanas componendas,

de confabulaciones y trastiendas,

de engaños y arrogantes inmundicias

***

que me hacen suspirar por ese instante

en que caerán del cielo las estrellas

cuando vuelva Jesús, envuelto en ellas,

¡con gloria, con poder, magno y triunfante!