PARA SANTIFICAR EL DOMINGO Y FIESTAS DE PRECEPTO- FIESTA DE SAN JUAN EVANGELISTA

PARA AQUELLOS QUE NO TIENEN LA POSIBILIDAD DE ASISTIR A LA SANTA MISA

Recordamos a nuestros queridos lectores la posibilidad santificar el día Domingo a través de Nuestro Blog.

En la parte superior del mismo se encuentra una pestaña o página donde están los diferentes medios para realizar la Santificación del Día Domingo o Fiestas de Precepto, además de contar con los Sermones de los Queridos Padres: Juan Carlos Ceriani y  Basilio Méramo.

A continuación, los propios del:

FIESTA DE SAN JUAN EVANGELISTA

Conmemoración de la Octava de Navidad

 

Introito

Abrió sus labios en medio de la Iglesia, y Dios lo llenó del espíritu de sabiduría y de inteligencia; lo revistió con un manto de gloria. Es bueno alabar al Señor, y cantar loores a tu Nombre, oh Dios Altísimo. Gloria al Padre, y al Hijo y al Espíritu Santo…

Colecta

Ilustra, benignísimo Señor, a tu Iglesia, para que, iluminada con las enseñanzas de tu santo apóstol y evangelista Juan, alcance los dones eternos. Por N.S.J.C.

Conmemoración de la Octava de Navidad

Concede, oh Dios todopoderoso, que el nuevo nacimiento según la carne de tu Unigénito Hijo, nos libere de la antigua esclavitud que nos mantiene bajo el yugo del pecado. Por N.S.J.C.

Epístola.

(Del Libro del Eclesiástico, XV: 1-6):

El que teme a Dios, hará buenas obras; y quien observa exactamente la justicia, poseerá la sabiduría; porque ella le saldrá al encuentro cual madre respetable. Le alimentará con pan de vida y de inteligencia; le dará a beber el agua saludable de la sabiduría, y fijará en él su morada, y él será constante. Será su sostén, y no se verá confundido, sino que será ensalzado entre sus hermanos. En medio de la Iglesia le abrirá la boca, llenándole del espíritu de sabiduría y de inteligencia, y revistiéndole de un manto de gloria. Le colmará de consuelo y de alegría, y le dará en herencia un eterno renombre.

Gradual

Se propagó entre los hermanos el rumor de que este discípulo no moriría. Sin embargo, Jesús no había dicho que él no debía morir, sino: Si me place que él se quede hasta mi vuelta, ¿qué te importa a ti? Tú, sígueme.

Aleluya.

Aleluya, aleluya. Este es el discípulo que da testimonio de estas cosas, y sabemos que su testimonio es verdadero. Aleluya.

Evangelio

(Del Evangelio según San Juan, XXI: 19-24):

Dijo Jesús a Pedro: “Sígueme.” Volviéndose Pedro, vio que los seguía el discípulo al cual Jesús amaba, el que, durante la cena, reclinado sobre su pecho, le había preguntado: “Señor, ¿quién es el que te ha de entregar?” Pedro, pues, viéndolo, dijo a Jesús: “Señor, ¿y éste, que?” Jesús le respondió: “Si me place que él se quede hasta mi vuelta, ¿qué te importa a ti? Tú sígueme.” Y así se propagó entre los hermanos el rumor de que este discípulo no moriría. Sin embargo, Jesús no había dicho que él no debía morir, sino: “Si me place que él se quede hasta mi vuelta, ¿qué te importa a ti?” Este es el discípulo que da testimonio de estas cosas, y que las ha escrito, y sabemos que su testimonio es verdadero.

Credo.

Ofertorio.

El justo florecerá como la palma; y se multiplicará como el cedro del Líbano.

Secreta.

Acepta, Señor, el Sacrificio que te ofrecemos en la solemnidad de tu apóstol, confiados en ser salvos por su patrocinio. Por N.S.J.C.

Conmemoración de la octava de Navidad

Santifica, Señor, por el nuevo nacimiento de tu Unigénito Hijo la ofrenda de nuestros dones, y líbranos de las manchas de nuestros pecados. Por N.S.J.C.

Prefacio

Prefacio de Navidad

 Latín

Vere dignum et justum est, æquum et salutare, nos tibi semper, et ubique gratias agere: Domine sancte, Pater omnipotens, æterne Deus. Quia per incarnati Verbi mysterium, nova mentis nostræ oculis lux tuæ claritatis infulsit: ut dum visibiliter Deum cognoscimus, per hunc in invisibilium amorem rapiamur. Et ideo cum Angelis et Archangelis, cum Thronis et Dominationibus, cumque omni militia cælestis exercitus, hymnum gloriæ tuæ canimus, sine fine dicentes:

Sanctus Sanctus Sanctus…

 
Castellano

En verdad es digno y justo, equitativo y saludable el darte gracias en todo tiempo y lugar, Señor santo, Padre todopoderoso, Dios eterno. Por cuanto, por el misterio de la Encarnación del Verbo, se ha manifestado a los ojos de nuestra alma un nuevo resplandor de tu gloria; a fin de que, llegando a conocer a Dios bajo una forma visible, seamos atraídos por Él al amor de las cosas invisibles. Y, por tanto, nos unimos con los Ángeles y Arcángeles, con los Tronos y las Dominaciones, y con toda la milicia del ejército celestial, cantando el himno de tu gloria, diciendo sin cesar:

Sanctus Sanctus Sanctus…

Comunión.

Se propagó entre los hermanos el rumor de que este discípulo no moriría. Sin embargo, Jesús no había dicho que él no debía morir, sino: Si me place que él se quede hasta mi vuelta.

Poscomunión.

Habiendo sido alimentados con este manjar y esta bebida celestiales, te suplicamos, Señor Dios nuestro, que sea nuestra defensa la oración del Apóstol, en cuya fiesta compartimos estos dones. Por N.S.J.C.

Conmemoración de la Octava de Navidad

Te rogamos, oh Dios Todopoderoso, que el Salvador del mundo, que nació hoy y por quien somos regenerados a la vida divina, sea también el dador de la inmortalidad. Por N.S.J.C.