Nuestra Señora del Monte Carmelo, 16 de julio

Prof. Plinio Corrêa de Oliveira

¿Cuál es el vínculo entre Nuestra Señora de Fátima y Nuestra Señora del Monte Carmelo, ya que ella apareció usando el hábito Carmelita en una de las apariciones? Sabes que en las apariciones de Fátima, Nuestra Señora normalmente vestía un hábito blanco con un borde dorado y un cinturón dorado en la cintura. Pero durante una aparición a los niños cuando ocurrió el milagro del sol, ella apareció con el hábito carmelita que representa los gloriosos misterios del Rosario.
082_OurLadyMountCarmel.jpg

Nuestra Señora del Monte Carmelo cuando apareció en Fátima

Nuestra Señora no hace nada por casualidad, por lo que la primera pregunta lleva a otra: ¿Cuál es la relación entre Nuestra Señora del Carmelo, los gloriosos misterios y Nuestra Señora de Fátima?

La invocación de Nuestra Señora del Carmelo se origina en el Monte Carmelo en Tierra Santa, donde los ermitaños solían vivir en el momento del Antiguo Pacto rezando y esperando una Virgen-Madre que vendría y traería la salvación para toda la raza humana. Estaban siguiendo el ejemplo de Elías, el Profeta, que estaba en el Monte Carmelo rezando por la salvación de Israel, que estaba pasando por una terrible sequía, cuando vio una pequeña nube en el horizonte distante. Esperaba que traería la lluvia tan necesaria a Israel. La pequeña nube creció en tamaño y cubrió todo el cielo, y finalmente llegó la esperada lluvia para salvar a la gente.

Elías entendió que esta nube era un símbolo de la Virgen por venir, relacionada con las profecías de Isaías que hablaban de Nuestra Señora. Los que siguieron su ejemplo también oraron por la venida de la Virgen, que sería la Madre del Mesías. En los tiempos del Antiguo Pacto, por lo tanto, los ermitaños del Monte Carmelo tenían la misión espiritual de prever la venida de Nuestra Señora y rezar por ella. Fueron perseguidos por personas malvadas, y también por miembros de la sinagoga decadente; no obstante, los ermitaños del monte Carmelo permanecieron fieles.

Finalmente, vino Nuestra Señora, y recibió la mayor glorificación de cualquier criatura viviente: en ella, el Verbo Divino, la Segunda Persona de la Santísima Trinidad, se hizo carne. Ella se convirtió en la esposa del Espíritu Santo. Como ella no tenía pecado original, no estaba sujeta a la muerte. Pero ella eligió morir, imitar a Nuestro Señor. Entonces, ella tuvo una muerte muy fácil, que la Iglesia con su lenguaje hábil llamó la dormición, el sueño de Nuestra Señora. Fue una muerte real que supuso la separación del cuerpo y el alma, pero lo más suave posible. Luego, fue resucitada por Nuestro Señor y llevada al Cielo por los Ángeles. Este conjunto de privilegios constituye la mayor glorificación que una criatura haya tenido. Es por esto que Nuestra Señora de la Asunción también se llama Nuestra Señora de la Gloria.

Por lo tanto, la historia de la Orden del Carmelo en el Antiguo Testamento se cierra con una glorificación extraordinaria y el cumplimiento de sus expectativas. A través de siglos de silencio, aislamiento y persecución, los seguidores de Elías avanzaron paso a paso hacia la victoria y la gloria.

082_dormition

La historia de la Orden del Carmelo comienza nuevamente en el Nuevo Pacto. San Juan Bautista también fue seguidor de Elías, al igual que muchos de sus discípulos, San Juan, Santiago y otros. Tenían la alegría de ver y conocer a Nuestra Señora mientras estaba viva. Veneraban a la misma Virgen-Madre que todos sus antepasados ​​habían anticipado. Uno puede imaginar fácilmente que a veces ella les hablaba como carmelitas y confirmaba su vocación y los recompensaba por ser sus primeros devotos en la historia.

También se puede imaginar las relaciones piadosas y misteriosas entre Nuestra Señora y Elías, que todavía está viva, como saben. Parece razonable pensar que la devoción de la Santa Servidumbre (Santa Esclavitud) a Nuestra Señora, desarrollada por San Luis Grignon de Montfort, fue de alguna manera conocida y practicada por aquellos primeros hijos de Nuestra Señora, los Carmelitas.

La Orden Carmelita continuó existiendo en Tierra Santa, pero la cristiandad de esa época no aprovechó la ventaja que debería haber tomado de su presencia. Esa cristiandad entró en decadencia, y como castigo recibió la invasión de los sarracenos, que la destruyó. En el momento de las Cruzadas, los Carmelitas llegaron a Occidente como una orden religiosa casi desconocida, menguando y sin partidarios.

082_StSimonStock.jpgNuestra Señora le da el escapulario a St. Simon Stock


En este tronco marchito, Nuestra Señora hizo florecer una flor vibrante: St. Simon Stock. Después de ser elegido General de la Orden en 1247, le pidió protección para la Orden. Ella se le apareció y le dio el escapulario, es decir, la promesa de vida eterna a quienes entrarían en la Orden y morirían en ella. La Orden volvió a florecer y llegó un nuevo período de gloria. Entre las glorias de los carmelitas, la mas grande es haber tenido siempre devoción a Nuestra Señora.

También tuvo la gloria de tener una Santa Teresa de Ávila, y más recientemente la gloria de tener a Santa Teresa del Niño Jesús, que podría ser nuestra contemporánea si no hubiera muerto tan joven.

Hoy la cristiandad vuelve a estar en decadencia. Nuestra Señora vino a Fátima para anunciar este otoño, el castigo y la victoria con la famosa frase: “Al final, mi Inmaculado Corazón triunfará”. En ese mismo conjunto de apariciones en las que anunció su victoria, deseaba aparecer en el hábito de la Orden Carmelita, como una forma de confirmar su antigua predilección por ella e indicar que esta Orden será parte de su gloriosa Reinado. Con el hábito, simbólicamente hizo una síntesis del pasado y el futuro, en el mismo momento en que anunció el final de una era y el comienzo de otra.

La fiesta de Nuestra Señora del Monte Carmelo es una fiesta muy querida para nosotros, seguidores de Elías el Profeta, el primer devoto de Nuestra Señora en la historia.

Vamos a glorificarla y pedirle que nos prepare, a los que son carmelitas en espíritu, para pasar por el castigo y ser piedras vivas en el Reino de María.

***

El Año Litúrgico – Dom Próspero Gueranguer

carmen1

LA NUBE MÍSTICA

Reina del Carmelo, recibe hoy los votos de la Iglesia terrestre. Fuiste la única esperanza del mundo cuando gemía en una angustiosa espera sin fin. Impotente para penetrar aún tus grandezas, quiso a pesar de eso, adornarte con los más preciosos símbolos bajo este mundo de figuras; el reconocimiento anticipado mezclado de admiración, sirvió para crearte como una aureola sobrehumana de todas perfecciones de belleza, de fuerza y gracia que sugiere la vista de los lugares tan encantadores, de campiñas en flor, de cumbres pobladas de árboles, de valles fértiles, de este Carmelo principalmente que significa jardín de Dios. En su cumbre nuestros padres, que sabían que la Sabiduría tiene su trono en la nube adelantaron sus ardientes deseos al signo salvador; y allí, debido a sus plegarias, se les dió lo que la Escritura llama ciencia perfecta y que designa como el conocimiento de los grandes caminos de las nubes. Y cuando Aquel que hace su carroza y su palacio de la oscuridad de la nube, se manifestó por ella en un recuerdo no lejano a la vista penetrante del Padre de los Profetas, se vió unirse a los más altos personajes de la humanidad en un grupo selecto en las soledades de la montaña bendita, como antiguamente Israel en el desierto, para observar los menores movimientos de la nube misteriosa’, recibir de ella la única dirección en las veredas de esta vida, su única luz en la larga noche de esperas.

Oh María, que desde entonces presides las velas de los soldados de Cristo y nunca les has faltado un solo día desde que Dios descendió verdaderamente por ti, no sólo cubres la región de Judea sino a toda la tierra con una nube cargada de un sinnúmero de bendiciones. Los hijos de los profetas lo experimentaron cuando la tierra de los profetas se hizo infiel, y tuvieron que llevar un día a otros lugares sus costumbres y tradiciones; comprobaron que el rocío fecundador de la nube del Carmelo llegaría hasta Occidente, que su protección se dejaría sentir en todas partes. Esta fiesta, oh Madre divina, es el momento auténtico de su reconocimiento, acrecentado después con nuevas bendiciones, cuya munificencia acompañó a este otro éxodo de los últimos restos de Israel. Y nosotros los hijos de la vieja Europa con razón transmitimos el eco de su piadosa alegría; porque desde que las tiendas fueron levantadas alrededor de las colinas donde la nueva Sión fué edificada sobre Pedro, se ha esparcido por todas partes su lluvia llena de bendiciones, lanzando al abismo las llamas eternas, y apagando los ardores del lugar de la expiación.

***

RECORDATORIO: INDULGENCIA PLENARIA 

carmen.jpg

Quienes visten el Escapulario Carmelita pueden ganar indulgencia plenaria el 16 de julio, en la fiesta de Nuestra Señora del Carmen.

También es posible ganar indulgencia plenaria:
1. El día en que le imponen el escapulario y se une a la familia carmelita.
2. En estas fiestas:
San Simón Stock – 16 de mayo.
Virgen del Carmen – 16 de julio o cuando se celebre.
San Elías Profeta – 20 de julio.
Santa Teresita del Niño Jesús – 3 de octubre (calendario tradicional).
Santa Teresa de Jesús – 15 de octubre.
Todos los Santos Carmelitas – 14 de noviembre.
San Juan de la Cruz – 24 de noviembre (calendario tradicional).

Se puede ganar indulgencia parcial por usar piadosamente el santo escapulario, por besarlo o por cualquier otro acto de afecto y devoción. Se aplica también a la medalla-escapulario.