Santo Tomás de Aquino

MEDITACIONES
ENTRESACADAS DE SUS OBRAS

CUARESMA

Viernes de la tercera semana de Cuaresma
POR LA PASIÓN DE CRISTO FUIMOS LIBRADOS
DE LA PENA DEL PECADO

En verdad tomó sobre sí nuestras enfermedades y él cargó con nuestros dolores (Is 53, 4).

La Pasión de Cristo nos libró del reato de la pena, de dos maneras: 1º, directamente, puesto que la Pasión de Cristo fue una satisfacción suficiente y superabundante por los pecados de todo el género humano, y dada la
satisfacción suficiente, se quita el reato de la pena; 2º, indirectamente, por cuanto la Pasión de Cristo es causa del perdón del pecado, en el que se funda el reato de la pena.

Los condenados no fueron librados por la Pasión de Cristo, porque ésta surte su efecto en aquellos a quienes se aplica por la fe, la caridad y los sacramentos de la fe. Por lo tanto, los condenados en el infierno, que no se
unen a la Pasión de Cristo del modo indicado, no pueden percibir su efecto.

Y aun cuando hayamos sido librados del reato de pena, sin embargo a nosotros, penitentes, se impone pena satisfactoria; porque, para que consigamos el efecto de la Pasión de Cristo, es preciso configurarnos a él. Pero
nos configuramos a él en el bautismo sacramentalmente, según aquello:

Porque somos sepultados en él, en muerte, por el bautismo (Rom 6, 4). De ahí que a los bautizados no se impone ninguna pena satisfactoria, pues están totalmente librados por la satisfacción de Cristo. Mas puesto que Cristo una
vez solamente murió por nuestros pecados, como se dice (I Ped 3, 18), por eso no puede el hombre configurarse segunda vez a la muerte de Cristo por el sacramento del bautismo. Por lo cual es necesario que los que pecan
después del bautismo, se configuren a Cristo que padece por medio de alguna penalidad o sufrimiento que soporten en sí mismos.

Pero si la muerte, que es pena del pecado, subsiste todavía, esto es porque la satisfacción de Cristo tiene efecto en nosotros, en cuanto nos incorporamos a él, como los miembros a su cabeza; pero es necesario que los miembros se adapten a la cabeza. Y por consiguiente, así como Cristo tuvo primeramente la gracia en el alma, acompañada de la pasibilidad corporal, y por medio de la Pasión llegó a la gloria de la inmortalidad, así también nosotros, que somos sus miembros, somos librados por su Pasión del reato de cualquier pena; de tal modo, sin embargo, que primeramente recibimos en el alma el espíritu de adopción de hijos, por el que somos adscritos a la herencia de la gloria inmortal, teniendo todavía cuerpo pasible y mortal; mas después, configurados a los padecimientos y a la muerte de Cristo, somos llevados a la gloria inmortal, según aquello del Apóstol: Y si hijos, también herederos; herederos verdaderamente de Dios, y coherederos de Cristo; pero si padecernos con él, para que seamos también glorificados con él (Rom 8, 17).