Santo Tomás de Aquino

MEDITACIONES
ENTRESACADAS DE SUS OBRAS

CUARESMA

Jueves de la primera semana de Cuaresma
FUE CONVENIENTE QUE CRISTO FUERA CRUCIFICADO
ENTRE DOS LADRONES

Cristo fue crucificado, entre ladrones, porque así convenía en cuanto a la intención de los judíos, y también en cuanto a la ordenación de Dios.

1º) En cuanto a la intención de los judíos, éstos lo crucificaron entre dos ladrones, para hacerlo partícipe de la sospecha que se tenía de ellos.

Pero no ocurrió así, pues nada se dice de ellos, mientras que la Cruz de éste es honrada en todas partes: los reyes, deponiendo las coronas, colocan la Cruz en sus vestidos de púrpura, en sus diademas, en sus armas, en la mesa sagrada; y la Cruz brilla en toda la tierra.

Respecto al orden establecido por Dios, Cristo fue crucificado con los ladrones porque así como Cristo fue hecho por nosotros el maldito de la Cruz , del mismo modo es crucificado como culpable entre culpables, para la salvación de todos

29) Como dice el papa San León , son crucificados dos ladrones, uno a la derecha y otro a la izquierda, para demostrarnos bajo la imagen misma del patíbulo la distinción que deberá hacerse de todos los hombres en el día del juicio. San Agustín dice: “Si te fijas, la misma cruz fue tribunal; porque en medio se encuentra el juez; a un lado el que creyó y fue liberado, y al otro, el que insultó y fue condenado. Ya significaba por ello lo qué haría con los vivos y los muertos; a unos los pondría a su derecha, a los otros a su izquierda”
.
39) Según San Hilario, hubo dos ladrones crucificados, el uno a la derecha y el otro a la izquierda, para enseñar que todo el género humano es llamado al sacramento de la Pasión del Señor. Mas porque, a causa de la diversidad de fieles e infieles, se hace la división de todos poniendo los unos a la derecha y los otros a la izquierda, uno de los dos, el situado a su derecha, se salva por la justificación de la fe

.
4º) Como dice San Beda, los ladrones que fueron crucificados con el Señor significan los que bajo la fe y la confesión de Cristo sufren el certamen del martirio o las disposiciones de una disciplina austera; mas los que lo hacen por la gloria eterna, son representados por la fe del ladrón de la derecha, y los que lo hacen con miras a las humanas alabanzas, imitan las disposiciones y los actos del ladrón de la izquierda .

Así como Cristo no era deudor de la muerte, sino que la sufrió porque quiso, para vencer a la muerte con su virtud; así tampoco mereció ser colocado con ladrones; pero quiso ser contado entre los inicuos, para destruir a la iniquidad con su virtud. Por eso San Juan Crisóstomo dice que convertir al ladrón en la Cruz y conducirlo al paraíso no fue menos difícil que quebrar las piedras.