CHRISTINE FITZGERALD: UNA TEOLOGÍA VIVA EN PIEDRA Y VIDRIO

Conservando los restos

VITRALES: LUZ, COLORES Y SÍMBOLOS

Los orígenes de los vitrales se pierden en la historia; pero en el año 900 se encontraron representaciones de Cristo y escenas bíblicas en las catedrales francesas, alemanas e inglesas.

Para hacer vitrales, el artesano medieval agregaba sales metálicas y óxidos al vidrio fundido. Cuando el sol golpeaba el vidrio, hacía que los rayos estallaran en el espectro de colores, y el vidrio parecía brillar desde adentro.

Escenas de la vida de Nuestra Señora en Saint Denis, París

Theophilus, un monje alemán, escribió un manual de instrucciones para artesanos de vitrales en el año 1100, titulado De Diversis Artibus.

El abad Suger, de Saint Denis, llevó artesanos de vitrales a su abadía y mantuvo un diario de lo que se hizo. El abad realmente creía que la presencia de objetos hermosos acercaría a los hombres a Dios, porque nuestro entorno y nuestros sentidos son las puertas del alma. Los ambientes son maestros silenciosos de principios, para bien o para mal.

El abad Suger aplicó la terminología de las piedras preciosas al cristal azul “zafiro”, que se usa tan abundantemente en Saint Denis. El rojo rubí era otro color vibrante, que se usaba en muchos vitrales.

Pero los artesanos tenían el dilema de cómo poner los blancos en los ojos de un diablo, como el demonio rubí en Saint Ouen, en Rouen, o hacer un intrincado diseño blanco en una falda roja, o para retratar pieles muy claras, o para mostrar dientes blancos detrás de labios rojos.

Su solución fue laminar piezas de vidrio rojo y blanco juntas (parpadeando), y luego raspando el rojo para revelar el blanco de abajo. Este proceso se denominó abrasión.

Una teología viva en piedra y vidrio

Los artesanos medievales estaban más interesados en crear un símbolo para ilustrar una idea o doctrina que simplemente reproducir algo natural o realista. Esto también se aplicaba a su arte, que estaba muy idealizado.

El vitral de Carlomagno, en Chartres, muestra escenas de su vida

Por ejemplo, un rey sería representado dos veces más grande que sus súbditos para demostrar su importancia. Las personas santas estaban pintadas con halos; la reverencia por la Santísima Madre de Dios se demostró en el uso de lapislázuli triturado en la pintura utilizada para su túnica. Se utilizaron hojas de oro, halos de oro, túnicas de oro, etc. para dar una sensación de riqueza, calidez y sacralidad a su arte.

Los artistas no buscaban notoriedad o ganancias mundanas, lo cual se prueba porque la mayor parte de su trabajo no estaba firmado. Emplearon sus esfuerzos y talentos para hacer visible lo invisible. Su motivación fue la gloria de Dios.

Las catedrales góticas, y especialmente sus vitrales, se llamaron correctamente la “Biblia de los pobres”. Los colores del arte y los vitrales ayudaron a presentar la enseñanza de una manera gloriosa y simbólica.

Los constructores de catedrales y los artesanos de vitrales trabajaron codo con codo con un teólogo para asegurar que las doctrinas fueran interpretadas y transmitidas correctamente.

Para el alma medieval, la presencia de Cristo, “la Luz del mundo”, estaba visiblemente representada en la luz que entraba por sus vitrales.

Los vitrales empobrecidos del Renacimiento

En los días previos al Renacimiento, la forma en que se fabricaban los vitrales cambió. En los siglos XII y XIII se utilizaron colores primarios. Como todo estaba soplado a mano, los cristales eran gruesos y desiguales, lo que hacía bailar la luz al atravesar los cristales. Los colores vivos y brillantes parpadearon y crearon un efecto de caleidoscopio en la Catedral.

Fue una pena que, con el tiempo, los artesanos comenzaron a pintar el vidrio de blanco y luego a retratar los mismos temas bíblicos en el vidrio pintado. Se convirtieron en “pintores de vidrio”, y las ventanas resultantes no eran tan hermosas y habían perdido la vida. Su brillo y sus cualidades relucientes se habían apagado, dejando vidrios de colores sin vida y sin brillo.

Un vitral renacentista en Saint Gervais-Sant Protais

Los contornos de plomo que alguna vez fueron aceptados como un elemento necesario y decorativo comenzaron a verse como algo a camuflar. Las ventanas se convirtieron más en una imagen que en una atmósfera, y la gloria, el simbolismo y la belleza innata anteriores comenzaron a desvanecerse.

Una sacralidad insuperable

Al describir la sacralidad y la misteriosa belleza de la catedral medieval, con sus antiguos vitrales, Eugene Viollett-le-Duc, un famoso restaurador de catedrales francesas, dijo:

“La luz opalina que entra por estas ventanas hace una especie de velo, en extremo transparente, bajo la alta bóveda; está atravesado por los tonos brillantes de las ventanas de atrás, que dan el juego de piedras preciosas. Los contornos sólidos parecen vacilar como objetos vistos a través de una lámina de agua clara. Las distancias cambian sus valores y toman profundidades en las que se pierde la vista. Con cada hora del día estos efectos se van alterando, y siempre con nuevas armonías que uno no se cansa de intentar comprender, pero cuanto más se profundiza el estudio, más asombrado queda ante la experiencia adquirida por estos artistas, cuyas teorías sobre los efectos del color aún desconocemos”.

El caótico vitral moderno

Comparar estos vitrales medievales con la arquitectura moderna, los vitrales, el arte y las vestimentas y la liturgia de la Iglesia Católica del siglo XX deja a uno mudo de asombro ante lo que se explicó a los católicos como una “actualización necesaria” de nuestra Iglesia.

La confusa flagelación de Fernard Leger

Las nuevas y modernas ventanas de vidrio de colores de Marc Chagall y otros son fragmentos de vidrio rotos en una disposición caótica.

Las obras de Jean Cocteau, Leger y Meistermann demuestran que Fe y Revelación son subjetivas. No hay absolutos, sólo lo que nuestras mentes evocan al mirar un vitral moderno.

No hay luz de Cristo, no hay calidez; generalmente no hay mensaje discernible, no hay lección bíblica, no hay sentido de asombro y, trágicamente, no hay belleza para inspirar admiración.

Crean una especie de ambiente grotesco que enfría y desvía las almas en lugar de atraerlas.

No es difícil imaginar quién o qué se beneficia de esta grotesca deformación de las artes o, lo que es más importante, quién la ha diseñado para la ruina de tantas almas e incluso naciones. Es el enemigo de todos nosotros, el Diablo y sus cohortes humanas, esos grupos poderosos que promueven este des-arte.

Lo que para mí es difícil de imaginar es por qué buenos sacerdotes y obispos, e incluso los laicos, permitieron que este sacrilegio continuara, año tras año, en nuestras iglesias, los mismos hogares terrenales de nuestro Buen Dios.

Sainte Chapelle, en París

Fuente: https://www.traditioninaction.org/HotTopics/c013ht_StainedGlass.htm