CATHERINE CROISETTE: LA QUE TRABAJA PARA OTROS

Conservando los restos

LA ABEJA, SÍMBOLO DE LA IGLESIA

Hace algún tiempo, tenía la costumbre de asistir a la Misa en una capilla donde el hermoso tabernáculo y los candelabros dorados estaban diseñados artísticamente con abejas doradas subiendo y bajando por ellos.

Por ignorancia, pensé que era extraño tener insectos representados en artículos bendecidos para usar en la Misa, así que le pregunté al sacerdote al respecto y me dijeron que las abejas son un símbolo de la Iglesia.

En las columnas del Altar de la Confesión de la Basílica de San Pedro

se encuentran abejas entre las hojas y las flores

Más tarde encontré un texto de San Juan Crisóstomo en el que de alguna manera confirmó esa explicación cuando escribió: “La abeja es más honrada que otros animales, no porque trabaje, sino porque trabaja para otros” (12ª Homilía).

Entonces, me di cuenta de que las abejas, como el clero y los religiosos y religiosas de la Iglesia, trabajan sin cesar por el bien común de la colmena y obedecen sin cuestionar a sus superiores, y sobre todo a su reina.

La abeja también es un símbolo de sabiduría, ya que recolecta el néctar de muchas flores y lo convierte en miel nutritiva y agradable, que es el “oro” de las abejas. Debemos hacer lo mismo: tomar todo lo que podamos y transformarlo con nuestro trabajo en un elemento superior, útil para nosotros y nuestro prójimo.

El simbolismo de las abejas también significa la forma en que la Iglesia genera sus frutos espirituales, porque las abejas son virginales, no tienen ningún contacto sexual. Las abejas que vemos, las abejas obreras, no se reproducen. La única que tiene contacto sexual es la reina, que es apareada por uno o más zánganos, y luego pone miles de huevos. La reina se convierte en madre de toda una colonia de abejas.

Altar y Baldaquino de San Pedro en Roma

Como la Iglesia da gracia por la pureza de sus divinos Sacramentos, así las abejas nos dan miel y cera por el trabajo de sus cuerpos puros. Por eso su cera, considerada fruto de un trabajo virgen, es digna de arder en las velas del altar en la ofrenda del Santo Sacrificio.

La miel, tan agradable al paladar, simboliza la dulzura espiritual y la elocuencia religiosa. Por eso, la colmena es emblemática de San Ambrosio y de San Bernardo de Claraval, dos Doctores a quienes la Iglesia llama mellificuus y mellifluus, es decir, con una elocuencia tan suave y dulce como la miel.

Al igual que los católicos caritativos, las abejas producen buenas obras para su vecino en todo momento al polinizar las plantas para obtener alimento, belleza y calidad del aire, tan necesarias para la supervivencia de los demás.

El simbolismo continúa con respecto a la Iglesia. De hecho, las abejas trabajan sin descanso y dan su vida sin dudarlo por el bien de la colmena. Son instantánea y vigorosamente militantes contra los enemigos de la colmena. No solo la colmena, sino también la miel, de la que dependen sus vidas, está vigorosamente protegida. Cuando están en peligro de extinción por el calor, se aferran al exterior de la colmena y baten sus alas sin descanso para enfriar la colmena y evitar que la miel se derrita. Muchas abejas mueren cuando esto sucede.

Este es un fenómeno natural maravilloso y único que significa otros fenómenos extraordinarios y únicos de la Iglesia Católica: sus militantes, sus apologistas y sus mártires. Ellos dieron su vida por el bien de la Iglesia y su sangre se convirtió en la semilla de un crecimiento vibrante, como sucedió muchas veces en la historia.

La supervivencia de las abejas depende de una reina y de su obediencia y lealtad incondicional hacia ella, así como todos somos absolutamente dependientes de Nuestra Señora, la Reina del Cielo, para nuestra salvación eterna y nuestra protección del mundo, de la carne y del diablo.

Las abejas observan instintivamente una reverencia tan tremenda por su autoridad que ninguna se atreve a dejar la colmena para enjambrar en otros pastos a menos que la reina haya salido frente a ellas y haya reclamado el primer rango de vuelo para ella.

Las abejas siempre vigilantes protegen a su reina y colmena, como deberíamos proteger a Nuestra Reina y nuestra Iglesia, al precio máximo, e instintivamente consideran que es un deber morir por ellas.

Finalmente, tal vez hayas notado que la colmena natural tiene una forma similar a un Tabernáculo tradicional.

Fuente: https://www.traditioninaction.org/religious/f018rp_Bees_Kitt.htm