Fray Mario José Petit de Murat O. P. – ERRORES QUE HAY QUE COMBATIR

1-Jesús-crucificado-fijado-madero-tormento-testigos-Jehová.jpg

1. Que sólo los judíos son culpables de la Crucifixión del Señor. [Catech. R. 1, 5, 11].

2. El ver la Sta. Pasión como un hecho histórico solamente.

3. El falso concepto de la misericordia. Contra este error: Rom II, 4.

4. El falso concepto de la bondad, que niega el infierno.

5. Que Dios nos ha creado tal como estamos ahora y por tanto no es pecado satisfacer las exigencias de los apetitos.

6. La falsa concepción de la Historia. Resabios del evolucionismo, en los católicos.

7. La idolátrica admiración por las máquinas.

8. Que el cristianismo nos trae el dolor y el mundo la alegría. Que la Cruz sobreañade
dolor a nuestros dolores.

9. Los sacramentos convertidos en tradiciones humanas.

10. El tener por naturaleza pura a la naturaleza cargada de malos hábitos (a propósito de aquel dicho tan sofísticamente aplicado: “La Gracia viene a perfeccionar la naturaleza, no a destruirla”). A la naturaleza desordenada, niego. A la naturaleza ordenada, concedo.

11. El desconocimiento de lo que es la Misa.

12. “No miento, no robo, no hago mal a nadie”.

13. “Mejor sería que la Iglesia empleara en socorrer a los pobres todo lo que gasta en vano boato”.

14. Que la misericordia consiste en no dar importancia a los pecados ajenos; y la de los que tienen autoridad en dejar impunes las faltas que están obligados a corregir y castigar.

15. Error derivado de la democracia: todos tienen capacidad para la cultura y para juzgar acerca de todo.

16. La grande, la inmensa desgracia del hombre moderno estriba en que está firmemente convencido de que, en la tierra, no puede haber otra felicidad que la carnal y que la eterna, es una vida futura incomunicada, por lo menos en su formalidad de bienaventuranza, con la presente. Que hay dos felicidades: una presente, carnal; otra futura, celestial. Lo peor es que busca la manera de conciliar ambas, haciendo las más extrañas y absurdas combinaciones entre ambas cosas contrarias, ya en su plan de vida, ya en el uso de los Sacramentos.