EL EQUIPO DE REDACCIÓN TRABAJA PARA USTED: ¿QUÉ ESTÁ SUCEDIENDO? – PLANDEMIA-COMIENZA EL SEGUIMIENTO-NOS MIENTEN EN LA CARA

Mirando al mundo

COMPLEMENTO VIII

COMIENZA EL SEGUIMIENTO

Mientras en muchos países disminuyen las restricciones, en Argentina se intensifican las medidas de interdicción.

Ya se implementó la aplicación CUIDAR, el nuevo método de seguimiento del Ministerio de Salud, obligatorio para los exceptuados al confinamiento que deban circular por la vía pública.

cuidar

Esta aplicación, permite llevar siempre el certificado de circulación y realizar un autocontrol (es decir, se vigilados por los petisos montados en tremendos frisones, como diría el Padre Castellani).

¿Qué pide la plataforma?:

Ingreso de datos: lo primero que pide la app al descargarla es ingresar el DNI, ya sea escaneándolo o cargando los datos de manera manual. Después, se debe completar el número de teléfono y la dirección para poder continuar con el diagnóstico.

Autoevaluación sanitaria: el primer paso es medirse la temperatura corporal e indicar en la app cuál es. El segundo paso es responder algunas preguntas relacionadas con síntomas característicos del COVID-19, como si ha percibido una marcada pérdida de olfato o del gusto, si tiene dolor de garganta o dificultad respiratoria. Al final de la autoevaluación, la persona debe especificar si está embarazada, si tiene o tuvo cáncer alguna vez, si tiene diabetes o si alguna enfermedad hepática, renal crónica, respiratoria o cardiológica. Luego hay que confirmar los datos ingresados en el cuestionario, que tiene “carácter de declaración jurada“.

Respuesta de la app: la aplicación responde si la persona tiene o no síntomas compatibles con COVID-19. Si la respuesta es negativa, se emite un certificado del Ministerio que autoriza a la persona a ir a trabajar los próximos 14 días, aunque recomienda repetir la autoevaluación cada 48 horas. Si la respuesta es positiva, la aplicación detalla las medidas de cuidado y se acompaña al paciente (que tendrá que hacerse los controles médicos correspondientes, claro) en la cuenta regresiva del aislamiento total por 14 días.

Inmediatamente después del anuncio del implemento de dicha aplicación, un número de voces vinculadas a la protección de la privacidad y el análisis crítico de la tecnología en políticas públicas se alzaron a cuestionar, entre otras cosas, el carácter obligatorio de la aplicación, que entre los permisos que solicita estuviera la ubicación, la imposibilidad de corregir errores en el autodiagnóstico o apelar una revocación del CUHC, el método por el cual se valida la identidad, por cuánto tiempo quedarán registrados los datos, para qué serán utilizados, etcétera.

En respuesta a estas inquietudes el gobierno enfatizó que el uso de la app es “promovido” por el gobierno, pero no obligatorio, en contradicción con el anuncio original, y que lo que se mantiene obligatorio, es la posesión del permiso para circular. (No es obligatoria, pero sin ella no se puede circular…).

También expresaron que activar la geolocalización es opcional y voluntario, pero entendidos en estos temas de tecnología destacan que en versiones más antiguas de Android no es posible desactivarla; esta versión de Android es la que está presente en un cuarto de los celulares en uso en el país.

Para reafirmar el “cuidado” (léase control de los enanos con poder) que el gobierno da a la población (o mejor dicho, para justificar los sueldos y seguir con la mentira del pánico), ahora también salen por las calles a hacer controles, censos, muchas preguntas y aplicar la vacuna contra la gripe (vaya uno a saber cuál de las miles de cepas inventadas) que en este país es obligatoria para menores de 2 años y mayores de 65.

NOS MIENTEN EN LA CARA

Los medios oficiales siguen trabajando incansablemente “por la causa”: mientras siguen censurando verdades, se encargan de agrandar la mentira y sobre todo asustar a quienes todavía les creen.

En las siguientes fotos, podemos observar como utilizan imágenes de canales extranjeros (en este caso NBC news), para representar noticias de Argentina, del mismo modo como hacían con las imágenes de los “hospitales desbordados”:

cuidar1

cuidar2

Esto, a raíz de una protesta realizada el pasado 25 de mayo frente a la casa rosada en contra de la cuarentena donde algunas personas se juntaron para pedir por Libertad y por el cese de las restricciones.

Este hecho generó diversas respuestas de dirigentes:

— en contra por el “peligro”

— a favor por la restricción y criminalización del derecho a protestar

— y, por supuesto, gran repudio por todos los medios.

No obstante “Alverso” Fernández dejó clara su postura = el plan sigue en pie:

“Qué me importa lo que dure la cuarentena. Va a durar lo que tenga que durar para que los argentinos estén sanos y no se mueran”.