RESPUESTA DE LA SEMANA

EN HONOR A LA VERDAD

59340c7698ef7c4bcf4fac13bb311d38

¿La bienaventuranza es algo increado?

OTRO

Fundamento teológico

Santo Tomás de Aquino

Suma teológica

Parte Ia-IIae

Cuestión 3

Artículo 1

Objeciones por las que parece que la bienaventuranza es algo increado:

1ª) Dice Boecio que Dios es la misma bienaventuranza.

2ª) La bienaventuranza es el bien sumo. Pero el ser bien sumo es propio de Dios. Luego parece que la bienaventuranza se identifica con Dios.

3ª) La bienaventuranza es el fin último, al que tiende naturalmente la voluntad humana. Pero la voluntad debe tender como a su fin únicamente a Dios, el único digno de ser disfrutado, como advierte Agustín. Luego la bienaventuranza es lo mismo que Dios.

Contra esto está que nada hecho es increado. Pero la bienaventuranza del hombre es algo hecho, porque, como dice Agustín: Hay que disfrutar de las cosas que nos hacen bienaventurados. Luego la bienaventuranza no es el algo increado.

Respondo que se habla de fin de dos modos:

– uno, de la cosa misma que deseamos alcanzar; así el avaro tiene como fin el dinero.

– el otro, de la consecución misma o posesión, uso o disfrute, de lo que se desea, como si se dijera que el fin del avaro es la posesión del dinero y el del intemperante el disfrutar de algo voluptuoso.

En la primera acepción, por tanto, el fin último del hombre es el bien increado, es decir, Dios, el único que con su bondad infinita puede llenar perfectamente la voluntad del hombre.

En la segunda acepción, el fin último del hombre es algo creado existente en él, y no es otra cosa que la consecución o disfrute del fin último.

Pero el fin último del hombre se llama bienaventuranza.

Por tanto:

– si se considera la bienaventuranza del hombre en cuanto causa u objeto, entonces es algo increado;

– pero si se la considera en cuanto a la esencia misma de la bienaventuranza, entonces es algo creado.

Respuesta a las objeciones:

1ª) Dios es la bienaventuranza por propia esencia, no por participación o consecución de algo distinto de Él, sino por propia esencia. Los hombres, sin embargo, son bienaventurados, como dice Boecio, por participación, del mismo modo que se les llama también dioses por participación. Pero la bienaventuranza según la cual se llaman bienaventurados los hombres es algo creado.

2ª) Se afirma que la bienaventuranza es el bien sumo del hombre, porque es la consecución o disfrute del bien sumo.

3ª) Se llama último fin a la bienaventuranza del mismo modo que a la consecución del fin se llama fin.

De un total de  54 respuestas:
25 contestaron SI  
28 contestaron NO 
1 contesto OTRO

Según esta estadística la mayoría contestó INCORRECTAMENTE.

Insistimos en la importancia de conocer la doctrina de nuestra Iglesia para conservar intacta nuestra fe como nos ha sido mandado por Nuestro Señor y, de esta manera, no correr el riesgo de ser engañados por los errores, que pueden llevarnos a una eternidad sin Dios.