PARA SANTIFICAR EL DOMINGO- SEGUNDO DOMINGO DE PASCUA

PARA AQUELLOS QUE NO TIENEN LA POSIBILIDAD DE ASISTIR A LA SANTA MISA

Recordamos a nuestros queridos lectores la posibilidad santificar el día Domingo a través de Nuestro Blog.

En la parte superior del mismo se encuentra una pestaña o página donde están los diferentes medios para realizar la Santificación del Día Domingo o Fiestas de Precepto, además de contar con los Sermones de los Queridos Padres: Juan Carlos Ceriani y  Basilio Méramo.

A continuación, los propios del:

SEGUNDO DOMINGO DE PASCUA

segundo-domingo-despues-de-pascua

Introito

Toda la tierra está llena de la misericordia del Señor, aleluya; por la palabra del Señor se fundaron los cielos, aleluya, aleluya. Regocíjense, justos, en el Señor; a los rectos de corazón es a quienes toca tributar esta alabanza.

Colecta

Oh Dios, que con la humillación de tu Hijo, levantaste al mundo caído; concede a tus fieles una perpetua alegría, de suerte que, aquéllos a quienes libraste del abismo de la muerte eterna, gocen por tu bondad de la perpetua bienaventuranza.

Epístola.

(Iª Carta del Apóstol San Pedro, II, 21-25) Carísimos: Cristo padeció por vosotros dejándoos ejemplo para que sigáis sus pasos. Él, que no hizo pecado, y en cuya boca no se halló engaño; cuando lo ultrajaban no respondía con injurias y cuando padecía no amenazaba, sino que se encomendaba al justo Juez. Él mismo llevó nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, a fin de que nosotros, muertos a los pecados, vivamos para la justicia. Por sus llagas fuisteis sanados; porque erais como ovejas descarriadas; mas ahora os habéis vuelto al Pastor y Obispo de vuestras almas.

Aleluya:

Aleluya, aleluya. Los discípulos reconocieron al Señor al partir el pan.

Aleluya

Aleluya. Yo soy el buen pastor, y conozco a mis ovejas, y las mías me conocen a Mí, aleluya.

Evangelio

(San Juan, X, 11-16)

En aquel tiempo, dijo Jesús a los fariseos: Yo soy el pastor, el Bueno. El buen pastor pone su vida por las ovejas. Mas el mercenario, el que no es el pastor, de quien no son propias las ovejas, viendo venir al lobo, abandona las ovejas y huye, y el lobo las arrebata y las dispersa; porque es mercenario y no tiene interés en las ovejas. Yo soy el pastor bueno, y conozco las mías, y las mías me conocen, —así como el Padre me conoce y Yo conozco al Padre— y pongo mi vida por mis ovejas. Y tengo otras ovejas que no son de este aprisco. A esas también tengo que traer; ellas oirán mi voz, y habrá un solo rebaño y un solo pastor.

Ofertorio

¡Dios mío, Dios mío! suspirando por Ti estoy despierto desde el alba, y para invocar tu nombre seguiré alzando mis manos, aleluya.

Secreta.

Que esta oblación santa, oh Señor, nos confiera siempre una bendición salvadora, para que de hecho realice en nosotros lo que místicamente representa.

PREFACIO DE PASCUA

Dícese desde el Sábado Santo hasta la Vigilia de la Ascensión inclusive, salvo en las Fiestas que tengan un prefacio propio. En la Noche de Pascuase dice: in hac potíssimum nocte(en esta noche). Desde el Domingo dePascua hasta el Sábado in Albis inclusive, dícese: in hac potissimum die (en este día);  posteriormente: in hoc potíssimum(en este tiempo).
Latín
Vere dignum et justum est,æquum et salutare, Te quidem,Domine, omni tempore, sed in hac potissimum die (vel in hoc potissimum) gloriosus prædicare,cum Pascha nostrum immolatus est Christus. Ipse enim verus est
Agnus, qui abstulit peccata mundi.Qui mortem nostram moriendo destruxit, et vitam resurgendo reparavit. Et ideo cum Angelis et Archangelis, cum Thronis et Dominationibus, cumque omni militia cælestisexercitus, hymnum gloriæ tuæ.
Castellano
En verdad es digno y justo, equitativo y saludable, que entodo tiempo, Señor, te alabemos pero principalmente con mayor magnificencia en este día (en este tiempo) glorioso en que Jesucristo, nuestra Pascua, fue inmolado. Porque Él es el verdadero Cordero que ha quitado los pecados del mundo. El cual, muriendo, destruyó nuestra muerte, y resucitando, reparó nuestra, vida.Y, por eso, nos unimos con los Ángeles y Arcángeles, con losTronos y las Dominaciones, y con toda la milicia del ejército celestial cantando el himno de tu gloria, diciendo sin cesar:

Comunión.

Yo soy el buen Pastor, aleluya; y conozco mis ovejas, y mis ovejas me conocen a mí, aleluya, aleluya.

Poscomunión.

Te pedimos, oh Dios Todopoderoso, nos concedas la gracia de que, después de haber participado de tu vida en la comunión, nos gloriemos siempre de éste tu gran don.

Introito

Aleluya

Aleluya

Ofertorio

Comunion