SANTO TOMÁS DE AQUINO SUMA CONTRA LOS GENTILES

Suma xxvi

LIBRO TERCERO

CAPÍTULO XXXVI

La felicidad no consiste en el ejercicio del arte

Se ve que tampoco consiste en el ejercicio del arte.

Porque el conocimiento artístico es práctico también. Por eso se ordena al fin y, en consecuencia, no puede ser el fin último.

Además, el fin de la obra de arte es lo artificial, lo cual no puede ser el fin último de la vida humana, ya que somos más bien nosotros el fin de todo lo artificial, puesto que todo ello se hace para servicio del hombre. Luego la felicidad suprema no puede estar en el ejercicio del arte.