P. TURCO: COSAS ANTIGUAS Y NUEVAS DE MONS. FELLAY

 

VETERA ET NOVA:

“el problema es solamente canónico”


En el mes de septiembre pasado  intenté explicar el plan de Mons. Fellay en estas tratativas con Roma.

https://radiocristiandad.wordpress.com/2010/09/27/padre-juan-jose-turco-%C2%BFque-plan-%C2%BFcuales-etapas/

Invito a todos a que confronten los textos que mencionaba allí.  Les pido que piensen que “el Padre Turco se equivoca, exagera”.  Que busquen por ustedes mismos esas citas.  Que sopesen la gravedad de las declaraciones de los Superiores de la Fraternidad.

Y que luego vean si tengo razón o no.

 

Algunos pensarían que tergiversaba lo que dice Monseñor Fellay.

Sin embargo lo que puse allí se va confirmando con las declaraciones posteriores de Monseñor Fellay.  E incluso agrega algo más.

VETERA…

En aquél momento, de acuerdo a textos oficiales de la Fraternidad, decía que Monseñor Fellay:

1. Busca un status canónico,

2. Dejando de lado toda solución al problema doctrinal de fondo,

3. Lo cual implica una traición a lo que siempre había hecho la Fraternidad y Monseñor Lefebvre.  Hablo de “traición” en el sentido de buscar algo contrario a lo que es fundamental en la Fraternidad.

 

Las declaraciones de Monseñor Fellay en estos 3 meses confirman esto:

 

1- Monseñor Fellay busca un status canónico.

Aun cuando no se logró la conversión doctrinal de Roma sin embargo Monseñor Fellay ya está hablando de la solución canónica:

 

Por otra parte, el Papa dice que solamente hay un problema de orden canónico.

Un acto de Roma es suficiente para señalar que aquello ha terminado y que reentramos en la Iglesia.”

 

Y lo da como un hecho seguro:

“Eso ocurrirá. Soy muy optimista”

 

O sea que para Monseñor Fellay, el único problema que hay que solucionar es de orden canónico.

¿Mons. Fellay está queriendo acostumbrar a los tradicionalistas respecto del arreglo canónico?

En los pasos anteriores:

 

–            con la “liberación” de la Misa: Roma sacó un Motu Proprio bastante peor que “imperfecto” y sin embargo la FSSPX minimizó esas fallas, resonaron bombos y platillos e inmediatamente se pasó a la etapa siguiente como si en realidad se hubiera obtenido algo bueno.

–            con el levantamiento de las excomuniones pasó lo mismo: con el Decreto del 21 de enero de 2009 Monseñor Fellay expresaba “gozo y satisfacción” e inmediatamente, de un modo forzado, se pasó a la siguiente etapa.

 

Notar que esa expresión de Monseñor Fellay no es invento mío, sino que está en una entrevista puesta en La Porte Latine:

http://www.laportelatine.org/district/france/bo/RetraitExcom090124/reactions/libero/LeTemps090126.php

 

¿Ahora Monseñor Fellay está haciendo lo mismo?

¿Está queriendo pasar forzadamente a la etapa canónica habiendo hecho un simulacro de “conversión” doctrinal en Roma?

¿Aun cuando las conversaciones en Roma son un diálogo de sordos?  ¿Aun cuando solamente un iluso puede pensar que Roma quiere convertirse?  ¿Aun cuando no se logró que el Papa y la Iglesia oficial abandonaran el modernismo?

 

 

2- Sin haber asegurado la conversión doctrinal de Roma.

¿Acaso ya se logró la conversión doctrinal de Roma?   ¿Benedicto XVI y la Iglesia oficial abjuraron de los errores modernistas?

¿Por qué habla de ese acuerdo aun cuando Benedicto XVI en particular y Roma en general siguen siendo tan modernistas como siempre?

 

¿Benedicto XVI no es Joseph Ratzinger?   ¿Acaso Monseñor Williamson y Monseñor Tissier de Mallerais no dicen que el teólogo Ratzinger es hereje?   ¿Acaso Benedicto XVI se retractó de esas herejías?   ¿Acaso Benedicto XVI dejó de ser modernista?

 

Monseñor Williamson, en « Los que creen haber ganado » , comenta el libro del Cardenal Ratzinger «La Foi chrétienne hier et aujourd’hui”.  Sopesen los términos que usaba en aquél entonces Mons. Williamson:

 

JOSEPH RATZINGER: LA CONSOLIDACION DE LA REVOLUCION CONCILIAR.

“Lo que está claro es que Ratzinger combina la Fe católica con el Vaticano II porque se limita á guardar las expresiones del catolicismo, como por ejemplo la palabra «Dios», pero vaciándola de substancia. «Dios» es solamente Un hombre eminentemente perfecto.

(…)

Analicemos otras dos muestras significativas del libro de esta renovación del Cristianismo. «¿Acaso no debemos más bien reivindicar apasionadamente a Jesús como hombre, haciendo de la Cristología (ciencia de Cristo) un humanismo o una antropología (ciencia del hombre)? De suerte que el auténtico hombre por el solo hecho de ser entera y auténticamente hombre sería Dios y Dios sería precisamente el hombre auténtico».

(…)

Conclusión: Joseph Ratzinger, a juzgar por su libro de 1968, no profesaba la Fe católica e incluso no tenía la menor idea de la verdadera Fe.”

(…)

“Para concluir diremos que cuando se afirma que el Cardenal Ratzinger puede restaurar la Iglesia es solamente un mito. Es cierto que a semejanza de von Balthasar y Pablo VI, Ratzinger puede a veces dar la impresión de ser un conservador, a raíz de ciertas afirmaciones, pues no le gustan los excesos del modernismo, pero por otra parte aprueba globalmente la «nueva teología» mientras que reniega del Magisterio y de la Tradición. Así se explica que enuncie falsos principios y que rechace sus conclusiones lógicas. Ante un grave error se opone con un error moderado y su respuesta a los abusos en la Iglesia no es en verdad una respuesta. Por lo tanto si no ocurre un milagro del cielo no esperemos que el Cardenal Ratzinger salve a la Iglesia, y esto a pesar de la buena fama que lo rodea. Lo que importa son las ideas, y a juzgar por las ideas que se encuentran en sus escritos y por sus mismas actuaciones, ¡el Cardenal Ratzinger es un prefecto de la Fe sin la Fe!”

Tomado de:

http://www.statveritas.com.ar/Cartas/CartaWilliamson11.htm

 

Nota colateral: si Mons. Williamson piensa de este modo, no entiendo cómo puede estar de acuerdo con lo que hace ahora Monseñor Fellay y continuar dentro de la Fraternidad.

 

3- Esto implica una traición a lo que decía Monseñor Lefebvre:

 

¿Los fieles ya se olvidaron lo que decía Monseñor Lefebvre acerca del Cardenal Ratzinger?  ¿Ya no queremos acordarnos de esas palabras?  ¿Miramos para otro lado?

Según Mons. Fellay lo que decía Monseñor Lefebvre hace 30 años es siempre actual.  Pero ¿lo que había dicho hace 22 años ya no tiene valor?

 

«Es imposible para nosotros colocarnos bajo esa autoridad, pues evidentemente estaríamos bajo la autoridad del Cardenal Ratzinger, quien sigue caminos que no son católicos y que, en una palabra, conducen a la apostasía»

«  Hoy, este día, es la operación supervivencia. Si hubiera hecho esta operación con Roma, continuando los acuerdos que habíamos firmado y poniendo en práctica esos acuerdos, hubiera hecho la operación suicidio ».

(Monseñor Lefebvre, sermón en las consagraciones episcopales)

 

Y aquí llegamos a lo peor:

 

El Superior de la Fraternidad San Pío X, ¿puede estar de acuerdo en que el problema entre Ecône y Roma es solamente canónico?

 

Al decir esto, Monseñor Fellay y la Fraternidad, ¿“siguen a pie juntillas el camino que nos ha abierto nuestro venerable fundador, Monseñor Marcel Lefebvre” como pretende hacer creer en la última Carta a los amigos y benefactores?

 

¿Tan dormidos están los fieles?

¿Y dejan que Monseñor Fellay les diga semejantes embustes?

¿Ya se olvidaron de todo lo que decía Monseñor Lefebvre, que la crisis actual es una crisis de Fe?

 

En estas tratativas con Roma :

¿La Fraternidad está siguiendo lo que siempre dijo e hizo Monseñor Lefebvre ?

¿Están siguiendo lo que Monseñor Lefebvre les había encomendado : « hasta que Roma no vuelva a la Tradición, no iremos a hablar con ellos » ?

 

… ET NOVA:

 

En estos meses se agregó algo nuevo:

Puesto que firmar un papel puede hacer reaccionar a los « duros » entre los tradicionalistas, para tranquilizara los fieles parece que Monseñor Fellay estaría de acuerdo con aceptar un acuerdo en la práctica sin firmar documento alguno.

En octubre se publicó un artículo de The Remnant, donde Mons. Fellay contó que Benedicto XVI lo haría.  Sin embargo Monseñor Fellay no critica ni rechaza eso.

¿Cómo puede ser que el Papa y el Vaticano puedan tener esta política de decir una cosa pero hacer otra? ¿Cómo pueden ellos permitir a clérigos afirmar que las confesiones oídas por sacerdotes de la Fraternidad son inválidas y luego aclarar por sus propias acciones que las confesiones de la FSSPX son “buenas y lícitas”? ¿Cómo puede la Fraternidad ser legalmente reconocida por dos semanas y después cesar de ser reconocida después de ese tiempo? ¿No manifiesta esto una deposición Vaticana de la seriedad del asunto del reconocimiento “legal” de la FSSPX?

La respuesta, nos deja ver Su Excelencia, es por razones políticas.  Benedicto XVI siente que, dada la situación en la Iglesia hoy y los “lobos” dentro [de Ella], no puede reconocer a la Fraternidad de jure. Sin embargo, como Él sabe que ellos están “dentro de la Iglesia” y “llevan buenos frutos”, reconocerá su legitimidad de facto tanto como sea posible.”

Cf. https://radiocristiandad.wordpress.com/2010/10/24/si-no-supieramos-la-verdad/

 

Es decir : el Papa dejaría que en los hechos (de facto) la FSSPX obrara como si fuese legítima dentro del círculo de la Iglesia oficial, aun cuando no hayan firmado ningún documento que la legalice de iure.

 

¿Cómo podrá ser? Uno puede pensar, por ejemplo : permitir que la Fraternidad colabore en el apostolado de los « tradicionales » Ecclesia Dei, que haga celebraciones comunes en Lourdes, que pueda rezar/cantar Misa Tradicional en Luján agradeciendo a los modernistas como si fueran compañeros de ruta de la Tradición…

 

Y mucho, mucho más apostolado.  Como del que le gusta al Padre Bouchacourt.

Y Monseñor Fellay siempre podrá decir : «¡ Nosotros no firmamos nada ! »

¿Una « picardía » más ?

¡No!

 

Es la operación suicidio que el Cardenal Ratzinger casi logró hacer a  Monseñor Lefebvre.

 

 

Padre Juan José Turco

43 comentarios sobre “P. TURCO: COSAS ANTIGUAS Y NUEVAS DE MONS. FELLAY

  1. Con las declaraciones de msr. Guido Pozzo, ya se han quitado la careta. Quieren desmantelar la Fraternidad, no hay duda de ello. Ha sido la obsesión de los fósiles progres por largo tiempo. De que habrá escisión, habrá. Nada nuevo bajo el sol. Si msr. Fellay decide separase, formará la FSSP II.
    Jo jo jo!

  2. Padre Turco; muy bueno su artículo!!!
    Esperemos que lo aprovechen los que deben !!
    Que saquen en limpio, que estudien, razonen y huyan despavoridos de la trampa que M? Fellay y seguidores les han tendido…
    Dicen que es mejor atacar subrepticiamente que de frente, eso es lo que hacen fellay y Cia.
    Poquito a poco los van arreando…es cómo los que cazan jabalies, les van dando de comer, poco a poco estos van entrando en confianza, y…la confianza mata al jabalí y al hombre!!
    Por otra parte,pienso que benedicto no es que le molesten los excesos del modernismo, sino que es una manera de «cazar jabalies» tanto del Opus, cómo de la fsspx,a los modernistas ya los tiene…
    Lo saludo y felicito!!

    No nos abandone y siga escribiendo, estas cosas animan a seguir en la Verdadera FE!!!

  3. octubre 20, 2010
    Artículo de «El Remanente» Que vale la pena leer el mar aunque en inglés

    http://www.remnantnewspaper.com/Archives/2010-1031-mccall-fellay.htm

    (Www.RemnantNewspaper.com) En el corazón de la reciente conferencia de prensa Angelus para celebrar el 40 aniversario de la fundación de la Sociedad de San Pío X (15-17 de octubre), Su Excelencia Mons. Bernard Fellay pronunció un inspirador y evaluación integral de la situación de la Sociedad, tanto en el pasado y el futuro. Su discurso de dos horas, junto con su sermón en la misa pontifical, sintetizó los temas y recuerdos del evento en su conjunto.

    Aunque desde la perspectiva eterna, no tal vez el aspecto más importante de la conferencia, el Excmo le dedicó la última media hora con un estudio de las relaciones políticas y jurídico de la Fraternidad San Pío X con las autoridades de Roma. Sus comentarios, algunos de los cuales volvió a confirmar a mí personalmente en una entrevista exclusiva para El remanente, proporcionar nuevas ideas, pasado, presente y futuro. Un informe completo sobre la conferencia de Angelus, incluyendo extractos de la entrevista con Su Excelencia, aparecerá en un próximo número de El remanente, lo presente artículo se centrará únicamente en la situación jurídica de la Sociedad.

    Su Excelencia el establecer el contexto mediante la descripción de la política del Vaticano como un proceso de «contradicciones». Se caracteriza la historia reciente de las relaciones como un proceso de decir una cosa públicamente, pero el tener que hablar y actuar de manera diferente en la aplicación práctica. Parecía estar preparando a sus oyentes a esperar que esta dinámica de la contradicción para continuar, al menos en el futuro previsible.

    Para ayudar a nuestra comprensión de esta dinámica (oficial del Vaticano contra la posición real) se comparó la situación con la de la actitud del Vaticano a la crisis más grande en la Iglesia desde el Concilio Vaticano II. La posición oficial se ha mantenido constante durante los últimos 40 años: No hay crisis que vivimos en la primavera del Concilio Vaticano II. Y, sin embargo, como Su Excelencia documentado, a través de las observaciones personales de Pablo VI, Juan Pablo II y Benedicto XVI, vemos reconocimiento implícito del Vaticano de una crisis sin precedentes en la Iglesia, una apostasía masiva.

    Así, por ejemplo, el obispo Fellay señaló la reciente creación del Santo Padre de un Consejo Pontificio para la Nueva Evangelización como un reconocimiento papal de una crisis de facto de la fe, a pesar de la línea oficial del partido que todo está bien con la Iglesia post-conciliar.

    Con referencias específicas a la Sociedad, el obispo Fellay explicó que la Santa Sede ha seguido una política de doble – un funcionario de la política de derecho en contradicción con acciones de facto. Observó cómo la línea oficial se plasma en el documento publicado por el Secretario de Estado después de que el decreto de 2009 que anula la excomunión de los obispos de la Sociedad. Según este documento sin firma, la Sociedad no existe legalmente y disfruta «carece de autoridad legal en la Iglesia», con la Fraternidad San Pío X sacerdotes ejercen su ministerio «ilícitamente». Sin embargo, el Santo Padre habla y toma acciones concretas que van en contra de esto, muchas veces incluso el reconocimiento de la existencia legal y válido y el ministerio de los sacerdotes de la Sociedad.

    Su Excelencia se describe esta situación como el «principio de acción» que se refiere a un modo de interpretar y aplicar las normas jurídicas. Desde el final de una ley es la intención del legislador, siempre que el estado de la ley no es clara o incierta, los textos legales deben interpretarse a la luz de la intención del legislador, tal como se manifiesta a través de la forma en que administra la ley. La distinción jurídica entre la ley «como está escrito» y la «ley recibidas.» Otro aspecto de este principio legal es que las acciones del legislador en la administración de la ley puede crear una excepción de facto de la letra de la ley.

    Para los que no son abogados entre los lectores Remanente, nuestras madres y padres aplicó esta verdad perenne a través del principio «las acciones hablan más que las palabras.» Ahora se ha producido ninguna situación jurídica más debatidos en las últimas décadas que el de la situación jurídica en la Iglesia de la Sociedad de sacerdotes y obispos. Una búsqueda rápida en Internet revela que la situación jurídica técnica es objeto de debate por los católicos en prácticamente todos los aspectos de esta cuestión. En tal caso, las acciones del Legislador Supremo (el Papa) debe ser examinado a fin de orientar una buena comprensión de la actual confusión jurídica en torno al asunto.

    Mons. Fellay demostrado la aplicación de este «principio de acción» en el caso de la Sociedad a través de varios ejemplos, la mayoría de los cuales nunca han sido previamente publicados. En primer lugar, mencionó la cuestión de las confesiones FSSPX. Como la mayoría de los católicos saben, hay ciertos pecados graves, la remisión de las cuales está reservada a la Santa Sede solo. Bajo la ley de la Iglesia, si un sacerdote escucha la confesión de una persona que ha cometido uno de estos pecados reservados, está obligado a informar de ello a la Santa Sede dentro de los treinta días para recibir permiso para absolver, así como orientación para la imposición de un caso penitencia. Su Excelencia se indica que de vez en cuando los sacerdotes Sociedad han escuchado tales confesiones, y que, en todo caso, la notificación prevista fue enviado a la Santa Sede. En cada uno de estos casos, la respuesta recibida desde el Vaticano era que «todo era bueno y lícito» y que el permiso para que el sacerdote Fraternidad San Pío X para absolver a su concesión.

    ¿Qué conclusión hemos de sacar de esto? Obviamente, los sacerdotes Sociedad válidamente puede oír confesiones. Si los sacerdotes Sociedad carecía de cualquier tipo de jurisdicción para oír confesiones, la Santa Sede habría respondido que el penitente necesarios para confesar a un sacerdote con jurisdicción para oír confesiones. Por definición, estamos tratando con la materia grave y por lo tanto, el pecado mortal (suponiendo que todas las demás condiciones están presentes). Sin embargo, aún así, la Santa Sede respondió a la Fraternidad San Pío X que «todo es bueno y lícito.» La Santa Sede está haciendo un reconocimiento de facto de la Fraternidad San Pío X jurisdicción para oír confesiones, una posición que la sociedad y una serie de expertos canónicos han mantenido durante años en la cara de lo que es obviamente una situación jurídica difícil.

    El segundo ejemplo citado por el obispo Fellay relacionados con los sacerdotes que abandonan la Sociedad de San Pío X, después de haber recibido la ordenación de uno de sus obispos. De acuerdo a la ley de la Iglesia y la práctica, un sacerdote que recibe las órdenes sagradas fuera de la Iglesia (es decir, de un obispo que aunque legítimamente poseer los poderes episcopales y no obstante se separó de la Iglesia Católica) está prohibido (a su regreso a la Iglesia Católica) de siempre ejercicio de las facultades conferidas sacerdotal en su ordenación ilícita. Se conserva la huella indeleble del sacerdocio, pero está permanentemente prohibido el ejercicio de las competencias relacionadas.

    Sin embargo, el obispo Fellay explicó, cada vez que un sacerdote ordenado por un obispo Sociedad de la Sociedad de la izquierda, pero desea seguir siendo un sacerdote, la Santa Sede le permitió ejercer las facultades sacerdotales. Una vez más, la conclusión jurídica es ineludible: Los sacerdotes FSSPX no fueron ordenados «fuera de la Iglesia». A pesar de Su Excelencia no mencionó ningún nombre, sabemos por el caso de los fundadores de la Fraternidad de San Pedro, a los sacerdotes del Instituto del Buen Pastor, a los sacerdotes de San Juan Vianney en Compos, Brasil, para una larga lista de sacerdotes individuales ordenado por un obispo Fraternidad San Pío X-que todos ellos se les ha permitido ejercer su poder sacerdotal. No eran, por lo tanto, ordenó «fuera de la Iglesia» a los ojos de la Santa Sede. (Esto no es el caso de uno o dos sacerdotes aislados se conceda una derogación excepcional de esta norma, sino más bien la práctica habitual de permitir que todos estos sacerdotes a ejercer sus funciones sacerdotales.)

    El tercer ejemplo Excmo fue transmitida en el marco de las ordenaciones que se celebrará en Alemania en marzo de 2009. Como se informó en el remanente de la época, los obispos de Alemania se capitalizando sobre el intento de los medios de comunicación para sabotear el levantamiento del Santo Padre del decreto Fraternidad San Pío X de la excomunión y una entrevista al entonces reciente del obispo Williamson («casualmente», lanzado en la víspera de la El anuncio de la decisión histórica del Santo Padre). Como se informó anteriormente en el remanente, la Santa Sede en contacto con Mons. Fellay a solicitar que las ordenaciones se trasladó a otro lugar con el fin de aliviar las tensiones entre la Santa Sede y los obispos alemanes. En su discurso ante la conferencia de Angelus, el obispo Fellay reveló más detalles de esta intervención extraordinaria.

    El Vaticano pidió el obispo Fellay para mover las ordenaciones de la jurisdicción de los obispos alemanes. Si el obispo Fellay lo haría, el Cardenal del Vaticano esperaba, la Sociedad «sería legalmente reconocidas hasta la Pascua.» Esto fue para cubrir el período de dos semanas en las que las ordenaciones que se producen. Mons. Fellay explicó que había pedido al cardenal por qué se está solicitando, ya que, según un documento reciente del Secretario de Estado, la Fraternidad San Pío X no «siquiera existen legalmente.» El cardenal respondió que «el Papa no cree eso.»

    Como sabemos, el obispo Fellay ha cumplido con la petición del Vaticano para mover las ordenaciones (demostrando una vez más su voluntad de obedecer al Papa). Hubo una exclamación colectiva en la sala cuando el Excmo contó esta historia.

    Las discusiones que por la noche como un montón de preguntas sobre si se había oído mal o mal entendido todos lo que Su Excelencia había dicho ese mismo día: «¿Realmente quiere decir que el Vaticano reconoció la existencia legal de la Sociedad para la segunda quincena de marzo» Cuando más tarde habló personalmente con Su Excelencia, me repitió sus palabras de nuevo a él a partir de mis notas y le pregunté si se había equivocado o si yo le había oído mal. Él dijo: «Eso es lo que dije, que me escuchó correctamente.» Entonces le pregunté: «¿Qué significa eso, ya que no hay precedente para tal afirmación? ¿Cómo puede ser legal por dos semanas y luego otra vez ilegal? «Él se encogió de hombros y dijo que esto es lo que el cardenal había dicho.

    Ah, para vivir en tiempos interesantes!

    ¿Cómo podemos interpretar este incidente? En primer lugar, tenemos un cardenal en el Vaticano afirma que el Papa no cree las afirmaciones de un documento que aparece provenir de un órgano oficial en el Vaticano. El documento dado a conocer por el Secretario de Estado dice que la sociedad no existe en la Iglesia, y sin embargo, el Papa cree que la sociedad hace. El Vaticano luego se compromete a reconocer con carácter temporal la sociedad a cambio de un cambio de sede para una ordenación FSSPX. ¿Cómo serio es el Papa aprovechar esta falta de reconocimiento legal cuando se puede ofrecer por lo tanto como una simple moneda de cambio?

    Mons. Fellay trató de dar algún sentido a estas contradicciones, pero lo único que podía decir nosotros es que esta es la realidad que tenemos que aceptar por el momento. La política del Vaticano parece ser una política contradictoria que oscila entre la «condena y admiración», señaló el Excmo. Parece convencido de que, cuando los sentimientos personales de Benedicto XVI a sí mismo se refiere, la admiración por la Fraternidad San Pío X es la palabra. Explicó que en su primer encuentro con el Papa Benedicto XVI, Su Santidad se refirió dos veces al arzobispo Lefebvre-por primera vez como el «venerado Arzobispo Lefebvre» y, más adelante en la conversación, como «el Arzobispo Lefebvre, este gran hombre de la Iglesia universal».

    Así que hemos de creer que el Papa cree que un excomulgado cismático es venerable y un gran hombre de la Iglesia universal? Esto sería absurdo. La única explicación lógica es que el Papa reconoce el arzobispo por el hijo fiel de la Iglesia que es. Su Excelencia también sostiene que el cardenal Castrillón Hoyos expresó esta misma actitud cuando, en referencia a la labor de la Sociedad, Su Eminencia, dijo que «los frutos son buenos por lo tanto, el Espíritu Santo está ahí.»

    Ahora sabemos que Nuestro Señor nos dio esto de que está en la Iglesia y que no es-El Espíritu Santo no puede estar fuera de la Iglesia «a juzgar por sus frutos.», Por lo que si Él está con la Sociedad, la Sociedad se encuentra en el Iglesia. La lógica es irrefutable.

    ¿Cómo puede ser que el Papa y el Vaticano puede tener esta política de decir una cosa pero haciendo otra? ¿Cómo pueden permitir que los clérigos de la demanda confesiones oídas por la Sociedad de sacerdotes no son válidos y luego dejar en claro por sus propias acciones que la Fraternidad San Pío X confesiones son «todo lo bueno y lícito?» ¿Cómo puede la sociedad ser reconocido legalmente por dos semanas y luego dejan de ser por lo tanto reconoce después de ese tiempo? ¿Esto no manifiesta un rechazo del Vaticano a la gravedad de la cuestión de la «legal» de la Fraternidad San Pío X de reconocimiento?

    La respuesta Su Excelencia nos llevó a ver es que por razones políticas, Benedicto XVI considera que, dada la situación en la Iglesia de hoy y los «lobos» en el interior, que no puede reconocer el derecho de la sociedad. Sin embargo, desde que sabe que están «dentro de la Iglesia» y «buenos frutos teniendo» que vayan a reconocer su legitimidad de facto, tanto como sea posible. Como el Padre Scott Gardner señaló en su conferencia de esta mañana, el error de la colegialidad ha impedido que la corrección de los errores y los abusos producidos por el Consejo. Padre Gardner informó de que un alto cardenal clasificación había admitido que lo que efectivamente ha hecho colegialidad de la Iglesia «ingobernable».

    Un cardenal estadounidense admitió lo mismo a mí en una conversación privada en mayo de 2010. Benedicto XVI ha aprendido por experiencia que va a perder la poca influencia que tiene sobre los obispos de la mayoría del mundo unidos en su desobediencia colegial y el desprecio de su autoridad si va demasiado lejos en hacer lo correcto.

    Mons. Fellay ilustra este punto con ejemplos concretos. Relató que, en 2003, un grupo de cardenales, entre ellos Joseph Ratzinger, se había reunido para decidir lo que iba a hacer con la Sociedad y la Tradición. Estuvieron de acuerdo en que una administración apostólica tuvo que ser organizada con el fin de dar personalidad jurídica e independencia a los grupos tradicionales. Hubo un desacuerdo acerca de si la sociedad debe ser la «columna vertebral» de esta estructura con los otros grupos que se le atribuye, o si sólo debe establecerse de forma independiente dentro de la actual comunidades Ecclesia Dei.

    Cuando Benedicto XVI fue elegido en 2005, comenzó a implementar este plan. Mons. Fellay retransmitido más detalles de su primer encuentro con Su Santidad. La reunión contó con el cardenal Castrillón Hoyos, el Santo Padre, Mons. Fellay y Schmidberger Padre. El Papa pidió al Cardenal Castrillón «¿dónde están las cosas.» El cardenal respondió: «Hoy se puede reconocer la Sociedad de San Pío X. Te he enviado un documento que haría esto.»

    El Papa respondió que había recibido el documento y lo envió al Consejo para la Interpretación de los Textos Legislativos para determinar si estaba «bien con la Iglesia.»

    Mons. Fellay señaló que debe haber contenido algo inusual si era necesario por tanto examinar. Sin embargo, por alguna razón, el Papa fue bloqueada, evidentemente, y lo que va del documento preparado por el Cardenal Hoyos y aprobado en principio por el Papa (y se envió para estudio técnico) – no ha visto la luz del día. ¿Por qué no?

    Mons. Fellay explicó que en 2006 los obispos de Alemania se fue al Vaticano y enérgicamente se opuso al proyecto. ¿Y qué hizo el Papa a hacer? Liberó a la misa y levantó el decreto de excomunión de los obispos de la SSPX. Todos recordamos lo que sucedió al Papa después de eso. Literalmente, se desató el infierno. El mundo se volvió hacia él.

    Mons. Fellay más dirigido nuestra atención a la reciente incidente cuando el Papa había nombrado el conservador padre. Gerhard Maria Wagner, para convertirse en obispo de Linz, Austria. El nuevo Papa fue atacado en los medios de comunicación para este «ultra-conservador» cita. Es evidente que el Papa ha concluido que los costes de la desobediencia y la rebelión de provocar los obispos del mundo no vale la pena dar el reconocimiento de jure de la Sociedad. La única solución es la concesión del reconocimiento de facto, mientras que el Vaticano / SSPX conversaciones continúan.

    Como acotación al margen, los detalles de esta reunión de 2005 y el misterioso «documento de reconocimiento» que resultó de ella, poner a descansar un argumento que ha sido utilizado por muchos adversarios de la Sociedad de la que afirman que, si bien la Sociedad se había suministrado a la jurisdicción un tiempo, se perdió cuando «rechazó la oferta de la jurisdicción ordinaria.» He oído esto mismo argumento en más de una ocasión.

    Mons. Fellay señaló, sin embargo, que nunca había sido demostrado (o presenta) una oferta concreta real de competencia con motivo de esa reunión. Obviamente, él ni siquiera había visto el documento que el Papa había enviado para su revisión. Nos dijo que ese documento «debe haber sido» poco común, lo que indica que su conocimiento de su contenido sólo se había deducido. ¿Cómo se puede rechazar una oferta de la competencia que nunca se presentó en primer lugar, y que ahora está perdido en un proceso de revisión del Vaticano debido a la intervención del episcopado alemán? Por lo tanto, este argumento no. No es el obispo Fellay, que «se negó a aceptar» la jurisdicción ordinaria. Se trata de los obispos desleales del mundo que han consolidado la mano del Papa, que le impida la firma del mismo!

    En la conferencia de Angelus, el obispo Fellay también llamó la atención sobre una indicación que se encuentran relacionados en la redacción del decreto del Vaticano dejar sin efecto el decreto de excomunión FSSPX. Los párrafos finales de este decreto dice lo siguiente:

    Sobre la base de las facultades expresamente concedidas a mí por el Santo Padre Benedicto XVI, en virtud del presente Decreto, remito a la pena de excomunión latae sententiae efectuados por los Obispos Bernard Fellay, Bernard Tissier de Mallerais, Richard Williamson y Alfonso de Galarreta, y declarada por esta Congregación en julio de 1988. Al mismo tiempo declaro que, a partir de la fecha de hoy, el decreto emitido en ese momento ya no tiene efecto jurídico. (Énfasis añadido)

    Mons. Fellay señaló que debería haber sido evidente para todos nosotros. A pesar de que la primera frase se menciona sólo cuatro de los seis obispos sujeto al decreto anterior, la última frase dice claramente que el decreto anterior «ya no tiene efecto jurídico.» Eso significa que el decreto de primera deja de existir legalmente.

    Si el decreto alegando Arzobispo Lefebvre y Mons. de Castro Mayer son excomulgados latae sententiae no tiene ningún efecto jurídico, la declaración con respecto a ellos se ha retirado también. Para evitar esta conclusión obvia, el lenguaje sólo es necesario decir «con respecto a estos cuatro obispos solamente,» el decreto anterior no tiene ningún efecto jurídico, o «salvo lo que se refiere el arzobispo Lefebvre y Mons. de Castro Mayer,» el anterior decreto no tiene efecto jurídico .

    Debo admitir que me sentí bastante estúpido por no haber dado cuenta en el momento de lo que era claramente, pero sutilmente realizada por esta redacción inteligente. La excomunión latae sententiae declarada contra el arzobispo Lefebvre y su aliado de confianza en 1988 se retiró sin mencionar alguno de ellos por su nombre. Para ello probablemente hubiera provocado una rebelión episcopal.

    Obviamente, se trata de aguas peligrosas a través del cual Nuestro Santo Padre navega la barca de Pedro!

    Entonces, ¿dónde toda esta nueva información nos dejan? Tuve la clara impresión de que Su Excelencia estaba trabajando para ayudar a los fieles ser realistas en sus expectativas. Nuestro auxilio es el nombre del Señor, no en un documento legal de un Vaticano que se ha perdido en gran medida el control del gobierno de la Iglesia. Sin embargo, el Papa está haciendo todo lo posible para tranquilizar a sus hijos más fieles a mantener el rumbo. A través de sus palabras y acciones que está constantemente demostrando su voluntad. «Los frutos son buenos por lo tanto, el Espíritu Santo está ahí.»

    Así como la tormenta ruge en torno a él, las prensas Santo Padre por delante. Contrariamente a la línea oficial exigido por los obispos liberales del mundo, el Papa lleva a cabo en la palabra y la práctica (levantamiento de las excomuniones FSSPX, la validación de sus confesiones, lo que permite antiguos sacerdotes de ejercer su sacerdocio «, reconociendo» la Sociedad durante dos semanas) como si la Sociedad son los sacerdotes católicos válida y lícitamente el cuidado de las almas y el bien de la Iglesia. ¿Sería más fácil para toda la Iglesia si el Papa acaba de reconocer oficialmente y por escrito lo que él ha manifestado implícitamente? Tal vez, pero eso es fácil para nosotros decir, desde la comodidad de nuestras salas de estar a mitad de camino en todo el mundo.

    Lo que Mons. Fellay está tratando de dejar en claro es que vivir con esta dicotomía de la condena del Vaticano pública y la aprobación de calma, es el sacrificio que Dios le pide a los sacerdotes de la Sociedad de soportar por el momento.

    Hay una escena maravillosa en la película Un hombre para la eternidad, donde Santo Tomás Moro convence a su amigo el duque de Norfolk público fingir una pelea con él. Más entiende que por el bien de su amigo, Norfolk debe ser visto como su enemigo. Este es un gran sacrificio para los hombres que verdaderamente aman unos a otros.

    Benedicto XVI parece estar pidiendo a los obispos y sacerdotes sociedad que le permita pretende tener este público «pelea» con ellos a fin de ayudar a manejar un montón inmanejable colegial de los obispos.

    Mi impresión es que el obispo Fellay se ha comprometido a seguir llevando este estigma público. ¿Qué pueden hacer los fieles hacer en tal circunstancia? Orar y ofrecer sacrificios para que sus sacerdotes y obispos se podrá conceder la gracia para soportar esto por el bien de las almas, la Iglesia en su conjunto, y el Santo Padre. ¿Cuánto tiempo debe durar esto? Sólo Dios lo sabe, pero las circunstancias de su telón final son claras – «. Prisionero de los obispos» cuando el Papa más libremente se puede descartar la Iglesia y dejar de ser un día que amanece Cuando creo que Mons. Fellay confía en que el Papa se derramó lágrimas de alegría de estar en condiciones de aceptar públicamente sus hijos leales.

    Los fieles pueden hacer una cosa más. Oren por este Papa. Ora que tiene la fortaleza para no correr por miedo a los lobos como él nos pidió que hacer en sus primeras palabras como Papa. Él ya está bajo ataque intenso por su reconocimiento de facto de la Sociedad. Es evidente, que necesita oraciones más que nunca, si alguna vez ha de hacerlo de derecho.

    Hay una cosa más creo que podemos hacer. Habiendo escuchado las sentidas palabras de Mons. Fellay, tuve la oportunidad de presenciar personalmente su integridad y santidad evidente. Yo lo que creo que debemos trabajar juntos para poner a descansar el rumor vicioso que Mons. Fellay se va a «vender a la Sociedad.» Todos hemos visto los rumores vuelan a través del ciberespacio, pero estoy convencido de que tal cosa es imposible. Su Excelencia, es evidente que no sólo sabio en su trato con el Vaticano, pero, a la luz de sus comentarios extensos en la conferencia (que deben registrarse en el próximo número de El remanente), que también posee la misma firmeza, combinada con un sentido prudente de proporcionalidad, de su predecesor, el arzobispo Marcel Lefebvre.

    Creer que Bernard Fellay se «venden Tradición» durante treinta páginas de texto legal que otorga el reconocimiento de jure equivale a afirmar que Marcel Lefebvre trató de «vender la Tradición», cuando también él fue a Roma, una y otra vez, de hecho, y a petición del Vaticano, con el fin de tratar de resolver su situación legal de la Sociedad en una Iglesia en crisis ya un cuarto de siglo atrás.

    No vamos a dar un segundo pensamiento a estos rumores inventado sobre el obispo Bernard Fellay. La Fraternidad San Pío X está en buenas manos y capaz, Deo Gratias.

    Brian McCall
    COLUMNISTAS DE REMANENTE, Oklahoma

    1. Estimado “Juan”:

      Le agradezco que copie el artículo de “The Remnant”.
      Esto da ocasión a remarcar algunas cosas que no mencioné en el artículo publicado, pues me limitaba al tema puntual del acuerdo canónico. Por eso, permítame puntualizar un poco:

      1°) En general: todo ese artículo en The Remnant presenta al Papa como si realmente estuviera queriendo ayudar a la Tradición. Sin embargo:

      * DOCTRINA: «Con esto se aclara que los problemas que deben ser tratados ahora son de naturaleza esencialmente doctrinal, y se refieren sobre todo a la aceptación del Concilio Vaticano II y del magisterio postconciliar de los Papas. Los organismos colegiales con los cuales la Congregación estudia las cuestiones que se presentan (especialmente la habitual reunión de los Cardenales el miércoles y la Plenaria anual o bienal) garantizan la implicación de los Prefectos de varias Congregaciones romanas y de los representantes del Episcopado mundial en las decisiones que se hayan de tomar. No se puede congelar la autoridad magisterial de la Iglesia al año 1962, lo cual debe quedar bien claro a la Fraternidad”. Carta a los obispos, 10 marzo 2009. Aquí el Papa dice expresamente que quiere imponer el CVII y el magisterio postconciliar a la FSSPX. ¿Eso es querer volver a la Tradición?

      * LITURGIA: Supuestamente: aún cuando Benedicto XVI tenga principios hegelianos, es bueno en sus disposiciones prácticas (¿sufrirá de esquizofrenia, el pobre, de doble personalidad?). Sobre todo, es un nuevo Don Guéranger (al decir del Padre Grégoire Celier, de la FSSPX). Sin embargo, el Papa mismo declaró que él no está en contra de la comunión en la mano, que está dispuesto a darla (como hizo nada menos que a la Reina Sofía de España) e incluso ¡a recibirla! Ahí tienen al gran restaurador de la liturgia que quiere ayudar a la Tradición…

      * MORAL: con el escándalo del último libro del Papa, acerca del uso de preservativos con los “prostitutos”: más allá de lo grosero del asunto, el Papa usa un sistema moral que no es católico ( “moral de graduación”). Y pone como objetivo que se busque “una sexualidad vivida en forma diferente, hacia una sexualidad más humana”. ¿Acaso el parámetro moral tradicional es que sea más humano? Que yo sepa el principio de moralidad es que esté de acuerdo con Dios, no con el hombre. Aquí hay tanto humanismo como en la Encíclica Caritas in veritate. Esto muestra algo más grave que la grosería de los prostitutos y la justificación de los preservativos: porque muestra que Benedicto XVI tiene cambiados los parámetros morales. ¿Este Papa es el restaurador de la moral católica?

      * También: todo ese artículo es una alabanza a las soluciones de facto. ¿Está preparando al lector para que se predisponga a aceptar esa supuesta solución de Benedicto XVI?

      2°) En particular:

      a) ¿Monseñor Fellay es amigo de Benedicto XVI, como sí lo eran Sto. Tomás Moro y el duque de Norfolk? Si esto es cierto, es grave. En contra de Monseñor Fellay. Monseñor Lefebvre decía cosas muy distintas del entonces Cardenal Joseph Ratzinger.

      b) Monseñor Lefebvre no fue a Roma en primer lugar para intentar solucionar el problema doctrinal. Dejen de mentir. E incluso luego cortó. Y dijo claramente que no se podía hablar con la Iglesia oficial ni con Ratzinger en particular. Porque era modernista, hereje e incluso deshonesto.

      c) Lo que vaya a hacer el “Consejo Pontificio para la Nueva Evangelización”, ¿es la restauración auténticamente tradicionalista? ¿Ahora los fieles de la FSSPX van a ir codo a codo con los modernistas, puerta por puerta, para Evangelizar la “civilización del Amor”? ¿Eso es uno de los grandes pasos del modernista Benedicto XVI para volver a la Tradición? ¿Monseñor Fellay puede mencionarlo como si fuese? Y si me dicen que MF lo único que hace es mencionar un primer paso positivo, respondo: “¡Cómo! ¿No era que la “moral de graduación” es mala?”

      d) ¿Quién es el “conservador Padre Gerhard María Wagner”? Yo no sé si es conservador, ultra-conservador o qué. Lo que sé es que NO es tradicionalista y “no está de acuerdo con la liturgia tradicional” (cf. DICI 190, pág. 2). Es decir: solamente es uno más de los “conservaduros” dentro del modernismo. Y aún así, Benedicto XVI aceptó anular su nominación (cf. DICI 191, pág.3). ¡Qué tradicionalista que es Benedicto XVI!

      e) Cuando le dijeron a Monseñor Fellay que si trasladaba las ordenaciones de Alemania le darían reconocimiento temporario a la FSSPX. Monseñor Fellay tendría que haberse negado, para mostrar que no está de acuerdo en que la FSSPX necesita recibir reconocimiento legal: la FSSPX fue fundada canónicamente y la supuesta supresión es totalmente inválida. Lo grave es que Monseñor Fellay trasladó las ordenaciones: implícitamente estuvo de acuerdo en recibir esa legalización temporal.

      f) Monseñor Fellay sí está buscando una solución canónica sin importarle solucionar realmente el problema doctrinal. Y entrar a la Iglesia oficial en esas condiciones, es el suicidio de la Tradición.

      g) Por eso: dejémonos de sentimentalismos baratos dignos de una telenovela. No vengan con el pobrecito Monseñor Fellay que sufre mucho, o con las lágrimas (de cocodrilo) de Benedicto XVI. Los asuntos que se están tratando son gravísimos.

      Para no alargar más, dejo otros puntos en el tintero.

      “Juan”: si usted es un católico que por sobre todo le importan las cosas de Dios; si es un hombre sincero, de buena voluntad, y si está de acuerdo en que hay que ser objetivos, realistas; entonces pienso que lo que le digo aquí lo hará pensar.

      Que Dios y la Virgen nos ayuden a todos.

      Padre Juan José Turco.

      1. FE DE ERRATAS:

        En la parte de temas en particular, en el punto b), debe decir:
        Monseñor Lefebvre fue a Roma en primer lugar para intentar solucionar el problema doctrinal.

        Gracias.
        P. Juan José Turco.

      2. Padre Turco!!
        lo felicito por la respuesta, ES ADMIRABLE la caridad que demuestra con ésta gente,creo que su respuesta es inteligente, y aplicada con exelentes razones, lo que no creo que juan las piense y razone, ya está sordo,ciego aunque no mudo, lamentablemente!
        Recemos por él…
        Nosotros a seguir firmes en nuestro camino,siguiendo a Cristo y a María Santísima…Dios lo beniga a Ud. y a R.Cristiandad!! Gracias por todo!!

  4. Una amiga mía me recordó esta canción, muy apropiada para el caso presente:

    TOUT VA TRES BIEN, MADAME LA MARQUISE

    (Todo va muy bien, señora Marquesa)

    − Haló, haló, ¿James?
    ¿Qué noticias hay?
    Tras quince días de ausencia,
    desde el otro lado del teléfono,
    te pregunto que encontraré a mi regreso.

    − Todo va muy bien, señora Marquesa;
    todo va muy bien, muy bien;
    sin embargo, tendría, tendría que decirle
    que lamentamos una pequeñez,
    un incidente, una nonada:
    la muerte de vuestra yegua gris,
    pero, aparte de esto, señora Marquesa
    todo va muy, muy bien.

    − Haló, haló, ¿Martín?
    ¿Qué noticia es esa?
    ¿Ha muerto hoy mi yegua gris?
    Explícame, cochero fiel,
    cómo ha podido suceder.

    − No ha sido nada, señora Marquesa,
    no ha sido nada, todo va muy bien;
    sin embargo, tendría, tendría que decirle
    que lamentamos una pequeñez;
    murió en un incendio
    que destruyó vuestros establos,
    pero, aparte de esto, señora Marquesa
    todo va muy, muy bien.

    − Haló, haló, ¿Pascal?
    ¿Qué noticias?
    ¿Se han incendiado, pues, mis establos?
    Explícame, modélico cocinero,
    cómo ha sucedido eso.

    − No ha sido nada, señora Marquesa,
    no ha sido nada, todo va muy bien;
    sin embargo, tendría, tendría que decirle
    que lamentamos una pequeñez;
    si los establos, señora, se incendiaron
    fue porque el castillo ardió en llamas,
    pero, aparte de esto, señora Marquesa
    todo va muy, muy bien.

    − Haló, haló, ¿Lucas?
    ¿Qué noticias?
    ¿Se ha destruido, pues, muestro castillo?
    Explícame, que me siento desmayar,
    cómo ha sucedido.

    − Bien, señora Marquesa,
    antes de saber que se había arruinado,
    apenas recobrado de la sorpresa,
    el señor Marqués se suicidó;
    mientras recogía con la pala
    golpeó las velas
    y prendió fuego a todo el castillo
    que ardió de abajo a arriba
    y el viento, al soplar sobre las llamas,
    las propagó sobre el establo,
    de manera que, en un momento,
    pudo verse cómo vuestra yegua moría,
    pero, aparte de esto, señora Marquesa
    todo va muy, muy bien.

    « Vamos a ver si nos enteramos
    ¡Esto se hunde! »

    Todo va muy bien, muy bien, Monseñor… conforme al plan

    TOUT VA TRES BIEN, MADAME LA MARQUISE

    −Allô?
    Allô, allô, James,
    Quelle nouvelle?
    Absente depuis quinze jours,
    Au bout du fil,
    Je vous appelle
    Que trouverai-je à mon retour?
    −Tout va très bien, Madame la Marquise.
    Tout va très bien, tout va très bien.
    Pourtant il faut, il faut, que l’on vous dise
    On déplore un tout petit rien,
    Un incident, une bêtise:
    La mort de votre jument grise,
    Mais, à part ça, Madame la Marquise
    Tout va très, bien tout va très bien.

    −Allô, allô, Martin?
    Quelle nouvelle?
    Ma jument grise, morte aujourd’hui?
    Expliquez-moi, cocher fidèle,
    Comment cela s’est il produit?
    −Cela n’est rien, Madame la Marquise.
    Cela n’est rien, tout va très bien.
    Pourtant il faut, il faut, que l’on vous dise
    On déplore un tout petit rien.
    Elle a péri dans l’incendie
    Qui détruisit vos écuries.
    Mais, à part ça, Madame la Marquise
    Tout va très, bien tout va très bien.

    −Allô, allô, Pascal?
    Quelle nouvelle?
    Mes écuries ont donc brulé?
    Expliquez-moi, mon chef model,
    Comment cela s’est-il passé?
    −Cela n’est rien, Madame la Marquise.
    Cela n’est rien, tout va très bien.
    Pourtant il faut, il faut, que l’on vous dise
    On déplore un tout petit rien.
    Si l’écurie brûlat, Madame,
    C’est que le château était en flamme.
    Mais, à part ça, Madame la Marquise
    Tout va très, bien tout va très bien.

    −Allô, allô, Lucas?
    Quelle nouvelle?
    Notre château est donc détruit?
    Expliquez-moi, car je chancelle,
    Comment cela s’est-il produit?
    −Et bien voilà, Madame la Marquise,
    Apprenant qu’il était ruiné,
    À peine fut-il revenu de sa surprise
    Que Monsieur le Marquis s’est suicidé.
    Et c’est en ramassant la pelle
    Qu’il renversa toutes les chandelles
    Mettant le feu à tout le château
    Qui se consummat de bas en haut,
    Le vent soufflant sur l’incendie
    Le propageat sur l’écurie
    Et c’est ainsi qu’en un moment
    On vit périr votre jument,
    −Mais, à part ça, Madame la Marquise
    Tout va très, bien tout va très bien.

    1. Anesco: muchas gracias por esta canción tan divertida y tan famosa en Francia ! Ella es realmente adaptado a la situación !

      Es bueno para reír un poco.
      En union de risa … e de oraciones.

      Pierre de France

      Merci beaucoup Anesco pour cette chanson si amusante et si célèbre en France ! Elle est réellement adaptée à la situation !
      Il est bon de rire un peu.
      En union de rire… et de prières
      Pierre de France

  5. Como muestra basta un botón…:

    Monseñor Fellay y su abogado defensor, Brian Mc Call (¿nombrado por Maximiliano Karh?), citan la Carta de la Secretaría de Estado del 4 de febrero de 2009, la cual no lleva firma.

    Pero ambos omiten citar la Carta de Benedicto XVI del 10 de marzo, que dice exactamente lo mismo, ¡y sí lleva firma!

    ¿Por qué ese silencio?

    Monseñor Fellay declara:

    “El Papa dice que existe solamente un problema de naturaleza canónica. Un acto de Roma, es suficiente para señalar que aquello ha terminado y que reentramos en la Iglesia.”

    En realidad, Benedicto XVI escribió en su Carta a los Obispos del 10 de marzo de 2009:

    “El hecho de que la Fraternidad San Pío X no posea una posición canónica en la Iglesia, no se basa al fin y al cabo en razones disciplinares sino doctrinales. Hasta que la Fraternidad non tenga una posición canónica en la Iglesia, tampoco sus ministros ejercen ministerios legítimos en la Iglesia. Por tanto, es preciso distinguir entre el plano disciplinar, que concierne a las personas en cuanto tales, y el plano doctrinal, en el que entran en juego el ministerio y la institución. Para precisarlo una vez más: hasta que las cuestiones relativas a la doctrina no se aclaren, la Fraternidad no tiene ningún estado canónico en la Iglesia, y sus ministros, no obstante hayan sido liberados de la sanción eclesiástica, no ejercen legítimamente ministerio alguno en la Iglesia.”

    Lo de Monseñor Fellay y su abogado, ¿es simple cuestión política, o es para desviar la atención y para mantener adormecidos a los sacerdotes y a los feligreses?

    ¿Serán necesarios más botones para desenmascarar a Monseñor Fellay?

    1. tecorei:

      Los muertos que usted suicida gozan de muy buena salud.

      Ellos no mienten ni engañan a los feligreses.

      Ellos no fornican con los Reyes de la tierra ni con el Falso Profeta.

      Cuando quiera, será bien recibido.

    2. Tecorei:

      ¿Le parece poco todo esto para demostrar el suicidio de la operación supervivencia de la Tradición?

      − Todo va muy bien, estimado feligrés;
      todo va muy bien, muy bien.
      Con el Santo Padre decidimos proceder por etapas,
      conforme a un plan…

      − Todo va muy bien, estimado feligrés;
      todo va muy bien, muy bien.
      Con el Santo Padre decidimos liberar la Misa.
      Sin embargo, tendría que decirle
      que lamentamos una pequeñez,
      un incidente, una nonada:
      la Misa tradicional será forma extraordinaria;
      pero, aparte de esto, estimado feligrés,
      todo va muy, muy bien;
      conforme al plan…

      − No ha sido nada, estimado feligrés,
      no ha sido nada, todo va muy bien;
      conforme al plan…
      Sin embargo, tendría que decirle
      que lamentamos otra pequeñez:
      la misa nueva es la forma ordinaria
      de un único rito…
      Pero, aparte de esto, estimado feligrés,
      todo va muy, muy bien,
      conforme al plan…

      − No ha sido nada, estimado feligrés,
      no ha sido nada, todo va muy bien…
      Sin embargo, tendría que decirle
      que lamentamos otra nonada:
      si la Misa del Santo Padre Pablo VI es la oficial…,
      si hay un solo rito con dos formas…,
      es porque ambas expresan la misma fe…
      Pero, aparte de esto, estimado feligrés,
      todo va muy, muy bien,
      conforme al plan…

      − Estimado feligrés…
      dejemos eso por ahora,
      pues ha de saber que el Santo Padre levantó nuestra excomunión,
      conforme al plan… ¡claro está!

      − No ha sido nada, estimado feligrés,
      no ha sido nada, todo va muy bien…
      Sin embargo, tendría que decirle
      que lamentamos otra nimiedad:
      Monseñor Lefebvre y Monseñor de Castro Mayer
      siguen excomulgados y sin rehabilitación…
      Pero, aparte de esto, estimado feligrés
      todo va muy, muy bien…
      conforme al plan…

      − No ha sido nada, estimado feligrés,
      no ha sido nada, todo va muy bien…
      Sin embargo, tendría que decirle
      que lamentamos otra menudencia:
      esperamos que el Santo Padre
      nos reconozca como verdaderos obispos católicos…
      Pero, aparte de esto, estimado feligrés
      todo va muy, muy bien…
      conforme al plan…

      − No es nada, estimado feligrés,
      no es nada, todo va muy bien…
      formamos parte de una olita…
      habrá una restauración…
      conforme al corazón del Santo Padre…
      ¡y a las etapas del plan!…

      ¿Estera algo más todavía?

  6. Estimado P. Turco:
    Buenísimo su artículo, sumamente claro, con referencias concretas y cortas; necesarias para muchos que, además de tener poco tiempo para leer, no han seguido de cerca toda la evolución de la nueva fsspx. EVOLUCIONISMO, MODERNISMO, LIBERALISMO, todos los “ismos”que se quieran!

    Desde mi punto de vista, estoy des-compuesta! Esto es cada vez peor, MF (mons. fellay) ya se paso de la raya! Sigue confundiendo a católicos y arrastrando almas en el abismo. Los Tradicionalistas se fusionan con el CVII. Es el con-fusionismo.
    OH! Perplejidad!!

    Por eso, para terminar, muy buena la canción que viene “como anillo al dedo”de TOUT VA TRES BIEN……etc.Felicitaciones Anesco!
    P.Turco siga son su apostolado. Que Dios lo bendiga!

  7. Juan: Por lo que escribe Ud. «el Remanente» pertenece a la Fraternidad San Pedro???
    casi estoy segura, sólo para confirmarlo…Gracias!

  8. TODO VA MUY BIEN, MUY BIEN, CONFORME AL PLAN…

    − Haló, haló, ¿Monseñor?
    ¿Qué noticias hay?
    ¿Qué está, usted, en Roma?
    ¿Cómo ha podido esto suceder?

    − Todo va muy bien, estimado feligrés;
    todo va muy bien, muy bien.
    El Santo Padre me ha llamado,
    y corriendo acudí yo…

    − Haló, haló, ¿Monseñor?
    ¿Qué noticias hay?
    Tras quince días de ausencia,
    desde el otro lado del teléfono,
    le pregunto, ¿qué encontraremos a su regreso?

    − Todo va muy bien, estimado feligrés;
    todo va muy bien, muy bien.
    Con el Santo Padre decidimos proceder por etapas,
    conforme a un plan…

    − Haló, haló, ¿Monseñor?
    ¿Qué noticias hay?
    ¿Proceder por etapas, de acuerdo a un plan?
    ¿Qué etapas son esas?
    ¿Cuál es el plan?

    − Todo va muy bien, estimado feligrés;
    todo va muy bien, muy bien.
    Con el Santo Padre decidimos liberar la Misa.
    Sin embargo, tendría que decirle
    que lamentamos una pequeñez,
    un incidente, una nonada:
    la Misa tradicional será forma extraordinaria;
    pero, aparte de esto, estimado feligrés,
    todo va muy, muy bien;
    conforme al plan…

    − Haló, haló, ¿Monseñor?
    ¿Qué noticia es esa?
    La verdadera Misa, ¿no es más la oficial y ordinaria?
    Explíqueme, Monseñor,
    ¿Cómo ha podido suceder?

    − No ha sido nada, estimado feligrés,
    no ha sido nada, todo va muy bien;
    conforme al plan…
    Sin embargo, tendría que decirle
    que lamentamos otra pequeñez:
    la misa nueva es la forma ordinaria
    de un único rito…
    Pero, aparte de esto, estimado feligrés,
    todo va muy, muy bien,
    conforme al plan…

    − Haló, haló, ¿Monseñor?
    ¿Qué noticia es esa?
    ¿Un solo rito? La misa bastarda, ¿oficial?
    Explíqueme, Monseñor,
    ¿Cómo ha podido suceder?

    − No ha sido nada, estimado feligrés,
    no ha sido nada, todo va muy bien…
    Sin embargo, tendría que decirle
    que lamentamos otra nonada:
    si la Misa del Santo Padre Pablo VI es la oficial…,
    si hay un solo rito con dos formas…,
    es porque ambas expresan la misma fe…
    Pero, aparte de esto, estimado feligrés,
    todo va muy, muy bien,
    conforme al plan…

    − Haló, haló, ¿Monseñor?
    ¿Qué noticia es esa?
    ¿Un solo rito? ¿La misma fe?
    Explíqueme, Monseñor, que me siento desmayar…
    ¿Cómo ha sucedido esto?

    − Estimado feligrés…
    dejemos eso por ahora,
    pues ha de saber que el Santo Padre levantó nuestra excomunión,
    conforme al plan… ¡claro está!

    − Haló, haló, ¿Monseñor?
    ¿Qué noticia es esa?
    ¿Estamos en comunión con la Iglesia Conciliar?
    ¿Pertenecemos a la Iglesia Oficial?
    ¿Cómo ha sucedido tal cosa?

    − No ha sido nada, estimado feligrés,
    no ha sido nada, todo va muy bien…
    Sin embargo, tendría que decirle
    que lamentamos otra nimiedad:
    Monseñor Lefebvre y Monseñor de Castro Mayer
    siguen excomulgados y sin rehabilitación…
    Pero, aparte de esto, estimado feligrés
    todo va muy, muy bien…
    conforme al plan…

    − Haló, haló, ¿Monseñor?
    ¿Qué noticia es esa?
    ¿Sus padres espirituales denigrados?
    ¿Cómo ha sucedido tal impiedad?
    Aunque en realidad, ¡es un honor!

    − No ha sido nada, estimado feligrés,
    no ha sido nada, todo va muy bien…
    Sin embargo, tendría que decirle
    que lamentamos otra menudencia:
    esperamos que el Santo Padre
    nos reconozca como verdaderos obispos católicos…
    Pero, aparte de esto, estimado feligrés
    todo va muy, muy bien…
    conforme al plan…

    − Haló, haló, ¿Monseñor?
    ¿Qué noticias hay?
    ¿Proceder por etapas, de acuerdo a un plan?
    ¿Qué etapas son esas?
    ¿Cuál es el plan?

    − No es nada, estimado feligrés,
    no es nada, todo va muy bien…
    formamos parte de una olita…
    habrá una restauración…
    conforme al corazón del Santo Padre…
    ¡y a las etapas del plan!…

  9. Estimado R. P. Turco:

    Sus acusaciones a Monseñor Fellay, son casi calcadas de las que, otrora el Dr. Disandro, entre otros, hicieron, a Monseñor Lefebvre.

    Al respecto el R. P. Jean Dominique Fabre O.P. tiene un estudio que publica Stat Veritas, que le recomiendo lo lea.

    Mire que parecidos son sus argumentos a los del Dr. Disandro:
    «Después del Concilio, Monseñor Lefebvre habría tenido “la pretensión de erigir una jurisdicción universal” con “maniobras para absorber, extinguir o desarticular los grupos «tradicionalistas» independientes” (pág. 2)»

    «Así, “La secta satánica tiene un mandatario directo en Wojtyla y otro indirecto en Lefebvre y su secta de Ecône” (pág. 3).»

    Solo habria que cambiar Wojtyla por Ratzinger y Lefebvre por Fellay

    1. Tacorei:

      Usted confunde y oscurece.
      El Padre Turco clarifica y distingue.

      Usted insinúa, sin probar, que las acusaciones del Padre Turco a Monseñor Fellay, son casi calcadas de las que, otrora el Dr. Disandro, entre otros, hicieron, a Monseñor Lefebvre.

      Pero, usted cumple una misión: asustar a los fieles e impedirles reaccionar.

      El Padre Turco dice una cosa completamente distinta a la acusación suya:

      «3- Esto implica una traición a lo que decía Monseñor Lefebvre:

      ¿Los fieles ya se olvidaron lo que decía Monseñor Lefebvre acerca del Cardenal Ratzinger? ¿Ya no queremos acordarnos de esas palabras? ¿Miramos para otro lado?

      Según Mons. Fellay lo que decía Monseñor Lefebvre hace 30 años es siempre actual. Pero ¿lo que había dicho hace 22 años ya no tiene valor?

      «Es imposible para nosotros colocarnos bajo esa autoridad, pues evidentemente estaríamos bajo la autoridad del Cardenal Ratzinger, quien sigue caminos que no son católicos y que, en una palabra, conducen a la apostasía»»

      Nada que ver con lo que usted pretende: asustar a los fieles desprevenidos.

      Usted debe retractarse.

  10. Tacorei:

    Debo felicitarlo por su capacidad de comprehensión. Usted ha aprendido muy bien las lecciones de las actuales autoridades de la FSSPX para confundir las cuestiones tratadas y desviar la atención.
    Es el clásico juego de las «bombas de humo» para despistar.

    En lugar de responder con argumentos válidos y refutar los del adversario, ustedes distraen.

    En este caso, usted presenta discutibles afirmaciones del doctor Carlos Disandro.

    Usted dice al Padre Turco:

    «Sus acusaciones a Monseñor Fellay, son casi calcadas de las que, otrora el Dr. Disandro, entre otros, hicieron, a Monseñor Lefebvre.»

    Destaco el casi, lo cual ya es importante.

    Luego agrega:

    «Mire que parecidos son sus argumentos a los del Dr. Disandro

    Insisto en destacar el parecidos

    Luego de dos ejemplos, usted concluye, identificando de modo absoluto, sin importarle ni el casi ni el parecidos,:

    «Solo habría que cambiar Wojtyla por Ratzinger y Lefebvre por Fellay».

    Pero no es esto lo más importante. Puesto que, siguiendo su pensamiento, tenemos dos binomios: Wojtyla-Ratzinger y Lefebvre-Fellay.

    Ahora bien, Ratzinger sigue siendo perfectamente fiel al Concilio Vaticano II, al Ratzinger que conoció el doctor Disandro y a Wojtyla.

    Por el contrario, lo que el Padre Turco demuestra (y a la cual usted y sus maestros deberían responder) es que Monseñor Fellay no es fiel a Monseñor Marcel Lefebvre.

    Por lo tanto (sin entrar en su juego de distracción y dejando de lado lo que decía el Doctor Disandro), su comparación no vale y, sin espantar a los fieles con una burda acusación a Monseñor Lefebvre, se le puede muy bien aplicar a Monseñor Fellay lo siguiente:

    Desde el año 2000, Monseñor Fellay habría tenido «la pretensión de erigir una jurisdicción universal» con «maniobras para absorber, extinguir o desarticular, no sólo los a los grupos «tradicionalistas» independientes», sino también a la propia FSSPX.

    Este es el punto en cuestión, al que usted y sus maestros deben responder.

    Vuelvo a preguntarle, porque todavía no me contestó:

    ¿Le parece poco todo esto para demostrar el suicidio de la operación supervivencia de la Tradición?:

    − Todo va muy bien, estimado feligrés;
    todo va muy bien, muy bien.
    Con el Santo Padre decidimos proceder por etapas, conforme a un plan…

    − Todo va muy bien, estimado feligrés;
    todo va muy bien, muy bien.
    Con el Santo Padre decidimos liberar la Misa.
    Sin embargo, tendría que decirle
    que lamentamos una pequeñez,
    un incidente, una nonada:
    la Misa tradicional será forma extraordinaria;
    pero, aparte de esto, estimado feligrés,
    todo va muy, muy bien;
    conforme al plan…

    − No ha sido nada, estimado feligrés,
    no ha sido nada, todo va muy bien;
    conforme al plan…
    Sin embargo, tendría que decirle
    que lamentamos otra pequeñez:
    la misa nueva es la forma ordinaria
    de un único rito…
    Pero, aparte de esto, estimado feligrés,
    todo va muy, muy bien,
    conforme al plan…

    − No ha sido nada, estimado feligrés,
    no ha sido nada, todo va muy bien…
    Sin embargo, tendría que decirle
    que lamentamos otra nonada:
    si la Misa del Santo Padre Pablo VI es la oficial…,
    si hay un solo rito con dos formas…,
    es porque ambas expresan la misma fe…
    Pero, aparte de esto, estimado feligrés,
    todo va muy, muy bien,
    conforme al plan…

    − Estimado feligrés…
    dejemos eso por ahora,
    pues ha de saber que el Santo Padre levantó nuestra excomunión,
    conforme al plan… ¡claro está!

    − No ha sido nada, estimado feligrés,
    no ha sido nada, todo va muy bien…
    Sin embargo, tendría que decirle
    que lamentamos otra nimiedad:
    Monseñor Lefebvre y Monseñor de Castro Mayer
    siguen excomulgados y sin rehabilitación…
    Pero, aparte de esto, estimado feligrés
    todo va muy, muy bien…
    conforme al plan…

    − No ha sido nada, estimado feligrés,
    no ha sido nada, todo va muy bien…
    Sin embargo, tendría que decirle
    que lamentamos otra menudencia:
    esperamos que el Santo Padre
    nos reconozca como verdaderos obispos católicos…
    Pero, aparte de esto, estimado feligrés
    todo va muy, muy bien…
    conforme al plan…

    − No es nada, estimado feligrés,
    no es nada, todo va muy bien…
    formamos parte de una olita…
    habrá una restauración…
    conforme al corazón del Santo Padre…
    ¡y a las etapas del plan!…

    ¿Espera todavía algo más, Tacorei?

  11. Tacorei me causa risa debe ser algun curita sempre fidelis a bouchacourt!!
    Tacorei, hasta el nombre que se puso es para reir…que quiere decir? Taco de rey?
    si, sólo al taco llega!!!

  12. Para tecorei:

    Ud. se responde solo , y copia al Dr. Disandro, cuando dice :

    «Desde el año 2000, Monseñor Fellay habría tenido “la pretensión de erigir una jurisdicción universal” con “maniobras para absorber, extinguir o desarticular, no sólo los a los grupos «tradicionalistas» independientes”, sino también a la propia FSSPX.»

    Ya tenemos la conclusión, sólo resta aportar las «pruebas» que avalen esta conclusión, y como el Dr. Disandro respecto de Monseñor Lefebvre , se dice, con un aire de profecía: » En el mes de septiembre pasado intenté explicar el plan de Mons. Fellay en estas tratativas con Roma». (R.P. Turco)

    En incontables intervenciones, las autoridades de la Fraternidad,han dicho que no se someterán a la autoridad de los Obispos de la Iglesia Conciliar, mientras no se rectifique la Doctrina. Han dado prueba de ello, con los hechos, no sólo con palabras: (La Fraternidad sigue haciendo su vida y apostolado, sin importar lo que los Obispos y el mismo Papa digan o hagan).

    Que el Papa, o las Autoridades de la Iglesia, por momentos reconozcan de hecho, y luego no reconozcan a la Fraternidad, no afecta en nada a la misma, y sólo prueba la incoherencia de las autoridades de la Iglesia

    Que el Papa en algún momento deje de decir que la Fraternidad, no tiene jurisdicción, y diga que sí la tiene, realiza un acto de justicia, que en nada afecta a la vida y apostolado de la Fraternidad, puesto que la misma no piensa sujetarse a las autoridades modernistas, mientras esta no rectifiquen en la Doctrina.

    Si Ud. me prueba que la Fraternidad, se ha sometido en a las autoridades conciliares, y ha dejado de formar y consagrar sacerdotes tradicionales, y a dejado su apostolado para la formación de familias católicas tradicionales, no hace mas retiros, campamentos, escuelas católicas, etc,, tendría razón, pero nada de esto ha ocurrido.

    Esto es claro como el agua, y Monseñor Fellay, no dice otra cosa. El problema, es cuando partimos de las premisas del Dr. Disandro, y cual acusado en un crimen, «todo es utilizado en su contra»

  13. Tecorei:

    usted sigue eludiendo la cuestión.

    Le pregunto nuevamente, por si no me entendió:

    ¿Le parece poco todo esto para demostrar el suicidio de la operación supervivencia de la Tradición?

    Y se lo resumo:

    – Con el Santo Padre decidimos proceder por etapas, conforme a un plan…

    – Con el Santo Padre decidimos liberar la Misa.

    – Sin embargo, la Misa tradicional será la forma extraordinaria.

    – La misa nueva es la forma ordinaria
    de un único rito…

    – Si la Misa de Pablo VI es la oficial…,
    si hay un solo rito con dos formas…,
    es porque ambas expresan la misma fe…

    – Benedcito XZVI levantó nuestra excomunión, a pedido nuestro, conforme al plan… ¡claro está!

    – Monseñor Lefebvre y Monseñor de Castro Mayer siguen excomulgados y sin rehabilitación…

    -Esperamos que el Santo Padre nos reconozca como verdaderos obispos católicos…

    – Pero, aparte de esto, estimado feligrés
    todo va muy bien, muy bien… conforme al plan…

    ¿Espera todavía algo más, Tecorei?

    Yo espero respuesta suya a todo esto.

    Y todo esto lo que me permite afirmar:

    Desde el año 2000, Monseñor Fellay habría tenido “la pretensión de erigir una jurisdicción universal” con “maniobras para absorber, extinguir o desarticular, no sólo los a los grupos «tradicionalistas» independientes”, sino también a la propia FSSPX.

  14. Estimado Padre Turco: quiero hacer dos comentarios sobre su artículo.
    El primero: postula Ud. una suerte de maniobra. Y (si no le entiendo mal) de alguna manera sostiene que ésa maniobra apuntaría al mismo tiempo a la regularización jurídica de la FSPX (punto 1 de su artículo) y “a ningún documento que la legalice de iure” (punto “et nova”). Evidentemente, o es una cosa o es la otra. De modo que tal como está expuesto, entiendo, hay (o al menos parece haber) una cierta contradicción que merecería ser aclarada.
    El segundo: en ambientes vinculados a la FSPX es común mencionar lo de la “conversión de Roma”, como lo hace Ud. ahora (punto 2 de su artículo). Creo que en cuanto se analiza un poco esto de la “conversión de Roma” resultan problemas nada fáciles de resolver, incómodos pero cruciales. ¿De quién se habla? De Benedicto, sin dudas. ¿De qué se habla? ¿De la conversión al catolicismo?
    Si es así, si Benedicto debe convertirse al catolicismo, entonces o no es Papa, o es Papa y acatólico al mismo tiempo. Coincidiremos seguramente en que, contra lo que sostienen los modernistas, el catolicismo no es una cuestión de grado: se puede ser buen o mal católico, pero no se puede ser un poco católico, o católico en cierto sentido y en otro no.
    Y si lo que se quiere decir es que Benedicto debe abandonar ciertas malas doctrinas y un mal gobierno, no parece que eso pueda ser óbice a procurar de él la regularidad jurídica. Yo creo ahora (en algún momento pensé otra cosa) que Benedicto XVI es el Papa. Luego, me guste Benedicto o no, y tenga contra él los cargos que fueran, no puedo sostener que la Fraternidad debe rechazar categórica y anticipadamente un reconocimiento de parte de Benedicto, como si el Sumo Pontificado fuera el Soviet Supremo, o el Gran Oriente de la Masonería. No digo esto con propósito de ironizar, sino de ilustrar de alguna manera lo que quiero decir.
    De verdad creo, estimado Padre, que a veces los tradicionalistas (como todos los hijos de Adán) no distinguimos entre los principios y lo que en realidad son eslógans, “consignas de batalla” o modos retóricos. Confusión de la cual no puede seguirse un bien.
    Levanta Ud. como argumento de autoridad (punto 3) algunos dichos de Monseñor. Lo cual no se si es adecuado, justamente porque acá todo éste lío que enfrentamos se reduce a una contradicción de argumentos de autoridad. Pero, como fuera, no se puede tomar un momento, un dicho de Monseñor y abstraerlo de los demás. Venero a Monseñor. Creo que es un santo y que fue providencial. Pero no creo en modo alguno que fuera omnisciente, ni inerrante en materia de fé y moral ni en ninguna otra. Coincidiremos en que con la muerte de San Juan el Precursor se cerró el profetismo. Con todo lo que ello implica. Monseñor fue un santo obispo, prudente y sabio, demos gracias a Dios porque lo levantó y sostuvo en medio de ésta tormenta, pero ha tenido marchas y contramarchas, por momentos ha visto algunas cosas con claridad y otras no, a veces enfatizó una posición que luego morigeró, o viceversa.
    Sin más, lo saludo muy cordialmente.

  15. para tecorei:

    Todo lo que está mal respecto a la Misa y la excomuniones, no es culpa de la Fraternidad, sino de las autoridades de la Iglesia. Por lo tanto no se lo endilgue a Monseñor Fellay.

    Lo que se está haciendo bien, y que no puede desconocerse, está produciendo sus frutos, y sino vea la proliferación de la Misa Tradicional en el mundo; los sacerdotes y órdenes religiosas que vuelven a la Tradición lenta pero inexorablemente; el hasta el 2007 «inmaculado» Concilio, ya es puesto en tela de juicio por obispos y hasta cardenales de la Iglesia.

    Ud. sabe cuantas almas se han beneficiado con ello?.

    Las discusiones doctrinales, son un dialogo de sordos, pero por lo visto algunos abren el oído, y sueltan la lengua, sino vea lo que dicen: los Cardenales Gherardini, Bertolucci, Burke, Ranjith, Picenza, etc.

    Vea estos enlaces, y verá que algo, aunque muy pequeño, esta empezando a cambiar para bien.
    catolicidad-catolicidad.blogspot.com/…/cardenales-y-obispos-que-celebran-la_08.html – wwwapostoladoeucaristico.blogspot.com/…/ss-benedicto-xvi-celebra-misa.html – http://budatabernicola.blogspot.com/2011/01/diez-razones-para-celebrar-ad-orientem_04.html

  16. El argumento de los que afirman la inexistencia del Papa pone a la Iglesia en situación confusa. ¿Quién nos dirá dónde está el futuro Papa? ¿Cómo podría ser designado un Papa donde no hubiera más cardenales? Este espíritu es un espíritu cismático, al menos para la mayoría de los fieles, que se afiliarán a sectas verdaderamente cismáticas como la del Palmar de Troya, la de la Iglesia Latina de Toulouse, etc.
    «Nuestra Fraternidad rechaza absolutamente compartir estos razonamientos. Queremos permanecer adheridos a Roma, al sucesor de Pedro, pero rechazamos su liberalismo por fidelidad a sus Antecesores. No tenemos miedo de decirlo respetuosa pero firmemente, como San Pablo frente a San Pedro. Por eso, lejos de rechazarlas oraciones por el Papa, aumentamos nuestros rezos y suplicamos para que el Espíritu Santo lo ilumine y lo fortalezca en el sostén y defensa de la fe.
    «Por eso jamás he rechazado ir a Roma a su llamado o al llamado de sus representantes. La Verdad debe afianzarse en Roma más que en cualquier otro lugar. Pertenece a Dios, quien la hará triunfar.
    En consecuencia, no se puede tolerar en los miembros, sacerdotes, hermanos, hermanas, oblatas de la Fraternidad Sacerdotal San Pío X que rehúsen rezar por el Papa y que afirmen que todas las Misas del Novus Ordo Missae son inválidas.
    «Ciertamente sufrimos por esta incoherencia continua, que consiste en elogiar todas las orientaciones liberales del Vaticano l1 y al mismo tiempo tratar de atenuar sus efectos. Pero esto nos debe incitar a rogar y a mantener firmemente la Tradición, pero no por eso afirmar que el Papa no es Papa.
    Para terminar, debemos tener el espíritu misionero que es el verdadero espíritu de la Iglesia, hacer todo por el Reino de Nuestro Señor Jesucristo según la divisa de nuestro Santo Patrono San Pío X, ‘Instaurare omnia in Christo’, «instaurar todo en Cristo», y sufrir como Nuestro Señor en su Pasión para la salvación de las almas, para el triunfo de la Verdad.
    «In hoc natus sum, dijo Nuestro Señor a Pilatos, ut testimonium perhibeam veritati». «Yo he nacido para dar testimonio de la Verdad».
    Monseñor Lefevbre

    1. Juan,

      ¿A qué viene este texto de Monseñor Lefebvre como comentario para este artículo?

      Usted se ha equivocado de lugar.

  17. Tecorei:

    Usted dice:

    «Todo lo que está mal respecto a la Misa y la excomuniones, no es culpa de la Fraternidad, sino de las autoridades de la Iglesia. Por lo tanto no se lo endilgue a Monseñor Fellay.»

    Lo que yo atribuyo a la autoridades, sacerdotes y feligreses de la FSSPX es que reciben, agradecen y brindan por eso que está mal…

    Lo que no acepto es que Monseñor Fellay, según sus propias palabras, esté cada día más cerca de lo que parece de ese personaje que humilla de tal modo a la Tradición.

    Lo que no puedo aceptar es que espera ser reconocido como obispo católico por quien rebajó la Santa Misa al rango de extraordinaria, por el mismo que humilló la operación supervivencia al levantarle la excomunión a pedido suyo… ¡Sí! A pedido de Monseñor Fellay… ¿Esto es culpa de la Roma modernista o del que fornica con ella?

    Y Monseñor Fellay dice aceptar el 95% del Concilio…

    ¿Qué es lo que «ya es puesto en tela de juicio por obispos y hasta cardenales de la Iglesia»? ¿El 5% restante del Concilio?

    Lindo sería que estos cuestionen el 100% y Monseñor Fellay sólo el 5%…

    Monseñor Fellay ya no piensa en discusiones doctrinales (de las cuales no se sabe una palabra) y sólo piensa en reconocimientos canónicos y en entrar… ¿regresar?… ¿Dónde? Donde nunca debería pensar en hacerlo…

    Gherardini, Bertolucci, Burke, Ranjith y Picenza lo están esperando con los brazos abiertos…

    Sería bueno que le recuerde que Monseñor Marcel Lefebvre decía que tienen SIDA espiritual y que eso se contagia…

    ¡Toda va bien! ¡Todo va muy bien!…, ¡Conforme al plan!…

  18. Estimado “Tecorei”:

    Dejemos de lado las bombas de humo y vamos a lo importante.

    Pienso que estará de acuerdo en que lo primero que tengo que hacer es agradecer a “Clarividencia” y a “Para Tecorei” por ayudarme a contestarle. Ellos ya respondieron a lo que usted me decía: en todas estas tratativas con Roma, la Fraternidad está yendo en contra de lo que siempre había hecho. ¿Pruebas? Están mencionadas por “Para Tecorei”.

    ¿Más explícitas?

     Monseñor Fellay dice falsamente que « Por el Motu Proprio Summorum Pontificum, el papa Benedicto XVI restableció la misa tridentina en todos sus derechos, afirmando con claridad que el Misal Romano promulgado por San Pío V nunca ha sido abrogado. » (Nota oficial de la FSSPX el mismo día del MP) Allí hay 2 falsedades: el MP no restableció los derechos de la Misa Tradicional sino que la estableció como subordinada; y en realidad el MP dice que la Misa Tradicional “nunca fue abrogada en cuanto rito extraordinario”.

     Haberse alegrado porque hayan quitado una excomunión como si hubiese sido válida. No podían alegrarse por un documento que les dice que habían estado excomulgados.

     Decir falsamente que “el nuevo decreto transforma en caduco, nulo y sin efecto el primero” (Carta a los sacerdotes del 31 enero 2009); o cuando decía que el Papa había anulado el Decreto anterior. Cuando en realidad el Decreto del 21/enero/2009 dice: “declaro nulo a partir del día de hoy, el decreto antes mencionado (el de las excomuniones)”. Lo cual no es lo mismo. ¿Por qué tapa eso Monseñor Fellay? ¿Por qué dice algo falso?

     Queda a descubrir si Mons. Fellay pidió o no que le levanten la excomunión. Porque hay declaraciones donde dice que lo hizo (cf. Sermón en Flavigny el 2 febrero 2006; entrevistas a “Present” y a “Monde et Vie”, 31 enero 2009, publicadas en DICI). Monseñor Fellay intentó inculpar a los periodistas; pero ¡pequeño detalle!, están copiadas en publicaciones de la Fraternidad. Ergo, la FSSPX le da aval a lo que dice allí. Y los periodistas son los mismos Padres de la Fraternidad.

     También: los 4 Obispos de la Fraternidad firmaron una carta oficial y pública, donde agradecen al Papa porque “rindió inoperante la medida que nos había caído a continuación de nuestra consagración episcopal” (Carta del 29 enero 2009). Eso es grave porque los 4 obispos, en un documento oficial, reconocen haber estado excomulgados.

     Dejar pasar las fallas doctrinales de los prealables.

     Presentar una imagen falsa de Benedicto XVI, como si fuese “un hombre íntegro”, “que busca el bien de la Tradición”, “está comenzando una restauración auténtica”. Cuando en realidad está queriendo fusionar los 2 ritos, dice que la reforma de Pablo VI está en continuidad con toda la Tradición (Motu Proprio S.P.), ha dicho expresamente que el Concilio Vaticano II y su reforma litúrgica no pueden ponerse en duda, que la FSSPX no está en plena comunión con la Iglesia y que tiene como condición sine qua non aceptar el CV II y el magisterio postconciliar (Carta del Papa a los Obispos, 10 marzo 2009).

     Decir que “vamos a colaborar con Benedicto XVI”. ¿Acaso Benedicto XVI busca lo mismo que la Tradición? Por favor… es el enemigo N° 1.

     No olvidemos que Joseph Ratzinger es una persona deshonesta: ¿ya nos olvidamos que intentó engañar a Monseñor Lefebvre en 1988? Incluso engañó a los seminaristas que se fueron de la Fraternidad para entrar en el Seminario “Mater Ecclesiae”. Y luego no le tembló la mano para engañar a todo el mundo cuando la supuesta revelación del Tercer Secreto de Fátima. Después mintió en el mismísimo Motu Proprio acerca de la Misa (cuando dice que la reforma litúrgica de Pablo VI está en continuidad con toda la Tradición, cuando él sabe que fue una ruptura). ¿Sigo dando ejemplos de la “honestidad” de Joseph Ratzinger, sea como Cardenal, sea como Papa?

     Volviendo a la Fraternidad: tapar textos de Monseñor Lefebvre cuando decía que no podíamos confiar en el Cardenal Ratzinger, que era inútil hablar, que sería un diálogo de sordos. Esto ya es una traición directa a Mons. Lefebvre.

     Igualmente: cuando Mons. Fellay usó la Declaración de Monseñor Lefebvre de 1974 para decir exactamente lo contrario de lo que había dicho el fundador de la Fraternidad: ¡que la Roma actual es la guardiana de la Fe! (cf. Conferencia de Mons. Fellay; Nouvelles de Chrétienté Nº 97, pág. 5). ¿Qué adjetivo merece esto que hizo Monseñor Fellay?

     Usar la imagen de Nuestra Señora para tapar las fallas que tienen el MP y el Decreto del 21 de enero 2009, tal como se dieron. ¿Cómo es posible atribuir a la Virgen documentos que defienden errores modernistas, que se ordenan a salvar el modernismo y que incluso tienen mentiras y tergiversaciones? Para ser bueno, al menos digo que eso suena a blasfemia. ¡No puede ser que la Virgen, con su intercesión, haya dado documentos con mentiras! ¡No puede ser que la Virgen colabore con el modernismo!

     Estar dispuesto (Monseñor Fellay) a aceptar soluciones imperfectas en los asuntos doctrinales (rever las citas que puse en “El plan de Monseñor Fellay”)

     Cuando Monseñor Williamson dijo “solamente un iluso puede pensar que Roma se quiere convertir” mostraba que no había solución de los problemas doctrinales. Sin embargo, Monseñor Fellay le respondió “todo está bien”. ¿Cómo es posible? ¿Quiere decir que para Monseñor Fellay no importa si no es posible hacer que los modernistas abandonen sus errores? E incluso agregó que todo “va de acuerdo con el plan”. ¿Entonces en el plan de Monseñor Fellay está el que no se solucionen esas fallas? Por eso dije que “esa frase de Monseñor Fellay implica muchísimo”. Entonces, ¿qué están haciendo en Roma Monseñor De Galarreta y los padres de la Fraternidad? ¿Están simulando que van a convertirla? ¿Están engañando a todo el mundo? ¿O son ellos los que están engañados por Monseñor Fellay? En todo caso, el que manda es Mons. Fellay y de todas maneras se sigue para adelante con el plan.

    Disculpe lo extenso que fui. Usted quería pruebas y se las di. Es para decir las cosas de una vez por todas. Basta con este tema.

    En su último comentario usted insiste con 2 cosas: no endilguemos a Mons. Fellay las fallas de los modernistas; y se están dando frutos buenos, p.ej. críticas del Concilio, más Misas.

    Al primero: Roma tiene todas esas fallas y eso es responsabilidad de ellos. Perfecto. Pero lo que uno critica de Mons. Fellay es que deja pasar las fallas de los documentos romanos, tapa lo que no le conviene (“… en cuanto rito extraordinario”), miente presentando una imagen falsa de Benedicto XVI, tapa lo que dijo Mons. Lefebvre después de 1988 acerca de la inutilidad de conversar con Roma mientras abandonen el modernismo. ¿Detalles? ¿Acaso son detalles tergiversar la realidad acerca del modernismo actual de la Iglesia e incluso tapar lo que decía el fundador de la Fraternidad? ¿Eso no es traicionar a Monseñor Lefebvre?

    ¿Todo esto es falso? ¿No le parecen suficientes motivos para decir que Monseñor Fellay está traicionando a Monseñor Lefebvre?

    Estimado Tecorei: si usted se informa de todas las cosas que están pasando, no puede dejar de ver que estas fallas de la Fraternidad están ahí, son reales. Para negarlo le quedan 2 soluciones:

    – o pensar que no hay ningún problema en que Monseñor Fellay colabore con Benedicto XVI, mienta, tape las fallas de todo esto. Pero, ¿eso es honesto? Además implica no ver la gravedad del problema modernista. Si es así, usted no piensa como Monseñor Lefebvre y como decía siempre la Fraternidad. Entonces usted en realidad no es un tradicionalista: vuelva con sus “líneas medias”, échele incienso al gran restaurador Benedicto XVI, pero no se mezcle con la Fraternidad. Eso sí: después no llore diciendo “¡Me arrepiento, nos engañaron!”, como los seminaristas de Ecône que confiaron en Ratzinger en 1988. Y acéptelo: usted sería un modernista más. Con barniz conservador, pero modernista. Como Benedicto XVI.

    – o negarse a ver. Entonces lo único que queda es lo que decía el Padre Castellani:
    “A aquél que se quiere engañar,
    ¿qué castigo le hemos de dar?
    Dejar que se engañe, ch’amigo.
    No hay peor castigo.”

    Usted sabrá cual es su caso.

    A lo segundo: esos frutos no son la restauración verdadera de la Iglesia. Porque dejan convivir el modernismo y lo tradicional: “son dos formas de un mismo rito” (¿ya se olvidó dónde dice eso?) ¿Acaso la Fraternidad va a querer ser un mono más en el circo modernista? Eso sí: con mucho latín, incienso, capas doradas… Me hace acordar de la deformación del culto de que hablaba el Padre Castellani: vaciamiento de los dogmas, dejando la parte estética. Y si alguno quiere la Misa Tradicional, será por gustos, por sentimiento. A eso digo “¡No!”. Uno rechaza el n.o.m. (y todo el modernismo) porque tiene fallas doctrinales. Por lo tanto, no se puede estar de acuerdo en convivir o en colaborar con él.

    Y es peor aún: lo que busca Benedicto XVI no es dejar esos dos ritos (sería una etapa parcial) sino lograr fusionarlos. La famosa “reforma de la reforma”. Lo cual significa usar la Misa Tradicional para salvar el n.o.m. y que luego desaparezca el rito católico. ¿Eso está bien? Eso es cinismo: es usar de algo sagrado para salvar ritos bastardos, protestantizantes.

    De un modo semejante, con el C.V.II: lo que quiere Benedicto XVI (y sus colaboradores) es sacar excesos que (supuestamente) son malas aplicaciones y salvar el “verdadero” Concilio… modernista. Luego actualizar el Concilio porque los dogmas evolucionan, ya pasaron 50 años y el Concilio está depasado. Y finalmente, ponerle la etiqueta de “ESTÁ DE ACUERDO CON LA TRADICIÓN”.

    La restauración auténtica sería que el Papa condenara la reforma litúrgica del CV II y de Pablo VI, dejara solamente la Misa Tradicional, “borrara al C V II de un plumazo”, como decía el Padre Osvaldo Lira y volviera para atrás (lo cual dijo que no va a hacer; cf. Carta a los obispos 10/3/2009).
    No lo hace porque es un modernista y un hereje. Y evidentemente no va a obrar en contra de lo que él piensa.

    Estimado Tecorei: le insisto en que sopese la gravedad de las fallas que uno dice. Lo único que pido es buena voluntad y aceptar la realidad.

    Que Dios y la Virgen nos ayuden a todos.

    Padre Juan José Turco.

    1. Saludos en Cristo:

      Padre Turco, lo que usted mensiona en sus últimas líneas, y me agrada que recuerde al querido Padre Osvaldo Lira SSCC, fue analizado en la revista Integrismo, que adhiere a la llamada tesis Cassiciacum. Si este papa, o un futuro papa, llevase a cabo lo que usted propone, o sería martirizado, o depuesto, es la triste realidad a la que llegan en dicha revista.
      Recuerde que por menos, lo que pasó con Juan Pablo I.
      Recuerde que estos lobos rapaces ante el mundo moderno, se muestran como corderitos, pero por dentro hieden odio. Ya algo supe del obispo de Río Gallegos en la Argentina.
      Hoy se despidió el cardenal Errázuriz de la iglesia de Santiago, y todos alabanzas para el schoenstatiano, pero él mismo le habría dado un ultimátum al Padre Rafael Navas-IBP ex FSSPX de abandonar la arquidiócesis, un pobre oratorio que no le hace mal a nadie, que está en la periferia etc…
      Pero delo por sentado, ni en sus mejores sueños, Benedicto XVI, hará lo mencionado.
      Don Orione, ora pro nobis.

  19. Estimado “Manoblanca”:

    Respondiendo a lo que me señala:

    1°) Yo tenía datos de que la Fraternidad se dirigía a obtener una regularización canónica formal y como última instancia.

    Mons. Fellay habla de obtener esa regularización como etapa final: “Es por ello que en esta segunda etapa querríamos presentar a Roma los argumentos de la teología tradicional, confirmados por los hechos del apostolado tradicional, antes de abordar la tercera etapa, la del estatuto canónico de la Fraternidad (…) La regularización de nuestro estatuto canónico deberá venir en último lugar, como sellando un acuerdo ya realizado, al menos en lo esencial, al nivel de los principios, gracias a los hechos constatados por Roma.” (“Las etapas del diálogo entre Roma y la FSSPX”, publicada en DICI N° 132).

    Cf. también, entre otros:

    *Entrevistas de APIC y de “Monde et Vie”, en La Porte Latine, cuando el levantamiento de las excomuniones:
    http://www.laportelatine.org/district/france/bo/RetraitExcom090124/reactions/MEV/MEV.php

    *Entrevista de APCOM, 31 julio 2009.

    *Entrevista de “The Remnant”, 11 mayo 2010.

    Por eso yo hablaba de que la Fraternidad busca un “acuerdo” canónico, una regularización canónica.

    Pero, cuando salió la entrevista de “Les Nouvelles calédoniennes”, agregaron una “picardía”, que no esperaba. Es por eso que en el artículo que comentamos, tuve que cambiar y a propósito puse “status canónico” y no “decreto canónico”, para indicar una situación, un estado general.

    Si tuve que cambiar en lo que digo (ahora hablar de “situación”) es frente a las malicias que van agregando Benedicto XVI y Monseñor Fellay. Lamentablemente, uno tiene que cambiar en lo que dice para mostrar que la situación cambia… para peor.

    2°) Cuando hablo de “la conversión de Roma”, lo digo en el mismo sentido que lo decía Monseñor Lefebvre: que abandonen su modernismo.

    El asunto de “¿cómo puede ser modernista, hereje, y al mismo tiempo ser Papa?”, es un tema aparte del que venimos hablando en este artículo. Yo no comparto la posición sedevacantista, pero sería para conversarlo en otro momento.

    Espero que haya servido para aclararle sus dudas.

    Con aprecio.
    Que Dios y la Virgen lo acompañen.

    Padre Juan José Turco.

  20. Citas que es necesario tener a mano:

    De la Carta de Monseñor Marcel Lefebvre a los futuros Obispos, 29 de agosto de 1987:

    Bien queridos amigos,
    Estando la cátedra de Pedro y los puestos de autoridad de Roma ocupados por anticristos, la destrucción del Reino de Nuestro Señor se continúa rápidamente incluso dentro de su Cuerpo Místico, especialmente por la corrupción de la Santa Misa, expresión espléndida del triunfo de Nuestro Señor por la Cruz, y fuente de extensión de su Reino en las almas y en las sociedades.
    Esto es lo que nos valió la persecución de la Roma anticristo. Esta Roma, modernista y liberal, continúa su obra destructiva del Reino de Nuestro Señor, como lo prueban Asís y la confirmación de las tesis liberales de Vaticano II sobre la libertad religiosa. Me veo obligado por la Providencia divina a transmitir la gracia del episcopado católico que recibí, para que la Iglesia y el sacerdocio católico sigan subsistiendo para la gloria de Dios y la salvación de las almas.
    Esta es la razón por la que, convencido de realizar la santa Voluntad de Nuestro Señor, vengo por esta carta a pedirles que acepten recibir la gracia del episcopado católico, como ya lo he conferido a otros sacerdotes en otras circunstancias.
    Les conferiré esta gracia, confiando que sin tardar la Sede de Pedro estará ocupada por un sucesor de Pedro perfectamente católico, en las manos de quien podrán depositar la gracia de vuestro episcopado para que la confirme.

    Monseñor Lefebvre, Retiro Sacerdotal, 9 de septiembre de 1988:

    ¿Salir, por lo tanto, de la iglesia oficial? En cierta medida, sí, por supuesto.
    El libro del señor Madiran, “La Herejía del siglo XX” es la historia de la herejía de los obispos.
    Si uno no quiere perder su alma, es necesario salir de este medio de los obispos.
    Pero no es suficiente, porque es en Roma que está instalada la herejía.
    Si los obispos son herejes (incluso sin tomar este término en el sentido y con las consecuencias canónicas), no es sin la influencia de Roma.
    Si nos alejamos de estas personas, es absolutamente como con las personas que tienen SIDA.
    No hay ningún deseo de contagiárselo.
    Ahora bien, tienen SIDA espiritual, enfermedades contagiosas transmisibles.
    Si uno quiere mantener la salud, es necesario no ir con ellos.

    Carta abierta de todos los Superiores de la FSSPX al cardenal Gantin, del 6 de julio de 1988:

    Eminencia, reunidos en torno a su Superior general, los Superiores de los distritos, seminarios y casas autónomas de la Fraternidad Sacerdotal San Pío X, piensan conveniente expresarle respetuosamente las reflexiones siguientes. Usted creyó deber suyo, por su carta del 1º de julio último, hacer saber su excomunión latae sententiae a Su Excelencia Monseñor Marcel Lefebvre, a Su Excelencia Monseñor Antonio de Castro Mayer y a los cuatro obispos que ellos consagraron el 30 de junio último en Ecône. Quiera usted mismo juzgar sobre el valor de tal declaración que viene de una autoridad que, en su ejercicio, rompe con la de todos sus antecesores hasta el papa Pío XII, en el culto, enseñanzas y el Gobierno de la Iglesia.
    En cuanto a nosotros, estamos en plena comunión con todos los Papas y todos los Obispos que han precedido el Concilio Vaticano II, celebrando exactamente la Misa que ellos codificaron y celebraron, enseñando al Catecismo que ellos compusieron, oponiéndonos contra los errores que ellos condenaron muchas veces en sus encíclicas y cartas pastorales. Quiera usted entonces juzgar de qué lado se encuentra la ruptura. Estamos extremadamente apenados por la ceguera de espíritu y el endurecimiento de corazón de las autoridades romanas.
    En cambio, nosotros jamás quisimos pertenecer a ese sistema que se califica a sí mismo de Iglesia Conciliar y se define por el Novus Ordo Missæ, el ecumenismo indiferentista y la laicización de toda la sociedad. Sí, nosotros no tenemos ninguna parte, nullam partem habemus, con el panteón de las religiones de Asís; nuestra propia excomunión por un decreto de Vuestra Eminencia o de otro dicasterio no sería más que la prueba irrefutable. No pedimos nada mejor que el ser declarados ex communione del espíritu adúltero que sopla en la Iglesia desde hace veinticinco años; excluidos de la comunión impía con los infieles.
    Creemos en un solo Dios, Nuestro Señor Jesucristo, con el Padre y el Espíritu Santo, y seremos siempre fieles a su única Esposa, la Iglesia Una, Santa, Católica, Apostólica y Romana. El ser asociados públicamente a la sanción que fulmina a los seis obispos católicos, defensores de la fe en su integridad y en su totalidad, sería para nosotros una distinción de honor y un signo de ortodoxia delante de los fieles. Estos, en efecto, tienen absoluto derecho de saber que los sacerdotes a los cuales se dirigen no están en comunión con una iglesia falsificada, evolutiva, pentecostal y sincretista (…).”

    Del trabajo de Monseñor Tissier de Mallerais, Ecclesia Dei adflicta, 1989:

    La Iglesia de Dios está afligida… ¿Por las consagraciones del 30 de junio? ¿O por la ocupación de Roma y de la Santa Sede por la ideología modernista? (…)
    Por el momento, y desde hace 25 años, el Santo Padre está ocupado por una ideología extranjera a la fe católica (…)
    ¿Cómo pretendéis que el Romano Pontífice pueda, en estas condiciones internas de su mente, gobernar normalmente la Iglesia Católica? Está moralmente impedido (…)
    Por ejemplo, es imposible que proporcione buenos obispos a la Iglesia, sin exigir de ellos, y a corto plazo, lealtad al Concilio Vaticano II y el reconocimiento de la legitimidad de la Misa Nueva.
    En una situación tal, el Arzobispo Lefebvre ha interpretado la intención habitual implícita del Papa, en contra, fatalmente, de la intención actual y explícita de este último (…)
    Hemos demostrado que las consagraciones son legítimas y no cismáticas, habida cuenta de la Roma ocupada y del Romano Pontífice impedido de gobernar rectamente la Iglesia (…)
    Concluyamos: la ruptura esencial es bien de naturaleza doctrinal. Pero no se trata de un cisma del Arzobispo Lefebvre con la Iglesia.
    Es la ruptura (por no decir el cisma, porque no tenemos la autoridad para pronunciarlo), ruptura de la Iglesia del Concilio Vaticano II y de la Roma ocupada con la verdadera Tradición viviente.
    La declaración de excomunión del Arzobispo fiel, de su colega en el Episcopado y de sus cuatro hijos es la declaración oficial por Roma de esta última ruptura: es la Roma ocupada la que declara su ruptura con la Tradición (por no decir su propio cisma y su propia excomunión).
    En cuanto a nosotros, no declaramos sino que seguimos en comunión con todos los Papas de la Iglesia Católica que precedió a esta Iglesia Conciliar que aflige y mancha el rostro de la Esposa Inmaculada de Jesucristo.

    Anotaciones del Padre Schmidberger, Superior General de la FSSPX, a la Declaración de Dom Gérard, julio de 1988:

    Dom Gérard: es perjudicial para la Tradición de la Iglesia ser relegada fuera de su perímetro oficial visible. Esto es contrario al honor de la Esposa de Cristo. La visibilidad de la Iglesia es una de sus características esenciales.

    Nota del Padre Schmidberger: ¿no sería conforme al plan de la Providencia que la Tradición católica de la Iglesia no sea reintegrada al pluralismo de la “la Iglesia conciliar”, mientras esta manche el honor de la Iglesia católica y oscurezca tanto su unidad como su visibilidad? “Cristo sufrió fuera de las puertas de Jerusalén”, dice San Pablo, y añade: “por lo tanto, para ir a él, salgamos fuera del campamento, vistiendo su oprobio”. (Heb-13).

    Dom Gérard: es lamentable que solamente los Benedictinos que son descartados… sean aquellos que específicamente conservan su tradición litúrgica.

    Nota del Padre Schmidberger: Al contrario, es una marca de honor para Le Barroux ser rechazados por los otros benedictinos por haber permanecido completamente leal a la Misa de siempre y por esta razón convertirse en un maravilloso signo de contradicción.

    Dom Gérard: obtener el levantamiento de la suspensión a divinis para nuestros sacerdotes constituye un punto de vista misionero: que el máximo de fieles (y los jóvenes: estudiantes, scouts, seminaristas) puedan asistir a nuestras Misas sin verse obstaculizados por su capellán o su obispo.

    Nota del Padre Schmidberger: si estos sacerdotes del Barroux se consideran válidamente suspendidos, ¡vivieron durante quince años en pecado mortal! Si solamente piensan que su llamada “suspensión” perjudica la irradiación apostólica, están equivocados: la Cruz es más fecunda que la facilidad. Además, deben preferir a la irradiación misionera del Barroux, que es su propio bien, la irradiación de la Tradición en su cohesión indispensable: se trata del bien común de la tradición. ¡Primacía del bien común!

    Carta de Benedicto XVI a todos los Obispos del mundo, del 10 de marzo de 2009:

    El hecho de que la Fraternidad San Pío X no posea una posición canónica en la Iglesia, no se basa al fin y al cabo en razones disciplinares sino doctrinales. Hasta que la Fraternidad non tenga una posición canónica en la Iglesia, tampoco sus ministros ejercen ministerios legítimos en la Iglesia. Por tanto, es preciso distinguir entre el plano disciplinar, que concierne a las personas en cuanto tales, y el plano doctrinal, en el que entran en juego el ministerio y la institución. Para precisarlo una vez más: hasta que las cuestiones relativas a la doctrina no se aclaren, la Fraternidad no tiene ningún estado canónico en la Iglesia, y sus ministros, no obstante hayan sido liberados de la sanción eclesiástica, no ejercen legítimamente ministerio alguno en la Iglesia.

    Monseñor Lefebvre, Entrevista concedida a Fideliter, Nº 66, noviembre-diciembre de 1988:

    No tenemos la misma manera de concebir la reconciliación. El cardenal Ratzinger la ve en el sentido de reducirnos, de traernos al Vaticano II. Nosotros la vemos como un retorno de Roma a la Tradición. No nos entendemos. Es un diálogo de sordos. No puedo hablar mucho del futuro, ya que el mío está detrás de mí. Pero si vivo un poco aún y suponiendo que de aquí a un determinado tiempo Roma haga un llamado, que quiera volver a vernos, reanudar el diálogo, en ese momento sería yo quien impondría las condiciones. No aceptaré más estar en la situación en la que nos encontramos durante los coloquios. Esto se terminó.
    Plantearía la cuestión a nivel doctrinal: “¿Están de acuerdo con las grandes encíclicas de todos los papas que los precedieron? ¿Están de acuerdo con Quanta Cura de Pío IX, Immortale Dei, Libertas de León XIII, Pascendi de Pío X, Quas Primas de Pío XI, Humani Generis de Pío XII? ¿Están en plena comunión con estos papas y con sus afirmaciones? ¿Aceptan aún el juramento antimodernista? ¿Están a favor del reinado social de Nuestro Señor Jesucristo?
    Si no aceptan la doctrina de sus antecesores, es inútil hablar. Mientras no hayan aceptado reformar el Concilio considerando la doctrina de estos papas que los precedieron, no hay diálogo posible. Es inútil.
    Las posiciones quedarían así más claras.
    No es una pequeña cosa la que nos opone. No basta que se nos diga: pueden rezar la misa antigua, pero es necesario aceptar esto. No, no es solamente eso lo que nos opone, es la doctrina. Queda claro.

    Monseñor Lefebvre, Conferencia durante el Retiro Sacerdotal, 4 de septiembre de 1987:

    Y, a continuación, ahora, voy a referirme a lo que ustedes probablemente están más interesados. Yo digo: Roma ha perdido la fe, queridos amigos. Roma está en la apostasía. No son simples palabras, no son palabras en el aire las que digo. Es la verdad. Roma está en la apostasía.
    No se puede confiar en este mundo; él salió de la Iglesia, dejaron la Iglesia, salen de la Iglesia. Es seguro; seguro, seguro.
    No es posible entenderse. Se lo he resumido sucintamente al Cardenal Ratzinger, en pocas palabras, es que no es fácil resumir toda esta situación; pero le dije: «Eminencia, vea, incluso si ustedes nos dan un obispo, incluso si ustedes nos dan una cierta autonomía respecto de los obispos, incluso si ustedes nos dan la liturgia de 1962, si nos conceden continuar con los seminarios y la Fraternidad, como lo hacemos ahora, no podemos colaborar, es imposible, imposible, porque trabajamos en dos direcciones diametralmente opuestas: ustedes, trabajan en la descristianización de la sociedad, de la persona humana y de la Iglesia; y nosotros, estamos trabajando en la cristianización.» No podemos entendernos”.
    Así que le dije:»Para nosotros, Cristo es todo; Nuestro Señor Jesucristo es todo, es nuestra vida. La Iglesia, es nuestro Señor Jesucristo, su Esposa Mística. El sacerdote, es otro Cristo; su Misa es el sacrificio de Jesucristo y el triunfo de Jesucristo en la Cruz. En nuestro seminario enseñamos a amar a Cristo, y está dirigido al Reinado de Nuestro Señor Jesucristo. Nuestro apostolado es el Reinado de Nuestro Señor Jesucristo. Eso es lo que somos.
    Y ustedes, ustedes hacen lo contrario. Usted acaba de decirme que la sociedad no debe ser cristiana, no puede ser cristiana; ¡que va en contra de su naturaleza!
    Usted acaba de pretender probarme que Nuestro Señor Jesucristo no puede y no debe reinar en la sociedad. Y desea probarme que la conciencia humana es libre respecto de Nuestro Señor Jesucristo.
    “Es necesario dejar la libertad y un espacio social autónomo”, como usted dice. Esto es la descristianización. Pues bien, nosotros estamos por la cristianización. Esto es. No podemos entendernos.

    Benedicto XVI, 1º de enero de 2011, después de la oración del Angelus:

    En el mensaje para la XLIII Jornada de la Paz he querido subrayar cómo las grandes religiones pueden constituir un importante factor de unidad y de paz para la familia humana, y he recordado a tal propósito, que en este año 2011 se recoradará el 25° aniversario de la Jornada Mundial de Oración por la Paz que el Venerable Juan Pablo II convocó en Asís en 1986.
    Por esto, el próximo mes de octubre, iré como peregrino a la ciudad de San Francisco, invitando a unirse en este camino a los hermanos cristianos de las diversas confesiones, a los exponentes de las tradiciones religiosas del mundo e, idealmente, a todos los hombres de buena voluntad, con el fin de hacer memoria de aquel gesto histórico querido por mi Predecesor y renovar solemnemente el compromiso de los creyentes de cada religión de vivir la propia fe religiosa como servicio por la causa de la paz.
    Quien está en camino hacia Dios no puede sino transmitir paz, quien construye paz no puede sino acercarse a Dios. Os invito a acompañar desde ahora con vuestra oración esta iniciativa.
    En este contexto me gustaría saludar y alentar a aquellos que, desde el ayer por la tarde y durante el día de hoy, en toda la Iglesia han rezado por la paz y la libertad religiosa. En Italia, la tradicional marcha promovida por la CEI, Pax Christi y Caritas tuvo lugar en Ancona, ciudad anfitriona en septiembre del Congreso Eucarístico Nacional. Aquí en Roma y en otras ciudades del mundo, la comunidad de San Egidio ha reintroducido la iniciativa “Paz en toda la tierra”: saludo de corazón a todos los que han participado. Saludo también a los adherentes al Movimiento del Amor Familiar, que han hecho una vigilia esta noche en la Plaza de San Pedro y en la Diócesis de L’Aquila rezando por la paz en las familias y entre las Naciones.

    Monseñor Fellay, entrevista de Les Nouvelles calédoniennes:

    Por otra parte, el Papa vuelve a las ideas tradicionales.
    El ve muy bien que hay una desviación y que hay que corregirla.
    Puede ser que estemos mucho más cerca del Papa de lo que parece.

  21. Estimado R.P. Turco:

    Hay largas conferencias de Monseñor Fellay que desmienten, totalmente, lo que Ud afirma respecto de que la Fraternidad, ahora va en contra de lo que siempre hizo, y que de esta forma traiciona a Monseñor Lefebvre.

    Con sólo escuchar la conferencia en Brasil del 8 de julio de 2010, verá lo que piensa Monseñor Fellay de Benedicto XIV , de la situación actual de la Iglesia, el Mottu Propio etc. http://devocioncatolica.blogspot.com/2010/07/conferencia-monsenor-bernard-fellay.htm
    Ud, hace lo mismo que hacían los enemigos de Monseñor Lefebvre, como el Dr. Disandro, y muchos otros, que sacaban de contexto algunas declaraciones para así «confirmar» sus tesis, de traición, blasfemia y apostasía.

    Me parece al menos exagerado acusar de blasfemias, al hecho de recurrir a cruzadas de rosarios para obtener de la Santísima Virgen cosas mas que legítimas. Si después el pecado de las autoridades de la Iglesia, hacen que los frutos de estas cruzadas, sean deficientes, no es culpa de quienes rezaron, ni de Monseñor Fellay, y mucho menos de la Santísima Virgen.

    Que Dios y la Santísima Virgen lo protejan.

    1. Tecorei:

      O usted no sabe leer; o usted tiene mala intención.

      En cualquiera de los dos casos, usted está incapacitado para llevar a cabo un debate.

      Por lo tanto, una vez demostrada a los lectores de buena fe la incapacidad de Tecorei, yo termino aquí el debate con usted.

      Paso a la prueba.

      El Padre Turco le escribió:

      «Usar la imagen de Nuestra Señora para tapar las fallas que tienen el MP y el Decreto del 21 de enero 2009, tal como se dieron. ¿Cómo es posible atribuir a la Virgen documentos que defienden errores modernistas, que se ordenan a salvar el modernismo y que incluso tienen mentiras y tergiversaciones? Para ser bueno, al menos digo que eso suena a blasfemia. ¡No puede ser que la Virgen, con su intercesión, haya dado documentos con mentiras! ¡No puede ser que la Virgen colabore con el modernismo!»

      Y usted le responde:

      «Me parece al menos exagerado acusar de blasfemias, al hecho de recurrir a cruzadas de rosarios para obtener de la Santísima Virgen cosas mas que legítimas. Si después el pecado de las autoridades de la Iglesia, hacen que los frutos de estas cruzadas, sean deficientes, no es culpa de quienes rezaron, ni de Monseñor Fellay, y mucho menos de la Santísima Virgen.»

      Insisto, o usted no sabe leer; o usted tiene mala intención.

      Hasta aquí llegué, pues, con usted, señor Tecorei.

      Escriba usted lo que quiera; pero hasta aquí llegué con usted.

    2. El forista fuera de lugar afirma que :
      «Me parece al menos exagerado acusar de blasfemias, al hecho de recurrir a cruzadas de rosarios para obtener de la Santísima Virgen cosas mas que legítimas. Si después el pecado de las autoridades de la Iglesia, hacen que los frutos de estas cruzadas, sean deficientes, no es culpa de quienes rezaron, ni de Monseñor Fellay, y mucho menos de la Santísima Virgen.»

      Pero no menciona quien exultantemente mandó entonar el Te Deum en TODAS las capillas y oratorios de la FSSPX; ni menciona quien fue el que, descarado, también le dedicó a Nuestra Santísima Madre un tumultario Magnificat en TODAS las capillas y oratorios de la FFSPX.
      ¿Quién dispuso eso, ¡eh, que te estoy hablando quintacolumna forista inmiscuido!?
      ¿Fueron «las autoridades de la Iglesia»? ¿acaso el ¿Papa? Ratzinger fue el que celebró a vuelo de campana esas dos ofensas a la Iglesia de siempre?
      ¿Verdad que no? entonces, ¡hale, a paseo, a otro ingenuo con tus mentirosos cuentos!

      1. En la Conferencia que cito de Monseñor Fellay, este, dice que Benedicto XVI es modernista, dice que la situación de la Iglesia es mas que caótica, y que el caos es consecuencia de las novedades del concilio.

        Nunca dijo como dice el R.P. Turco, y «para tecorei» que Benedicto no es modernista, que no tiene defectos, que la Iglesia ya ha sido restaurada, que el concilio es bueno, que el mottu propio a solucionado todos los problemas de la Iglesia etc. etc

        Monseñor Lefebvre, pedía a los Papas, mucho menos que lo que concede el Mottu propio, pedía que le dejen a él hacer la experiencia de la Tradición. Entonces porque no alegrarse por un documento que concede mas de lo que pedía Monseñor Lefebvre, y a cambio de nada.

        El levantamiento de la excomuniones, a cambio de nada, ¿no significa un reconocimiento por parte del Papa de que se equivocaron, al excomulgar?; la Fraternidad, no cambió en nada, sigue ordenando sacerdotes exclusivamente tradicionales, y sin embargo antes estaban excomulgados y ahora no, los que se contradicen son las autoridades de la Iglesia, la Fraternidad siempre dijo que nunca estuvieron excomulgados.

        Monseñor Lefebvre estuvo a punto de reconocer el Concilio, en 1988, a cambio de que le consagren un Obispo, ahora el Papa admite poner en discusión el concilio, a cambio de nada, ¿no es esto un triunfo?

        En que se ha traicionado a Monseñor Lefebvre?. Acaso la Fraternidad, dice la Misa nueva?, enseña malas doctrinas? reconoció el Concilio? . El único argumento es que se tienen conversaciones con Roma. Monseñor Lefebvre las ha tenido, y muchas veces, y nunca dijo que nunca mas se tendrían conversaciones. Es más, el día que rompió relaciones dijo que si él volviera a tener conversaciones con Roma, antepondría la Doctrina Tradicional, a cualquier acuerdo, es lo que ahora hace la Fraternidad, o acaso se ha firmado un acuerdo?

        Monseñor Fellay
        En una entrevista de diciembre pasado ante las preguntas… responde.

        ¿Aceptareis, entonces, las decisiones del Vaticano II?

        No, no de este modo. Pedimos que sean disipadas las grandes ambigüedades del Vaticano II

        A qué llamáis las grandes ambigüedades?

        En primer lugar, la libertad religiosa: ¿qué significa que cada hombre tiene el derecho de elegir su religión? No, el buen Dios ha fundado una sola. Luego, el ecumenismo: ¿es posible que un hombre se puede salvar en otras religiones diversas de la católica? No, existe sólo la Iglesia que salva.

        La Fraternidad de San Pío X se califica como tradicionalista pero se la acusa de fundamentalismo. Vosotros os oponéis, sin embargo, a todos los avances progresistas dados por la Iglesia desde 1962…?

        Nuestra situación es controvertida pero está también vinculada a esto que ocurre en la Iglesia Católica. La vida de la Iglesia ha cambiado con el concilio. Y el balance es devastador. Ha disminuido la cantidad de sacerdotes y religiosas. Hay una pérdida de vitalidad religiosa difundida. Se debe hacer algo para restaurar la situación. La total libertad destruye la sociedad. Los hombres tienen necesidad de una ayuda especial para conocer el camino de Dios y la salvación de las almas. Por otro lado, el Papa ha vuelto a ideas tradicionales. Él ve muy bien que hay una desviación que se debe corregir. Tal vez estamos mucho más cerca del Papa de lo que parece.

        En la Conferencia del domingo 8 de enero de 2011 en Francia dijo, Monseñor Fellay respecto de la convocatotia de Asis, «es una locura, que quita la forma de la redención del hombre» «El vicario de Cristo debiera decir hay un sólo Dios, y por Cristo Jesús arrepiéntete

        Pero como, ya es cosa juzgada, que Monseñor Fellay es un traidor blasfemo y apóstata, se tuercen los argumentos para cualquier lado, y bueno todo vale, lamentablemente, no se puede hacer nada.

      2. Tecorei : Ud. ha hecho varias afirmaciones :

        1. «Monseñor Lefebvre, pedía a los Papas, mucho menos que lo que concede el Mottu propio» y a línea enseguida puntualiza : «Entonces porque no alegrarse por un documento que concede mas de lo que pedía Monseñor Lefebvre, y a cambio de nada».
        De estas palabras podrían inferirse varias conclusiones :
        a).- La FFSPX (y más aún que la FSSPX, la secular tradición santa de siempre) no están perdiendo nada con estas pláticas con el Vaticano, y
        b).- Mons. Fellay es un estupendo negociador que ha logrado cosas mejores de las que nunca soñó obtener Mons. Lefebvre.
        Pues he de decirle, Tecorei, que ni lo uno ni lo otro.
        En cuanto al inciso (a) : hay un aforismo didáctico muy sencillo : quien pide perdón de una falta no cometida, quien pide permiso de una cosa de suyo santa, se pone en desventaja de su oponente.
        Qué ha perdido la traición santa y secular con la petición del retiro del decreto de la excomunión y del Motu Proprio summorum Pontificum : todo, porque quien encabeza este inicuo movimiento (Mons. Fellay y cómplices) ha puesto de rodillas a la santísima tradición ¡a los pies de la impudicia! ¡a las plantas del enemigo de la Cristiandad! : porque ahora resulta que por luchar por la conservación del ministerio sacerdotal (y con ello preservar la sucesión apostólica) ¡hay que pedir perdón!; ahora resulta que por defender lo sacramente defendible (la tradición en tridentino de la sacra liturgia de siempre) ¡hay que pedir permiso!
        Y de resultas de que Benito XVI (NO me atrevo a llamarlo Papa) SE DIGNÓ conceder el perdón para quienes lucharon denodadamente por la conservación del ministerio sacerdotal (y con ello preservar la sucesión apostólica) ¡hay que entonar en TODAS las capillas y oratorios de la FSSPX (¡pobres ingenuos, quienes secundaron de buena fe tan inicua acción de gracias! ¡qué perversos quienes fraguaron poner de rodillas a la tradición en los templos de la FSSPX!) un solemne Te Deum, porque el inicuo Benito XVI (a quien Dios confunda), el apóstata, el blasfemo, el … el (no me atrevo a llamarlo hereje, ni mucho menos antiPapa, porque eso no me corresponde a mí decirlo) SE DIGNÓ (¡embaucador tiarado!) perdonar a quienes tenía que haber exaltado por su heroísmo (y no, no hablo de Mons. Fellay «que ya enseñó el cobre»)!
        Y además, el que dice Papa SE DIGNÓ conceder permiso (¿cuál permiso se necesitaba, Tecorei, si Ud. y yo sabemos perfectamente que el decreto tridentino en Quo Primum Tempore era ad perpetuam?) para la santa Misa de siempre ¡hay que entonar en TODAS las capillas y oratorios de la FSSPX (¡pobres ingenuos, quienes secundaron de buena fe tan inicua acción de gracias! ¡qué inicuos quienes fraguaron poner de rodillas a la tradición en los templos de la FSSPX!) un solemne Magnificat (¡qué horrible ofensa para la Santísima Virgencita! ¿qué necesidad había de enlodar a nuestra Santísima Madre en todo esto? : bien se ve que esta gente no tiene temor de Dios) porque el perverso Benito XVI (a quien Dios confunda), SE DIGNÓ PERMITIR el rezo de la santa Misa (¡ah!, pero un pequeñito detalle, casi olvidaba mencionarlo : como rito extraordinario, secundario, relegado, que todo esto es la misma cosa).

        Tiene razón, Tecorei, TODO esto, y A CAMBIO DE NADA.
        Vamos bien, todo va de acuerdo al plan …

        2. Ud. afirma que : «ahora el Papa admite poner en discusión el concilio, a cambio de nada, ¿no es esto un triunfo?». Se lo voy a decir de muchas maneras, a ver si de alguna de ellas me entiende : si tenemos de cierto que el Concilio (?) Vaticano II fue nefasto y funestísimo, y que los frutos que tenemos a la vista del mismo nos gritan lo dañino y deplorable que dicho concilio (?) fué para la Santa Iglesia, «no hay libertad para el error» nos dicta la autorizada voz de los doctores de la Iglesia. Es decir, no se dialoga, ni se negocia con quien está en el error (porque su permanencia en el error no es casual sino causal, no es accidental sino intencional).
        La antiquísima historia del Génesis nos ilustra muy bien esto. Pecaron nuestros prístinos Padres y, al tener conciencia de su desnudez, avergonzados se escondieron de la presencia de Dios. «¿En dónde estás?» le preguntó amorosamente, porque aunque sabía su pecado, sabía que estaba asustado (= no era contumaz en su pecado); y puesto que el padre Adam no era un pecador empedernido comenzó un diálogo muy interesante con Yahvé. Cuando a respuesta expresa de que la madre Eva lo había convencido de comer del fruto prohibido, se vuelve a ella (=dialoga con ella, por la misma razón que antes lo hizo con el padre Adam) y la espeta : «¿Porqué hiciste eso?». Y a su respuesta de que la serpiente la había engañado, Dios Todopoderoso NO dialoga con la serpiente, sino que sin parar mientes fulmina contra ella la eternal maldición de todos conocida (= primera y dulcísima promesa mesiánica).
        Acuérdese, Tecorei, de lo que la Sma. Virgen de La Sallete profetizó : «Roma perderá la fe Y SE CONVERTIRÁ en la sede del AntiCristo». ¡Fuera con esos diálogos en lo que, contrario a lo que Ud. afirma, estamos perdiéndolo todo (no necesitábamos pedir perdón de nada, no necesitábamos pedir permiso para nada) pues estamos adulterando el buen vino de la nuestra ssanta fe, de nuestra santa doctrina, con el licor de la inmundicia idolátrica de la apóstata Roma, que ha venido a ser como la apocalíptica Babilonia!

  22. Para Pierre y los amigos franceses, va la traducción en francés:

    TOUT VA TRÈS BIEN, TRÈS BIEN,
    SUIVANT LE PLAN…

    -Allô, allô, Monseigneur?
    Quelles sont les nouvelles?
    Êtes-vous à Rome?
    Comment cela a-t-il pu arriver?

    -Tout va très bien, mon cher fidèle;
    Tout va très bien, très bien.
    Le Saint Père m´a appelé
    et en courant j´y suis allé…

    -Allô, allô, Monseigneur?
    Quelles sont les nouvelles?
    Quinze jours après votre absence
    de l’autre bout du fil,
    je vous demande, que trouverons-nous à votre retour?

    -Tout va très bien, mon cher fidèle;
    Tout va très bien, très bien.
    Avec le Saint Père nous avons décidé de procéder par étapes,
    suivant un plan…

    -Allô, allô, Monseigneur
    Quelles sont les nouvelles ?
    Procéder par étapes suivant un plan ?
    Quelles sont-elles ces étapes ?
    Quel est ce plan ?

    -Tout va très bien, mon cher fidèle;
    Tout va très bien, très bien.
    Avec le Saint Père nous avons décidé de libérer la Messe.
    Pourtant il faut que l´on vous dise
    Que l’on déplore un tout petit rien
    Un incident, une bêtise:
    La Messe traditionnelle sera la forme extraordinaire;
    mais à part ça, mon cher fidèle,
    tout va très bien, très bien ;
    suivant le plan…

    -Allô, allô, Monseigneur ?
    Quelle est cette nouvelle ?
    La vrai Messe, n´est plus l’officielle et l’ordinaire ?
    Expliquez-moi, Monseigneur,
    Comment cela a-t-il pu arriver ?

    -Cela n´est rien, mon cher fidèle,
    Cela n’est rien, tout va très bien
    Suivant le plan…
    Pourtant, il faut que l’on vous dise
    Que l’on déplore un autre petit rien :
    La messe nouvelle est la forme ordinaire
    d’un seul rite…
    Mais à part ça, mon cher fidèle,
    Tout va très bien, très bien,
    Suivant le plan…

    -Allô, allô, Monseigneur ?
    Quelle est cette nouvelle ?
    Un seul rite ? La messe bâtarde, officielle ?
    Expliquez-moi, Monseigneur
    Comment cela a-t-il pu arriver ?

    -Cela n’est rien, mon cher fidèle
    Cela n’est rien, tout va très bien…
    Pourtant il faut que l’on vous dise
    Que l’on déplore un autre petit rien :
    Si la Messe du Saint Père Paul VI est officielle…,
    S’il y a un seul rite avec deux formes…,
    C’est parce que les deux expriment la même foi…,
    Mais, à part ça, mon cher fidèle,
    Tout va très bien, très bien,
    Suivant le plan…

    -Allô, allô, Monseigneur ?
    Quelle est cette nouvelle ?
    Un seul rite ? La même foi ?
    Expliquez-moi, Monseigneur, que je me sens défaill…
    Comment cela a-t-il pu arriver ?

    -Mon cher fidèle…
    Laissons cela pour le moment,
    Car vous devez savoir que le Saint Père a levé notre excommunication,
    Suivant le plan… évidemment !

    -Allô, allô, Monseigneur ?
    Quelle est cette nouvelle ?
    Nous sommes en communion avec l’Eglise Conciliaire ?
    Nous appartenons à l’Eglise Officielle ?
    Comment cela a-t-il pu arriver ?

    -Cela n’est rien, mon cher fidèle
    Cela n’est rien, tout va très bien…
    Pourtant il faut que je vous dise
    Que l’on déplore d’un autre petit rien :
    Monseigneur Lefebvre et Monseigneur Castro Mayer
    Restent excommuniés et sans réhabilitation…
    Mais à part ça, mon cher fidèle,
    Tout va très bien, très bien…
    Suivant le plan…

    -Allô, allô, Monseigneur ?
    Quelle est cette nouvelle?
    Vos pères spirituels dénigrés ?
    Comment une telle impiété est-elle arrivée ?
    Quoique en réalité, c´est un honneur !

    -Cela n´est rien, mon cher fidèle,
    Cela n’est rien, tout va très bien…
    Pourtant il faut que je vous dise
    Que l’on déplore un autre petit rien :
    on espère que le Saint Père
    nous reconnaîtra comme de vrais évêques catholiques…
    Mais à part ça, mon cher fidèle,
    Tout va très bien, très bien…
    Suivant le plan…

    -Allô, allô, Monseigneur ?
    Quelles sont les nouvelles ?
    Procéder par étapes suivant un plan ?
    Quelles étapes sont-elles ?
    Quel est le plan ?

    -Cela n’est rien, mon cher fidèle,
    Cela n’est rien, tout va très bien…
    Nous formons une petite vague…
    Il y aura une restauration
    Suivant le cœur du Très Saint Père…
    Et les étapes du plan !…

    1. Muchas gracias, Anesco, para la traducción.
      Se dice que en Francia, todo acaba con canciones y ahora sé que en America del Sur también!
      En gran union de oraciones
      Pierre

      Merci beaucoup, Anesco, pour la traduction.
      On dit qu’en France tout finit par des chansons, et maintenant je sais qu’en Amérique du Sud aussi !
      En grande union de prières
      Pierre

  23. RESPUESTAS DE MONSEÑOR FELLAY al periodista de Les Nouvelles calédoniennes:

    El Papa vuelve a las ideas tradicionales. El ve muy bien que hay una desviación y que hay que corregirla. Puede ser que estemos mucho más cerca del Papa de lo que parece.

    Siempre hemos sostenido que no queremos hacer bando aparte. Sostenemos que somos católicos y que lo seguimos siendo. Deseamos que Roma nos reconozca como verdaderos obispos. Por otra parte, ya no usan más la palabra cismático contra nosotros. Por lo tanto, si no se es cismático, ni hereje, es porque se es sacramente católicos. Por otra parte, el Papa dijo que hay solamente un problema de orden canónico. Es suficiente un acto de Roma para decir que se ha terminado y nosotros reentramos en la Iglesia. Esto vendrá. Soy muy optimista.

    APOSTILLAS

    Monseñor Fellay dice:

    “Puede ser que estemos mucho más cerca del Papa de lo que parece.”

    “Es suficiente un acto de Roma para decir que se ha terminado y nosotros reentramos en la Iglesia. Esto vendrá. Soy muy optimista.”

    Monseñor Lefebvre había advertido:

    “¿Salir, por lo tanto, de la iglesia oficial? En cierta medida, sí, por supuesto.
    El libro del señor Madiran, “La Herejía del siglo XX” es la historia de la herejía de los obispos.
    Si uno no quiere perder su alma, es necesario salir de este medio de los obispos.
    Pero no es suficiente, porque es en Roma que está instalada la herejía.
    Si los obispos son herejes (incluso sin tomar este término en el sentido y con las consecuencias canónicas), no es sin la influencia de Roma.
    Si nos alejamos de estas personas, es absolutamente como con las personas que tienen SIDA.
    No hay ningún deseo de contagiárselo.
    Ahora bien, tienen SIDA espiritual, enfermedades contagiosas transmisibles.
    Si uno quiere mantener la salud, es necesario no ir con ellos.” (Retiro sacerdotal, 9 de septiembre de 1988).

    “Puede ser que estemos mucho más cerca del Papa de lo que parece”… ¿Querrá contagiarse?

    Los Superiores de la FSSPX, en su Carta Abierta del 6 de julio de 1988 al cardenal Gantin, afirmaron:

    … Quiera usted mismo juzgar sobre el valor de tal declaración que viene de una autoridad que, en su ejercicio, rompe con la de todos sus antecesores hasta el Papa Pío XII, en el culto, enseñanzas y el Gobierno de la Iglesia.
    … En cambio, nosotros jamás quisimos pertenecer a ese sistema que se califica a sí mismo de Iglesia Conciliar y se define por el Novus Ordo Missæ, el ecumenismo indiferentista y la laicización de toda la sociedad. Sí, nosotros no tenemos ninguna parte, nullam partem habemus, con el panteón de las religiones de Asís; nuestra propia excomunión por un decreto de Vuestra Eminencia o de otro dicasterio no sería más que la prueba irrefutable. No pedimos nada mejor que el ser declarados ex communione del espíritu adúltero que sopla en la Iglesia desde hace veinticinco años; excluidos de la comunión impía con los infieles.
    … El ser asociados públicamente a la sanción que fulmina a los seis obispos católicos, defensores de la fe en su integridad y en su totalidad, sería para nosotros una distinción de honor y un signo de ortodoxia delante de los fieles. Estos, en efecto, tienen absoluto derecho de saber que los sacerdotes a los cuales se dirigen no están en comunión con una iglesia falsificada, evolutiva, pentecostal y sincretista…”

    A pesar de sus recientes declaraciones en contra de la convocatoria de Asís III, todo parece confirmar que Monseñor Fellay ya no sostiene aquel claro y enérgico “no tenemos ninguna parte, nullam partem habemus, con el panteón de las religiones de Asís; nuestra propia excomunión por un decreto de Vuestra Eminencia o de otro dicasterio no sería más que la prueba irrefutable”. Más bien sostiene lo contrario: “Es suficiente un acto de Roma para decir que se ha terminado y nosotros reentramos en la Iglesia…”

    Monseñor Fellay dice:

    “Deseamos que Roma nos reconozca como verdaderos Obispos”

    En la Carta que dirigiera a los futuros Obispos, el 29 de agosto de 1987, Monseñor Marcel Lefebvre le había escrito:

    “Bien queridos amigos,
    Estando la cátedra de Pedro y los puestos de autoridad de Roma ocupados por anticristos, la destrucción del Reino de Nuestro Señor se continúa rápidamente incluso dentro de su Cuerpo Místico, especialmente por la corrupción de la Santa Misa, expresión espléndida del triunfo de Nuestro Señor por la Cruz, y fuente de extensión de su Reino en las almas y en las sociedades.
    Esto es lo que nos valió la persecución de la Roma anticristo. Esta Roma, modernista y liberal, continúa su obra destructiva del Reino de Nuestro Señor, como lo prueban Asís y la confirmación de las tesis liberales de Vaticano II sobre la libertad religiosa.
    Me veo obligado por la Providencia divina a transmitir la gracia del episcopado católico que recibí, para que la Iglesia y el sacerdocio católico sigan subsistiendo para la gloria de Dios y la salvación de las almas.
    Esta es la razón por la que, convencido de realizar la santa Voluntad de Nuestro Señor, vengo por esta carta a pedirles que acepten recibir la gracia del episcopado católico, como ya lo he conferido a otros sacerdotes en otras circunstancias.
    Les conferiré esta gracia, confiando que sin tardar la Sede de Pedro estará ocupada por un sucesor de Pedro perfectamente católico, en las manos de quien podrán depositar la gracia de vuestro episcopado para que la confirme”.

    De más en más, todo parece confirmar que para Monseñor Fellay:

    La cátedra de Pedro y los puestos de autoridad de Roma ya no están ocupados por anticristos.
    Que la Roma actual de Benedicto XVI ya no es la Roma anticristo, modernista y liberal.
    Que la Sede de Pedro está ocupada actualmente por un sucesor de Pedro perfectamente católico.

    Monseñor Fellay ha declarado:

    “Por otra parte, el Papa vuelve a las ideas tradicionales. El ve muy bien que hay una desviación y que hay que corregirla.”

    Veamos cómo lo hace. El 1º de enero, después de la oración del Angelus, Benedicto XVI dijo:

    “En el mensaje para la XLIII Jornada de la Paz he querido subrayar cómo las grandes religiones pueden constituir un importante factor de unidad y de paz para la familia humana, y he recordado a tal propósito, que en este año 2011 se recordará el 25° aniversario de la Jornada Mundial de Oración por la Paz que el Venerable Juan Pablo II convocó en Asís en 1986.
    Por esto, el próximo mes de octubre, iré como peregrino a la ciudad de San Francisco, invitando a unirse en este camino a los hermanos cristianos de las diversas confesiones, a los exponentes de las tradiciones religiosas del mundo e, idealmente, a todos los hombres de buena voluntad, con el fin de hacer memoria de aquel gesto histórico querido por mi Predecesor y renovar solemnemente el compromiso de los creyentes de cada religión de vivir la propia fe religiosa como servicio por la causa de la paz.”

    Clarito, ¿no?

    Suena lindo lo de Monseñor Fellay: “Y nosotros reentramos en la Iglesia”

    ¿En cuál?

    Salvo que ya pertenezcan a ella, y no nos hayan advertido, no podría ser otra que la iglesia falsificada, evolutiva, pentecostal y sincretista.

  24. Para los lectores del blog:

    Estoy dispuesto a conversar con quien sea mientras tenga buena disposición y acepte la realidad.

    Pero en el caso del comentarista Tecorei: él mismo muestra que después de ponerle las pruebas delante no quiere verlas o cambia de tema.

    Repito, entonces, lo del Padre Castellani:

    “A aquél que se quiere engañar,

    ¿qué castigo le hemos de dar?

    Dejar que se engañe, ch’amigo.

    No hay peor castigo.”

    Por lo tanto: no voy a responder más a ese comentarista, ni a ningún otro tecorei.

    Permítanme sin embargo, agregar algo para los lectores de buena disposición:

    Lamentablemente siempre se puede dar aquello de “miente, miente, que algo queda” y puede meterse el bichito de la duda: “¿Será que el Padre Turco escribe sin fundamento?… ¿Estará exagerando?”

    Entonces, a todos los lectores que sí tienen buena voluntad les digo:

    Previendo esto, ya había dicho al principio de este artículo: “Invito a todos a que confronten los textos que mencionaba allí.  Les pido que piensen que “el Padre Turco se equivoca, exagera”.  Que busquen por ustedes mismos esas citas.  Que sopesen la gravedad de las declaraciones de los Superiores de la Fraternidad”

    Ya han visto las referencias que voy dando en las citas y afirmaciones, tanto en trabajos anteriores, en este de ahora (“El plan de Monseñor Fellay” y “Vetera et Nova”) o en los comentarios.

    Los invito de nuevo que vayan a consultar:

    1°) La Fraternidad, ¿busca un acuerdo canónico?

    – Septiembre 2005: DICI 120, págs. 2-4.

    – Septiembre 2005: CARTA A NUESTROS HERMANOS SACERDOTES 26, pág. 6.

    – Enero-febrero 2006: NOUVELLES DE CHRÉTIENTÉ 97, págs. 6 y 10.

    – Febrero 2006: DICI 132, págs. 3-4.

    – Marzo 2007: DICI 151, pág. 9 y 11.

    – Diciembre 2008: “De un prealable al otro” (P. de Cacqueray).  En “La Porte Latine”:

    http://www.laportelatine.org/district/france/bo/voeux2009/voeuxpour2009.php

    – Enero 2009: “La Porte Latine”:

    http://www.laportelatine.org/district/france/bo/RetraitExcom090124/reactions/MEV/MEV.php

    – Febrero 2009: DICI 189, pág. 2-4.

    – Julio 2009: Entrevista de Mons. Fellay a APCOM. http://www.dici.org/documents/entretien-accorde-par-mgr-bernard-fellay-a-lagence-apcom-31-juillet-2009-texte-integral/

    – Enero-febrero 2010: NOUVELLES DE CHRÉTIENTÉ 121, pág. 18.

    – Mayo 2010: DICI 215, pág. 10 ss.

    – Julio 2010: Conferencia de Mons. Fellay en Monasterio Ntra. Sra. De la Fe, Bahía, Brasil.

    – Octubre 2010: Entrevista a “The Remnant”.

    Se me puede haber quedado alguna referencia más en el tintero.

    Pienso que con esto es suficiente para mostrar que lo que busca Monseñor Fellay es una solución canónica (sin asegurar la doctrina y del modo que vaya a darse).

    2°)  No hay mal que por bien no venga.

    Aprovecho para explicitar una frase que parecía haber sido escrita de pasada.  Pero que reafirma la conclusión del artículo que estamos comentando.  Quizás no se apreció la importancia.

    Todos los fieles tradicionalistas saben lo que fue y lo que representa la Declaración de Monseñor Lefebvre de 1974: es como una Carta Magna de presentación del tradicionalismo.  No es cualquier cosa.  Del mismo modo que el Sermón de Mons. Lefebvre el día de las consagraciones episcopales o la Carta que firmaron los Superiores de la Fraternidad luego de la supuesta excomunión.  Son escritos cruciales que manifiestan una toma de posición.

    Teniendo presente esto, les copio de “El plan de Monseñor Fellay” la cita de una conferencia que dio Monseñor Fellay en París, el 11 de diciembre del 2005:

    «… a la Roma católica» quiere decir algo.  ¡Tengamos cuidado!  Esta Roma católica no es una abstracción.  No es una abstracción, es una realidad.   Cuando Monseñor (Lefebvre) dice: Nos adherimos a la Roma católica, eso quiere decir la Roma católica actual (remarcado por Monseñor Fellay).  No es simplemente la adhesión a la Roma de Miguel Ángel o la Roma de San Pedro.  Es la Roma que existe hoy, con las características siguientes: aquella que es católica, la que es guardiana de la fe, la que mantiene esta fe, esta Roma eterna”

    Y puse la referencia: Conferencia de Mons. Fellay; Nouvelles de Chrétienté Nº 97, pág. 5. Por si alguno quería confrontarla…

    Noten que es una publicación de la Fraternidad; no podrán decir (como me escribió Monseñor Fellay) que son fallas de los periodistas…

    Y al ponerla allí, le dan el aval oficial.

    Noten también que, extrañamente (para ser buenos), esa conferencia se titula “Roma y la Fraternidad San Pío X, los principios</b> de nuestra acción”.

    Dejando notado eso, veamos: uno puede expresar la verdad de varias maneras pero lo que es falso NO se puede decir, de NINGUNA manera.

    Por favor, relean ese texto, y entonces:

    ¡Monseñor Fellay dice que la Roma actual “es la guardiana de la fe, la que mantiene la fe”!

    E incluso remarca que está hablando de la Roma actual.  ¡Entonces para él, Benedicto XVI y Roma, en este momento, son guardianes de la Fe!

    ¿Cómo puede decir eso el sucesor de Monseñor Lefebvre?  ¿Cómo puede pensar así el Superior de la Fraternidad San Pío X, el que está encabezando el movimiento tradicionalista?

    ¡Y esto es un principio de acción de Monseñor Fellay!

    ¡Y lo afirma pretendiendo basarse en esa Declaración, tan estimada por todos nosotros!

    ¡Y explícitamente quiere hacer decir a Monseñor Lefebvre, exactamente lo contrario de lo que él había dicho allí!

    Eso es propiamente tergiversar.

    ¡Hacerle eso a Monseñor Lefebvre, al que fue el paladín de la Tradición, a su padre espiritual!

    Si esto no es una canallada y una traición, no sé lo que es.

    Que Dios y la Virgen nos ayuden a todos.
    Padre Juan José Turco

    1. R.P. Juan José Turco:

      Intento ser un lector de “buena disposición”, a quien usted se dirige.
      Muchas gracias por las molestias que se toma para mantenernos informados y formados.
      En cuanto a ese otro forista, me parece muy bien que usted no pierda tiempo con él. No solamente carece de buenas disposiciones, sino que, además, y es lo más grave, falsea la realidad. Ha aprendido bien la lección de sus maestros de la Nueva Fraternidad.

      Presento un solo detalle. Él dice: “En la Conferencia que cito de Monseñor Fellay, este, dice que Benedicto XVI es modernista”.

      Recordé que en julio-agosto pasados se comentó dicha Conferencia en Radio Cristiandad. Busqué y encontré lo siguiente:

      Monseñor Fellay hizo esta descripción de Benedicto XVI:

      “Hay que saber que el Papa presente, Benedicto XVI, es una mezcla de bueno y de malo. De malo es la cabeza, la teoría moderna, modernista.
      Por ejemplo, el ecumenismo, o también las relaciones con los judíos. Ha dicho cosas que son increíbles, por ejemplo sobre el infierno, en su Encíclica.
      Está esta parte, una parte muy moderna. Y de la otra parte, hay una parte conservadora.
      Yo digo así: su cabeza es moderna, su corazón es conservador. Pero no sé cómo los dos van juntos.
      Esto hace que la situación sea ahora muy, muy complicada, muy contradictoria.
      No puedo decir que todo lo que hace el Papa es bueno. ¡No! Cuando va a la sinagoga, oh, oh, oh… Cuando va al templo de los luteranos, ay, ay, ay… No, no puedo decir que es bueno.
      Pero, por otras cosas, ¡sí! Intenta hacer algo bien. Y en cada caso es atacado de dentro y de fuera.
      Lo que podemos decir es lo siguiente: hasta este Papa, la Iglesia estaba totalmente en manos de los modernistas; y la posición presente del Papa, al decir que la Iglesia hoy está obligada a estar vinculada con el pasado, ha provocado un golpe dentro de los progresistas.
      No digo que todo está bien; pero digo que fue un golpe. Y ahora están divididos. Y esto nos permite a nosotros atacar con más fuerzas en esta batalla.”

      Esta semblanza mereció los siguientes comentarios del Padre Ceriani:

      https://radiocristiandad.wordpress.com/2010/08/04/comentario-del-padre-ceriani-a-la-conferencia-de-monsenor-fellay/

      “Benedicto XVI es una mezcla de bueno y de malo. Su cabeza es moderna, su corazón es conservador (…) Hasta este Papa, la Iglesia estaba totalmente en manos de los modernistas (…) La posición presente del Papa ha provocado un golpe dentro de los progresistas.”

      * Realmente es necesario ser quimérico, imaginativo o haber perdido el sentido común en algún pasillo de la tan frecuentada Curia Romana para proferir semejantes despropósitos.
      Solamente los largos contactos con ese ambiente explican que pueda concebirse que una cabeza moderna, una “cabeza hegeliana”, como ha dicho en Buenos Aires Monseñor Fellay, pueda poner la Iglesia al abrigo de los modernistas.
      Mientras la cabeza siga siendo modernista, la Iglesia seguirá ocupada…
      Sin embargo, no faltará en las filas tradicionalistas quien pretenda justificar este absurdo.

      * En cuanto al “corazón conservador” de Benedicto XVI sabemos que cuando la situación ha llegado a un punto crítico el revolucionario acude al conservador para que lo salve de las consecuencias de las ideas revolucionarias…

      * Respecto a que “en cada caso que Benedicto XVI intenta hacer algo bien es atacado de dentro y de fuera”, esto nos confirma que los “conservadores” hodiernos son los progresistas moderados maltratados por los revolucionarios coherentes…
      ¡Cuidado con las ideas parcialmente correctas! Esas son las más peligrosas… Las semi-verdades, las verdades locas son más dañinas que las ideas falsas…

      * Por otra parte, el supuesto golpe asestado a los progresistas es tan viejo como la dialéctica ratzingeriana. En efecto, ya en julio de 1988, el Cardenal Joseph Ratzinger sostenía esa viperina idea. En la Alocución a los Obispos chilenos, del 11 de ese mes, dijo: “La única manera para hacer creíble el Vaticano II, es presentarlo claramente como lo que es: una parte de la entera y única Tradición de la Iglesia y de su fe.”

      Espero que esta aclaración sea útil a los lectores con buenas disposiciones.

  25. Estimado RP Turco
    Muchas gracias de hacer conocer la verdad de lo que se pasa en la iglesia actual:
    me dirijo a Usted porque me gustaria poder contactarle.
    En efecto soy frances y con mi novia Erica que es peruana quisieramos conocerle para preparar nuestro matrimonio y invitarlo en Peru.
    Esperando su respuesta.
    que Dios le protega. ( hip.pol@hotmail.fr)

  26. Hola padre Turco ;) recien veo aca porque estaba buscando de rezar el rosario en latin, muy buen articulo…como siempre… espero de ahora en más leer sus notas….me confio en sus oraciones un abrazo desde Duitama Colombia su amigo P. Videla

Los comentarios están cerrados.