RADIO CRISTIANDAD: EL FARO

Conservando los restos

¡TAMBIÉN TÚ ERES GALILEO!

Narrado por Fabián Vázquez (trece minutos)

Un poquito después,
los que estaban allí
decían nuevamente a Pedro:
Seguramente tú eres de ellos,
pues ERES TAMBIÉN GALILEO
(San Marcos, XIV, 70)

ET GALILÆUS ES !

Su amor es tenaz, y todo cuanto le pertenece va marcado con una impronta indeleble, con un sello de eternidad.

El acento delata al alma que ha sido amada por Cristo.

Cuando se ha pertenecido a Él, ya no es posible volver a recuperarse…

Señor, cuando yo difería para más tarde el pertenecerte del todo…, aun entonces yo era Galileo, y algo de Ti vivía aún en mí…

Se aparta uno de Ti después de haberte acompañado algún tiempo; se aparta uno de Ti con aire distraído, y volviendo la cabeza, porque presiente que le vas a pedir un acto de generosidad, que vas a solicitar divinamente su limosna, y —por el momento— no se quiere complacerte… Y no se osa mirarte…

A pesar de todas mis profanaciones Tú no has dejado de ser mi Señor; y a pesar de mis negativas, por demás obstinadas, y no obstante mis sonadas rebeldías, no han prescrito tus derechos divinos.

Soy tuyo… Mi acento siempre me ha traicionado; soy de los tuyos, de tu país de Galilea, desde mi bautismo, y antes de mi bautismo, desde la eternidad, en la que Tú me habías elegido… ante tempora sæcularia.

Escuchar Audio