¿ASESINATO LEGAL Y SEGURO?

Muere una joven activista del pañuelo verde durante un aborto en Argentina

María tenía 23 años, era líder juvenil del Partido Radical en la provincia de Mendoza (Argentina) y firme partidaria del aborto. El pasado miércoles tomó una dosis de misoprostol, fue víctima de una infección generalizada y murió tan sólo cuatro días después, junto al hijo que engendró.

María del Valle González López murió junto a su bebé tras someterse a un aborto “legal” en Argentina. Era partidaria de esta práctica.

María del Valle González López tenía 23 años y era presidenta de la Juventud Radical en el municipio de La Paz en la provincia de Mendoza (Argentina). El domingo 11 de abril murió luego de someterse a un aborto legal en un hospital local, hecho que ha conmocionado al país al ser la primera muerte registrada luego de la aprobación de la ley del aborto el 30 de diciembre.

Según informa el diario argentino Clarín, la joven se dirigió el miércoles 7 de abril al hospital Arturo Illia en la localidad de La Paz “para solicitar un procedimiento de interrupción legal” del embarazo, término usado para referirse al aborto.

“Allí le recetaron una medicación –se presume que misoprostol– y el viernes comenzó a sentirse mal. Fue derivada al principal centro de salud de la zona este de Mendoza, el hospital Perrupato, donde detectaron una infección general que le habría provocado la muerte”.

Cómo funciona el aborto por misoprostol

El misoprostol es una prostaglandina que hace que el útero expulse lo que está en su interior. En el caso de un embarazo provoca que la madre pierda al niño por nacer, lo que puede generar que la mujer se desangre.

En algunos casos la hemorragia puede hacer que la madre entre en shock hipovolémico y muera. Por lo general, la mujer que toma misoprostol va luego a un centro de salud para hacerse un legrado y así quitar del útero cualquier resto del bebé.

Si este legrado o raspado se realiza usando material no esterilizado adecuadamente o que está contaminado, este puede provocar una infección que podría llevar a la septicemia o infección generalizada, lo que puede ocasionar la muerte.

El Dr. Luis Durand, médico cirujano argentino, explicó a ACI Prensa que aunque algunos afirman que la muerte de la joven podría haber ocurrido por “mala praxis”, en realidad “el aborto no es una práctica médica. Hasta hace unos meses, para la ley argentina era un acto delictivo”.

Ahora es un ‘instrumento legalizado’ para supuestamente beneficiar a unos y castigar a otros, y eso no es un acto médico, independientemente que sea legal o no”.

“El acto médico siempre debe buscar mejorar la situación de todo aquel sobre quien interviene, aunque circunstancialmente pueda fallar y no lograrlo, pero nunca puede considerarse un acto médico, ‘interrumpir la vida’ de cualquier ser humano en forma intencional o premeditada”, precisó.

En el aborto la muerte para el bebé siempre es violenta. O se le inyectan sustancias que lo queman en el útero, o lo extraen por desmembramiento, o es arrancado por contracciones uterinas extremas muriendo por asfixia”, indicó el Dr. Durand.

El médico resaltó también que “la infección general o septicemia en una mujer que toma misoprostol para abortar puede darse cuando la expulsión es incompleta y quedan restos del bebé en el útero materno. Por eso es una falacia decir que cualquier instrumentación en un organismo pueda ser ‘segura’”.