JOE BIDEN EN 2019: “EL SANTO PADRE ME DA LA COMUNIÓN”

Misterios de iniquidad

FORMALMENTE SACRÍLEGO

Joseph R. Biden, Jr., es el actual ocupante de la Casa Blanca en Washington, DC. Es miembro de la Iglesia Novus Ordo, con buena reputación; algo que le gusta señalar cuando la ocasión lo sugiere.

El domingo 27 de octubre de 2019, Biden asistió al servicio Novus Ordo en Florence, Carolina del Sur. Cuando se acercó para recibir la versión Novus Ordo de la Comunión, el presbítero se negó a administrársela.

“El padre Robert E. Morey de la Iglesia Católica Saint Anthony confirmó el lunes por la tarde que le había negado la Sagrada Comunión al candidato presidencial debido a su postura sobre el aborto. Biden, católico de toda la vida, había asistido a la misa de las 9 am en la iglesia”.

“Lamentablemente, el domingo pasado, tuve que rechazar la Sagrada Comunión al ex vicepresidente Joe Biden”, dijo Morey al Morning News por correo electrónico.

“La Sagrada Comunión significa que somos uno con Dios, los unos con los otros y con la Iglesia. Nuestras acciones deben reflejar eso. Cualquier figura pública que defienda el aborto se coloca fuera de la enseñanza de la Iglesia”.

El ávido apoyo de Biden a la matanza de niños no nacidos es bien conocido, ya que se comporta en la arena política en consecuencia.

El 22 de enero de 2021, el día que marcó el 48° aniversario de la histórica decisión sobre el aborto de la Corte Suprema de los EE. UU. Roe vs. Wade, que legalizó efectivamente el aborto durante los nueve meses de embarazo, hasta el momento del nacimiento, la Casa Blanca emitió una declaración que dice: “La Administración Biden-Harris se compromete a codificar Roe v. Wade y nombrar jueces que respeten precedentes fundamentales como Roe”.

Incluso en la Secta del Vaticano II, su historial hace que Biden sea públicamente indigno de recibir la comunión del Novus Ordo.

Dado que la mayoría del clero del Novus Ordo, sin embargo, no está dispuesto a actuar de acuerdo con lo que prescriben sus propias leyes cuando esto podría tener consecuencias indeseables de una forma u otra, casi ningún sacerdote u obispo en la Iglesia Novus Ordo en realidad retendrá lo que enseña San Pablo sobre administrar a los públicamente indignos lo que se supone es el Cuerpo y la Sangre de Cristo: “Quien comiere el pan o bebiere el cáliz del Señor indignamente, será reo del cuerpo y de la sangre del Señor. Pero pruébese cada uno a sí mismo, y así coma del pan y beba del cáliz; porque el que come y bebe, no haciendo distinción del Cuerpo del Señor, come y bebe su propia condenación” (cf. I Co 11, 27-29).

Unos días después del incidente en la iglesia de Carolina del Sur, la emisora pública estadounidense PBS publicó una entrevista con el entonces candidato presidencial Joe Biden en su programa NewsHour de PBS.

La entrevistadora, Judy Woodruff, le preguntó sin rodeos sobre el rechazo de la “Comunión” el domingo anterior. Biden respondió que no quería discutirlo porque era “un asunto privado” (aunque había ocurrido en público), y agregó que la posición adoptada por el “P. Morey es una que no había encontrado en ningún otro lugar, ni siquiera del Santo Padre, que me da la Comunión”.

PBS publicó el extracto explosivo relevante de esta entrevista en YouTube:

La cercanía política de Bergoglio a Biden es bien conocida. Aunque en 2016 denunció al entonces candidato Donald Trump, alguien que ni siquiera se dice católico, por “querer construir solo muros y no puentes”, por hacer algo que “no es cristiano”, hasta el día de hoy no ha pronunciado ni una sola palabra pública de reprimenda contra Biden por su apoyo extremo al aborto.

Todo lo contrario, en noviembre de 2020, Bergoglio se apresuró a felicitar a Biden por haber ganado las elecciones, incluso antes de que se resolvieran las disputas sobre los resultados y se anunciara oficialmente el ganador. El 20 de enero de 2021, extendió sus “cordiales buenos deseos” a Biden en un telegrama para la inauguración, agregando que rezaba para “que sus decisiones estén guiadas por una preocupación por construir una sociedad marcada por auténticas justicia y libertad, junto con el respeto inquebrantable de los derechos y la dignidad de todas las personas, especialmente de los pobres, los vulnerables y los que no tienen voz”.

Lo dejamos así.

Fuente