MARIAN T. HORVAT: EL ECO-TERRORISMO

Conservando los restos

LOS PATOS, ¿SON ANIMALES O DIVINIDADES?

Los cuatro llegaron de noche, guiados por la luz de la luna y motivados por el celo por su misión. Se arrastraron en silencio hasta la puerta cerrada con candado, donde los rehenes estaban retenidos en una granja. Los alicates no eran lo suficientemente fuertes para los nuevos candados, por lo que el más delgado de los rescatistas, una mujer joven, se deslizó por el sistema de aire acondicionado, y abrió la puerta para los otros tres…

Entraron, miraron a su alrededor y suspiraron. ¡Qué dilema! Ciento cincuenta víctimas y sólo cuatro podían ser liberadas. Pero los rescatistas, hechos de material duro, se enfrentaron a la trágica opción y eligieron. Luego, vuelo y éxito. ¡Cuatro rehenes liberados!

Un ladrón de patos descaradamente se fotografía para publicidad sobre el crimen

L.A. Times, 18 de septiembre de 2003

¿Qué estoy describiendo? ¿Una misión especial de un equipo de fuerzas adiestradas que liberan rehenes de algún campo de detención de terroristas islámicos? No, estás leyendo la descripción de la “liberación” de cuatro patos. ¡Sí!, cuatro patos de la granja de Sonoma Foie Gras donde los alimentaban con fines comerciales.

El equipo era una célula de autoproclamados “luchadores por la libertad de los patos”, y la “misión” formaba parte de una ola de eco-terrorismo que se extiende por todo el país.

Para ser precisos, no salvaron a los cuatro. Un canard sobrecargado no pudo reunir fuerzas para escapar en el contenedor cerrado, su tren de la libertad, y murió varias horas después del “rescate” en el veterinario. Una rescatista sollozó, y los demás la consolaron: “Al menos él murió aquí con gente que lo ama y estaba tratando de salvarlo, y no con esos carniceros”.

Tenemos, entonces, un conjunto de acciones criminales: una ruptura y entrada en propiedad privada por la noche; el robo de cuatro animales y la muerte de uno; y, lo que es peor, la amenaza de más de lo mismo en el futuro.

Los activistas justifican sus acciones sobre premisas ecológicas: ningún ser humano tiene derecho a encerrar patos y “asesinarlos” solo para satisfacer el paladar humano con el delicioso foie gras.

Estos activistas son tan atrevidos que tres de los cuatro dieron su nombre a la prensa; no prometen no volver a atacar; todo lo contrario: los terroristas proclaman que la destrucción es una táctica necesaria, y la publicidad que genera impulsa la causa.

De hecho, el objetivo es intentar infligir el máximo daño a las entidades que violan los “derechos de los animales”. Criadores de ganado vacuno, porcino, ovino, avícola: ninguno es inmune hoy a la intimidación, las amenazas y la violencia de estos grupos ambientalistas. Y si usted no tiene ganado, no respire con demasiada facilidad: mañana pueden “liberar” a su perro, gato o canario.

La triste ironía de esta situación en particular no pasará desapercibida para mis lectores, que ven claramente el doble trato que generalmente dan la prensa y la opinión pública:

• Sonrisas, indulgencia y tolerancia para los rescatistas de animales en las granjas de patos;

• Ceño fruncido, sentencias duras e intolerancia para los rescatistas de bebés humanos en las usinas de abortos.

Aun así, en general, puede parecerle a la mayoría una escapada relativamente inofensiva y ridícula.

Pero el productor de foie gras de California, Guillermo González, y sus socios de restaurantes, Laurent Manique y Didier Jaubert, no se ríen. En una ola reciente de ataques de delitos verdes, los activistas de los “derechos de los animales” les han enviado amenazas: “¡Deténganse, o los detenemos!”; pegaron las cerraduras de sus autos, destrozaron sus casas e invadieron su privacidad. El 15 de agosto, destrozaron el nuevo restaurante del trío, Sonoma Saveurs, programado para abrir este otoño y con platos de foie gras. Los daños se estimaron en 60.000 dólares.

Los arrogantes activistas hicieron publicaciones en Internet alegando la responsabilidad del vandalismo. “Verá que están muy orgullosos de las cosas que hacen”, dijo el jefe de policía de Sonoma, John Gurney.

Un apetitoso untado de pato asado, foie gras y pechuga asada al ajo en cazuelas de barro son platos habituales en la campiña del Languedoc

Los activistas de los “derechos de los animales” se han centrado en la industria del foie gras en lugar de la industria avícola debido al supuesto método inhumano de alimentar a la fuerza a los patos jóvenes durante cuatro semanas antes del sacrificio. Esto engorda los hígados y proporciona foie gras, que los activistas etiquetan como el “manjar del rico”, un objetivo para rebelar las inclinaciones igualitarias del hombre común.

Sí, el foie gras es comida de especialidad en los Estados Unidos, con solo dos productores a nivel nacional. Pero ciertamente no en Francia, donde el foie gras y sus patés y terrinas derivados son platos populares para personas de todos los ámbitos de la vida. Confites de ganso o pato se elaboran en todo el Languedoc: cada familia tiene terrinas o frascos especiales de boca ancha en los que se guarda un confit casero, listo para un banquete improvisado. Los corrales de Perigord y Alsacia cuentan con pequeñas bandadas de gansos y patos, alimentados a la fuerza por las amas de granja a la manera tradicional para proporcionar el preciado foie gras.

De hecho, antes de iniciar su negocio en la década de 1980, Guillermo González y su esposa, propietarias de Sonoma Foie Gras, viajaron al sur de Francia para aprender el arte de la elaboración del foie gras. Sus aves son de campo libre, no enjauladas; tienen datos científicos que muestran que las aves no sufren estrés en la alimentación, ni siquiera huyen de los comederos.

La historia del foie-gras se remonta a los egipcios

Ellos pueden explicar la historia del foie gras, que se remonta a los egipcios, quienes notaron lo tiernos y sabrosos que eran los hígados de los gansos salvajes, que se atiborraban antes de emigrar. Tuvieron la idea de domesticar e inducir la sobrealimentación natural de los gansos.

Se dice que los romanos los alimentaban a la fuerza con higos para obtener un sabor especial. Pero fue, por supuesto, la Francia católica la que hizo del proceso un arte, y en el siglo XVIII el foie gras era una tradición culinaria cultural francesa.

Evidentemente, ninguna explicación justifica los movimientos radicales por los “derechos de los animales”. Y esto porque la cuestión no radica realmente en el método de engorde de los patos. El hecho es que los activistas por los “derechos de los animales” se oponen a toda producción de carne, silvestre o domesticada. “¡Carne es muerte!”, proclaman sus carteles de protesta y grafitis pintados con spray.

“Una rata es un cerdo, es un perro, es un niño. Todos son mamíferos”, afirmó Ingrid Newkirk, fundadora de People for the Ethical Treatment of Animals (PETA), con sede en Maryland.

Obviamente, esta afirmación tiene sus raíces en una filosofía budista, según la cual una especie de dios es inmanente en todos los seres creados. Esto explica por qué los eco-terroristas asumen que matar una rata es lo mismo que matar a un niño.

Al amparo de la ecología, un bloque religioso gnóstico está atacando nuestras tradiciones culturales católicas.

El sitio web de PETA dice en su portada: “Los animales merecen los derechos más básicos… Como tú, son capaces de sufrir y tienen interés en llevar sus propias vidas; por lo tanto, no son nuestros para usarlos como alimento, ropa, entretenimiento o experimentación, o por cualquier otro motivo”.

Por supuesto, los movimientos por los “derechos de los animales” aborrecen a los cazadores y pescadores. No quieren animales en laboratorios de investigación, circos y acuarios, incluso eventos sociales de la iglesia…

Ridículas protestas de los activistas piden el fin de las carreras de tortugas

NCR, 27 de julio de 2001

Hace varios años, por ejemplo, presionado por activistas por los “derechos de los animales”, el obispo Pilarczyk, de Cinncinnati, sucumbió débilmente a la campaña activista y prohibió las carreras de tortugas o el uso de cualquier animal en los festivales de las parroquias.

Hoy, sin embargo, estamos viendo esfuerzos más serios que campañas para acabar con las carreras de tortugas…

Eco-terrorismo: otra cara del Movimiento Verde

Una ola de actos violentos y crímenes cometidos en nombre de salvar la naturaleza ha estado arrasando el país. El nombre que se le da es eco-terrorismo; el FBI lo llama terrorismo puro y simple.

Los activistas de grupos como el Frente de Liberación de la Tierra (ELF) y el Frente de Liberación Animal (ALF) no dudan en recurrir a daños materiales, incendios provocados y bombas de cartas, corte de vallados y caza de ganado para cumplir con sus objetivos político-sociales.

ALF publica pautas que apuntan a “infligir daño económico a quienes se benefician de la miseria y explotación de los animales”.

ELF se enfurece contra “la máquina de muerte capitalista”.

A estas organizaciones les gusta auto reclamar la responsabilidad (sin dar nombres) en sus sitios web por los actos cobardes cometidos, como quemar una planta procesadora de carne en Eugene, Oregón, destrozar un laboratorio de experimentación animal en Orange, CA; liberación de 5.000 visones en granjas de pieles en Michigan; explosión de bombas de tubo en la empresa de biotecnología Chiron en Emeryville, CA.; etc.

Sólo menciono algunos de los crímenes denunciados por activistas por los “derechos de los animales” que se calcula que totalizan más de 100 millones de dólares de destrucción en todo el país en seis años.

Daño económico… La amenaza a la propiedad privada… Los criminales esquivos son casi imposibles de identificar o arrestar porque operan en células pequeñas y se mezclan con la sociedad. Son otros tantos ingredientes que deberían convertir a los grupos de “derechos de los animales” en un plato aborrecido y desagradable para el público. Sorprendentemente, este no es el caso. Los activistas por los “derechos de los animales” tienden a ganarse la simpatía del público porque a mucha gente le gusta la idea de proteger a los animales. No toleraremos la violencia, dicen esas personas, pero los pobres animales indefensos tienen ciertos derechos.

Un ama de casa suburbana visita un centro de la sociedad humanitaria y ve a un cachorro maltratado. Su corazón sangra de lástima y se une al Comité para la Protección de los Derechos de las Mascotas. En la escuela, a un adolescente se le muestra un vídeo de un pollo o cordero siendo sacrificado, lo que no es un espectáculo agradable, como sé de mis días de granja, y el joven se vuelve vegetariano y activista por los derechos de los animales.

Estas acciones, basadas principalmente en el sentimentalismo, tienen sus raíces en un asunto más serio: un igualitarismo radical y un budismo implícito que choca frontalmente con la doctrina católica más elemental.

Un igualitarismo radical y un ataque a un fruto de la Civilización Cristiana

Hubo un tiempo, no tan lejano, en el que todo hombre, simple o erudito, criado en la granja o en la ciudad, daba por sentado que todas las cosas de la tierra debían ser ordenadas al hombre como a su centro.

Los patos fueron creados para el hombre. No son iguales al hombre

En pocas palabras: Dios, en su bondad y sabiduría, creó todas las criaturas y cosas del universo en un orden. En el centro de este orden, debajo de los Ángeles y arriba de los animales, está el hombre, una criatura racional hecha a imagen y semejanza de Dios.

Después de crear al hombre, Dios lo bendijo y le ordenó que llenara y sometiera la tierra: “Domina los peces del mar, las aves del cielo y todos los seres vivos que se mueven sobre la tierra”.

Dios confió así la creación a la mano del hombre para que reinara sobre ella. Y el hombre obedeció. Domesticó a los animales y los convirtió en sus guardias y compañeros. Criaba y perfeccionaba animales, pescados y aves, y con ellos creaba una variedad casi infinita de platos que reflejaban el espíritu de regiones y pueblos.

Sin el cassoulet de Toulouse, le foie gras de Alsacia, el andouille normando, el capón asado de la Alta Gascuña, los hermosos quesos de Auvernia, Francia no sería Francia, y quoad hoc, respecto a esto, la Civilización Cristiana no sería la Civilización Cristiana.

Basura, responden los defensores de los “derechos animales”. La doctrina católica de la creación en el Génesis es enemiga de la salud de la tierra y promueve el antropocentrismo (valores centrados en el hombre) a expensas de lo no humano. La civilización cristiana fue explotadora y elitista. En efecto, Génesis y Dios están equivocados.

La doctrina que ellos defienden es que los seres humanos no son diferentes de otros animales, sin una naturaleza espiritual y racional que nos haga distintos y superiores. Por lo tanto, el ser humano no puede utilizar otros animales para sus propios fines egoístas.

Los activistas que promueven los “derechos de los animales” creen que realmente aman a los animales.

¡No estoy de acuerdo!

Pienso que su acción se basa más en el odio que en el amor: un odio por los humanos y la Civilización Cristiana.

Ellos elevarían a los animales y rebajarían al hombre en su odio por la jerarquía que Dios puso en el universo.

En su odio por el dominio que Dios le dio al hombre sobre el universo, desean dominar las leyes y las acciones del hombre para que se convierta en el sirviente de las plantas y las bestias.

Según su “Catecismo”, en lugar de criar aves para comer, el hombre debe gastar sus energías en proporcionar a los patos y gansos un gran parque infantil protegido.

El objetivo final del movimiento por los “derechos de los animales” es mucho más que eliminar simplemente el foie gras, se trata de eliminar a Dios, que creó a los patos, no como divinidades, sino para el bien y el servicio del hombre.

Fuente: https://www.traditioninaction.org/HotTopics/d005htDucks.htm