DIÓCESIS DE SAN LUIS: LA DURA REALIDAD CONCILIAR

Misterios de iniquidad

COMUNIÓN EN LA MANO Y MONAGUILLAS

Talán… Talán… Con la llegada de Gabriel Bernardo Barba, nuevo “obispo” conciliar, en San Luis se terminó el recreo para los conservadores conciliares…, que, a ciencia cierta, no se sabe bien qué conservan…

De ahora en más deberán enfrentar, en toda su magnitud, la dura realidad de la bastarda liturgia conciliar…

indios

Lectora semidesnuda en celebración de Juan Pablo II en Papúa, mayo de 1984

Don Barba permitirá lo que hace años es legal en toda la iglesia conciliar (como son legales en muchos países el divorcio, el matrimonio entre homosexuales, el aborto, la eutanasia… y otras aberraciones contrarias a la Ley natural y a la Ley divina).

Los conservadores conciliares, que atesoran una misa bastarda montiniana “correctamente” celebrada, pensaban que la legitimidad vaticanados nunca llegaría a San Luis, y aprovechaban del recreo…

Pero… Talán… Talán… la ilusoria diversión llega a su fin; y ahora tendrán que aceptar, como real, la fantasía de la distribución de la comunión en la mano, así como las hembras sirviendo en las mesas o tablas eucarísticas.

monaguillas.png

El Diario de la República entrevistó a Gabriel Bernardo Barba y le formuló dos preguntas al respecto.

— En San Luis no se daba la comunión en la mano como en otros lados del país, hasta que la pandemia obligó a tener que hacerlo así, ¿cuál es su idea sobre esto?

— Cuando yo estaba en el seminario en la década del ochenta, al final del ochenta y a principios del noventa se abre la posibilidad de dar la comunión en la mano en todo el mundo, incluida la Argentina; y la Conferencia Episcopal la asume como tal. La Diócesis de San Luis fue, no sé si la única o quizá me equivoco y haya alguna más, pero creo que fue la única que no aceptó la comunión en la mano y que tuvo un régimen particular de solo permitir la comunión en la boca. En eso sí que, más allá de la pandemia, hay que insistir con esto, porque es mucho más higiénico y hay menos peligro de contagio dándola en la mano. En esto no voy a prohibir la comunión en la mano, y la voy a permitir como se permitió en Argentina siempre.

monaguillas1

La mano profana en el copón

— ¿Qué opina de que las mujeres puedan desempeñar el rol de monaguillas en el altar o dar la comunión como ministras de la Eucaristía?

— La única restricción de fondo y profunda con discusiones teológicas que hay en la Iglesia se cerró y es el tema del sacerdocio en la mujer. Hubo una época donde esto se discutió, pero el Papa Juan Pablo II lo dejó como un tema absolutamente definido, que el sacerdocio, siguiendo la tradición de que Cristo eligió doce varones, sigue siendo exclusividad para los hombres. Pero después, otros ministerios y el ministerio extraordinario de la comunión perfectamente lo pueden llevar adelante tanto una mujer como un hombre. Y lo mismo lo de las monaguillas: no hay ninguna restricción. Yo no voy a poner ninguna: sean lectoras, sean ministras de la comunión o sean monaguillas.

monaguillas2.jpg

Del 30 de julio al 3 de agosto de 2018 la Roma Babilonia acogió unos 60.000 monaguillos del C.I.M. (Cœtus Internationalis Ministrantium), que participaron en una gran peregrinación cuyo momento central fue el encuentro con Decimejorge en la Plaza de San Pedro

Veremos qué hacen los guardianes del museo vaticanodos…

Las crónicas de misioneros africanos relatan que, cuando las prostitutas alcanzaban cierta edad en que ya no podían seguir con su “profesión”, retornaban a la práctica sacramental. Y los negritos comentaban: “Fulanita no dejó el pecado, sino que el pecado la dejó a ella”.

Si no se deciden a abandonar la iglesia conciliar, lo mejor que les podría pasar a los “conserva” es que la iglesia conciliar los abandone a ellos…