¿QUÉ ES LO QUE FALLA?

Corruptio optimi pessima

frate
frate2

La palabra del perdón pueda llegar a todos y la llamada a experimentar la misericordia no deje a ninguno indiferente… ¡Este es el tiempo oportuno para cambiar de vida! Este es el tiempo para dejarse tocar el corazón. Ante el mal cometido, incluso crímenes graves, es el momento de escuchar el llanto de todas las personas inocentes depredadas de los bienes, la dignidad, los afectos, la vida misma. Permanecer en el camino del mal es sólo fuente de ilusión y de tristeza. La verdadera vida es algo bien distinto. Dios no se cansa de tender la mano. Está dispuesto a escuchar, y también yo lo estoy, al igual que mis hermanos obispos y sacerdotes. Basta solamente que acojáis la llamada a la conversión y os sometáis a la justicia mientras la Iglesia os ofrece misericordia. (Misericordiae vultus, 19)SAN PÍO X ENSEÑÓ QUE LOS “CATÓLICOS” LIBERALES SON LOBOS CUBIERTOS CON PIELDE OVEJA.

frate3

Fue León XIII quien nombró Cardenal y Patriarca de Venecia al Obispo de Mantua, Monseñor José Sarto y Sanson, el mismo que ordenó a su clero desde la primera Carta que le dirigió, hace 120 años, el 17 de enero 1895: “Que tengan buen cuidado los clérigos de no aceptar ninguna de las ideas liberales que, bajo la apariencia del bien, PRETENDEN CONCILIAR LA JUSTICIA Y LA INIQUIDAD. Los católicos liberales son lobos cubiertos con pieles de oveja: por esto los clérigos verdaderamente clérigos están obligados a hacerles ver claramente a los feligreses que están bajo sus órdenes los peligros de los lazos que se les tienden con propósitos malévolos. Con seguridad que seréis llamados papistas, clericales, retrógrados, intransigentes. ¡Alegraos! Y sin hacer caso a esas patrañas, seguid siendo fuertes y obedeced a estas órdenes que recuerdan las del Profeta Isaías: grita y no te detengas, eleva la voz como una trompeta, y anúnciale a mi pueblo sus perfidias, y a la Casa de David sus pecados”.

La Iglesia Católica, de institución Divina, es la depositaria y defensora de la Fe, por tanto, con amor y fidelidad ha de velar por la integridad de las verdades de Fe. Pero, nos preguntamos: ¿Qué falla? Es la pregunta que incrédulos y perplejos se hacen las personas de buena voluntad, al observar cómo un día la Santa Sede se AUTO DESTRUYÓ. ¿Es que vivimos soñando o soñamos estando despiertos? ¡ALERTA! Que algo fundamental falla.

Si las verdades de Fe no han dejado de ser verdades, bajo pretexto alguno puede admitirse que las mismas puedan ser vulneradas. ¡POR ESTE CAMINO NO SE PUEDE SEGUIR!
O los hombres, y en este caso los responsables máximos de la hoy Neo Fraternidad, rectifican a un tiempo, o será Dios el que ponga fin a tan lamentable, ilógico y grave proceder.

ESTEBAN SANCHEZ MALAGON