MONS. WILLIAMSON: ELEISON 271 – DECLARACION REVERSIBLE

DECLARACION REVERSIBLE

No todo en el Capítulo General de la Fraternidad San Pio X que tuvo lugar en Suiza en julio sería desastroso, pero sus dos frutos oficiales, las “Seis Condiciones” son “alarmantemente débiles” (cf. EC 268, sept.1 ), y su “Declaración” final deja mucho que desear. Este es un brevísimo resumen de sus diez párrafos:-

1 Agradecemos a Dios por los 42 años de existencia de la Fraternidad. 2 Hemos redescubierto nuestra unidad después de la crisis reciente (de veras?) 3 para profesar nuestra fe 4 en la Iglesia, en el Papa, en Cristo Rey. 5 Nos adherimos al constante Magisterio de la Iglesia 6 y su Tradición constante 7 Nos unimos con todos los católicos que están siendo perseguidos. 8Pedimos ayuda a la Santísima Virgen María, 9 a San Miguel 10 y a San Pío X.

Esta Declaración no está exenta de piedad, de la cual San Pablo dice es útil para todos las intenciones (I Tim. IV, 8 ). Sin embargo, a sus dos discípulos Timoteo y Tito, les enfatiza constantemente la necesidad de la doctrina, la cual es el fundamento de la piedad verdadera. Por desgracia, la Declaración es bastante menos fuerte en doctrina. En vez de atacar los errores doctrinales del Concilio que han estado devastando la Iglesia los últimos 50 años, en sus párrafos 5 y 6 que son los más doctrinales, hace una tímida condenación de esos errores, junto a un tributo al Magisterio constante (5 ) y la Tradición (6 ) de la Iglesia, precisa pero que constituye un argumento fácilmente reversible por los Conciliaristas. Vean cómo:

El Párrafo 5 menciona que las novedades del Vaticano están “manchadas de errores”, mientras que el Magisterio constante de la Iglesia es ininterrumpido: “Por sus actos de enseñanza transmite el depósito en perfecta armonía con todo lo que la Iglesia Universal ha enseñado en todos los tiempos y en todas partes”. Lo que por supuesto implica que Roma debe llevar al Concilio Vaticano II a la tintorería y quitar las manchas. Pero vean como un romano puede responder: “La expresión del Capítulo acerca de la continuidad del Magisterio es totalmente admirable! Nosotros los romanos somos ese Magisterio, y nosotros decimos que el Vaticano II no está manchado!
Sucede algo similar con el párrafo 6. Dice la Declaración: “la Fraternidad encuentra su guía en la Tradición constante de la Iglesia que transmite y transmitirá hasta el final de los tiempos el conjunto de las enseñanzas necesarias para mantener la fe y para la salvación”. Por lo tanto, las autoridades de la Iglesia necesitan regresar a la Tradición. El romano contesta: “La descripción del Capítulo de cómo la Tradición mantiene la fe es totalmente admirable! Pero nosotros los romanos somos los guardianes de esa Tradición, y nosotros decimos que, por la hermenéutica de la continuidad, el Vaticano II no la interrumpe sino que la continúa. Por lo tanto, el Capítulo está totalmente equivocado en sugerir que necesitamos regresar a ella”.

En contraste con la fuerza con que Monseñor Lefebvre atacó de forma irreversible los errores del Vaticano II en su famosa Declaración de noviembre de 1974. El declara que la Roma Conciliar no el la Roma Católica porque la reforma conciliar es “naturalista, Teilhardiana, liberal y protestante… envenenada completamente …viene de la herejía y lleva a la herejía, etc. etc. Su conclusión es un rechazo categórica a tener nada que ver con la neo-Roma porque no es la verdadera Roma.

Tomen del internet ambas Declaraciones y vean cuál de ellas es el inconfundible llamado de trompera para la necesaria batalla (I Cor. XIV,8 ). Uno tiene que preguntarse cuántos de los capitulantes del 2012 han estudiado alguna vez lo que dijo el Arzobispo y por qué lo dijo.

Kyrie eleison.

Traducción de Non Possumus