POR FIN ALGO DE AGUA FRESCA

Recibimos y publicamos. Desde hace mucho tiempo esperamos por algo así…

———————————–

CARTA ABIERTA A LOS OFICIALES PATRIOTAS DE LAS FUERZAS ARMADAS

La creciente indignación por el delito de “portación de apellido”, que la montonera ha instalado como criterio de selección para ascensos, mandos y comisiones, es una excelente oportunidad para comenzar a hacer algunas precisiones y reflexiones sobre nuestra actitud y nuestras responsabilidades, en orden a continuar coherentemente con el esfuerzo de la resistencia. La confusión es grande y podemos desperdiciar poder de combate en acciones individuales aisladas o, peor aún, darle letra al enemigo para fortalecer su posición. Es tiempo de coherencia en el pensamiento, de prudencia en el planeamiento y de valentía en la acción.

Acerca del dolor por lo que pasa.

El mal profundo que aqueja a la Patria es muchísimo más grave que la postergación del ascenso de algunos de nosotros por el resentimiento de la montonera y sus corifeos. Quienes estamos consagrados a la defensa de la Patria (no de “intereses nacionales”) debemos estar inflamados de santa ira desde hace ya mucho tiempo por varias otras causas: por el encumbramiento de criminales en el gobierno, por la apología de las bandas terroristas mediante la deformación de la historia, por el encarcelamiento (y muerte por falta de atención) de nuestros camaradas que combatieron a la subversión, por la persecución a la Iglesia, por el ataque y el odio a nuestro obispado, por la presentación de blasfemias como arte, por el saqueo y despilfarro del dinero de los contribuyentes, por la perversión de nuestros hijos en las escuelas con la “educación sexual”, por la promoción de la contranatura y el aborto, por la ideologización de la educación y la cultura, por la deformación aberrante de las instituciones de la república, por el sustento estatal de nuevas bandas armadas de agitadores marxistas, por la injerencia totalitaria del estado en la educación de nuestros hijos, por la satanización de las FF.AA., por la vulgarización pornográfica de los medios masivos de comunicación, por el inmundo sistema partidocrático que se arroga la exclusividad de la representación política, por la demolición de la familia y de todo principio de autoridad, por el garantismo jurídico gracias al que asesinos quedan impunes, por la subvención estatal a la vagancia y a las mafias sindicales; por que la Nación Argentina esté representada en el exterior por homicidas, aborteros, terroristas, atorrantes, mafiosos, vagos y malentretenidos; porque son demolidos los fundamentos mismos del orden social y por un largo y penosísimo etcétera.

Todo esto viene ocurriendo desde hace mucho tiempo antes que las actuales injerencias de la montonerita en la vida interna de las FF.AA. El odio de la caterva gobernante por todo lo que tenga algún vestigio de Patria, de milicia auténtica y de catolicidad, es plenamente coherente con la naturaleza intrínsecamente perversa y diabólica de sus miembros, pero esto no es una exclusividad ni una novedad de este gobierno. Lo que hoy nos aqueja se viene cultivando desde el alfonsinato y todos tenemos parte de responsabilidad en que aquellos vientos hayan generado estas tempestades. A partir del patán estrábico y su yunta sólo hubo un cambio en el modo, o, si se quiere, en la intensidad, no en el contenido. Antes eran más sutiles y ahora son más brutales; un cambio de estilo que se condice con el gramscismo de aquéllos y la bestialidad de éstos.

Lo notable no es la insolencia con la que se atreven a hacer lo que están haciendo, sino que todavía no hayan ocurrido cosas mucho peores, bonanza sólo atribuible a la providencia divina.

Que sean capaces de postergar oficiales sólo por su apellido es algo que no nos debe extrañar, porque es lo propio de mentes patológicas cuando ejercen una autoridad cuyo fin no comprenden y con la cual no saben qué hacer. La naturaleza de la autoridad, como potestad justificada por el bien común y orientada hacia éste, les es totalmente ajena, como les son ajenos la virtud, la piedad, la Patria, el derecho, la lógica y hasta el sentido común. Los miembros de la banda gobernante y en particular el ejemplar que instalaron como comisaria política en el Ministerio de Defensa, estuvieron, están y, salvo especial intervención divina, estarán siempre psicológicamente más cercanos al delincuente que al estadista, más identificados con el agitador de barricada que con el ciudadano decente y sentimentalmente más unidos con el anarquista ponebombas que con el soldado heroico. No esperamos de ellos otra cosa que odio, arbitrariedad, resentimiento y bestialidad.

Si nuestro dolor por las arbitrariedades en los ascensos se inserta en el dolor previo por todo lo anterior, entonces es legítimo; si recién ahora nos indignamos, es una simple reacción egoísta ante un interés personal amenazado, dentro de una culpable indolencia por el largo calvario que viene sufriendo la Patria que hemos jurado defender. Si cuando nos vemos afectados personalmente nos airamos, luego de que durante años fuimos espectadores pasivos de la demolición de la Patria, entonces no somos mejores que ellos.

Duele pensar que nos indignamos recién ahora cuando nos vemos afectados personalmente y nadie (o muy pocos) alzaron la voz durante los largos años en los que la Patria fue sometida a la impiedad y las fuerzas armadas fueron humilladas y escarnecidas de innumerables formas. Eso suena a la actitud de los “caceroleros”, que votaron a terroristas e inútiles, miraron para el costado ante la perversión de las costumbres y la destrucción del orden social, pero el día que les metieron la mano en los bolsillos salieron indignados a la calle a protestar por lo que ellos mismos habían causado.

Algunas preguntas para la reflexión y el examen de conciencia:

¿Hemos sido conscientes de estos males que aquejan ya hace años a la Patria que juramos defender o sólo nos preocupan nuestros ascensos, tener más medios y mejores sueldos?

¿Nos preocupa más nuestra fuerza como institución de la Patria o nuestra carrera?

¿Tenemos presente en todos los actos del servicio que somos instituciones de la Patria y no “organismos del estado” o “dependencias del ministerio de defensa”?

¿Acaso no hemos rendido tributo mental a muchas ideas que son justamente el origen de la postración de la Patria: el democratismo, el pluralismo, el relativismo, la laicidad del estado, el positivismo jurídico, el sometimiento de nuestra soberanía jurídica a “tratados internacionales”, el “funcionario público”, el Nuevo Orden Mundial, los “nuevos roles”, la “reconciliación” de los argentinos, el “género”, la “democratización” de las FF.AA., la “soberanía popular”, etc…?

¿No le habremos levantado monumentos a las causas y ahora nos escandalizamos por las consecuencias?

¿Recordamos que la Patria está en manos de una banda de delincuentes subversivos, cuyos antecedentes –de los cuales no han renegado ni se han arrepentido- incluyen haberse alzado en armas para instaurar en nuestro país una tiranía bolchevique? ¿No hay entre nosotros algunos insensatos que piensan que simplemente son un gobierno que “no nos quiere mucho” o algún tarado que dice “…en el fondo, la gorda nos quiere.”?

¿Acaso no hemos sido espectadores pasivos y silenciosos de la destrucción de la justicia militar; de la injerencia zurda en los planes de estudio; de las clases de “Ética” o “derechos humanos” a cargo de agitadores marxistas; de las conferencias sobre la problemática de “género”; de las no discriminaciones de concubinos, fornicarios, manfloros y herejes sectarios; de la “tolerancia” con “soldadas”, “aspirantas”, “marineras”, “cadetas” y hasta “oficialas” flojas de bombacha que quedan embarazadas solteras o se enfiestan en sus unidades?

¿Nunca dijimos frasecitas estúpidas tales como: “Hay que adaptarse a los nuevos tiempos” o “Hay que aceptar que el mundo cambió y ahora lo militar es distinto” o “Hay que evolucionar, no podemos aferrarnos al pasado” o “No hay que preocuparse, en el fondo no cambia nada…”?

¿Acaso no hemos escuchado y hemos aceptado dócilmente las interminables conferencias o los insoportables pasquines donde habladores y escribidores de uniforme rinden tributo al discurso de los “nuevos roles”, mientras la Patria es sometida por montoneros en el gobierno y tres archipiélagos nuestros están ocupados por los ingleses?

¿No habremos caído en la ridiculez de buscar los argumentos contra la infamia montonera en los editoriales progres de La Nación que queman incienso a la memoria de Alfonsín, o en los loores al relativismo de Grondona, o en los discursos del rabino Bergman o en los dinosaurios gorilas que siguen suspirando por los bombardeos a la Plaza de Mayo?

¿Nos preocupamos por formarnos en el pensamiento nacional y en la Doctrina Social de la Iglesia o nos entusiasmamos con las fruslerías que le escuchamos decir a cualquier politiquejo que aparece como opositor?

¿Somos conscientes de que fuimos derrotados en una guerra cuyo campo de combate son las ideas y que lo que se gana o se pierde son voluntades y no espacios geográficos? ¿Nos damos cuenta de que la primera línea de combate está en nuestras mentes?

¿Tenemos presente que estamos llamados a la resistencia y la refutación permanente de los desvaríos ideológicos del régimen y no al contubernio mental con sus ideas? ¿Hemos sido dóciles retransmisores de sus falacias hacia nuestros subalternos?

¿No nos da vergüenza que la encuesta que encargó la montonera para saber qué pensábamos acerca de la persecución judicial a nuestros camaradas que combatieron al marxismo arrojó como resultado que ese era el tema que menos nos importaba?

¿Nos acordamos de rezar por nuestros camaradas prisioneros de guerra en las mazmorras del régimen? ¿Los ponemos en las intenciones de la misa?

¿Acaso no hay entre nosotros algunos que si les aumentaran el sueldo y le compraran algún barco, avión o vehículo dirían: “después de todo, estos tipos no son tan malos”?

Nos indigna ver a nuestras cúpulas rendirle pleitesía a la montonera, verlos bajar cuadros o entregar escuelas. Somos rápidos para pensar que son capaces de cualquier bajeza con tal de seguir aferrados a sus puestos, sueldos, autos oficiales y personal de servicio… ¿Acaso nosotros, cada uno en su nivel, no hemos hecho lo mismo cuando guardamos silencio, cuando cumplimos sin chistar algún vómito que baja del Ministerio de “Defensa” o cuando nos convertimos en cómplices de la demolición moral de nuestra fuerza para no arriesgar un ascenso, un nombramiento o una comisión al exterior?

¿Vivimos heroicamente las bienaventuranzas y el testimonio valiente de la Verdad en nuestras carreras o cuando nuestros intereses personales se ven amenazados se nos termina la indignación y nos convertimos en dóciles instrumentos de los montoneritos y sus cómplices de uniforme?

Estas preguntas sirven para tomar conciencia de que, gracias a nuestra incoherencia a lo largo de muchos años, tenemos gran parte de responsabilidad por lo que nos está pasando hoy. No se trata de minimizar el dolor o la injusticia que sufren quienes se ven postergados sólo por su apellido. Se trata de que recordemos que tenemos una Patria que defender y por muchos años hemos contemplado silenciosamente su demolición.

Si luego de este examen te sientes mal, es un excelente comienzo. La conciencia de la falibilidad es el primer paso hacia la rectitud, así como la conciencia del pecado es el primer paso hacia la santidad.

No nos quedemos en el diagnóstico, pasemos a la acción.

Camarada patriota:

Ofrece tu dolor por las arbitrariedades con que han afectado tu vida y tu carrera. Toma la persecución que sufres como tu modo personal de vivir las bienaventuranzas. Pon tu dolor al pie de la cruz, allí, al lado de María, Iuxta crucem lacrimosa. Si te dejas llevar por el odio y el resentimiento, no eres mejor que ellos. Carga tu cruz aferrándote a ella con amor y ofrece tu dolor por la Restauración de la Patria.

Ellos sólo tienen su dinero y su efímero poder, que se les está escurriendo de entre las garras. Tú recuerda a Santa Teresa:

“Nada te turbe, nada te espante,
todo se pasa, Dios no se muda;
la paciencia todo lo alcanza,
quien a Dios tiene nada le falta,
sólo Dios basta.”

Si vives en gracia, en la oración y en la frecuencia de los sacramentos, tú tienes lo único que hace falta. Ellos, pobrecitos, son a la Patria como esa legión de demonios que poseían al infeliz de Gerasa. Nosotros, con la ayuda de Dios, la vamos a exorcizar.

No te quedes maldiciendo en inútiles conversaciones de cuartel o de cámara. Pasa a la acción concreta:

Estudia a los pensadores de nuestra Patria y de Occidente. Fórmate espiritual e intelectualmente.

Reza por la Restauración.

Refuta las barbaridades del ministerio defensivo y no le des cabida ni en tus palabras, ni en tu mente ni en tu corazón.

Educa a tus subalternos, neutraliza los mensajes disolventes. Enséñale a tus hombres a ver la brutalidad y la impiedad de banda subversiva que nos gobierna.

Asume tu parte en la Restauración de la Patria. Prepárate tú y prepara a tus hombres para el momento de la contraofensiva.

Juraste defender a la Patria. No hacer lo que mejor puedas en tus circunstancias es pecar contra el segundo mandamiento. Honra el sable que alguien te alcanzó, pero que Cristo Rey te entregó.

Cuando se les termine su “mandato popular” volverán a las alcantarillas de donde salieron a seguir siendo lo que siempre fueron, mientras que tú seguirás siendo un oficial con una fuerza que restaurar y una Patria que reconquistar. No te desalientes, no rehúyas el Buen Combate; eres más valioso como oficial de la resistencia que como retirado que se va maldiciendo.

Vuelve al sano espíritu militar y no rindas tributo a las ideas de los enemigos de la Patria.

Cada pequeña acción de neutralización de las ideas defensivas es importante. Cada arenga, cada charla de conducción, cada concepto claro en una clase, cada buena lectura, cada panfleto zurdo tirado a la basura, cada rosario ofrecido por la Restauración de la Patria es un avance.

Difunde esta carta y los comunicados del Comando de la Resistencia. Exhorta a los tibios a combatir. Consigue las órdenes de operaciones, usa los indicativos y cumple tu parte.

Encomiéndate a María, sabiéndote amparado por Ella en la primera línea del Buen Combate, por Dios y por la Patria.

Las tinieblas ya se están disipando. Volverá a reír la primavera.

Dado en el Puesto Comando de la Resistencia,
en la solemnidad de la Inmaculada Concepción de María,
la que venció a todas las herejías,
la que le va a aplastar la cabeza al linaje de la serpiente,
la que nos ampara y nos guía en la Reconquista de la Patria.

21 comentarios sobre “POR FIN ALGO DE AGUA FRESCA

  1. Yo me pregunto, estos que se quejan porque no ascienden por llevar el apellido de algún preso político o cualquier otro quejoso en actividad ¿Qué hacen por los retirados que sufren sueldos de miseria? NADA. Se rascan el ombligo (miran para ellos mismos) pero siguen cobrando sus sueldos en suplementos. Sueldos que triplican o cuatriplican en algunos casos, el que cobra un retirado del mismo grado ¿Porqué no piden que se los hagan efectivo en el sueldo básico? Así también podrían cobrar los retirados. Por favor, mucha queja, mucho pedir a Dios pero por el camarada nada. El día que los vea luchando por una justa remuneración para los que sirvieron a la Patria y se rompieron el traste en el sur cuando el sur no era lo cómodo que hoy es…ese día, les creeré porque de palabras de patria y amor es fácil llenarse la boca pero hay que comprar medicamentos, comer y tratar de mantener lo poco que ha logrado tener para sus hijos. No todos portan apellido pero son tan militares y fieles al Señor como cualquiera. Me gustaría saber cuales son los apellidos ya que hay muchos que no son tan santos. Por algo no los dicen, dignidad, eso hay que tener y algo más que por ser mujer prefiero obviarlo.
    No sueñen con elefantes verdes (o caballos como decía el Turco), la mayoría del ejército en actividad es K, no tienen ni barcos ni aviones ni tanques ni armas, les ocuparán los cuarteles con delincuentes juveniles y…NADA, total pueden rascarse y volver temprano a casita dada por el estado o alquilada pero cobrando una gruesa suma por no recibir casa del estado. Vamos… no quieran joderme. La mayoría es KK

  2. Hugo: NI MÁS NI MENOS.

    En un almuerzo con amigos en el COFA oí a un viejo General que presidía una mesa del FORRO de Generales Retirados (retirados de siempre) levantando la voz y espetando: ¿Hasta cuando nos vamos a dejar tocar el c.?

    Y yo pregunté: ¿Y se puede aguantar YA la segunda tocada?¿No es suficiente las primera para declarar el duelo? Te imginas cual pudo haber sido la respuesta.

    Son MILITARES, no GUERREROS. Puro CLUB. PURA CARTA .Y con los KK. PURO SHOW. Son las consecuencias del LIBERALISMO, monumentos a lo principios y cadalsos a las consecuencias. Claro que ahora EL CADALSO lo tienen A QUIEN SE LO ENTREGARON DEMOCRÁTICAMENTE.

    El ÚNICO EJERCITO de Sudamérica se AUTODESTRUYÓ.

  3. Alejandro: Seineldín era un buen tipo. Pero peronista y democrático.

    Las cosas claras.

    NUNCA QUISO ALZARSE contra el SISTEMA. El mismo lo declaró: FUÉ UN PROBLEMA GREMIAL.

    Las cosas claras.

  4. Esto es increíble!! HACE RATO QUE ESTAMOS ESPERANDO, COMO MÍNIMO UN GOLPE PORQUE LA PATRIA SE ESTABA CAYENDO POR EL ABISMO Y NO HICIERON NADA.
    Y SIGUEN SIN HACER NADA
    Y POR SI FUERA POCO SE PRESENTAN A ELECCIONES.

    Y HABLAN DE DEMOCRACIA.

    ¡¡¡¡¡GOLPES!!!!! PARA ESO ESTÁN

    No para andar escribiendo cartitas de amor… como nenas de 15.

    Se les meten los homosexules adentro y no se dan cuenta…

    LOS GUERREROS NO PODIAN TENER VIDAS PRIVADAS DUDOSAS ¿SE ENETIENDE???? Y MUCHOS MILITARES SE CAVAN SI FOSA CON SUS ACCIONES COTIDIANAS

    NO SON CAPACES DE SACARNOS A LOS MARXISTAS DE ENCIMA
    QUÉ LES ENSEÑARON A HACER????
    ¿¿¿SU ENTRENAMIENTO CONSISTE EN ESCRIBIR CARTITAS???

    ARGENTINA SOLO ESTÁ EN EL SENTIMIENTO DE UNOS POCOS PATRIOTAS
    Y DIGO MÁS… QUÉ VERGÜENZA LOS NACIONALISTAS CON SUS PARTIDITOS POLITICOS, REPARTIENDO VOLANTES COMO CUALQUIER ZURDO!!!!! Y juntándose con indigenistas!!!!

  5. Hugo: ¿qué tendrían que haber hecho? Nadie llora como mujer, no se equivoque. La defensa debería hacerse ahora y debe provenir de gente en actividad pero esos son KK y nada se puede esperar de esta caricatura de ejército.
    Juan Carlos, ¿Duelo? No sea ignorante ya nada se hace entre dos o usted todavía se cree que se puede realizar un duelo en este país? Lea un poquito sobre el tema.
    Algunos son guerreros, otros no, pero no confunda ser guerrero con golpista nadie quiere golpes de estado NADIE. LO QUE SÍ queremos es un ejército de verdad que cuide a su gente, sea poderoso en lo que le atañe y un gobierno lo más diferente a éste que se pueda lograr.

    Seineldín sí buscó un golpe y si usted no lo sabe lo lamento, se ve que estaba en el baño en ese momento. No fue siempre pero en semana Santa SÍ y ese fue el principio del fin, percutó al ejército y lo condenó.
    Él dijo que es más fácil encontrar un caballo verde que un judío honrado y yo digo que también es más fácil que encontrar en estos tiempos un verdadero militar en actividad, sólo quedan lacayos.
    Aclaro que soy mujer hija de un militar fallecido.

  6. Las cosas claras: cuando un militar va al baño le tiene que preguntar a un CIVIL si se limpia con los dedos o con papel, o no se limpia.

    Los militares no son NADA, entienden, NADA, sin que los civiles les digan que hacer. Sino son militares de republiqueta.

    Muy tranquilo me siento, que con los militares actuales (cagones y sin respaldo de USA) solo sirven de figuritas de desfile.

    Se llaman patriotas y son los principales vendepatria. Cobardes!!!!!!!!!!!!!

  7. Graciela, lo que dije que «lloran como mujeres lo que no supieron defender como hombres»; fue una frase hecha. Es muy antigua. No es para que se ofenda; ni yo pretendo herir su orgullo de mujer. De ninguna manera. Fue para graficar simplemente lo que usted misma afirma y a su vez, demostrar que estoy de acuerdo con su concepto.

    Con lo que voy a discrepar es con el tema Seineldín. Antes que nada Seineldín no tuvo nada que ver con el alzamiento de Rico en Semana Santa de 1987 (me consta, por otro lado). Y ese alzamiento, en mi caso particular, no me quedó del todo claro. Mucho menos cuando Alfonsín dijo sin decir que había sofocado un intento de golpe de estado (?).

    No obstante, son opiniones. De todos modos, es realmente gratificante para mí postear con la hija de un militar (obviamente su papá pertenecía a la «vieja escuela»…esa que ya no vuelve). Mucho más me convenzo de que usted sí tiene formación.

    En mi caso, soy ex militar.

    Hugo

  8. Lucas, supongo que vos ni te tomás el trabajo de limpiarte, no lo encontrás.
    Ya sabemos que las guerras las ocasionan los civiles, los militares luchan, combaten. No te confundas, ni para desfiles sirven pero ya servirán, gente nueva empieza y esa conocerá la verdad.
    Vendepatria, frase setentista es lo que ahora se hace, no antes, pero es a Venezuela. ¡Qué nivel! dentro de poco te verás como esclavo abanicando a un caribeño.
    Pero tenés muchísima razón, si es por cag…. nada mejor que un civil para saber de ellas. Se las mandaron historicamente y luego sale el militar a salvarle las chauchas.
    En momentos en que la Patria peligra
    el hombre recurre a Dios y al soldado
    cuando el peligro pasa
    Dios es olvidado y el soldado despreciado.
    Es una verdad conocida, ya lo se, pero cada vez más, verdaderos hombres de Dios surgen y a lo lejos ya se siente el llamado al verdadero soldado.

  9. Disculpen pero ustedes que defienden. En ves de criticar sumen el Coronel por lo meno intento algo y se comió la cárcel y ustedes que la verdad si son nacionalistas no entienden nada de nada. Lo que si creo que son gente del gobierno que lee y lee y contesta para confundir a la gente y les paga le gobierno ósea trabajan para el sistema no es así.

  10. En el 76 se les avisó a varios integrantes de las FFAA que era un error el golpe, estaban
    los medios necesarios para que renuncie Isabel y asuma Luder, en el 82 cayeron con la trampa Malvinas con un general traidor Mallea Gil e ingenuo Galtieri, con la democracia le creyeron a Alfonsín, con Menen si hizo cargo la Sinarquía Internacional y tomó el poder,
    lamentablemente fueron destruídas las Fuerzas Armadas, hoy existen para un nuevo órden mundial, esclavos de la ONU, no hay colimbas no har reservas, no hay aviones, tanques y que hay, ni bolas , ni hondas, así que a llorar al campito, un golpe sería nefasto, o no saben que en las villas y las ONG(izquierdistas y sionistas) tienen más armamento que en los cuarteles. – ¡Si rezen por la familia de los caídos y hagan trinchera en cada familia castrense.!
    Sin embargo comparto un 75% del artículo. ¡Viva la Patria!

  11. Graciela: no se apure en ETIQUETAR cuando no comprende, y en este caso el significado de la palabrita que tanto le molestó: DUELO.

    El Diccionario Español le informa: «del lat. DUELLUM» :Combate entre dos adversarios.

    Y allí esta invocada en sentido TRASLATIVO, como METÁFORA. ADVERSARIOS también se entiende como DOS SISTEMAS enfrentados.

    Y le acepto sus excusas por haberme mal/decido. Yo al menos NO IGNORO las figuras retóricas y por lo menos a veces leo el Diccionario.

    Mis respetos.

  12. La Inmaculada que «nos ampara y nos guía en la Reconquista de la Patria», YA HACE RATO QUE PIDIÓ LA BAJA.

    Nunca hubo Reconquista. Sólo rajaron al brazo armado, pero fornicaron con los mercaderes y lo ideólogos volterianos y filobritánicos.

    Igual que dopo 1976, aniquilaron a la guerrilla, pero «salvaron» a los cabecillas que HOY NOS GOBIERNAN.

    Seguimos siendo COLONIA Y de las peores: NADA PRÓSPERA.

    Aguante muchacho y consuélese con alguna catársis literaria de vez en cuando, que no queda otra. Y POR SOBRE TODO santificarse.

    Y a los efectos prácticos el MODELO es San Juan Bautista.

  13. Diferencias CULTURALES respecto de las Instituciones Armadas (Policia)

    Europa vs. Argentina (Stgo.del Estero)

    NO VA MÁS me dijo los otros días un vecino alemán.

    Y esto de Catapulta viene al pelo:http://www.catapulta.com.ar/

    Los militares brasileños se plantaron frente al intento de crear una “Comisión por la Verdad” sobre la lucha antiguerrillera y Lula metió violín en bolsa. ¿Tan difícil es que nuestros Jefes de Estados Mayores hagan lo mismo?. No precisamos grandes gestos ni alharacas: con un poquitín de cojones, el problema de nuestros combatientes presos empezaría a resolverse.

    Sugiero al Teniente General Pozzi, al Almirante Godoy y al Brigadier General Constantino que para el brindis de fin de año agreguen al champagne algunas gotitas de Testosterona.

    Les caerá más que bien, estimados señores.

  14. Hugo, Seineldín fue también líder de los alzamientos de la Semana Santa de 1987 y enero de 1988, aunque no participó de manera directa de ellos para preservarse y dejó la conducción operativa en manos del entonces teniente coronel Aldo Rico, me consta más que a usted por lo que veo.
    Lo que Alfonsín dijo era verdad ya que de no lograrse lo pedido se procedería a tomar el poder político. Si usted estaba en actividad, debería saberlo, eso llevó a muchos a no participar, el que no se pintó la cara era por no querer un nuevo golpe de estado, no por no compartir el pedido que se hacía. ¿O usted pensaba que los muchachos se volverían a casa con un pan de jabón para lavarse las caras?
    Este fue el comienzo del fin del ejército, no el golpe del 76. Una institución se destruye cuando sus miembros comienzan con luchas internas cuando hay intereses personales y no por la Patria. Y los hubieron, ¿dónde está hoy su líder? ¿Qué hizo el principal cabecilla? Vergüenza me da.

  15. Juan Carlos, muy clara su metáfora. Usted se refiere a un duelo entre dos sistemas y eso es duelo, no metáfora. Si digo ¿No es suficiente las primera para declarar la fiesta? Bueno, allí si sería metáfora.
    Yo no sólo el diccionario leo y, al menos, trato de utilizar mejor las palabras.
    Nadie lo ha maldecido, no sea quisquilloso.

  16. Marcela me asombra el desconocimiento de la historia reciente. No me enoja porque reconozco que aún está manchada de rencores y sangre.
    Que nuestro Señor bendiga a los valientes soldados y civiles que murieron en manos de subversivos, de hombres que odiaron y siguen odiando por no tener Dios.
    Y no sea tan dramática verá que todo cambiará bajo la protección de Nuestra Señora a quien siempre recurrimos como hijos del mismo Padre.

  17. Vaya yo creia que esto solo sucedía en España, de hecho hasta que vi la palabra republica pense que se referian a mi país. Veo que las cosas por alli no están mejor.
    Y esto ni siquiera es zurdo, diganselo a los sovieticos, al menos no es zurdo en el sentido verdadero del termino, es aún peor, esto no es heredero de la revolución de octubre sovietica, sino mas bien de mayo del 68, una version edulcorada y gramsciana del ejercito, las instituciones y la vida en general.

    A estas personas aqui al menos ya no se les denomina asi, sino que al ser peores, pues han tomado lo peor de todo, se les da el nombre que ellos mismos se quisieron dar y hoy es casi un insulto: «progres», viene del modo que ellos mismos se han intitulado «progresistas», cuando solo han traido caos desde que estan en el des-gobierno.

    Supongo que todo sera tener paciencia.

  18. El 8 de enero, Marcela Benavidez ha mencionado a mi padre como traidor, te pido por favor que no califiques con semejante adjetivo a quien seguramente no has conocido. Mi padre ha fallecido hace 3 meses, contesto por el. No recuerdo que nadie se refiera a mi padre de esta manera, pero si tenes elementos concretos y validos sobre su actuación a lo largo de su carrera militar te pìdo que lo hagas conocer.

Los comentarios están cerrados.