RADIO CRISTIANDAD: EL FARO

Conservando los restos

TODO LO QUE DICEN MIS PECADOS

Narrado por Fabián Vázquez (trece minutos)

iOh Dios! ¡Dios mío!
Vuelve tu rostro a mí.
¿Por qué me has abandonado?
Aleja de mi salvación
LAS PALABRAS DE MIS PECADOS.
(Salmo 21, 2)

VERBA DELICTORUM MEORUM

Desde que no rehúsas perdonarlos, también ellos tienen un mensaje de amor que transmitir, y con tal se les sepa preguntar como se debe, nos responden con un Evangelio, con una buena nueva de redención.

Hay un modo de reflexionar sobre nuestros pecados, de meditar sobre el mal cometido, de sentir las faltas pasadas, que debilita, paraliza, y le hace a uno pusilánime.

La compunción es un medio de conocer a Dios, y nuestras faltas pasadas son sendas que nos conducen a Cristo, ya que por sus caminos es por donde nos ha venido o nos vendrá su perdón.

La compunción no consiste en sentir compasión de mí mismo, de mi debilidad, de mis extravíos…

Consiste en llorar juntos sobre una desgracia común, y en comprender mejor un amor desconocido.

Y unas lágrimas así son luces. Hay cosas que no se ven bien si no es a través de unos ojos llorosos: el amor redentor es una de ellas.

Repetir mi peccavi, y mi antiguo mea culpa, me es dulce como una seguridad de su amor, y una prenda de su infinita misericordia.

Él es quien me dice entonces: No llores; ten buen ánimo; consuélate, pueblo mío.

Él puede consolar a fondo, porque Él solo en verdad ha sufrido por todo lo que me ha hecho culpable.

Escuchar Audio