Santo Tomás de Aquino

MEDITACIONES
ENTRESACADAS DE SUS OBRAS

CUARESMA

Lunes de la primera semana de Cuaresma
CRISTO DEBIÓ SER TENTADO EN EL DESIERTO

Estuvo en el desierto cuarenta días y cuarenta noches, y le tentó Satanás (Mc 1, 13).

I. Cristo se manifestó voluntariamente al diablo, para ser tentado, como también por propia voluntad se ofreció a sus miembros para ser matado; de otro modo no se hubiese atrevido el diablo a acercarse a él. Mas el diablo tienta más a uno cuando está solo, como dice la Escritura: Si alguno prevaleciere contra el uno, los dos le resisten (Eccles., IV, 12). De ahí que Cristo se fuese al desierto, como a un campo de lucha, para ser tentado allí por el diablo. Por eso dice San Ambrosio que “Cristo se iba al desierto para provocar al diablo. Porque si éste, el diablo, no le hubiese combatido, aquél, es decir, Cristo, no hubiese venido para mí”

Añade aún otras razones, diciendo que Cristo obró así por misterio, para librar del destierro a Adán, que había sido arrojado del paraíso al desierto; y como ejemplo, para mostrarnos que el diablo mira con malos ojos a los que tienden a lo más perfecto.

II. Cristo se expuso, efectivamente, a la tentación, porque, al decir de San Juan Crisóstomo, el diablo se apresura más a tentar cuando nos ve solitarios; por lo que tentó primero a la mujer cuando se encontraba sin el varón. Sin embargo, no se sigue de aquí que el hombre deba ponerse en peligro de tentación.

Hay dos ocasiones de tentación. Una por parte del hombre, por ejemplo, cuando alguno se expone próximamente al pecado, no evitando las ocasiones de pecar, y tal ocasión de tentación debe ser evitada; según se dijo a Lot: No te pares en toda esta comarca alrededor de Sodoma (Gen 19, 17).

Otra ocasión de tentación existe por parte del diablo que “siempre mira con malos ojos a los que tienden a cosas mejores”, como dice San Ambrosio, y tal ocasión de tentación no debe ser evitada. Por lo cual dice San Juan Crisóstomo que no solamente Cristo fue llevado al desierto por el Espíritu, sino también todos los hijos de Dios que poseen al Espíritu Santo; pues no se contentan con permanecer ociosos; sino que el Espíritu Santo los insta a
emprender algo grande, cual es estar en el desierto con relación al diablo, porque no hay allí injusticia, en la que el diablo se deleita. También toda obra buena es desierta con respecto a la carne y al mundo, porque no es
conforme a la voluntad de la carne ni a la del mundo.

Pero no es peligroso dar al diablo tal ocasión de tentación, pues es más bien un consejo del Espíritu Santo, que es el autor de la obra perfecta, que una impugnación del diablo envidioso.


(3ª, q. XLI, a. 2)