MARIAN T. HORVAT: VENERABLE ANTONIO MARGIL DE JESÚS

Conservando los restos

EL APÓSTOL DE LA NUEVA ESPAÑA Y TEXAS

La vida del Padre Antonio Margil de Jesús es la historia épica de un hombre que parece más grande que la vida. Descalzo, llevando sólo un bastón, un breviario y los materiales que necesitaba para celebrar la Misa, estableció cientos de misiones en un territorio que se extendía desde las selvas de Costa Rica hasta el este de Texas y las fronteras de Luisiana.

Innumerables indígenas de Costa Rica, Nicaragua, Guatemala, México y Texas recibieron el don divino de la fe de él y lo veneraron como santo. Por esto, se le llama Apóstol de Nueva España y Texas.

El fraile descalzo – Famoso por su obra misionera y milagros

También fue un administrador extraordinariamente capaz y fundó dos universidades, en Guatemala y México. Su nombre está asociado con la época de los colegios misioneros, que hicieron posible un renacimiento del apostolado franciscano, primero en México y luego en Guatemala, Panamá y la mayor parte de América del Sur.

En efecto, una segunda edad de oro para los franciscanos en Hispanoamérica comenzó con la fundación de los colegios, centros establecidos por la Santa Congregación para la Propagación de la Fe para formar nuevos misioneros y establecer iglesias y asentamientos misioneros.

Este “fraile descalzo”, famoso en su tiempo por sus milagros y santidad, convirtió a cientos de miles de indios. Sólo en Guatemala, se registra que convirtió a más de 80.000 indios. Se le conoció como el “Padre Volador”, porque cubría tantas millas en tan cortos períodos de tiempo que era nada menos que milagroso: era normal para él cubrir entre 40 y 50 millas por día, y a menudo más, sobre terreno accidentado. Hay testimonios escritos de Hermanos compañeros y soldados que lo vieron, literalmente, caminar sobre el agua, mientras cruzaba arroyos y ríos crecidos en sus viajes apostólicos. Esta capacidad de pasar de un lugar a otro con gran rapidez se conoce como el don de la agilidad.

A lo largo de sus viajes, curó a los enfermos, leyó las almas, profetizó el futuro. Dios también le concedió al Padre Margil los dones de la bilocación, estar presente en dos lugares al mismo tiempo, y la sutileza, que le permitía entrar en las viviendas por puertas cerradas.

Como San Antonio de Padua, incluso recibió demostraciones de veneración de los animales. Una vez, cuando dirigía la construcción de un colegio misionero en Guatemala, llegaron unos indios con doce carros de piedra. El Padre Margil se dirigió a ellos y los bendijo. Los indios se arrodillaron y, al mismo tiempo, los animales que tiraban de los carros cayeron de rodillas. No es de extrañar que la fama de este ilustre misionero se extendiera por todas partes.

Lo que es más difícil de entender es por qué el Padre Antonio Margil no es más conocido hoy. Tengo la esperanza de que este artículo lo haga conocer mejor a los católicos y que puedan comenzar a invocar al gran Apóstol de Texas en sus necesidades.

Primera Época: 1657-1684

El 18 de agosto de 1657, Antonio Margil nació en Valencia, de padres pobres pero piadosos, Juan Margil y Speranza Ros.

Margil fue bendecido desde la infancia con un carácter afable y bueno. De pequeña estatura, el niño tenía un encanto natural, y se sentía atraído por las prácticas de piedad y estudio. A pesar de sus humildes medios, sus padres se encargaron de que recibiera la mejor educación posible.

Antonio ingresó a los 15 años en el noviciado franciscano del monasterio de Corna en Valencia, y dos años después hizo sus primeros votos. Fue allí que eligió para sí mismo el pseudónimo La Misma Nada. A partir de ese momento, hizo de su práctica concluir sus cartas escribiendo las palabras “La Misma Nada” sobre su nombre y firma.

Tras pronunciar los votos perpetuos, se dedicó a los estudios de Filosofía y Teología en el Monasterio de Denia y el Real Monasterio de Valencia. Durante este tiempo, inició el rígido régimen que nunca abandonó en toda su vida. Todas las noches, en el jardín del convento, realizaba el piadoso ejercicio del Vía Crucis, cargando una pesada Cruz. Posteriormente, azotó su cuerpo con una cadena de hierro, diciendo que un religioso de San Francisco debía dedicarse fervientemente a los sufrimientos de Cristo. Practicó una pobreza tan exacta que a menudo se privó incluso de las cosas necesarias. Amable con todos, no se permitió amistades particulares, ni sombra de singularidad o afectación. No es de extrañar que, después de su muerte, quienes habían estudiado con él testificaran que lo habían considerado un santo incluso en ese momento.

Habiendo completado sus estudios, fue ordenado sacerdote a los 25 años. Había pedido seguir siendo fraile, como su santo Padre Francisco, considerándose indigno del gran privilegio de recibir las órdenes mayores, pero sus superiores le aconsejaron lo contrario.

Los frutos de su predicación y de escuchar confesiones comenzaron a aparecer poco después. Grandes multitudes se reunieron en la plaza pública de Valencia para escucharlo, sus palabras hacían llorar y movían al arrepentimiento. A veces pasaba noches enteras en el confesionario. Si hubiera permanecido en España, no hay duda de que habría sido un predicador y teólogo de renombre. Pero Fray Margil estaba destinado a una misión mayor y más noble.

Al nuevo mundo

En 1682, el Venerable Padre Antonio Llinas, superior franciscano de la Misión Americana, invitó al Padre Margil para ser su compañero para abrir el primer colegio misionero en Nueva España en Querétaro, México (a 200 millas al norte de la Ciudad de México). Inmediatamente consintió. Más tarde el Padre Llinas diría que había traído a América un segundo San Antonio de Padua.

Con el permiso de sus superiores, realizó una visita de despedida a su madre, digna de mención. Lloró amargamente al pensar que su hijo la dejaría y le suplicó que considerara su edad avanzada y esperara unos años para tener el consuelo de morir en sus brazos.

El hijo no vaciló ante estas súplicas. Amablemente le recordó que, desde el momento en que ella consintió en que él ingresara en la religión, él pertenecía completamente a Dios, quien lo había llamado para promover su honor y gloria entre los paganos. Le dio un hábito franciscano y le dijo que se vistiera con él y lo llamara cuando se acercara la muerte.

De hecho, poco después de su partida, su madre sufrió una enfermedad que la llevó al borde de la muerte. Ella no olvidó su promesa y llamó a su hijo. Con el permiso de Dios, su hijo se le apareció, asegurándole la recuperación, que siguió de inmediato. Unos años más tarde, cuando se acercó su fin en verdad, el Padre Antonio Margil, por un prodigio de la Divina Providencia, la asistió junto a su lecho y la consoló en la hora de la muerte en presencia de muchas personas, aunque separadas por una inmensa distancia.

Segunda época: 1683-1714 – Apóstol de la Nueva España

La gran odisea de la evangelización comenzó en 1684 cuando el Padre Margil partió del Colegio Santa Cruz en Querétaro con otro gigante misionero franciscano, el Padre Melchor López, quien sería su compañero de viaje durante los siguientes diez años.

Viajaron de pueblo en pueblo, dando misiones durante un año a lo largo de las costas de Guatemala. De allí partieron hacia las provincias de Nicaragua y Costa Rica, convirtiendo a muchos paganos en el camino, re-catequizando y aumentando el fervor de los ya católicos.

Los viajes misioneros del fraile descalzo se extendieron por Centroamérica, México y hasta Texas y Luisiana

Predicaban a quienes se encontraban, y caminaban rezando en silencio o cantando. El Padre Margil siempre caminaba descalzo, pero llevaba sus sandalias para poder usarlas en la Santa Misa por respeto al Santísimo Sacramento. Dondequiera que iba, enseñaba su famoso Alabado, una canción en verso escrita para catequizar a los indios y niños españoles. Todavía se recuerda y se canta hoy en partes de México, Centroamérica y Sudamérica. Su último verso dice:

“Quien busque seguir a Dios y se esfuerce por entrar en su gloria, una cosa debe hacer y decir con todo su corazón: morir antes que pecar. ¡En lugar de pecar, muere!”

Sus viajes por México, Guatemala y El Salvador

Cuando llegaban a una aldea donde se encontraban bienvenidos, establecían una iglesia misionera. A los indios se les enseñaba el Catecismo, el Rosario y el Viacrucis.

Vendrían luego otros frailes para reemplazar a los primeros y cuidar de los nuevos católicos. Antes de irse, el Padre Margil plantaba una cruz de madera, tan alta como pudiera. Entonces los misioneros continuaban adelante.

Los Padres Margil y Melchor llegaron a ser tan venerados que cuando los sacerdotes dejaban un pueblo, a menudo los indios los seguían en multitudes de cientos, llevando ramas de árboles en sus manos, pareciendo bosques en movimiento desde la distancia.

Sus viajes para trabajar con los indios de Honduras, Nicaragua, Costa Rica y Panamá

Misión entre los Talamancas: El taumaturgo

Desde Guatemala, los Padres Margil y Melchor se propusieron predicar entre los indios de Talamanca de Costa Rica; un pueblo indio que habitaba en las montañas; en realidad tres naciones de indios famosos por su ferocidad, sacrificios humanos y obstinación hacia los misioneros.

En particular, los chamanes, o hechiceros, pusieron todos los obstáculos en el camino para evitar que los misioneros predicasen el Evangelio de Cristo.

En una ocasión en esta región, el Padre Margil fue hecho prisionero y los chamanes instigaron a los guerreros a arrojarlo a un montón de leña en llamas. El fuego se mantuvo durante varias horas, pero las llamas no lo hirieron, aunque ennegrecieron la imagen del crucifijo que sostenía en la mano.

En otra ocasión, los indios de un pueblo de montaña envenenaron su comida, que los misioneros bendijeron y comieron, y no sufrieron daño.

En otra ocasión estuvieron a punto de ser quemados en la hoguera, pero la madera se negó a arder.

Tales prodigios aumentaron la furia de los curanderos, pero abrieron los corazones de muchos de los indios.

Los misioneros sufrieron estas cosas con más alegría; su espíritu impávido y gran coraje les valió la admiración y el asombro de los indios. “Sufrimos lo que el Señor se complació en enviarnos”, escribió más tarde el Padre Margil.

Su única queja fue un suspiro de pesar por no haber ganado la corona del martirio.

Cuando los indios se dieron cuenta de la total indiferencia de los frailes hacia los bienes terrenales y de su gran caridad incluso hacia quienes los maltrataban, llegaron a confiar y amar a los frailes.

Una de las primeras cosas que el Padre Margil hizo fue solicitar con éxito al gobierno que no se llevara a ninguno de sus indios de Talamanca a trabajar en las haciendas cercanas, para que el fruto de su labor misionera no fuera anulado. En una carta al Presidente de la Audiencia de Guatemala, el Padre Margil escribió: “Por toda esta región, llamada Talamanca, todas las tribus dicen que perseverarán mientras no lleguen los españoles a gobernarlas; sólo recibirán a los sacerdotes”.

En el transcurso de dos años, él y un compañero, trabajando juntos y solos, habían erigido 15 iglesias misioneras (algunos dicen que 30) y bautizado a cientos de indios.

Con este éxito, la pareja decidió a continuación ir con otra tribu no conquistada y temida, los Terrabi. Ya la fama del Padre Antonio Margil fue tal que cuando envió embajadores a los ocho jefes terrabi para pedir permiso para entrar en su territorio y predicar el Evangelio de Cristo, siete consintieron de inmediato.

Uno, sin embargo, se negó, declarando ante sus ídolos que mataría a cualquier misionero que se aventurara en su territorio. La audaz respuesta del Padre Margil lo puso nervioso. En lugar de retirarse o abrir negociaciones, el Padre entró de inmediato en su campamento, donde se estaba preparando una partida de guerra, y se dirigió directamente a la morada del jefe. Abrumado por la vista de este hombre pequeño pero intrépido, brillando con una especie de luz sobrenatural, el jefe le entregó las armas y recibió al misionero con demostraciones de cariño y honor.

Este fue el efecto de la persona del Padre Antonio Margil.

Su reputación de descubrir ídolos falsos era tal que, en muchos pueblos, cuando llegó la noticia de que el Padre llegaba, reunían de antemano a sus falsos dioses para que los quemase. Tenían mucha experiencia con la inutilidad de tratar de engañar al santo fraile, que de inmediato desenterraría sus ídolos por una gracia especial de Dios.

Todos estos ídolos y amuletos eran luego quemados en un lugar abierto y en presencia de los Padres Margil y Melchor, quienes hacían penitencia pública en reparación a Nuestro Señor por estos pecados de superstición.

Misiones a los Chols y Lacondons

Como el nombre del Padre Margil y las maravillas que realizaba estaban en boca de todos, el Obispo de Guatemala pidió que lo enviaran al norte, a las tierras de los choles, una tribu violenta que se había rebelado contra los esfuerzos de los misioneros dominicos.

Su instrucción religiosa resultó tan fructífera que la mayoría de ellos se convirtió. Se establecieron ocho pueblos con iglesias entre los choles.

Padre Margil, resplandeciente de unción sobrenatural, entraba en una aldea india con el brazo en alto y sosteniendo su crucifijo

Su siguiente misión fue a lo largo de la frontera de México entre los lacandones. Cuando los misioneros llegaron allí, incluso sus guías los abandonaron, temerosos de estos salvajes desnudos, con reputación de caníbales. Al entrar en su territorio, los misioneros fueron apresados, despojados de sus hábitos, atados a árboles y mandados, bajo pena de muerte, a adorar a sus ídolos. Ellos se negaron y en cambio predicaron el Evangelio.

Durante los tres días que los hombres estuvieron atados a los postes y torturados, esperaron recibir la palma del martirio. Cuando los indígenas descubrieron que los misioneros estaban siempre alegres y sin miedo, creyeron que ocultaban algo extraordinario en sus corazones. Finalmente los dejaron en libertad con la condición de que abandonaran el lugar inmediatamente.

Al ver que sus esfuerzos fueron inútiles, los misioneros abandonaron el lugar. Sin embargo, antes de partir del pueblo principal, el Padre Margil advirtió a la gente que Dios los castigaría pronto con una catástrofe. La predicción pronto se verificó, porque sus casas fueron destruidas por un fuego que vino del cielo.

Unos meses después, acompañando una expedición militar por un camino entre Yucatán y Guatemala, el Padre Margil nuevamente tuvo oportunidad de ingresar a esta área. Esta vez, asombrados por su reputación y conquistados por su bondad, un gran número de feroces lacandones acudieron a él pidiendo ser bautizados. Muchos de los enfermos aquí, como en otros pueblos, fueron curados por la imposición de sus manos o la lectura del Evangelio de San Juan.

De los muchos milagros realizados entre los lacandones, uno en particular es digno de mención. Entre los recién convertidos, el Padre Margil introdujo la piadosa costumbre de saludar a una persona diciendo “Dios te salve María”, a lo que se respondía “Concebida sin pecado original”. Un día, el Padre Margil conoció a una mujer india que llevaba un bebé, todavía demasiado pequeño para hablar. Acercándose a ella en presencia de muchas personas, le dijo al bebé: “Ave, María”. Inmediatamente el infante respondió: “Concebida sin pecado original”. De manera maravillosa, el bebé atestiguó el privilegio singular de la Madre de Dios, así como la santidad del Padre Antonio Margil.

Los soldados de esta expedición fueron testigos de muchas de esas maravillas. A pesar de que el Padre Margil siempre se mantuvo muy por detrás de la expedición para escuchar confesiones y enseñar catecismo a los lacandones, al final del día llegaba al lugar de encuentro convenido antes que las tropas. Cuando el Padre Comisario le preguntó cómo se había adelantado a los hombres que viajaban a caballo, respondió sonriendo: “Tomo atajos y Dios ayuda”.

También corría el rumor de que sus pies no se mojaban cuando cruzaba los arroyos y lechos de los ríos crecidos. Un día, un soldado de la expedición fingió estar cansado y durmiendo en la orilla para descubrir cómo el Padre Margil cruzaría el río turbulento. El Padre notó al hombre y comprendió su intención. Caminó sobre el agua y se acercó al soldado. Sonriendo paternalmente, dijo: “Ahora que lo has visto, sigue adelante”.

Los indios tenían una explicación simple para tales maravillas: llamaron al Padre Margil “santo”, y no desistían, incluso cuando los reprendía.

Antes de dejar a los Lacandones, el Padre Margil había erigido dos iglesias e instalado todas las costumbres piadosas que amaba, el Rosario, las oraciones matutinas y vespertinas, las Estaciones y las procesiones públicas en los días festivos.

1697-1714: Fundador y Administrador

En 1697, el Padre Margil fue llamado a Querétaro como Superior o Director del Colegio Franciscano de la Santa Cruz, y comenzó una nueva etapa de su vida como Administrador. Cuando llegó al Colegio, el Padre Margil se quitó el andrajoso hábito que llevaba y remendaba durante 14 años, a veces con corteza de cierto árbol, y lo cambió por uno nuevo, evitando así la menor sombra de singularidad.

Como superior, nunca se dispensó de ningún acto público ni esperó nada más que lo que él mismo practicaba. Para mantener la precisión y el decoro del ritual, impuso a sus religiosos la obligación de celebrar una conferencia una vez a la semana sobre las ceremonias del Santo Sacrificio de la Misa. El fraile que amaba a la “Señora Pobreza” exhortaba a sus hermanos y fieles a adornar los altares y las iglesias tanto como pudieran para que fueran dignos de la divina majestad de Dios.

Sus mortificaciones y dones

Para Nuestro Señor, no había nada demasiado rico ni decoroso. Para él, fue una historia diferente. A excepción del domingo, ayunaba todos los días, tomando algunas hierbas, un trozo de pan y un poco de agua o chocolate diluido una vez al día. Se permitió dormir sólo de 20 a 23 todas las noches. Entonces lo despertaba el hermano portero, y juntos leían un capítulo de La ciudad mística de Dios, de María de Agreda. Después de rezar el Oficio Divino, a la medianoche, hacía las Estaciones y se azotaba, y permanecía en oración hasta la hora de la Prima, absorto en Dios.

Era claro para todos que el cielo sonrió al humilde franciscano. Los éxtasis eran habituales para el Padre Margil, a quien se vio alzado en el aire en su oración. El Padre Simón de Kierro, fiel compañero durante muchos años, testificó solemnemente que más de una vez lo había visto elevado varios metros en el aire mientras celebraba la Misa.

Su confesionario estaba siempre abarrotado, ya que las personas conocían su rara habilidad para leer las almas y descubrir pecados secretos. Por ejemplo, un soldado que vivía en un fuerte en Texas no podía liberarse de los hábitos de lujuria e impureza y se había abandonado a una vida de vicio. Un día, al escuchar al Padre Antonio Margil predicar, deseaba acudir a él, pero temía exponer su conducta inmoral a un hombre tan puro y santo.

El Padre Margil, inspirado por Dios, llamó al soldado por su nombre y lo animó a hacer una confesión. El soldado hizo una buena confesión, vivió 40 años más y atestiguó que nunca cometió un pecado contra la pureza desde su confesión al Padre Margil.

Su semblante reflejaba su pureza virginal, brillando con el resplandor de una luz ardiente. Admitió que en el confesionario, cuando entraban los penitentes, podía distinguir a los que habían sido impuros, y estaba dotado del raro don de desterrar todos los pensamientos y deseos impuros del corazón de quienes se le acercaban.

Tenía el don de profecía, especialmente en descubrir las vocaciones. Al finalizar su primera visita al Secretario de Guerra en Guadalajara, Don Juan Martínez de Soria, el Padre Margil preguntó: “¿Dónde está la hermanita de Santa Clara?” Don Juan respondió que no había ninguna allí. El Padre sonrió, y al entrar en una habitación donde jugaban los niños, fijó la mirada en un niño y dijo: “He aquí la hermana pequeña de Santa Clara”. De hecho, la niña se convirtió en hermana de Santa Clara, vivió una vida santa y edificante y murió en el olor de la santidad a los 75 años.

No era raro que el Padre Margil, al ver a un niño por primera vez, le dijera a la madre o al padre: “Este me pertenece”. Tales profecías fueron verificadas en todos los casos.

Como otro Jeremías, también profetizaba con frecuencia el destino de aquellos que no prestaban atención a sus palabras. Una vez estaba predicando en la Ciudad de México, hablando con gran celo contra las producciones inmorales que se presentaban en un teatro cercano a la iglesia. Advirtió que Dios Todopoderoso pronto enviaría fuego para destruir ese lugar donde se cometieron tantos pecados. Esa misma noche, el edificio quedó reducido a cenizas.

Más casos

Viendo las gracias y favores otorgados por Dios al Padre Margil, se le pidió que fundara el Colegio de Cristo Crucificado en Guatemala, y fue elegido su primer Guardián, en 1701. Él supervisó personalmente la construcción del edificio, nuevamente haciendo muchos milagros.

Una vez ordenó a un grupo de niños que abandonaran una cuneta de mortero donde estaban jugando. Unos segundos después, cayó un montón de tierra y lo sumergió.

En otra ocasión, se bilocó en el lugar de trabajo e impidió que una piedra pesada aplastara a uno de los trabajadores. Asombrados por lo que vieron, los trabajadores unieron la oración con su trabajo, sustituyendo la conversación ociosa normal por el rezo del Rosario.

Tan pronto como terminó su mandato como superior en 1705, el Padre Margil fue nombrado Comisario de las misiones de Costa Rica.

Poco después, fue designado para fundar otro nuevo colegio misionero en Zacatecas, México. Necesitado de financiación para esta nueva universidad, que estaba en una zona pobre y estéril, animó a un benefactor a abrir una mina de plata abandonada hacía mucho tiempo, prometiendo que produciría una gran cantidad de plata. Su profecía resultó acertada, y el benefactor pudo sufragar todos los gastos del edificio del Colegio de Nuestra Señora de Guadalupe de Zacatecas, así como de la iglesia y el monasterio anexos al mismo.

En noviembre de 1713, se eligió un nuevo Superior del colegio, dejando al Padre Margil libre para dedicarse de lleno a sus labores misioneras entre los indios. A una edad en la que muchos hombres sueñan con la jubilación y la relajación, el fraile de casi 60 años, encorvado y desgastado por una vida de penurias y mortificaciones, estaba listo para embarcarse en la tercera y última época de su vida, la fundación de misiones en Texas.

Fuente: https://www.traditioninaction.org/Margil/AM003_Article1.htm