HUGH O’REILLY: HUBO UN TIEMPO EN QUE LA FILOSOFÍA DEL EVANGELIO

OCIO Y TRABAJO MEDIEVAL

En la Edad Media hubo un ritmo de trabajo y un concepto del ocio diferentes. El trabajo siguió el ritmo natural del día y de las estaciones; el ocio era abundante, regido por los días festivos del calendario litúrgico.

Parece que el hombre de hoy, en lugar de despreciar la llamada Edad Media, debería envidiar al hombre medieval, que disfrutaba de tantas vacaciones.

Regine Pernoud nos ayuda a comprender cómo trabajaba y descansaba el pueblo medieval.

El ritmo de la jornada laboral en la Edad Media variaba mucho según las estaciones. Era la campana de la parroquia o la del monasterio vecino la que llamaba al artesano a su taller y al campesino a su campo, y la hora de tocar el Angelus variaba con la duración del día natural.

Como regla general, la gente se levanta y se acostaba al mismo tiempo que el sol. En invierno, por tanto, el trabajo comenzaba a eso de las ocho o las nueve y terminaba a las cinco o seis. En verano, en cambio, el día comenzaba a las cinco de la mañana y no terminaba hasta las siete u ocho de la noche. Estas siguen siendo las horas de trabajo habituales de las familias campesinas.

Trabajo y ocio en el campo

Pero no fue así todos los días. Primero, la gente trabajaba cinco días y medio a la semana: todos los sábados y la víspera de cada fiesta, el trabajo se detenía a la una en punto en algunos oficios y para todos a la hora de las Vísperas, es decir, a las cuatro a más tardar.

La misma regla se aplicaba a ciertos días que se observaban sin ser guardados como verdaderos feriados, es decir, unos 30 días en el año, como el Miércoles de Ceniza, los Días de Rogativas y la Matanza de los Inocentes, etc.

La gente también descansaba el día del Patrono de su gremio y de su parroquia, y por supuesto había feriado completo los domingos y los días de precepto. Estos fueron muy numerosos en la Edad Media: de 30 a 33 al año, según cada provincia.

Luego, no sólo hubo Día de los Difuntos, Epifanía, Lunes de Pascua y Lunes de Pentecostés y tres días en la semana de Navidad, sino también una serie de fiestas, que ahora pasan casi desapercibidas, como la Fiesta de la Purificación, la Invención y Exaltación de la Cruz Verdadera, la Anunciación, el Día de San Juan, el Día de San Martín, el Día de San Nicolás, etc.

El calendario litúrgico regía así todo el año e introducía una gran variedad en él, especialmente porque se daba más importancia a estas fiestas que en la actualidad.

Además, era a partir de esos días festivos, y no desde el día del mes, que se contaba el tiempo: se hablaba del día de San Andrés, y no del 30 de noviembre, y de tres días después del día de San Marcos, que el 28 de abril.

La gente también renunciaba a obligaciones sociales, como las de justicia en su honor: deudores insolventes que estaban obligados a residir en domicilio fijo, sistema que recuerda la prisión de los deudores, aunque de forma más leve: se les permitió salir de su residencia, y entrar y salir libremente, desde el jueves de Semana Santa hasta el martes de Pascua, desde el sábado de Pentecostés hasta el martes de Pentecostés, y desde Nochebuena hasta la Fiesta de la Circuncisión de Cristo.

Estas son nociones que hoy nos resultan difíciles de comprender.

En total había unos 80 días de descanso completo, con más de 70 vacaciones parciales; es decir, unos tres meses de descanso repartidos a lo largo del año. Esto aseguró una variedad infinita en la rutina del trabajo. Durante este período, la gente bien podría haberse quejado, como el zapatero de la fábula de La Fontaine, de tener demasiadas vacaciones.

Los artistas presentan una obra de los Crusaders ante la mesa real

Fiestas de teatro y obras de misterio

La organización del ocio tenía una base religiosa: cada día sagrado era una fiesta, y cada fiesta comenzaba con ceremonias religiosas. A menudo eran largas y solemnes. Fueron seguidas por obras de misterio y milagros que, inicialmente representadas en la iglesia local, pronto fueron trasladadas a la plaza de la catedral.

Hubo escenas de la vida de Cristo, de las cuales la principal, la Pasión, inspiró obras maestras redescubiertas en nuestra época. La Virgen y los Santos también inspiraron obras dramáticas y todos conocieron el Milagro de Theophilus, que tenía un atractivo extraordinario.

Estos programas eran esencialmente populares, en el sentido de que tanto los actores como el público provenían de la gente. Sus audiencias estaban alertas y atentas al más mínimo detalle de las escenas, lo que suscitaba en ellos sentimientos; y emociones muy diferentes a las provocadas por el drama actual, ya que no sólo se trataba del intelecto y de las impresiones involucradas, sino también de las profundamente arraigadas creencias.

No sólo se representaron dramas puramente religiosos en los escenarios instalados en la plaza pública, sino también obras de temática histórica, o romántica, o burlescas y farsas satíricas.

Casi todas las ciudades tenían su propia compañía teatral y la de los secretarios de los tribunales de justicia de París se hizo famosa.

El Rey Juan II y su séquito entran en París en 1350

El júbilo popular también tuvo su lugar junto a las fiestas religiosas: a veces había magníficas procesiones que marchaban por las calles con motivo de las asambleas y tribunales plenarios celebrados por los Reyes, recordando los Champs de Mars o los Champs de Mai, a los que Carlomagno convocó a la nobleza de la tierra en Poissy o en Aix-la-Chapelle.

En estas ocasiones la corte francesa disfrutó desplegando una pompa ceremonial, y los pueblos fueron decorados con todo el esplendor imaginable, como si fuera para la entrada de reyes o grandes vasallos. Se colgaron tapices a lo largo de las paredes, las casas se decoraron con hojas y vegetación y las calles se sembraron de flores.

Esto se hizo especialmente para la coronación de un rey: las ciudades por las que pasó después de las ceremonias en Reims estaban ansiosas por darle una recepción, pero esto no fue necesariamente un asunto formal o pomposo.

En ocasiones iba acompañado de procesiones de farsa donde los animadores profesionales, mezclándose con el público, realizaban cien trucos para divertir a la gente.

No fue sino hasta la entrada de Enrique II en París, en 1550, que se decidió acabar con estas alegrías y entretenimientos “de tiempos pasados”.

Fuente: https://www.traditioninaction.org/History/A_021_Festivals.htm