ESTEBAN SÁNCHEZ MALAGÓN: ¿EL NUEVO CIRO?

Misterios de iniquidad

DONALD TRUMP

¿EL MESÍAS DE ISRAEL?

Malagon

Es la primera visita de un presidente de los EEUU en funciones

En la actualidad, muchos politólogos coinciden en que Donald Trump claramente tiene una tendencia abierta, descarada y UNILATERAL de favorecer a Israel; hasta han llegado a decir y encabezar noticias, artículos, etc., con la frase “Trump, el mesías de Israel”.

Han señalado para ello, entre otros hechos:

1° Reconocer a Jerusalén como la Capital de Israel.

2° Reconocer el derecho soberano de Israel sobre los Altos del Golán.

3° Establecer un Plan de paz para Medio Oriente (en favor de Israel).

La organización judía El Jardín de Breslev elaboró un interesante artículo basado en la gematría de los nombres de los dos candidatos (2016) en las elecciones presidenciales de Estados Unidos.

La gematría es el análisis del significado de cada palabra o nombre basado en el valor numérico inherente de cada letra hebrea. Los Rabinos enseñan que los cálculos de la gematría sobre los nombres hebreos y palabras revelan capas ocultas de significado uniendo palabras y frases de números similares o idénticos.

“Para los grandes Sabios de Israel en el estudio de la Toráh, la Gematría es una herramienta muy importante y fundamental, ésta se basa en el valor numérico que tiene cada letra del Álef-Bet (alfabeto hebreo) revelándonos así lo que se esconde detrás de cada palabra”, se lee en el artículo.

El gran Rabino Hamekubal Rab Kuk, mostró esta impresionante revelación, después de haber dicho que Trump ganaría las elecciones.

Si usted realiza la sumatoria de los valores numéricos obtendrá los siguientes resultados:

Valores numéricos en el nombre Donald Trump:

La conexión de Trump se encuentra a través de Gematría. Utilizando el método para descomponer el valor de las letras hebreas, el nombre de Donald Trump en hebreo (דונלד טראמפ) es igual a 424, que también es el equivalente numérico de ‘Mashíaj para la Casa de David’ (משיח בן דוד).

Malagon 1

Malagon 2

Valores numéricos en las palabras: Amaleqiá, Hillary y Clinton. En ese orden:

Malagon 3

Para el caso de la señora Hillary Clinton, en comparación con la palabra hebrea “Amaleqiá” que significa “Descendiente de Amaléq”:

Malagon 4

Por supuesto que este mensaje no quiere decir que Trump es Mashiaj Ben David, si no que él cumplirá un rol importante para la llegada del Mashiaj Ben David.

Según esto, Dios nos habría librado de una amalequita.

Esto dice la Torá:

“Acuérdate de lo que hizo Amalec en el camino, cuando saliste de Egipto, cómo te salió al encuentro en el camino, y asaltó a tus rezagados, todos los débiles que iban atrás, estando tú fatigado y agotado; y cómo no tuvo temor de Dios. Ahora bien, cuando Yahvé, tu Dios, te diere descanso de todos tus enemigos a la redonda, en el país que Yahvé, tu Dios, te dará en propiedad hereditaria, borrarás la memoria de Amalec de debajo del cielo. No lo olvides.” (Deuteronomio 25: 17-19).

Sin embargo, si bien todo está bajo la Providencia Divina, es claro que para la Revolución Mundial (que mueve los hilos) no convenía que la Clinton ganara las elecciones, a pesar de su agenda SATÁNICA; pero convengamos que ella no hubiese hecho todos esos actos a favor de Israel, porque pudo más una agenda ESCATOLÓGICA Y PROFÉTICA.

Por lo tanto, no sería descabellado pensar que la agenda SATÁNICA (de Joe Biden en este caso) de paso nuevamente a la agenda ESCATOLÓGICA Y PROFÉTICA de Donald Trump.

Malagon 5

Un hecho histórico, hasta la ONU ha respetado la “política” territorial de los Altos del Golán

Es cierto que Israel juega un papel IMPORTANTE, desde el principio del Antiguo Testamento hasta el final del Nuevo Testamento; desde su elección, con todas las consecuencias que conlleva; y que no se pueden conocer o precisar, sino a través de la profecía.

La Declaración Balfour fue el documento en el que, por primera vez, el gobierno británico respaldó el establecimiento de “un hogar nacional para el pueblo judío” en Palestina. El texto fue incluido en 1922 por la Liga de las Naciones (organismo que antecedió a la ONU) en el Mandato Británico sobre Palestina, mediante el cual Reino Unido quedaba formalmente encargado de la administración de esos territorios.

La Declaración Balfour fue hecha a través de una carta enviada por el Ministro de Exteriores británico, Arthur Balfour, al barón Lionel Walter Rothschild, líder de la comunidad judía en Gran Bretaña. El texto señala:

Estimado Lord Rothschild.

Tengo gran placer en enviarle a usted, en nombre del gobierno de su Majestad, la siguiente declaración de apoyo a las aspiraciones de los judíos sionistas que ha sido remitida al gabinete y aprobada por el mismo.

El gobierno de su Majestad ve favorablemente el establecimiento en Palestina de un hogar nacional para el pueblo judío y usará sus mejores esfuerzos para facilitar el logro de este objetivo, quedando claramente entendido que no debe hacerse nada que pueda perjudicar los derechos civiles y religiosos de las comunidades no judías existentes en Palestina, o los derechos y el estatus político que disfrutan los judíos en cualquier otro país.

Estaré agradecido si usted hace esta declaración del conocimiento de la Federación Sionista.

Arthur Balfour

Malagon 6

Cien mil inmigrantes judíos llegaron en los primeros años tras la Declaración Balfour, firmada en 1917, que dio el respaldo británico al sionismo, el movimiento nacionalista que promovía el restablecimiento de un hogar judío en la tierra histórica de Israel.

El 29 de noviembre de 1947, la Asamblea General de la ONU adoptó la resolución 181, mediante la cual aprobó el plan de división de Palestina, en el que se estipulaba la creación de un estado árabe y otro judío a más tardar el 1° de octubre de 1948.

El presidente estadounidense, Donald Trump, confirmó el miércoles 6 de diciembre de 2017 el reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel, y ordenó iniciar un proceso para trasladar allí la embajada norteamericana en el país.

Jerusalén es hoy y debe seguir siendo un lugar donde los judíos rezan, donde los cristianos pueden hacer el viacrucis, donde los musulmanes tienen su mezquita. Sin embargo, no se ha reconocido a Jerusalén como la capital de Israel, pero en el día de hoy finalmente lo reconocemos”, afirmó Trump.

En febrero de 2018 se acuño una moneda de plata para conmemorar el 70° aniversario (1947-2017, una generación) de la resolución 181 de la ONU en la que se decreta la creación del estado judío, con la esfinge del rey Cyrus, Donald Trump y el templo de Jerusalén (haciendo mención a Arthur Balfour), uno de los sueños más anhelados por el judaísmo (la reconstrucción del Tercer Templo), ya que el Templo jamás se ha reconstruido. La recaudación de la venta de las monedas sería empleada según los rabinos para la reconstrucción del templo.

Malagon 7

Yehuda Glick, director del Instituto del Templo, no está de acuerdo en que ésta nueva edificación será fruto de “obra divina” y que el hombre no puede en ningún caso participar en su construcción, según algunas tradiciones ortodoxas judías. A pesar de su filiación ortodoxa, Glick, no está de acuerdo. “La Torá nos ordena levantar el Templo. Los que creen que el Templo descenderá de los cielos, por arte de magia o elemento cósmico, eluden el precepto bíblico de prepararse y participar en la construcción”.

Malagon 8

Glick ha puesto manos a la obra. Su Instituto del Templo ha comenzado a confeccionar las ropas para los que, según él, serán sus futuros sacerdotes. En el museo situado junto al Instituto se exhiben, además, algunas de las piezas que deberían servir para los oficios.Malagon 9

Malagon 10

Glick pertenece a una corriente mesiánica identificada con la ultraderecha israelí que reivindica como propia la zona en la que se hallaría el Tercer Templo. Pero esto es Jerusalén y por supuesto no se trata de un sitio cualquiera, sino de la zona en la que, tras la visita de Ariel Sharon en el año 2000, estalló la segunda Intifada. Es la explanada de las mezquitas, el tercer lugar más sagrado para el mundo musulmán y el corazón espiritual de la demanda palestina de un estado independiente.

Malagon 11

Trump, al igual que el Rey Ciro, podría abrir el camino para la reconstrucción del Templo de Jerusalén.

Tal sería la conexión mesiánica Trump-Cyrus, revelada a través de la numerología y los códigos bíblicos.

En el Profeta Isaías, 45: 1, se lee: “Así dice Yahvé a su ungido, a Ciro, a quien he tomado de la derecha, para derribar delante de él naciones, y desceñir la cintura de reyes; para abrir ante él las puertas a fin de que las puertas no le estén cerradas: Yo iré delante de ti, y allanaré los caminos escabrosos, romperé las puertas de bronce, y haré añicos los cerrojos de hierro”.

Las conexiones entre el presidente estadounidense y el rey persa Ciro, recientemente fortalecidas por el histórico discurso del presidente Donald Trump que reconoce a Jerusalén como la capital eterna de Israel, tienen profundas raíces en los códigos bíblicos y la numerología bíblica que vinculan a ambos hombres a la venida del Mesías.

El presidente Trump es similar a Cyrus en una cantidad de formas observables, señalaron los rabinos y los comentaristas. Aunque separados por 2.500 años, ambos hombres gobiernan la nación más grande de sus respectivas épocas. Cyrus, como Trump, era poderoso y rico, pero nada devoto. Y al igual que Cyrus, Trump apoya las aspiraciones nacionales judías.

Ahora, una conexión mesiánica ha salido a la luz.

Los misteriosos lazos entre Trump, Cyrus y el Mesías se revelan a través de dos métodos místicos para comprender la Torá. La numerología hebrea, conocida como Gematria, le da a las letras hebreas y a las palabras valores numéricos que descubren significados ocultos, mientras que los Códigos de la Biblia buscan en la Torá patrones y conexiones secretas.

La conexión de Ciro con el Mesías se encuentra en el Libro de Isaías. El rey persa es el único líder no judío al que se hace referencia en la Biblia como Moshiaj, literalmente “Su ungido”. La palabra para “ungido” en hebreo es Mashíaj (משיח), que significa “Mesías”.

El rabino Matityahu Glazerson, un experto en códigos de la Biblia, también descubrió los lazos de Trump con Ciro y el Mesías dentro de los códigos. Una semana después de las elecciones de 2016, el rabino Glazerson produjo un video en el que describió las pistas encontradas en el Libro del Levítico.

El rabino Glazerson encontró las palabras D. Trump y presidente de los EE. UU, adyacentes a la palabra Koresh (Cyrus en hebreo). Todas estas palabras fueron adyacentes a la palabra Mashíaj, usada en esa instancia explícitamente como una característica de un sacerdote ungido.

Y el ungido (moshiach) kohen tomará parte de la sangre del toro y la llevará a la Tienda de la Reunión. Levítico 4: 5. “Definitivamente Trump NO es Moshiach”, advirtió el rabino Glazerson, explicando la conexión única. “Koresh se llamó Moshiach porque ayudó a los judíos a establecerse en Israel y comenzar a construir el Segundo Templo. Trump es como Koresh porque se supone que debe ayudar a los judíos en Israel, tal vez para construir el Templo”.

La conexión entre Trump y Cyrus fue reconocida incluso antes de las elecciones por muchos cristianos evangélicos que respaldaron la promesa de la campaña de Trump de establecer a Jerusalén como la capital de Israel. El orador evangélico Lance Wallnau escribió un best-seller sobre el tema titulado God’s Chaos Candidate.

“No es una elección normal, por lo que casi necesitamos un tipo diferente de candidato”, dijo Wallnau en una entrevista con CBN News justo antes de las elecciones. “Trump tiene la unción de Cyrus para navegar en el caos. [Ciro] entró, este rey, como un gobernante secular y decretado para la construcción de la casa del Señor. Literalmente hizo posible que los judíos pusieran fin a la cautividad”.

Wallnau señaló que, como el 45º presidente de los Estados Unidos, Trump encarnaría el capítulo 45 de Isaías, en el que el rey persa Ciro reconstruye el templo judío en Jerusalén.

Trump ha abrazado personalmente la conexión con el rey persa. En marzo, el presidente Trump emitió un comunicado oficial con motivo del Nowruz, el Año Nuevo persa, en el que citó al rey Ciro. “La libertad, la dignidad y la riqueza, en conjunto constituyen la mayor felicidad de la humanidad. Si les legan las tres a su gente, su amor por ustedes nunca morirá “, decía la cita del comunicado.

Después del histórico anuncio del presidente Trump, aproximadamente 250 rabinos israelíes firmaron una carta de gratitud iniciada por el Rabino Shmuel Eliyahu, Gran Rabino de Tzfat. En una entrevista con Israel National News, el Rabi Eliyahu explicó que sus motivos para enviar la carta fueron accionados por comparaciones entre el presidente estadounidense y Cyrus.

“Le mencionamos en la carta que cuando el Profeta Nehemías vino a Ciro, para establecer Jerusalén, para fortalecer y fortalecer su posición, todo tipo de personas de poca fe estaban entre los gentiles y, para nuestra vergüenza, de la élite de nuestra propia gente, y trató de detener esto” dijo el rabino Eliyahu.

“Pero Cyrus estaba decidido a hacer la voluntad de Dios y los diseños de las otras personas colapsaron, y finalmente ellos también entendieron que la voluntad de Dios se haría”.

El año pasado, rabinos sintieron que la conexión entre Trump y Cyrus era tan fuerte que enviaron una carta al presidente recién elegido pidiéndole que reconstruyera el Templo. A la luz de la reciente declaración de Trump sobre Jerusalén, el Sanedrín reconoce que esta conexión se ha materializado, pero es prudente sobre cómo se desarrollará en el entorno político actual.

“Las acciones de Cyrus hubieran sido inútiles, habrían sido olvidadas en la historia, si no hubieran culminado en el Segundo Templo”, señaló el Rabino Weiss a Breaking Israel News. “Trump todavía no ha hecho esto”.

Si él nos deja sin el Templo, entonces su gran anuncio no significa nada, pero realmente causará un gran daño”, advirtió el rabino. “Las Naciones Unidas y los palestinos se refieren hábilmente a Jerusalén. Este para esconder sus verdaderas intenciones de dejar a Israel sin su verdadera capital. El presidente Trump dijo que estaba estableciendo la capital de Israel, y esto absolutamente debe basarse en el Templo. “Si Trump, como Cyrus, ayuda a restablecer el Templo, fortalecerá a Estados Unidos, del mismo modo que Cyrus estableció un poderoso y floreciente imperio después de tomar parte en la construcción del Templo”.

http://judios.org/trump-al-igual-que-el-rey-ciro-podria-ab…/

Este es el comentario de Monseñor Straubinger al capítulo 18 versículo 4 del Apocalipsis:

Salid de ella: la orden recuerda los pasajes que se refieren a la Babilonia histórica en Is. 48, 20; Jr. 50, 8; 51, 6 y 45; Za. 2, 7. Pirot señala un paralelismo con Jerusalén en Mc. 13, 14; Mt. 24, 16. Como observamos al comentar esta expresión en Is. 48, 20, con la caída de Babilonia debía empezar la redención del pueblo judío, que entonces sólo fue imagen de la que había de traer Jesucristo (Lc. 21, 28; cf. Ne. 9, 37 y nota). La salida de los judíos fue pacífica por la merced de Ciro (Esd. 1, 1 ss.), que en la profecía es figura de Cristo y fue anunciado dos siglos antes para ser el restaurador de Israel (Is. 44, 28; 45, 1 ss.; cf. 2 Cro. 36, 23; Jr. 25, 11; 29, 10).

Para algunos Rabinos y muchos protestantes, Donald Trump es la “Trompeta” de Dios, nosotros diríamos, la séptima trompeta, porque si llega a concluir la reconstrucción del Templo, estaríamos hablando de la consumación de TODAS LAS HEREJÍAS, porque sin duda allí se apoltronaría el Anticristo, como una “sede alterna” después de haberlo hecho en la Roma Prostituta o viceversa.

Un detalle a resaltar es que, la visión de los rabinos y protestantes es más coherente que la de los mismos catolicones modernos “conservadores” que ven a Trump como el que derrotará al NUEVO ORDEN MUNDIAL, o estado profundo… Y de paso, “Monseñor” Viganò triunfará sobre la iglesia profunda.

Así lo dice, entre otros, Cesare Sacchetti en su blog lacrunadellago.net:Malagon 12

“La alianza entre Trump y Viganò es indispensable para luchar contra el estado profundo y la iglesia profunda.

Si bien es cierto que la batalla que Trump está librando en Estados Unidos es fundamental para que Estados Unidos continúe luchando contra el globalismo, también lo es que la batalla del arzobispo es igual; y tal vez lo sea más aún, porque sin la Iglesia de su lado, la religión pagana del Nuevo Orden Mundial nunca puede nacer.

Es indudable que el estado profundo de Washington, enemigo de Trump, está profundamente vinculado a la iglesia profunda de Bergoglio.

Al mismo tiempo, la unión entre Trump y Viganò podría constituir ese contrapeso indispensable para combatir tanto el primero como el segundo.

Para poner fin al globalismo, Estados Unidos es indispensable pero también es esencial para preservar la verdadera Iglesia Católica que no quiere que el mundo caiga en la oscuridad de un régimen tan ferozmente enemigo de la humanidad como probablemente nunca se ha visto en la historia.

Es por ello que el encuentro ideal entre estos dos hombres no parece haber sido fruto del mero azar.

Monseñor Viganò en su entrevista al final parece estar convencido de que Dios permitirá que Trump permanezca otros cuatro años en la Casa Blanca y continúe con su misión de hacer de Estados Unidos una nación independiente y no sujeta a los deseos de la cábala.

El arzobispo italiano, en cambio, parece tener otra misión, probablemente aún más decisiva para el destino común.

Para evitar que la iglesia de Bergoglio, impregnada del espíritu de la masonería, continúe en el trabajo de disolver esta institución en el altar de la futura religión mundial.

Por lo tanto, a Trump se le asignaría la tarea de aplastar la cabeza política de la serpiente.

Viganò, por otro lado, parece que se le asignó la tarea de aplastar la cabeza religiosa de la serpiente.

La figura del arzobispo es sin duda la más autorizada y firme frente a la deriva de los valores negativos que están consumiendo la civilización occidental”.

Malagon 13

Esto nos muestra el grado de IGNORANCIA o ESTUPIDEZ del ala “católica”…

Por supuesto no faltaron los que en sus diferentes sitios agregaban que “junto a la Virgen, Viganò y Trump aplastarán la cabeza a la serpiente”. Esto ya raya en la blasfemia…

Por el momento, no nos queda más que esperar, ya que sólo Dios conoce el futuro contingente; pero también sabemos que Dios permite que el rumbo de la historia lo cambie, para bien o para mal, una persona, como un Martin Lutero, un Cristóbal Colón, un San Francisco de Asís y, desde luego, la Santísima Virgen María con su Fiat.