LAS ETAPAS DE UN PLAN

LAS ETAPAS DE UN PLAN

ROMA Y LA FRATERNIDAD:

EL MISMO TIPO DE PROCESO


El pasado cuatro de agosto Radio Cristiandad ha publicado mis comentarios sobre la Conferencia de Monseñor Bernard Fellay en Bahia, Brasil. (ver aquí)

En esa oportunidad no incluí en mi análisis seis minutos de la disertación por considerar que no reunía suficiente material para el análisis y evaluación del tema tratado en ellos.

La grave advertencia realizada por Monseñor Williamson en su Comentario Eleison 162 y el rápido desmentido de Monseñor Fellay me permiten ahora analizar la interesante cuestión que plantean aquellos seis minutos de la exposición del Superior de la FSSPX.

Antes de comenzar, recordemos lo esencial de las recientes palabras episcopales, que se pueden leer completas en las ediciones del lunes 23 y miércoles 25 de agosto de Radio Cristiandad.

En primer lugar, Monseñor Williamson advirtió sobre un peligro:

« (…) un rumor que llega desde Roma alerta peligro para los Católicos. Ese peligro es un acuerdo político el cual simplemente rodeará por un lado el bloqueo doctrinal. La Política amenaza con eludir a la doctrina (…) El rumor desde Roma consiste precisamente en que Benedicto XVI está pensando en un «Motu Proprio»
que aceptaría a la FSSPX «de regreso en la Iglesia», de una vez por todas, sin requerir de la FSSPX una aceptación explícita del Vaticano II o de la Misa Nueva, sino solamente la aceptación, por ejemplo, del
«Catecismo de la Iglesia Católica»
de 1992 de Juan Pablo II, el cual es sustancialmente modernista pero de una manera discreta. Por lo tanto la FSSPX no parecería ante sus seguidores como aceptando el Concilio o la Nueva Iglesia, sin embargo comenzaría poco a poco, discretamente, a tragar la substancia del neo-modernismo.»

Casi inmediatamente, Monseñor Fellay lo desmiente. Sin embargo, no reacciona como un Superior, como un verdadero jefe. Su intervención es semejante a la de un adolescente. Hubiese sido necesario pedir explicaciones al responsable; exigirle la fuente de su información; eventualmente un llamado de atención; y, además, un comunicado oficial para sacerdotes y feligreses confirmando o desmintiendo lo anunciado. ¡Pero no!; se desahoga y se enfada ante un periodista:

«Estoy muy molesto por todo este asunto. La afirmación de Monseñor Williamson es una afirmación desautorizada y es su propia personal afirmación y no la de la Fraternidad. Nunca ha sido política de la Fraternidad basar cualquier clase de acción o política en el rumor. No tengo ningún conocimiento de ningún motu proprio. Nada ha cambiado. Todo esto es rumoreo y chismes y no tengo nada que ver con rumores y chismes. Todo esto es vano, vacío. Por el momento, todo está bien y todo va sin problemas de acuerdo al plan. »

«Benedicto XVI está pensando en un «Motu Proprio» que aceptaría a la FSSPX «de regreso en la Iglesia». »

«No tengo ningún conocimiento de ningún motu proprio.»

¡Aquí hay motu encerrado!

Hay diversas posibilidades. Entre otras:

  • ¿Miente acaso uno de los dos Obispos?
  • ¿Tienen diferentes confidentes y, entonces, ambos dicen la verdad?
  • ¿Tiene uno de ellos malos informantes?
  • El dato dado a conocer por Monseñor Williamson, ¿lo obtuvo unilateralmente y no lo compartió con sus tres colegas en el episcopado?
  • ¿Lo obtuvo de su Superior, pero lo reveló sin autorización y antes de tiempo?

Lo concreto es que esta discrepancia episcopal me aclaró mucho las cosas sobre el tema tratado y la interesante cuestión que plantean aquellos seis minutos de la conferencia del Superior de la FSSPX.

Leamos lo que dijo Monseñor Fellay en Bahia entre los minutos 80:43 – 86:57:

«Para mí es claro, es la tercera vez que veo el mismo tipo de proceso.

«1ª) La primera es la Misa.

«Es muy claro, sabemos ahora muy bien que fue el Papa Juan Pablo II quien en 1986 hizo dos preguntas a una Comisión: la primera, La Misa Tradicional, ¿fue abrogada? Y la segunda, Un Obispo, ¿puede prohibir a sus sacerdotes la celebración de esta Misa?

«Esta Comisión estaba constituida por nueve Cardenales.

«A la primera pregunta, ocho cardenales han contestado: No. La Misa Tradicional jamás fue abrogada.

«Esto fue en 1986. El Papa Benedicto XVI, más de veinte años después dice lo mismo y lo promulga.

«Veinte años, durante los cuales es muy claro que en el Vaticano, para todas las cabezas, la Misa Tradicional continúa existiendo. Y, entonces, que cada sacerdote la puede decir. Pero, no dicen nada.

«En el año 2001, cuando nosotros, la Fraternidad, hemos dicho a Roma Queremos que se dé a todos los sacerdotes de todo el mundo el permiso de celebrar la Misa, la respuesta del Cardenal Castrillón fue la siguiente: El Papa está de acuerdo en que la Misa Tradicional no está abrogada y que, entonces, cada sacerdote puede celebrarla. Y continúa diciendo, El Secretario de Estado, el Cardenal Sodano, está de acuerdo; el Cardenal de la Liturgia, el Cardenal Medina, está de acuerdo; el Cardenal del Clero, está de acuerdo; el Jefe del Consejo para la interpretación de los textos administrativos, está de acuerdo; el Jefe de los Tribunales, de Magistri, está de acuerdo…

«Él iba contando con los dedos… De acuerdo, de acuerdo, de acuerdo

«Entonces, si todos están de acuerdo, ¿dónde está el problema?… Ah, sabe, están los Secretarios y los ¡Subsecretarios! Ellos están en contra. Entonces, no podemos darlo.

«Yo siempre he creído que el Jefe era el Papa, y no los Subsecretarios.

«Fue la respuesta. Fue la respuesta. Increíble.

«Y por escrito, en una carta que ha sido publicada, de mayo de 2001, el Cardenal escribió: Algunos Obispos y fieles juzgan que dar el permiso a la Misa Tradicional sería es desfavor de la Misa Nueva. Entonces, no podemos dar este permiso.

«Unos Obispos y fieles»… De nuevo, yo pienso que el que tiene que juzgar es el Papa, y no fieles ni Obispos.

«Bueno, esto es para dar un ejemplo como van las cosas.

«Entonces, saben, pero no lo hacen durante veinte años.

«) Para la excomunión, es lo mismo.

«En noviembre del año 2005 he hablado con el Cardenal Castrillón durante casi cinco horas; y he dicho todo lo que tenemos contra el Concilio, contra la Nueva Misa, una larga lista. Y al final, el Cardenal me dijo: Bueno, yo no puedo decir que estoy de acuerdo con todo lo que usted ha dicho, Pero, lo que usted ha dicho no hace que usted esté fuera de la Iglesia. Entonces, escriba al Papa para pedirle que levante la excomunión.

«Eso fue en el 2005. Y hasta el 2009 nada pasó.

«Pero, para mí es muy claro; desde el momento en el cual Roma nos dice que tenemos que escribir a Roma para pedir que se destruya esta excomunión, es muy claro que Roma está dispuesta; que Roma no tiene argumentos para decir que sí, que hay que mantener esa excomunión.

«3ª) Y ahora, yo tengo la misma percepción sobre el reconocimiento de la Fraternidad.

«No tienen argumentos para decir que nosotros no somos católicos. Pero, hay problemas políticos, hay problemas sociales, disciplinarios, hay toda esta oposición de los modernistas.

Y, entonces, se encuentran débiles para hacerlo; y esperan un momento más favorable para decir que la Fraternidad está bien.

«Pero eso puede durar, no sé, diez años, quince, veinte años, como la Misa.

«Pero ya, ahora, sé, porque el Cardenal Castrillón me lo ha dicho, al inicio del año 2009, que hubo una reunión de Cardenales en Roma donde han decidido que se podía reconocer a la Fraternidad. »

Monseñor Fellay dice tener las ideas claras sobre la manera de proceder de Roma: «Para mí es claro, es la tercera vez que veo el mismo tipo de proceso».

Tanto para las medidas sobre la Misa como para el de la excomunión afirma que Roma no tenía argumentos y que, sin embargo, se tomó su tiempo para actuar:

«1ª) Veinte años, durante los cuales es muy claro que en el Vaticano, para todas las cabezas, la Misa Tradicional continúa existiendo. Y, entonces, que cada sacerdote la puede decir. Pero, no dicen nada (…) Entonces, saben, pero no lo hacen durante veinte años.

«2ª) Eso fue en el 2005. Y hasta el 2009 nada pasó. Pero, para mí es muy claro (…) es muy claro que Roma está dispuesta; que Roma no tiene argumentos para decir que sí, que hay que mantener esa excomunión. »

Esto le permite sacar la conclusión respecto del reconocimiento de la Fraternidad:

«3ª) No tienen argumentos para decir que nosotros no somos católicos (…) y esperan un momento más favorable para decir que la Fraternidad está bien».

Sin embargo, su razonamiento no es correcto, puesto que en ambos casos presupuestos, tanto respecto de la Misa Tradicional como acerca de las pretendidas excomuniones de 1988, hubo cambios importantísimos que modificaron absolutamente las cuestiones.

Brevemente, y para no volver sobre temas que ya han ido tratados con anterioridad, sea por mí, sea por otros sacerdotes y feligreses, se puede decir:

1º) Sobre el tema de la Misa, Benedicto XVI ha escrito:

«El Misal Romano promulgado por Pablo VI es la expresión ordinaria de la «Lex orandi» de la Iglesia católica de rito latino.»

«Es necesario afirmar en primer lugar que el Misal, publicado por Pablo VI y reeditado después en dos ediciones sucesivas por Juan Pablo II, obviamente es y permanece la Forma normal – la Forma ordinaria – de la Liturgia Eucarística.»

«El Misal Romano promulgado por San Pío V y reeditado por el bienaventurado Juan XXIII debe considerarse como la expresión extraordinaria de la misma «Lex orandi» y gozar del respeto debido por su uso venerable y antiguo.»

«La última redacción del Missale Romanum, anterior al Concilio, que fue publicada con la autoridad del Papa Juan XXIII en 1962 y utilizada durante el Concilio, podrá, en cambio, ser utilizada como Forma extraordinaria de la Celebración litúrgica.»

«Estas dos expresiones de la «lex orandi» de la Iglesia no inducen ninguna división de la «lex credendi» de la Iglesia; son, de hecho, dos usos del único rito romano.»

«No es apropiado hablar de estas dos redacciones del Misal Romano como si fueran «dos Ritos». Se trata, más bien, de un doble uso del mismo y único Rito

«No hay ninguna contradicción entre una y otra edición del Missale Romanum.

Por lo demás, las dos Formas del uso del Rito romano pueden enriquecerse mutuamente.»

«Por eso es lícito celebrar el Sacrificio de la Misa según la edición típica del Misal Romano promulgada por el bienaventurado Juan XXIII en 1962, y nunca abrogada, como forma extraordinaria de la Liturgia de la Iglesia.»

«Obviamente para vivir la plena comunión los sacerdotes de las Comunidades que siguen el uso antiguo no pueden, en principio, excluir la celebración según los libros nuevos. En efecto, no sería coherente con el reconocimiento del valor y de la santidad del nuevo rito la exclusión total del mismo.»

Por lo tanto, es falso decir, como Monseñor Fellay lo hace desde hace tres años y lo repitió en Bahia:

«Esta Comisión estaba constituida por nueve Cardenales. A la primera pregunta, ocho cardenales han contestado: No. La Misa Tradicional jamás fue abrogada. Esto fue en 1986. El Papa Benedicto XVI, más de veinte años después dice lo mismo y lo promulga.»

¡Falso! Lo promulgado por Benedicto XVI es que «La Misa Tradicional jamás fue abrogada como forma extraordinaria».

El viernes 9 Julio 2010, Radio Cristiandad publicó un artículo firmado por mí y titulado LA DIALÉCTICA DE LA MISA – ¿HACIA UNA SÍNTESIS? (ver aquí)

En el acápite «¿Complicidad?», afirmé que los Superiores de la Fraternidad Sacerdotal San Pío X estaban al tanto de la distinción entre forma ordinaria y forma extraordinaria.

Y proporcioné los textos de seis pruebas, cuyas referencias son: DICI No 94, octubre de 2004; Cor Unum Nº 85, octubre de 2006; DICI del 10 de marzo de 2007; Benedicto XVI y los tradicionalistas; Intervención del cardenal Castrillón Hoyos en la Va Asamblea de los obispos de América Latina, el 18 de mayo de 2007; Nouvelles de Chrétienté Nº 106, julio-agosto de 2007.

Remito allí al lector que no tenga conocimiento.

Entonces, han sido necesarios veinte años para que la Fraternidad Sacerdotal San Pío X aceptase esas fórmulas impías y blasfemas.

¡Esta es la realidad!

2º) Sobre el tema de la excomunión, el Decreto de Roma dice:

«Por medio de la carta del 15 de diciembre de 2008 enviada a Su Eminencia el Cardenal Darío Castrillón Hoyos, Presidente de la Pontificia Comisión Ecclesia Dei, Mons. Bernard Fellay, en su nombre y en el de los otros Obispos consagrados el 30 de junio de 1988, volvía a solicitar el levantamiento de la excomunión latae sententiae formalmente declarada por Decreto del Prefecto de esta misma Sagrada Congregación para los Obispos con fecha del 1º de julio de 1988.

« (…) Conforme a las facultades que me han sido expresamente concedidas por el Santo Padre, Benedicto XVI, en virtud del presente Decreto, remito a los Obispos Bernard Fellay, Bernard Tissier de Mallerais, Richard Williamson y Alfonso de Galarreta la censura de excomunión latae sententiae declarada por esta Congregación el 1º de julio de 1988 y declaro privado de efectos jurídicos a partir del día de hoy el Decreto entonces publicado.»

Por lo tanto, es falso decir, como hace Monseñor Fellay: «Eso fue en el 2005. Y hasta el 2009 nada pasó. Pero, para mí es muy claro; desde el momento en el cual Roma nos dice que tenemos que escribir a Roma para pedir que se destruya esta excomunión, es muy claro que Roma está dispuesta; que Roma no tiene argumentos para decir que sí, que hay que mantener esa excomunión.»

¡Falso! El Decreto romano dice que Mons. Bernard Fellay, en su nombre y en el de los otros Obispos consagrados el 30 de junio de 1988, volvía a solicitar el levantamiento de la excomunión latae sententiae.

Por esa razón, porque él solicitó el levantamiento, y no porque Roma no tenía argumentos para decir que había que mantener esa excomunión, es que el Decreto termina diciendo «remito la censura de excomunión latae sententiae.»

Cabe recordar que, por lo menos desde julio de 2004, yo había advertido a los Superiores sobre este peligro.

En efecto, como puede comprobarse en mi Apelación, cuando Monseñor Bernard Fellay anunció en junio de 2004 que había pedido a Roma «oficialmente el retiro del Decreto de Declaración de las excomuniones» envié la misma carta a siete de mis Superiores (los cuatro Obispos, el Primer Asistente, el Ecónomo General y el Secretario General) para señalarles que ese pedido implicaba la aceptación de las excomuniones y de que, tarde o temprano, íbamos a terminar por aceptar lo inaceptable: el levantamiento de las mismas.

Basta recordar mi intercambio epistolar con los Obispos Monseñor Fellay y Monseñor Tissier de Mallerais, que figura en dicha Apelación de febrero de 2009:

«Usted confunde retirar un decreto de excomunión con levantar una excomunión (…) En todo documento oficial o de importancia tengo mucho cuidado de no mencionar o decir ״levantar la excomunión״» (Carta de Mons. Bernard Fellay al padre Ceriani, 3 de agosto de 2004).

«Usted puede comprobar que efectivamente el Padre Sommerville no leyó como lo hacen los sacerdotes de la Fraternidad ״el retiro del decreto de excomunión״, sino que habla de ״levantamiento de la excomunión״. No está informado simplemente de nuestra distinción y de la insistencia que debemos tener en hacerla. Es necesario simplemente tomarlo como una manera corriente de hablar» (Carta de Mgr Bernard Fellay al padre Ceriani, el 26 de febrero de 2005).

«Pienso y mantengo que se trata de una simple cuestión de imprecisión de lenguaje en el texto incriminado. ¡Nada más! No pienso que eso valga la pena para hacer un drama.» (Carta de Mgr Bernard Fellay al padre Ceriani, el 3 de junio de 2005).

«Monseñor Fellay pidió oficialmente ״el retiro del decreto de excomunión״. No pidió el levantamiento o el retiro de la excomunión en si misma, que no reconocemos; pide precisamente el levantamiento del decreto, es bien diferente. ¿Pero entiende usted la diferencia? ¿Quiere reflexionar sobre esto? » (Carta de Mgr Tissier de Mallerais al padre Ceriani, el 31 de agosto de 2004).

«No comparto sus inquietudes en lo referente a los debates con Roma. Le dije en la última carta que es su carácter inquieto quien le juega malas pasadas, ya que objetivamente no hay materia para inquietud. En efecto, Monseñor Fellay mantiene bien firmemente los dos preliminares que ha planteado al cardenal Castrillón Hoyos hace cuatro años, a saber el reconocimiento del derecho imprescriptible de la misa tradicional y el levantamiento —no de las censuras sino— del decreto de excomunión de los obispos. Le expliqué que no es la misma cosa. El protocolo de 1988 preveía el levantamiento de las irregularidades y de la suspensión, Mons. Fellay pide el levantamiento del decreto: no reconoce, pues, la validez de las censuras.» (Carta de Mgr Tissier de Mallerais al padre Ceriani, el 18 de septiembre de 2004).

El 2 de agosto de 2005 escribí al Secretario General de la FSSPX, Padre Arnaud Sélégny: Considerando les antecedentes a partir de agosto de 2000, es muy probable, como temo, que las autoridades de la Fraternidad terminen por aceptar de la Roma modernista una fórmula tal como «retirar la excomunión» o «levantamiento de la excomunión» o «anular la excomunión».

Una copia de esta carta fue enviada a Monseñor Fellay.

Recordemos que Olivier Figueras, del Semanario Monde et Vie, preguntó a Monseñor Fellay «¿Esperaba usted, Monseñor, este levantamiento de la excomunión?» Y él responde: «Lo esperaba desde 2005, después de la primera carta de pedido del levantamiento de la excomunión que había dirigido a pedido mismo de Roma. Porque era claro que Roma no pedía esta carta para rechazar levantar la excomunión». (Entrevista publicada el 31 de enero de 2009 e incluida en el sitio oficial de Francia de la FSSPX, La Porte Latine, bajo responsabilidad directa de Monseñor Fellay).

Para mayores datos, ver el ANEXO VII de mi Carta de Demisión.

Entonces, es falso decir: Eso fue en el 2005. Y hasta el 2009 nada pasó.

Fueron necesarios ocho años, de agosto de 2000 a enero de 2009, para que la Fraternidad Sacerdotal San Pío X aceptase esa otra fórmula impía y suicida respecto de la operación supervivencia de la Tradición.

¡Esta es la realidad!

Es muy cierto lo que ha dicho Monseñor Fellay, tal vez sin darse cuenta de lo que decía: todo va sin problemas de acuerdo al plan.

¡Hay un plan! La Roma modernista y anticristo tiene un plan.

Todo indicaría que Mons. Fellay está al corriente de ese plan.

Su proceder en el pasado y sus palabras actuales mueven a pensar que está enterado del plan y que colabora con él.

Su frase, ya acuñada, «Padre, ¿no ve que todo esto es política?», es reveladora.

Incluso las discusiones teológicas o doctrinales estarían al servicio de la regularización canónica denunciada por Monseñor Williamson. En el DICI 132, está publicado un interesante artículo, La estrategia de la FSSPX, que lo probaría. No puedo ahora extenderme sobre esto. Tal vez el Padre Juan José Turco realice en breve un trabajo sobre este tema.

Lo concreto es que Monseñor Bernard Fellay dice que es la tercera vez que ve el mismo tipo de proceso.

Tal vez esté por organizar otro ramillete de Rosarios para obtener el Motu proprio que decrete el reconocimiento de la Fraternidad por parte de la Roma modernista y anticristo.

Yo también confirmo el desarrollo del mismo proceso; mas sostengo lo siguiente: de la misma manera que se ha cumplido en las dos primeras etapas por adulteración, del mismo modo se llevará a cabo en la tercera, salvo que Nuestra Señora intervenga para deshacer este diabólico plan.

Padre Juan Carlos Ceriani

43 comentarios sobre “LAS ETAPAS DE UN PLAN

  1. Padre, con mucho respeto, entiendo que si el Papa nos da un MOTUS PROPIO diciendo que la Fraternidad es CATOLICA Y ESTA EN COMUNION CON LA IGLESIA; y no pide nada a la FRATERNIDAD; esta todo muy bien SABE “””””MUCHAS ALMAS SE PODRAN SALVAR”””””””Y mucho bien ara la FRATERNIDAD a los fieles, o desean los de radio cristiandad que la salvación sea para unos pocos.

    1. No seas ingenuo, Ariel; no se trata (ni nunca se ha tratado de eso ¿es que no te das cuenta de ello?) de salvar a unas pocas almas más, sino de perder a las poquitas almas que siguen (o seguimos, o tratamos de seguir) a la tradición.
      El artículo es muy claro (para quien realmente quiera ver, para el que no, será como el avestruz que hunde su cabeza en un hoyo … mientras se aproxima el león para devorarlo); cada vez es más evidente (¡cómo pensar de otra forma!) que se ha fraguado un maquiavélico plan para entregar a sacerdotes de la FSSPX y feligresía que acude a los centros de misa de la misma, en las garras de la Roma «sede del anticristo» (ya se nos había advertido en La Salette). A estas alturas ya es muy difícil dudar … Dios nos ampare.

  2. mi comentario es simplemente decir que ese plan se huele desde hace tiempo, pero a los que hemos sacado la nariz afuera para respirar mejor, nos han dado un sacudón, y ¡Fuera! ¡Fuera! o <Se callan o se quedan sin Misa y sin Sacramentos.! y eso sólo por preguntar. "Padre; que es eso del levantamiento,… retiro,…de las excomuniones?"
    O tal vez un tímido, " Padre; porqué aceptaron que Monseñor Lefebvre siga excomulgado? " O de pronto, querer saber
    más acerca de la forma extraordinaria, o el Motu Propio ¡pecado capital! por el que muchos fuimos "excomulgados de la FSSPX!!
    <<el plan es engañaditos llevar a los corderos a aceptar de a poquito, muy poquito pero firmemente el Concilio, casi sin darse cuenta…el veneno si es mucho, es amargo, en cambio poquito y mezclado con algo "bueno" es aceptado sin más…Padre Ceriani, siga desenmascarándolos, Ud. es un poco cómo un faro que nos evita encallar en las tinieblas de ésta noche oscura que nos ha tocado vivir.
    Dios lo bendiga a Ud. y a Radio Cristiandad, también a todos los Sacerdotes que han sabido decir: Basta de engaños!!
    En fin que Dios se apiade y les abra los ojos como al ciego, tocandoles los ojos con Su Saliva!!!

  3. Además, M.Fellay, unos días más tarde, en Buenos Aires, insinúa que se está conversando sebre esto,cuando afirma que Benedicto VXI tiene un problema de conciencia de lo que pasó en el ´88 y ahora quiere arreglar la situación de la FSSPX con Roma.
    Por otro lado, lo pregunto a Ariel, si es capáz de leer y reflexionar acerca de todo lo que está diciendo el P. Ceriani este artículo. ¿Puede ud. y todos los que piensan como ud, ver siquiera algo de todo lo que está ocurrindo delante de sus ojos? Le pregunto porque su comentario es una nueva versión del mismo libreto del 2009,del 2007,del 2000,de 1962………

  4. Ariel, de mi mayor consideración:

    Si no me equivoco, usted es el mismo que ha hecho un comentario el miércoles 1º de septiembre a mi artículo “Dime qué superior tienes, y te diré qué posición adoptas”.

    Sin que viniese al caso, usted presentó un comentario con citas de la biografía de Monseñor Lefebvre pretendiendo probar sobre ellas de que, aún hoy, hay que ir a Roma.

    El señor Fabián Vázquez le respondió perentoriamente. Y usted guardó silencio. Quien calla, otorga.

    Pero ahora, usted contraataca en este nuevo artículo y afirma que “si el Papa nos da un MOTU PROPIO diciendo que la Fraternidad es CATOLICA Y ESTA EN COMUNION CON LA IGLESIA; y no pide nada a la FRATERNIDAD; está todo muy bien.”

    Y yo le respondo, y por su intermedio a todos los que tienen las mismas dudas u objeciones:

    1) Roma está ocupada por una ideología y una herejía. En textos de la FSSPX tiene las pruebas, que omito por razones de espacio.

    2) La Obra de la Tradición siempre ha adherido a la Roma Eterna y ha rechazado la Roma neomodernista surgida del Concilio Vaticano II, cuya representaciones más gráficas son la misa bastarda de Pablo VI, la libertad religiosa masónica y el ecumenismo indiferentista. Vea la Declaración de Mons. Lefebvre de noviembre de 1974.

    3) Todos los Superiores de la Fraternidad, el 6 de julio de 1988, han firmado: “En cuanto a nosotros, estamos en plena comunión con todos los Papas y todos los Obispos que han precedido el Concilio Vaticano II, celebrando exactamente la Misa que ellos codificaron y celebraron, enseñando el Catecismo que ellos compusieron, oponiéndonos contra los errores que ellos condenaron muchas veces en sus encíclicas y cartas pastorales. Quiera usted entonces juzgar de qué lado se encuentra la ruptura. Estamos extremadamente apenados por la ceguera de espíritu y el endurecimiento de corazón de las autoridades romanas.
    En cambio, nosotros jamás quisimos pertenecer a ese sistema que se califica a sí mismo de Iglesia Conciliar y se define por el Novus Ordo Missæ, el ecumenismo indiferentista y la laicización de toda la sociedad. Sí, nosotros no tenemos ninguna parte, nullam partem habemus, con el panteón de las religiones de Asís; nuestra propia excomunión por un decreto de Vuestra Eminencia o de otro dicasterio no sería más que la prueba irrefutable. No pedimos nada mejor que el ser declarados ex communione del espíritu adúltero que sopla en la Iglesia desde hace veinticinco años; excluidos de la comunión impía con los infieles.”

    4) Esos mismos Superiores no tuvieron en cuenta lo que usted esgrime ahora; y, por el contrario, sostuvieron con claridad: “El ser asociados públicamente a la sanción que fulmina a los seis obispos católicos, defensores de la fe en su integridad y en su totalidad, sería para nosotros una distinción de honor y un signo de ortodoxia delante de los fieles. Estos, en efecto, tienen absoluto derecho de saber que los sacerdotes a los cuales se dirigen no están en comunión con una iglesia falsificada, evolutiva, pentecostal y sincretista”.

    5) La Misa del Rito Romano de la Iglesia Católica no necesitaba de ningún Motu proprio que la reconociese como único rito oficial romano (y mucho menos de uno que la relegase al rango de “forma extraordinaria” de un rito cuya “forma ordinaria” sería la misa bastarda montiniana).
    Del mismo modo, la Obra de la Tradición no necesita de un Motu proprio proveniente de la Roma ocupada que la reconozca como católica y en comunión con la Iglesia. ¿Cómo los ocupantes pueden reconocer a los legítimos? ¿Desde cuándo la esposa legítima necesita la aprobación de la adúltera? La Iglesia a la cual usted se refiere, ¿es la Católica o la Conciliar? El Papa que la reconocería, ¿sería uno con cabeza modernista o uno con cabeza, pies, manos, corazón alma y fe católicos?

    6) Los seis Obispos de la Tradición no necesitaban un Decreto que levantase la espuria excomunión decretada en julio de 1988 por ese sistema que se autodenomina Iglesia Conciliar para ser reconocidos como católicos (y mucho menos por pedido expreso de los cuatro Obispos sobrevivientes de la FSSPX, dejando vergonzosamente de lado a sus dos dignos consagrantes).
    Del mismo modo la Obra de la Tradición no precisa de Motu proprio alguno que provenga de una iglesia falsificada, evolutiva, pentecostal y sincretista.

    Simplemente esperarlo de ella implicaría haber perdido “la prueba irrefutable”; supondría estar en comunión con “el espíritu adúltero que sopla en la Iglesia desde hace cuarenta y siete años”; sería estar “incluidos en la comunión impía con los infieles”; demostraría no poseer ya el “signo de ortodoxia delante de los fieles”.

    7) Todo estaría mal.

    No, no sé cuántas almas se pueden salvar. No sé si yo me salvaré. No sé si los responsables de Radio Cristiandad se salvarán. Todo esto sólo lo sabe Dios.

    Pero sí sé que la salvación está ofrecida a todos; pero que ella pasa por la gracia otorgada por el Hijo de Dios, y dispensada por medio de la única Iglesia por Él fundada, fuera de la cual no hay ni puede haber salvación.

    A Ella tengo el honor de pertenecer; soy hijo de Dios por el Santo Bautismo, soldado de Cristo por la Santa Confirmación y ministro de Cristo por la Santa Ordenación Sacerdotal.

    No pertenezco ni quiero pertenecer al Panteón de Asís.

    Espero que estas líneas le ayuden a reflexionar, a usted y a todos aquellos a los que ellas van dirigidas.

    Con mis oraciones y mi bendición sacerdotal.

    Padre Juan Carlos Ceriani

    1. Salve Maria..!

      Muchas gracias por la claridad Padre Ceriani. Recemos para que la FSSPX no se deje seducir por los cantos de sirena de la misma Roma modernista que enfrentó Mons Lefebvre.

      Non possumus..!

      Un abrazo in Jesu et Maria,

  5. A Ariel:
    No cree usted que muchas almas se podrian salvar si en cambio alguien las liberara del tremendo error del modernismo heretico y de los presuntamente invalidos / cuasi-invalidos / sospechosamente dudosos Sacramentos de la «iglesia» conciliarista??

  6. ES MÁS GRAVE DE LO QUE PARECE

    Cuando los miembros de un grupo, cualquiera que este sea pierden la claridad de pensamiento su fin está cerca.

    ««3ª) Y ahora, yo tengo la misma percepción sobre el reconocimiento de la Fraternidad.

    «No tienen argumentos para decir que nosotros no somos católicos. Pero, hay problemas políticos, hay problemas sociales, disciplinarios, hay toda esta oposición de los modernistas.»

    Aquí hay una insistencia que ya no sé si clasificar de aberrante o de meramente chuzca: Pedir a un grupo de herejes declarados por sus obras y doctrinas ¡que los reconozcan como católicos!

    Habría que imaginar a Ignacio de Loyola pidiéndole lo mismo a Lutero.

    ¡ PARA RIPLEY !

    «To be or not to be, that is the question» (Hamlet de Shakespeare).

    La idolatría, otorgar credibilidad a lo visible sobre lo verdadero no es un problema vetrotestamentario. Es lo que vienen demostrando desde que M. Lefevbre quiso reconocer en la visibilidad de los antipapas una autoridad que su doctrina y obras desmentía.

    Sin embargo murió «excomulgado» sin temor alguno, declarando con ello que la sucesión apostólica no tenía nada que ver con los «papas» de la revolución.

    Los idólatras han ido a Roma a incorporar la ortodoxia a la heterodoxia, ¡porque jamás han sabido hacer otra cosa!

    Y demostramos a diario nuestro alejamiento del Verdadero Dios, de la verdad religiosa, y nuestro desinterés por Dios y por la salvación de las almas.

    Más necesidad tenemos de profetas hoy que los judíos del antiguo testamento. Nadie reprocha al pueblo sus pecados, lo que ha conducido a una revuelta cada día más pronunciada contra Dios. Alentamos esta revuelta pecando por omisión, la gravísima omisión de ya no reprochar al pueblo por sus pecados. Y el pueblo, sintiéndose justificado, reprocha a Dios cuanto se le antoja como si fuera merecedor de todo a cambio de nada.

    Es por omisión como mínimo que estáis constituidos en falsos profetas.

    ¡ EL CUADRO ES ATERRADOR !

  7. La excomunion de la Tradición por parte de la Iglesia Conciliar, significó, su propia excomunión de la Roma Eterna, como bien lo dicen los Obispos excomulgados en 1988. El Reconocimiento público de que la Misa nunca fue abrogada, que las excomuniones no tienen valor, y de que la Fraternidad es plenamente católica y tiene jurisdicción plena, son señales de que la Iglesia Conciliar, empieza a reconocer sus errores.
    La contradicción en que que han caido primero prohibiendo la Misa, despues autorizandola, excomulgando, despues desexcomulgando, prohibiendo a la Fraternidad jurisdicción, y ahora concediendola, son pruebas mas que evidentes, del desvarío en que ha caido la Iglesia, después del Concilio, y no es mas que darle la razon a Monseñor Lefebvre, que ha mantenido la Misa Tradicional y el Sacerdocio católico, y con ello el Dogma integro.
    La Fraternidad, debe estar alerta y mas unida que nunca, porque se aproximan horas, en que tendrá que dar testimonio de todo lo que ha atesorado durante estos treinta años de existencia. Como dice el Padre Castellani, el cristiano está para se usado por Nuestro Señor, y la Fraternidad está a punto de ser usada por Nuestro Señor, para restaurar su oscurecida, maltratada y usurpada Iglesia.
    Quienes, con una supuesta intransigencia, y pureza intelectual, acusan al superior de la Fraternidad de mentiroso, blasfemo y otras yerbas, no hacen mas que hacerle el juego al enemigo, que furioso por lo que está pasando en la Iglesia de Nuestro Señor Jesucristo, usa todos los medios para mantenerla en la oscuridad en la que ha caido. Este enemigo, que durante el Concilio, alentaba los cambios en la Iglesia, por que con ello lograba su autodestrucción, hoy resiste los cambios, com la regularización de la Fraternidad, porque sabe que con ello pierde el poder con que tiene esclavizada a la Iglesia de Cristo.
    Como lo prueban las trascripciones en el encabezado ¿Y? de este mismo portal, Monseñor Lefebvre, era muy flexible en cuestiones que no fueran doctrinales. Hasta llego a hacer concesiones a la Misa Nueva, y siempre previó, aun en el momento mas crítico (las consagraciones episcopales), volver a tener contactos con Roma («creemos preferible esperar tiempos más propicios para el regreso de Roma a la Tradición.»
    «Pero si vivo un poco aún y suponiendo que de aquí a un determinado tiempo Roma haga un llamado, que quiera volver a vernos, reanudar el diálogo»).
    La conducción actual de la Fraternidad, es mas que eficaz, no ha hecho ninguna concesión a Roma y esta ya ha reconocido que la Misa nunca fue abrogada, que las excomuniones no fueron justas, que el Concilio, es discutible, y que la Fraternidad es completamente católica. Criticar a la conducción de la Fraternidad en esta circunstancia, es de una necedad mayuscula.

    1. POLICARPO:

      El problema radica en la sucesión apostólica, la cual sólo puede darse no en razón del sitio, la Roma eterna como afirmas, sino tan sólo en razón de la continuidad de doctrina. ESO, al menos, es lo único comprensible dentro del Credo que establece: «Creo en la Iglesia que es una, santa, católica, y apostólica.

      UNA: Dejó de serlo dado el rompimiento absoluto en el terreno doctrinal con el Evangelio mismo. FUE UNA en su rechazo a las herejías; dejó de serlo al admitir la anarquía actual en la que, aceptándose cualquier cosa como cristiano sin querer expulsar fuera de sí lo más aberrante (católicas por el derecho a decidir – teologos de la liberación- etc. EL ÚNICO EXCOMULGADO FUE LEFEVBRE) ha perdido toda definición propia que para serlo requeriría ser excluyente.

      PARA QUE ENTIENDAS: Hoy día HASTA los «Testigos de Jehova» pueden decir que fuera de su secta no hay salvación. ¿SABES CUAL ES LA ÚNICA SECTA QUE NO PUEDE DECIR LO MISMO?

      SANTA: Volviose NON SANCTA, al contradecir a Jesucristo en su mismo Evangelio. ¿O ya se te olvidó el Evangelio?

      CATÓLICA: Al romper con la verdad excluyente de todo error para abrazarlos todos, precisamente lo condenado POR JESUCRISTO, además de San Pío X, perdió con ello toda posibilidad de catolicidad, de universalidad. Para que me entiendas: 2 x 2 = 4 es católico por universal. Bestialidades vaticanosegundistas de que da los mismo 4 que 7, que tu corbata por ser «hermanas separadas» ya dejó de ser universal para convertirse en una ¡pe…j..da!

      ¿QUÉ NUNCA LEISTE EN EL EVANGELIO «EL CAMINO ES ESTRECHO Y LA PUERTA ANGOSTA», O VAMOS A REFERIRLO SOLO A LA PUERTA DE TU CASA?

      LOS HEREJES Y LOS APÓSTATAS NO PUEDEN TRANSMITIR LA SUCESIÓN APOSTÓLICA, ROTA ESTÁ DESDE EL EXCOMULGADO LATAE SENTENTIA CARDENAL ANGELO RONCALI

      Por comunista, por comunista, BASTA CON MENCIONAR por comunista, como lo fue Montini, como lo fue el único que admitió la Polonia comunista que fuera nombrado Cardenal: Wojtywa.

      ¿O de verdad te has tragado el cuento de que la Iglesia fundada por Jesucristo pudiera ser una Iglesia de pederastas?

      Hay que tener, por lo menos, vergüenza. . .

      ¡ LA SALETTE !

      Roma apostatará de la fe y se convertirá en la sede del Anticristo.

      DE VERDAD QUIEREN INSISTIR EN QUE EL ANTICRISTO ES SUJETO DE CONVERSIÓN; O SE LIMITAN A QUE EL ANTICRISTO ES UN ESLABÓN VÁLIDO DENTRO DE LA SUCESIÓN APOSTÓLICA?

      Repito: Hay que tener, por lo menos, vergüenza. . .

      PS Un poquito de cultura ayuda.

  8. luisosio:

    Te respondo con palabras de Monseñor Lefebvre, que encontré en este misma página, que seguramente tiene mas conocimiento del problema que vos.
    «Ved las consecuencias de aquellos que se escandalizan de la realidad, de la Verdad. Yo haría aquí una comparación con la Iglesia de hoy. Nos hemos escandalizado, sí, verdaderamente escandalizado, de la situación de la Iglesia. Pensábamos que la Iglesia era realmente divina, que nunca podía equivocarse y que nunca podía engañarnos.
    “Y en verdad es así. La Iglesia es divina; la iglesia no puede perder la Verdad; la Iglesia custodiará siempre la Verdad eterna. Pero también es humana, y mucho más humana que Nuestro Señor Jesucristo: Nuestro Señor no podía pecar, era el Santo, el Justo por excelencia.
    “La Iglesia es divina, verdaderamente divina, nos proporciona todas las cosas de Dios (particularmente la Santa Eucaristía), cosas eternas que jamás podrán cambiar, que harán la gloria de nuestras almas en el Cielo. Sí, la Iglesia es divina, pero también es humana. Está sostenida por hombres que pueden ser pecadores, que son pecadores y que, si bien participan en cierta manera de la divinidad de la
    Iglesia, -como el Papa, por ejemplo, por su infalibilidad, por el carisma de la infalibilidad participa de la divinidad de la Iglesia, no obstante seguir siendo hombre- siguen siendo pecadores. El Papa, salvo en el caso en que usa su carisma de infalibilidad, puede equivocarse, puede pecar.
    “No tenemos por qué escandalizarnos y decir, como algunos, al estilo de Arrio, que no es Papa. Así decía Arrio: ‘No es Dios, no es verdad. Nuestro Señor no puede ser Dios’.
    “También nosotros nos sentimos tentados de decir:’ No es Papa, no puede ser Papa si hace lo que hace’.
    0 si no, en cambio, como otros que divinizarían a la Iglesia al punto de que todo sería perfecto en Ella, podríamos decir: ‘No es cuestión de hacer algo que se oponga a lo que viene de Roma, porque todo es divino en Roma y debemos aceptar todo lo que de allí venga’. Quienes así dicen proceden como aquellos que decían que Nuestro Señor era de tal manera Dios que no le era posible sufrir, sino que todo aquello era apariencia de sufrimiento, que en realidad no sufría, que en realidad Su Sangre no manaba, que no eran sino apariencias las que impresionaban los ojos de quienes Lo rodeaban, pero no una realidad. Lo mismo sucede hoy en día con algunos que siguen diciendo: ‘No, nada puede ser humano en la Iglesia, nada puede ser imperfecto en la Iglesia’. También esos se equivocan. No admiten la realidad de las cosas. ¿Hasta dónde puede llegarla imperfección de la Iglesia, hasta dónde puede llegar-diría yo-el pecado en la Iglesia, el pecado en la inteligencia, el pecado en el alma, el pecado en el corazón y en la voluntad? Los hechos nos lo muestran.
    “Hace un momento les decía que nunca nos habríamos atrevido a colocar en labios de Nuestro Señor las palabras: ‘Díos mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?’. Pues bien, tampoco nunca habríamos pensado que el mal, que el error, pudieran penetrar en el seno de la Iglesia. Ahora vivimos esa época: no podemos cerrar los ojos. Los hechos nos aparecen ante los ojos y no dependen de nosotros. Somos testigos de lo que sucede en la Iglesia, de todo lo espantoso que ha ocurrido a partir del Concilio, de la ruinas que se acumulan día tras día, año tras año en la Santa Iglesia. A medida que pasa el tiempo, más se extienden los errores y más pierden los fieles la fe católica. Una encuesta hecha recientemente en Francia indicó que nada más que dos millones de franceses son todavía verdaderamente católicos en la práctica.
    “Estamos llegando al fin. Todo el mundo caerá en la herejía. Todo el mundo caerá en el error porque, como decía San Pío X, hay clérigos que se han infiltrado en el interior de la Iglesia y la han ocupado. Han difundido los errores gracias a los puestos claves que ocupan en la Iglesia.
    Ahora bien, ¿estamos obligados a seguir el error porque nos venga por vía de autoridad? Así como no debemos obedecer a padres indignos que nos exijan hacer cosas indignas, tampoco debemos obedecer a los que nos exijan renegar de nuestra fe y abandonar toda la Tradición. Eso está fuera de discusión Ciertamente, es un gran misterio esa unión de la divinidad con la humanidad.
    “La Iglesia es divina, y la Iglesia es humana hasta qué punto las fallas de la humanidad pueden afectar, me atrevo a decir, la divinidad de la Iglesia, sólo Dios lo sabe. Es un gran misterio. Comprobados los hechos, debemos enfrentarlos y nunca debemos abandonar la Iglesia, la Iglesia Católica Romana; nunca debemos abandonarla, ni abandonar nunca al sucesor de San Pedro, pues por su intermedio estamos unidos a Nuestro Señor Jesucristo. Pero si, por desgracia, arrastrado por vaya a saber qué idea o formación o presión que sufriese, o por negligencia, nos abandona y nos arrastra por caminos que nos hacen perder la fe, entonces, no debemos seguirlo. Aunque reconozcamos que es Pedro y que si habla con el carisma de la infalibilidad debemos aceptarlo; pero cuando no hable con el carisma de la infalibilidad bien puede equivocarse, desgraciadamente. No es la primera vez que sucede una cosa así en la historia.
    “Nos sentimos profundamente perturbados, profundamente mortificados, nosotros quienes tanto amamos a la Santa Iglesia, quienes la hemos venerado, quienes la veneramos siempre. Por eso existe este seminario, por amor a la Iglesia Católica Romana, y por eso existen todos los seminarios. Nos sentimos profundamente heridos por amor a nuestra Madre, al pensar que, por desgracia, sus servidores ya no la sirven, e incluso la traicionan. Debemos orar, debemos sacrificarnos, debemos permanecer como la Virgen María, al pie de la Cruz; no abandonar a Nuestro Señor Jesucristo, aunque, como dice la Sagrada Escritura, ‘Era como leproso’ sobre la cruz. Pues bien: la Virgen María tenía fe y detrás de esas llagas, detrás del corazón traspasado, veía a Dios en su Hijo, su Divino Hijo.
    “Nosotros también, a través de las llagas de la Iglesia, de las dificultades, de la persecución que sufrimos, inclusive por parte de aquellos que ostentan autoridad en la Iglesia, no la abandonamos, amamos a nuestra Santa Madre Iglesia y seguiremos sirviéndola a pesar de las autoridades, si fuera necesario. A pesar de esas autoridades que, equivocadamente, nos persiguen, sigamos nuestro camino: queremos conservar la Santa Iglesia Católica Romana, queremos continuarla y la continuaremos por el Sacerdocio, por el Sacerdocio de Nuestro Señor Jesucristo, por los verdaderos sacramentos de
    Nuestro Señor Jesucristo, por su verdadero catecismo.» (…)

  9. Ave Maria!

    Policarpo: por favor cuide sus palabras, que de ellas tendrá que dar cuentas a Dios.

    Usted sabe perfectamente que la iglesia conciliar nunca hizo un «reconocimiento público de que la Misa nunca fue abrogada, que las excomuniones no tienen valor, y de que la Fraternidad es plenamente católica y tiene jurisdicción plena».

    Usted sabe perfectamente que la iglesia conciliar dijo que la Misa nunca fue abrogada como rito extraordinario, lo cual significa que fue abrogada como rito ordinario. También sabe que esa nueva iglesia iguala el rito de San Pío V con el de Paulo VI, aunque da preferencia a este último dejando como secundario al de la Santa Misa de Siempre.

    Usted sabe perfectamente que la iglesia conciliar nunca reconoció que las excomuniones no tuvieron valor. Todo lo contrario, siempre las consideró válidas y existentes, aunque después perdonó a los obispos consagrados en 1988.

    Así que, por favor, no mienta: la iglesia conciliar no ha empezado a reconocer sus errores, antes bien los ha reafirmado.

    Quienes acusamos al superior de la Fraternidad de mentir y blasfemar lo hacemos porque es el mismo superior quien lo ha dejado ver. Él fue quien se encargó de desmentirse; fue él quien atribuyó a la Santísima Siempre Virgen María el levantamiento de unas excomuniones inexistentes, el decreto que humilló a la Santa Misa de Siempre.

    Y si en estas acusaciones nos equivocamos, háganos la caridad de señalar puntualmente nuestro error para que así podamos arrepentirnos y corregirlo en la medida de nuestras posibilidades. Sea un instrumento de Dios para corregir a sus hermanos.

    Pero si por el contrario, se da cuenta de que efectivamente Mons. Fellay mintió (y continúa mintiendo) y blasfemó, entonces ayude a que sus hermanos abran los ojos y se alejen de quien, pese a su investidura, se aleja de la verdad y de la justicia.

    ¡Dios tenga piedad de nosotros!

  10. Luisosio :

    Si tú ves a un gran animal de color grisáceo, que barrita, que vive en África, y que tiene unos grandes colmillos, trompa y orejas, además de unas grandes patas cilíndricas de tres dedos, creo que no tendrás problema en afirmar que es un elefante.

    Para este personaje todo lo anterior es, sencillamente insuficiente.
    Es un caso peor que la misma papolatría, pues aunque esta es condenada (pues solo a Dios se obedece y se defiende indiscutiblemente), el objeto del culto látrico es el Papa, un personaje consagrado por Dios NS.
    Aquí ni siquiera hay eso.

    El forista de marras ha sido contumazmente reiterativo en una afirmación que le ha sido desafiada por mi persona en muchas ocasiones (la primera de ella quizás hacia 2008 … y no creo estar exagerando), y nunca la ha contestado.

    Él afirma que anteriormente Roma (Vaticano II) prohibió la misa tridentina, y que ahora la está permitiendo otra vez.
    No conozco (ni creo que exista, hasta donde se me da saber estas cosas) que exista, como se obstina en afirmar, tal prohibición. Al menos no en forma expresa y explícita.

    Esta persona es ignorante o es despistante.

    No haga caso de tales sujetos, porque para él primero será que el sol se pone morado que Mons. Fellay sea capaz de errar o (¡Dios nos libre!) de engañar.

  11. NO POLICARPO, pero aprovecho para subrayar los HECHOS:

    Te olvidas de que:

    1.- Una cosa es la Iglesia Y OTRA COSA ES ROMA. Conoce tu Apocalipsis Policarpo.

    2.- Nuestra religión, que se refiere siempre a la Iglesia que Cristo fundó, no puede desligarse del Evangelio. Si Roma se rebela contra Cristo YA NO ES LA IGLESIA DE CRISTO.
    Lefevbre NUNCA FUE INFALIBLE; Y olvidó todo un pasaje del Evangelio: «Apártate de mi Satanás» dirigido a Pedro. ¿Quién puso ESA ADVERTENCIA y porqué la puso?

    ¿TE DAS CUENTA DE LA RESPONSABILIDAD DE LEFEVBRE POR HABERLA OLVIDADO?

    3.- Nuestra fe católica JAMÁS existió en un vacio profético. POR EL CONTRARIO, está FUNDADA EN LAS PROFECÍAS. Y esas profecías con el agravante de SER profecías CUMPLIDAS cierran toda posibilidad a equivocarse como hizo Lefevbre.

    4.- Las palabras que siguen NO SON DE LEFEVBRE: ««Cuando veáis, pues, la abominación de la desolación, anunciada por el profeta Daniel, erigida en el Lugar Santo (el que lea, que entienda –Mateo 24:15). . . «Llegó incluso hasta el Jefe del ejército, abolió el sacrificio perpetuo y sacudió el cimiento de su santuario» (Daniel8:11.) «Roma apostatará de la fe y se convertirá en la sede del Anticristo, la Iglesia quedará eclipsada» (La Sma. Virgen en La Salette, avalada por Pío IX, León XIII, el santuario de La Salette, Y TODA LA HISTORIA HASTA EL DÍA DE HOY, Vaticano II, los escándalos litúrgicos de Bugnini y financieros bajo Paulo VI, los pederastas entre otros escándalos de JPII. ¡ CONFIRMANDO LAS PROFECÍAS !

    Del párrafo anterior queda claro que el jefe del ejército enemigo tomaría la sede de Pedro (el lugar santo), el nombre de ese jefe es Anticristo, sus creencias «la abominación de la desolación» (el comunismo talmúdico es así desde sus orígenes).

    ASOMBROSO POLICARPO: Lo único que nos faltaba además de papólatras, ¡era Lefevbrólatras!

    ¡ Que vergüenza !

    Vale

  12. Pretender o esperar algo bueno, de la Jerarqia Eclesiastica, que hoy esta en Roma, es tan absurdo como estulto.
    Roma no dara puntada sin dedal, es decir: si concede reconociemiento a la FSSPX, obviamente, es con la condicion de aceptar y reconocer las herejias que surgieron en el Concilio Vat. II . Herejias que hoy estan en primer plano en la supuesta evangelizacion de la «oficialidad» Catolica.
    Las supuestas o tales discusiones doctrinales entre la Roma «Modernista» y la Fraternisdad «acuerdista» no serviran para nada, sino para ratificar la obsecacion de la primera y la traicion de la segunda.
    Por mas que sean buenisimas y «fuertes» como las llama el R.P Calderon, esos tratados que escribio la Frateridad, y que presento a los teologos, repersentanetes de Roma , no son mas que argumentos expuestos a un analfabeta, o como gritarle a un sordo.
    Roma quiere darle a la Fraternidd «acuerdista» lo mismo que le dio a la F. San pedro, a Campos al buen pastor, y terminar todos eN una HEREJIA FORMAL Y GLOBAL .
    Asi que no se puede esperar nada bueno y menos hacer pactos con Roma Modernista.
    Jose Alirio SALGADO

  13. Para los arieles policárpicos

    Monseñor Marcel Lefebvre recibió, no uno, sino dos signos del cielo para proceder a las consagraciones episcopales, y las anunció el 29 de junio de 1987.
    Sin embargo, una vez más inició tratativas con Roma. Fue a Roma a fines de 1987 y comienzos de 1988.
    El cinco de mayo de ese año terminó firmando el Protocolo de acuerdo. Allí se contenían dos cláusulas inaceptables:

    a) El levantamiento de la “suspensio a divinis” de Mons. Lefebvre y dispensa de las irregularidades incurridas a causa de las ordenaciones.

    b) La “sanatio in radice”, al menos “ad cautelam”, de los matrimonios ya celebrados por los sacerdotes de la Fraternidad sin la delegación requerida.

    Es decir, que en ese Protocolo se reconocía:

    a) Por un lado la validez de las sanciones contra Monseñor Lefebvre y todos los subdiáconos, diáconos y sacerdotes de la FSSPX.

    b) Por otra parte la incertidumbre de la validez de los matrimonios bendecidos por los sacerdotes de la FSSPX.

    La FSSPX siempre ha ocultado a sus feligreses esta segunda cuestión, incluso adulterando el documento cuando fue dado a publicidad.

    En el último reportaje realizado a Monseñor Lefebvre, dado a conocer en enero de 1991,
    Fideliter N° 79, el periodista le pregunta: “¿qué puede decir a los fieles que esperan siempre en la posibilidad de un acuerdo con Roma?”

    Monseñor Lefebvre respondió con estas palabras que deberán servir de reflexión a aquellos aún capaces de recapacitar:

    “Nuestros verdaderos fieles, aquellos que han comprendido el problema y que justamente nos han ayudado a seguir la línea recta y firme de la Tradición y de la fe, temían las tratativas que hice en Roma. Me han dicho que era peligroso y que perdía el tiempo.
    Sí, por supuesto, yo esperé hasta el último minuto que en Roma testimoniaran un poco de lealtad. No se me puede reprochar de no haber hecho el máximo.
    Por eso, ahora, a los que vienen a decirme: es necesario que usted se entienda con Roma, creo poder decirles que yo he ido más lejos de lo que tendría que haber ido.”

    Las actuales autoridades de la Fraternidad, dejando de lado las condiciones fijadas por su Fundador, desoyendo estas y otras de sus sabias y prudentes palabras, siguen perdiendo su tiempo, entran en caminos peligrosos, dan crédito a la lealtad del “corazón conservador” de Benedicto XVI, ya han ido demasiado lejos…

    Sí, ya han ido demasiado lejos:
    a) Primero con el Motu proprio que relegó la Misa Tradicional al rango de “forma extraordinaria” de un rito cuya “forma ordinaria” sería la misa bastarda de Bugnini-Montini.

    b) En segundo lugar, con el Decreto que levantó las excomuniones de julio de 1988 a pedido expreso de los cuatro Obispos de la FSSPX.

    Esperemos que no sigan avanzando en el error y de que tengan el coraje de volver para atrás, reconociendo como Monseñor Lefebvre de que ya han ido muy lejos, antes de que sea demasiado tarde.

  14. SEDEVACANTISMO Y TRADICIÓN

    Tras la revuelta en Roma que desfiguraría el rostro y traicionaría la doctrina y espíritu de la Iglesia, apareció el concepto más estúpido concebible para describir la situación: Sede Vacante.

    1.- Porque Sede Vacante ha dado lugar a que se tome por dementes, y no sin razón, a todos los tradicionalistas capaces de usar el término. Pero si ahí está el papa ¡véanlo! ¿Cuál sede vacante?

    2.- Porque jamás debe darse lugar al equívoco de usar un término natural para describir la situación más anómala concebible. Sede Vacante es TRADICIONALMENTE aplicable al período necesario, normal y natural, que se da entre la muerte de un papa y la elección de su sucesor. ¿Qué tiene esto que ver con la revuelta y usurpación de la autoridad en la Iglesia?

    3.- Porque Sede Vacante implica necesariamente el proceso en marcha para elegir al legítimo sucesor. ¿Viene al caso?

    4.- Porque una de las metas del enemigo fue, desde siglos antes, acabar con la sucesión apostólica DE LOS PAPAS; para demostrarse a si mismos, y al mundo, que las Puertas del Infierno sí podían prevalecer sobre la Iglesia. Si no se entiende esta intención no se está entendiendo NADA. De ahí la importancia del comunicado a San Nicolás de Flüe: «Cuando la sucesión apostólica parezca irrecuperable ocurrirá un portento, y la Iglesia brillará mucho más que antes». Esto fue confirmado recientemente con el milagro hecho a una mujer en la que Juan Pablo II en una visión dijo que nada podía delante de Dios, pero «este otro sacerdote si puede» y apareció la imagen de Pío XII. ¿Por qué no dijo «este otro papa si puede»? La única respuesta es, porqué nunca fue papa. ¿Por qué no refirió el caso a Paulo VI o a Juan XXIII? ¡ Porque el último papa fue Pío XII ! ¿Sede Vacante? NO.

    ¡ LA SALETTE !

    La Sma. Virgen en La Salette no usa, como era de esperarse, el término Sede Vacante, SINO SU CONTRARIO, Sede del Anticristo, ¿Cuál vacante?

    Eso de hablando se entiende la gente se reduce a la gente en uso correcto de las palabras.

    Lo que parece estar más allá de la competencia de la mayoría.

    Ahora, digan ustedes si se puede confiar en los que desconfiaron de la Sma. Virgen y en su mensaje de La Salette, ¿en cuantos millones de rosarios?

    Vale

    La verdadera Iglesia saldrá del eclipse cuando combata al pecado. ¿Aparece siquiera una nubecilla en el horizonte?

    ¡ QUIEN COMO DIOS !

    1. Por combatir al pecado entiéndase combatir al mundo, al Demonio y la carne.

      ¿Verdad que está fuera de moda?

      En esta omisión aparece lo más notorio de la apostasía. Lo más irremediable de la apostasía. Lo más indudable de la apostasía generalizada. Y su preludio estuvo, en los sesentas, en demoler los púlpitos, es sustituirlos por lambones colocando al predicador casi a la altura y nivel de los fieles.

      Y demostramos a diario nuestro alejamiento del Verdadero Dios, de la verdad religiosa, y nuestro desinterés por Dios y por la salvación de las almas.

      Más necesidad tenemos de profetas hoy que los judíos del antiguo testamento. Nadie reprocha al pueblo sus pecados, lo que ha conducido a una revuelta cada día más pronunciada contra Dios.

      Alentamos esta revuelta pecando por omisión, la gravísima omisión de ya no reprochar al pueblo por sus pecados. Y el pueblo, sintiéndose justificado, reprocha a Dios cuanto se le antoja como si fuera merecedor de todo a cambio de nada.

      Es por omisión como mínimo que estáis constituidos en falsos profetas.

      1. Y LA PREDICACIÓN HA TENIDO UNA SOLA FORMA DE COMBATIR AL PECADO: LAS POSTRIMERÍAS.

        Postrimerías sin las cuales el Cristianismo es ridículo.

        QUEDE CLARO ENTONCES QUE NO PREDICAR EL INFIERNO ES PREDICAR EL RIDÍCULO DEL CRISTIANISMO.

        Hoy día ya ni a tibios llegan.

        Tristísimo.

  15. luisosio:
    Monseñor Fellay hace lo mismo que hizo en su momento Monseñor Lefebvre, y al menos tu eres coherente al decir que Monseñor Lefebvre se equivocó, y que en consecuencia Monseñor Fellay tambien se equivoco.No soy ni papólatra, ni Lefebvrólatra, sólo digo que los hechos demuestran que Monseñor Lefebvre, no se equivocó, y demostrarán que Monseñor Fellay tampoco se está equivocando al seguir fielmente la linea trazada por el Fundador. Lo q

    1. Ave Maria!

      Policarpo: quien quiera sostener que Mons. Lefebvre no se equivocó está sin defensa. Es claro que se equivocó. Errare humanum est. ¿Qué tendría de raro eto? ¿No sabemos acaso que erró cuando firmó el protocolo? ¿No lo reconoció él mismo?

      Pero eso no hace que Mons. Fellay siga fielmente los pasos del Fundador. No. Que yo sepa, Mons. Lefebvre no mintió ni engañó; ni atribuyó a la intercesión de la Santísima Virgen María decretos que humillaban a la Santa Misa de Siempre ni a la Tradición. Cosas que sí ha hecho el actual superior de la FSSPX.

      Aguardo su repuesta a mi comentario que puede verse en: https://radiocristiandad.wordpress.com/2010/09/04/las-etapas-de-un-plan/#comment-76358

    2. Policarpo, ya dejaste suficientemente en claro que entre la S. Escritura y tú, sólo tú eres digno de reescribirla toda.

      Que lo afirmado por la Sma. Virgen te tiene tan sin cuidado como a Lefevbre y a Fellay, ya que pueden presumir de mayor jerarquía, veracidad e inerrancia que la misma Madre de Dios.

      ¿Qué más quieres decirnos?

      FSSPX, ¡por los abogados se conoce a los clientes!

      ¡VERGONZOSO !

      Vale

    3. Poli-engañado por el polifacético Mons Fellay:

      Monseñor Lefebvre firmó: La “sanatio in radice”, al menos “ad cautelam”, de los matrimonios ya celebrados por los sacerdotes de la Fraternidad sin la delegación requerida.

      Es decir, SEMBRO LA INCERTIDUMBRE sobre la validez de los matrimonios bendecidos por los sacerdotes de la FSSPX.

      La FSSPX siempre ha ocultado a sus feligreses esta cuestión, incluso adulterando el documento cuando fue dado a publicidad.

      No fue, ciertamente, por falsa humildad…

      Monseñor Lefebvre dclaró: … a los que vienen a decirme: es necesario que usted se entienda con Roma, creo poder decirles que yo he ido más lejos de lo que tendría que haber ido.

      Las actuales autoridades de la Fraternidad ya han ido demasiado lejos… con el Motu proprio que relegó la Misa Tradicional al rango de “forma extraordinaria” y con el Decreto que levantó las excomuniones a pedido expreso de los cuatro Obispos de la FSSPX.

      Los hechos demuestran que Monseñor Lefebvre se equivocó.

      Sus propios dichos lo confirman.

      Los hechos prueban que Monseñor Fellay se está equivocando.

      Sus propios dichos confirman su pertinacia en el error ysus engaños para encubrirlos.

      Monseñor Lefebvre dijo: Nuestros VERDADEROS FIELES, aquellos que han comprendido el problema y que justamente nos han ayudado a seguir la LINEA RECTA Y FIRME de la Tradición y de la fe, temían las tratativas que hice en Roma. Me han dicho que era peligroso y que perdía el tiempo.

      Nosotro intentamos seguir fielmente la línea trazada por los verdaderos fieles, a pesar de los obstáculos presentados por los mercenarios.

  16. Se me corto el comentario anterior, agrego.

    Fiel Fiel Fiel:

    Dice Monseñor Lafebvre: «creo poder decirles que yo he ido más lejos de lo que tendría que haber ido.»
    Si lees todo los protocolos de mayo de 1988, verás, lo lejos que fue Monseñor Lefebvre, por amor a la Iglesia. Agregale a esto las concesiones a la Misa nueva, y verás que el Fundador de la Fraternidad, se jugaba y fuerte.
    Las autoridades actuales de la Fraternidad, salvo la postergación por tres meses de las Consagraciones Sacerdotales de 2009 en Alemania, no han cedido nada, comparado con el Fundador.

    Jafg:

    Monseñor Lefebvre, no se equivocó, sino que fiel a su amor por la Iglesia de Nuestro Señor, hizo, todo lo que podía y mas para tratar de rescatarla de la cegera que padecía y padece. Pero tu cómodo en tu sillón juzgarás «se equivocó», y agregarás lo mas campante, Monseñor Fellay «miente y blasfema». Y así, te haces eco de que dicen los que Monseñor Lefebvre consideraba que habian tomado un callejón sin salida.
    Vamos amigo reacciona, los que presentan combate muchas veces deben ceder algunas cosas para ganar otras, como lo hizo Monseñor Lefebvre, mas de lo debido, como él lo reconoce, y lo hace Monseñor Fellay, en menor medida que aquel.

    luisosio:

    Aunque eres coherente y reconoces que Monseñor Fellay sigue los pasos del Fundador de la Fraternidad. Eres de los que irremediablemente han tomado el callejón sin salida. Cuando todo esto pase, que pasará, Monseñor Lefebvre y sus continuadores, y no luisosio, serán los que se llevarán el mérito de haber salvado, el Sacrificio PERPETUO, la Santa Misa; el Sacerdocio Católico; y con ello todo el Dogma de la Iglesia, para que así se cumplan las palabras de Nuestro Señor: las puertas del infierno no prevalecerán. Déjate de profetizar, sino eres profeta.

    1. Poli-engañado por el polifacético Mons Fellay:

      En mi respuesta anterior escribí:

      Los hechos demuestran que Monseñor Lefebvre se equivocó.

      Sus propios dichos lo confirman.

      Los hechos prueban que Monseñor Fellay se está equivocando.

      Sus propios dichos confirman su pertinacia en el error ysus engaños para encubrirlos.

      Monseñor Lefebvre dijo: Nuestros VERDADEROS FIELES, aquellos que han comprendido el problema y que justamente nos han ayudado a seguir la LINEA RECTA Y FIRME de la Tradición y de la fe, temían las tratativas que hice en Roma. Me han dicho que era peligroso y que perdía el tiempo.

      Nosotro intentamos seguir fielmente la línea trazada por los verdaderos fieles, a pesar de los obstáculos presentados por los mercenarios.

      Usted y los otros sigan la línea que quieran.

      No se olvide de avisarnos cuando se firme el Protocolo.

      Hasta la vista

    2. Por última vez Policarpo: Aprende a leer.

      Si no sabes leer, imposible que puedas contestar.

      Ahora sales con que:

      1.- Niego a M. Lefevre sus justos méritos
      R.-Señálanos dónde incurro en tamaño desacierto.

      Policarpo, la crítica no va por el lado de su resistencia SINO POR EL LADO DE SU COMPLACENCIA. ¡ Aprende a leer Policarpo !

      2.- Y arremetes diciendo (¿ o debería decir embistes ?):Déjate de profetizar, sino eres profeta.»
      R: APRENDE A LEER POLICARPO: YO NO, NO,SOY EL PROFETA DANIEL; MUCHO MENOS DIGNO DE COMPARARME CON JESÚS EN EL EVANGELIO, O CON NUESTRA SANTÍSIMA MADRE EN LA SALETTE.

      Con razón opinas como opinas sobre TODOS los escritos ¡como quien no sabe leer!

      Convéncete, ese don te fue negado.

      Vale.

      » jafgEnlace permanente
      Lunes 6 Septiembre 2010 10:12 pm

      Ave Maria!

      Luisosio,

      Permítame corregirle: aun nos faltaban los ¡Fellayólatras!»

      ¿Cuándo me iba yo a imaginar que tendría que decirte algún día: jafg, ¡No te quedes esperando a que te enseñe Policarpo a leer! ?

      ¿Vale?

      1. Ave Maria!

        Policarpo dijo: «Los hechos demuestran que Monseñor Lefebvre, no se equivocó, y demostrarán que Monseñor Fellay tampoco se está equivocando»

        Luisosio dijo: «ASOMBROSO POLICARPO: Lo único que nos faltaba además de papólatras, ¡era Lefevbrólatras!»

        Por ello es que digo:

        Luisosio,
        Permítame corregirle: aun nos faltaban los ¡Fellayólatras!

        Pues tal parece que hay quienes creen que Mons. Fellay es infalible y, así, disimulan o tratan de justificar sus gravísimos errores.

        Lo de ¨corregirle¨es meramente retórico…

  17. Ave Maria!

    Policarpo:

    Usted dice «Monseñor Lefebvre, no se equivocó». Sin embargo fue el mismo obispo quien aceptó haberse equivocado y larga se la hacía la noche, pues esperaba el nuevo día para descaminar lo andado con ese malhadado protocolo.

    Y si afirmo que Mons. Fellay miente es porque él mismo es quien se ha encargado de descubrirlo. ¿No fue él quien afirmó que no se había avanzado más en las pláticas el dos de febrero de 2006, puesto que el Card. Castrillón estaba proponiendo que se solicitara el levantamiento de las excomuniones y que no se podía solicitar tal, puesto que las excomuniones no existían? ¿Y no fue él mismo quien dijo que había solicitado ese levantamiento de excomuniones desde el año 2005? ¿No es esa una mentira? («Para muestra, un botón basta». Pudieran citarse otros ejemplos, como ya se ha hecho reiteradas veces en estos foros y que no han sido refutados ni explicados, ni por usted ni por nadie más).

    Si digo que Mons. Fellay ha blasfemado, es porque el obispo atribuye a la intercesión de la Sma. Virgen María un motu proprio que humilla a la Santa Misa de Siempre. ¿No es eso una blasfemia? ¿La Santísima Virgen intercediendo para que se humille la Misa?

    Si digo que Mons. Fellay ha blasfemado, es porque el obispo atribuye a la intercesión de la Sma. Virgen María un decreto que el P. Bouchacourt calificó de deplorable y del que Mons. de Galarreta dijo que apartaba de la verdad y de la justicia. ¿No es acaso una blasfemia decir que por intercesión de la Siempre Virgen María se obtiene un decreto deplorable que se aparta de la verdad y de la justicia?

    Pero ya que me pide que reaccione, yo le recuerdo que le he solicitado me haga la caridad de señalarme puntualmente mis errores para poderlos corregir (Cfr. https://radiocristiandad.wordpress.com/2010/09/04/las-etapas-de-un-plan/#comment-76358 ) y no lo ha hecho.

  18. 1) Policarpo afirma: los hechos demuestran que Monseñor Lefebvre, no se euivocó.

    Ahora bien, Monseñor Lefebvre firmó:
    el levantamiento de la “suspensio a divinis” de Mons. Lefebvre y dispensa de las irregularidades incurridas a causa de las ordenaciones;
    y la “sanatio in radice”, al menos “ad cautelam”, de los matrimonios ya celebrados por los sacerdotes de la Fraternidad sin la delegación requerida.

    Luego, las sanciones contra Monseñor Lefebvre y todos los miembros de la FSSPX son válidas; y los matrimonios bendecidos por los sacerdotes de la FSSPX son dudosos.

    2) Policarpo afirma: los hechos demostrarán que Monseñor Fellay tampoco se está equivocando.

    Ahora bien, Monseñor Fellay no rechazó:
    el Motu proprio que relegó la Misa Tradicional al rango de “forma extraordinaria” de un rito cuya “forma ordinaria” sería la misa nueva;
    ni el Decreto que levantó las excomuniones a pedido suyo.

    Luego, los hechos demostrarán que la misa nueva expresa la misma fe que la Tradicional y que las excomuniones eran ciertamente válidas.

    Muchas gracias, Policarpo, por confirmar nuestras aprehensiones y temores.

    Mucho desearíamos que Monseñor Fellay y los sacerdotes de la FSSPX fuesen tan claros como usted.

  19. Señor Director, señores foristas:

    Soy un católico de la iglesia del Concilio. He seguido con sumo interés todos los comentarios de este blog y, en la medida de lo posible, corroborado todas las fuentes (en Internet se encuentra casi todo).

    Mucho agradezco la claridad de las comentaristas y a Radio Cristiandad que haya publicado sus impresiones, especialmente las de Policarpo.

    No tengo ánimo de disputa; solamente deseo expresar mi alegría al comprobar que monseñor Lefebvre y su grupo estaban en un error pero que, gracias a Dios, han vuelto a la comunión con la Iglesia y el Santo Padre, aunque todavía falte para que sea plena.

    También me alegro porque esos sacerdotes y fieles reconocen que la misa del Concilio no rompió la unidad, sino todo lo contrario, pues ella tiene el mismo valor que la anterior a la reforma conciliar.

    Gracias al Santo Padre ustedes pueden asistir a la misa que les gusta, como nosotros a la nuestra.

    Recemos para que la fraternidad de monseñor Lefebvre dé los últimos pasos y todos podamos alabara al Señor en la perfecta unidad.

    Aunque no estén de acuerdo con mis sentimientos, respeto su marco referencial. Por eso no voy a entrar en discusiones.

    Que Dios los bendiga a todos.

    1. ¡ YA DECÍA YO QUE PERE IBA A REGRESAR CON OTRO NICK !

      Pero este último de «Fiel al Santo Padre» provocó una explosión de hilaridad en la hermana de un ovejero (no es muy pudiente, ha de tener unas siete); cuando le comenté que su hermano tenía las últimas que quedaban fieles al Señor.

      «Cuando venga el Hijo del Hombre, ¿hallará aún fe sobre la faz de la tierra?»

      ¡ VEN YA SEÑOR JESÚS !

      ¡ LA SALETTE !

    2. Fiel a Benedicto:

      Si Policarpo tuviese razón (lo cual no concedemos), usted tendría razón.
      Pero, así como Policarpo se equivoca respecto a Monseñor Lefebvre y a Monseñor Fellay, usted se equivoca respecto del Concilio, los papas conciliares y sus reformas.

      Es inútil ahora mostrar los errores de Policarpo, otros ya lo han hecho.

      Pero, tanto para el Concilio como para la misa de Pablo VI, usted puede encontrar en Internet suficiente material que demuestra los errores e incluso herejía de estos documentos.

      Monseñor Lefebvre y la Fraternidad mientras fue fiel a él siguieron esta posición firmemente. El error ha sido intentar “negociar” con esta gente, y no denunciar sus errores.

      Monseñor Fellay y los muchos “carpos” caen en el mismo error.

      Espero que recapaciten y vuelvan a la comunión con la Iglesia de siempre. También pido a la Santísima Virgen la misma para Benedicto.

      FIEL FIEL A LA IGLESIA CATOLICA Y NO A LA BASTARDA

  20. LA SALETTE

    Sí no ha quedado claro, como se desprende de los comentarios, que de haber tomado La Salette en serio como comunicado real de la Sma. Virgen; avalado por Pío IX y León XIII; pero sobre todo por no dejar disculpa a nadie al estar confirmado COMO PROFECÍA CUMPLIDA que todos los daños en la Iglesia de hoy deben ser sanados por La Salette. . .

    Entonces habrá que buscar en RC, pero con la linterna de Diógenes, a alguien que sepa leer.

    ¿ SERÁ POSIBLE QUE ESTAS DOS PALABRAS: «LA SALETTE» NO ALCANCEN A RESOLVERLES EL PROBLEMA ?

  21. LO MÁS RELEVANTE SE ESTÁ PERDIENDO ENTRE DIMES Y DIRETES

    La Revolución Vaticanosegundista quitó todo sentido A LA ÚNICA FINALIDAD DE LA IGLESIA: LA SALVACIÓN DE LAS ALMAS.

    Y demostramos a diario nuestro alejamiento del Verdadero Dios, de la verdad religiosa, y nuestro desinterés por Dios y por la salvación de las almas.

    Más necesidad tenemos de profetas hoy que los judíos del antiguo testamento. Nadie reprocha al pueblo sus pecados, lo que ha conducido a una revuelta cada día más pronunciada contra Dios. Revuelta que deja impasible a todos ante abortos, putinomios, escándalos, etc. Ante lo que sea.

    Alentamos esta revuelta pecando por omisión, la gravísima omisión de ya no reprochar al pueblo por sus pecados. Y el pueblo, sintiéndose justificado, reprocha a Dios cuanto se le antoja como si fuera merecedor de todo a cambio de nada. Como si Dios fuera el culpable de todo. TODOS LOS CASTIGOS, COMENZANDO CON VATICANO II, DEJAN AL MUNDO IMPÁVIDO ¡ YA QUE SE PREDICA QUE DIOS NO CASTIGA !

    Es por omisión como mínimo que estáis constituidos en falsos profetas.
    Responder

    Y LA PREDICACIÓN HA TENIDO UNA SOLA FORMA DE COMBATIR AL PECADO: LAS POSTRIMERÍAS.

    Postrimerías sin las cuales el Cristianismo es ridículo.

    QUEDE CLARO ENTONCES QUE NO PREDICAR EL INFIERNO EQUIVALE A PREDICAR EL RIDÍCULO DEL CRISTIANISMO. DE QUÉ NOS IBA A SALVAR EL SEÑOR EN LA CRUZ ¿DE UN CATARRO?

    ¡ QUE FORMA DE HACER EL RIDÍCULO DEL CLERO ACTUAL, DE TODO EL CLERO !

  22. Fiel al Santo Padre:

    Yo también respeto sus opiniones. Pero considero, sin embargo, que son consecuencias, solamente, de su falta de información y de formación. Puedo equivocarme en esto.

    No me llama la atención que usted coincida con Policarpo.

    Lo invito a usted (y también a este forista) a estudiar y profundizar más la doctrina católica tradicional, así como la historia del Concilio Caticano II (no se olvide que hay otros Concilios mucho más importante que este) y sus reformas.

    Espero que estudie en sus fuentes originales el combate de Monseñor Lefebvre contra esta autodemolición de la Iglesia.

    Estoy seguro que, de este modo, usted llegará a ser un verdadero fiel del Pontificado Romano y de todos los Pontífices Romanos fieles a Nuestro Señor Jesucristo.

    En cuanto a Policarpo… no sé… ¡pobrecito, él!… no puedo asegurar nada… Salvo que, con este o con otros pseudónimos, seguirá siempre objetando, sin aprender nada…

  23. Al leer el comentario de «Fiel al Santo Padre», se me representó inmediatamente la persona de Policarpo y, aplicada a ella, la frase del Cardinal Castrillón Hoyos: «Hermanito, la embarraste».

    Por insitir en objetar como un necio, mostró la hilacha; de modo tal que hasta los «conciliares» comparten sus «impresiones».

    A la Nueva Frate le sucederá, y ya le está sucediendo, lo mismo.

    Son las consecuencias de las etapas de un plan: dime quién se congratula de tus «impresiones», y te diré qué opinas y quiénes te guían.

  24. Ahora entiendo. Gracias luisocio por explicarme. Tu, jafg, fiel fiel y compañia, son los nuevos salvadores en la tierra y con la misma seguridad con que Nuestro Señor reprendió a Pedro, reprenden a Monseñor Lefebvre y Monseñor Fellay, por comerse una parte de el Evagelio, al tener contactos con Roma, y los condenan, «vade retro satanás».
    Esto no da para más, no tienen ni para atarle los cordones del zapato de Monseñor Lefebvre, y pretenden criticarlo. Pero pueden alegrarse, porque han convencido a un forista («fiel al santo padre») que dice exactamente lo mismo que ustedes.

    1. Ave Maria!

      Policarpo: por amor de Dios, no malinterprete las cosas o, peor aun, no finja no poder interpretarlas correctamente.

      En mi caso no reprendo nada a Mons. Lefebvre, sólo señalo el hecho de que se equivocó y de que tuvo la entereza de enmendar el error. Y tiene toda la razón cuando afirma que «no tienen ni para atarle los cordones del zapato de Monseñor Lefebvre», pero no cuando continua diciendo sin fundamento ni razón: «y pretenden criticarlo».

      Por otra parte continuo esperando que me haga la caridad de señalar puntualmente mis errores para así poderlos corregir (Cfr. https://radiocristiandad.wordpress.com/2010/09/04/las-etapas-de-un-plan/#comment-76358 ).

      Gracias.

  25. Policarpo:

    Me das pena.

    Realmente, «hermanito, la embarraste”: has mostrado la hilacha; hasta los “conciliares” comparten tus “impresiones”.

    Lo tuyo ya no da para más.

    No insistas.

  26. Policarpo:

    Desde el martes que estoy esperando su respuesta.

    Como no ha respondido, le repito mi comentario:

    1) Policarpo afirma: los hechos demuestran que Monseñor Lefebvre, no se euivocó.
    Ahora bien, Monseñor Lefebvre firmó:

    el levantamiento de la “suspensio a divinis” de Mons. Lefebvre y dispensa de las irregularidades incurridas a causa de las ordenaciones;
    y la “sanatio in radice”, al menos “ad cautelam”, de los matrimonios ya celebrados por los sacerdotes de la Fraternidad sin la delegación requerida.

    Luego, las sanciones contra Monseñor Lefebvre y todos los miembros de la FSSPX son válidas; y los matrimonios bendecidos por los sacerdotes de la FSSPX son dudosos.

    2) Policarpo afirma: los hechos demostrarán que Monseñor Fellay tampoco se está equivocando.

    Ahora bien, Monseñor Fellay no rechazó:
    el Motu proprio que relegó la Misa Tradicional al rango de “forma extraordinaria” de un rito cuya “forma ordinaria” sería la misa nueva;
    ni el Decreto que levantó las excomuniones a pedido suyo.

    Luego, los hechos demostrarán que la misa nueva expresa la misma fe que la Tradicional y que las excomuniones eran ciertamente válidas.

    Muchas gracias, Policarpo, por confirmar nuestras aprehensiones y temores.

    Mucho desearíamos que Monseñor Fellay y los sacerdotes de la FSSPX fuesen tan claros como usted.

    Agrego ahora: «Fiel al Santo Padre» comprendió muy bien su posición y la de las actuales autoridades de la Fraternidad.

    No eran necesarias las explicaciones de los otros comentaristas, las del conciliarista bastan.

    Esto no da para más. Pero, de todos modos, usted insistirá, como siempre; porque sus intenciones son bien conocidas.

  27. JAFG, FIEL FIEL FIEL, SALVE REGINA, FELIGRÉS:

    Vuestros comentarios son muy valiosos.

    Policarpo no tiene otro interés que distraer la atención de los lectores; la verdad no le interesa. Por eso no responde.

    El miércoles 8, en mi respuesta al fiel de la iglesia conciliar, dije que no me llama la atención que él coincida con Policarpo.

    No hemos sido nosotros los que señalamos la coincidencia.

    Sin embargo, Policarpo no se da por aludido.

    Por eso terminé mi comentario con estas palabras, tristes pero ciertas: en cuanto a Policarpo… no sé… ¡pobrecito, él!… no puedo asegurar nada… Salvo que, con este o con otros pseudónimos, seguirá siempre objetando, sin aprender nada…

Los comentarios están cerrados.