Acerca de María Valtorta

Las Herejías de María Valtorta

Tomado de La Puerta Angosta

A propósito del comentario de Mons. Williamson (ver aquí)

Tumba de María Valtorta
Tumba de María Valtorta

APRECIACION GENERAL

La obra de María Valtorta presenta tantas irregularidades que es difícil entender como es que ha podido tener aceptación en los medios católicos, aún tradicionalistas, al parecer. En general, por las herejías que sustenta- y otras cuestiones negativas adyacentes- no comprendemos como pudo ser aceptada por sacerdotes de formación antigua, como un Romualdo Miglirini asistente espiritual de Valtorta, y un Fray Juan de Escobar, avalador de las ediciones de la obra, por lo menos de 1976.

O bien no leyeron éstos detenidamente los escritos de María Valtorta –lo cual es difícil de suponer, dada la seriedad de la cuestión-, o actuaron – y actúa como Escobar- como cómplices de la propagación de una obra que presenta gravísimos errores en materia de fe. Sea como fuere. En la obra de Valtorta hay un misterio de complejidad con la herejía, que envuelve en particular últimamente a los “comentaristas” de la obra que evidentemente son postconciliares, y que en notas al pie de las páginas insertan comentarios haciendo notar la coincidencia de muchas doctrinas de María Valtorta con los errores del Vaticano II .

El asunto es que a través de varias ediciones producidas últimamente por un llamado “Centro Editorial Valtortiano” central de la edición en varios idiomas de El hombre Dios, la obra está recibiendo amplia difusión.

El editor un señor Emilio Pisani, en compañía de Fray Escobar, traductor al castellano de la obra, esta evidentemente confiado en la ignorancia de los católicos (aunque las herejías fundamentales de la obra son evidentes hasta para un niño del catecismo) para conseguir, como lo ha estado haciendo hasta hoy, el éxito de librería de la obra Valtorta.

Es preciso hacer notar algo importante respecto a las ediciones de la obra de Valtorta. En ninguna de las ediciones en castellano –desde 1976- aparece constancia de la Censura Eclesiástica. Ciertamente para nosotros, católicos, la censura de libros ,- con la cual hicieron un astuto juego los postconciliares, suprimiéndola por unos años después del Vaticano II para dejar correr las herejías, y renovándola posteriormente a su manera- no es válida-. La valida para nosotros es la del antiguo y permanente Código de Derecho Canónico anterior a la reforma efectuada por orden de Juan Pablo II. Ahora bien, en la edición de 1976, – castellano que es la que tenemos a la vista junto con la de 1989 – no aparece ninguna Censura o “Nihil Obstat”- . Conocemos la ligereza de los postconciliares en esto de la censura, pero lo que hay que hacer notar, repetimos, es el hecho de que valiéndose de los textos de la Valtorta para apoyar las doctrinas del Vaticano II, no aparezca el apoyo de la Censura postconciliar. ¿No han querido comprometerse para poder dejar la puerta abierta a una autodefensa ante la acusación de hereje cómplices del libro que por otra parte comenta favorablemente ?. Bien que ellos así son. Mas no deja de ser un dato interesante.

Por otra parte, se dice en la Introducción a la edición en castellano de 1976, que María Valtorta “el 18 de abril de 1949 ofreció a Dios el sacrificio de no ver la aprobación de su obra, uniendo a este sacrificio el precioso don de su inteligencia”. Esto significa evidentemente o da a entender, que la obra de Valtorta fue sometida a censura y no logró la aprobación eclesiástica. Eran los tiempos de S.S. Pío XII. y repite el P. Escobar: “María no pudo tener la satisfacción de ver que su obra era aprobada” (P.9) No explica si por fin la obra tuvo o no la aprobación. Pero tratándose de una cuestión tan seria, lo menos que podía hacer Escobar es consignar la fecha de la aprobación, si es que hubo posteriormente, después de aquel rechazo de 1949. Que hubo rechazo de la obra por parte de la autoridad eclesiástica, lo indica claramente Escobar al mencionar el sacrificio de Valtorta, y la fecha que seguramente fue en la que recibió la negativa.

Algo sobre las leyes canónicas de la Santa Iglesia respecto a la censura eclesiástica de libros, escritos diversos, revelaciones, etc.

Lo que en el Código de Derecho Canónico se expresa. – el antiguo –sobre la publicación de libros, artículos, textos de revelaciones privadas, imágenes religiosas, todo tema religioso, en fin, está contenido en los cánones del 1384 al 1400 principalmente. Ahí se expresa:

1.,- Que la Santa Iglesia tiene derecho de exigir que los fieles no publiquen libros que ella no hay previamente examinado, y a prohibir con justa causa todo lo que haya sido publicado sin su autorización por cualquier persona.

2.- Todos los escritos antes de su publicación deben ser aprobados por el obispo de la diócecis dentro de la cual se publica la obra. Este obispo tendrá nombrado un censor de oficio, clérigo dedicado a examinar el contenido de lo que se piensa publicar, para determinar si no contiene errores contra la fe y costumbres. Una vez aprobada la obra se incluirá en las primeras páginas el Nihil Obstat con la firma del censor y aprobación del obispo. También se expresa con la frase Con las debidas licencias o Imprimatur – puede imprimirse- Si la obra presentada para ser examinada contiene algún error. Es rechazada y se niega la aprobación, por lo cual el autor no puede publicarla, o si la publica sin la constancia de censura incurre en grave delito al que se refiere el Canon Núm .2318 que dice:

2318. Incurren en excomunión ipso facto reservada de un modo especial a la Santa Sede, una vez que la obra es del dominio público, (ipso facto quiere decir sin necesidad de ninguna declaración) los editores de libros apostatas, herejes o cismáticos, en los que se defiende la apostasía, la herejía o el cisma y asimismo los que defienden dichos libros u otros prohibidos nominalmente por letras apostólicas, o los que a sabiendas y sin la licencia necesaria, los leen o los retiene en su poder. ( Sin la licencia necesaria significa que a determinadas personas cuyo criterio católico es confiable, la Iglesia puede conceder la lectura de libros prohibidos en particular para estudiarlos para su refutación) continúa…

Los autores y editores que sin la debida licencia, hacen imprimir libros de las Sagradas Escrituras o sus anotaciones y comentarios, incurren ipso facto en excomunión no reservada.

Ahora bien, aquí cabe una observación: no existiendo al presente autoridades canónicamente jerárquicas que juzguen según el Derecho sobre los libros, ¿a qué nos atenemos los católicos respecto a los libros que en defensa de la Fe se publican sin aparecer licencia?… En primer lugar, hay que tener en cuenta la intención con la que escriben los sacerdotes y laicos que al momento presente escriben en defensa de la Fe católica y de la Iglesia verdadera. Esta intención conlleva ya el deseo de conformar sus escritos con la Doctrina verdadera. Por lo general, son personas preparadas doctrinalmente que han podido detectar los errores de la Iglesia postconciliar, y han comentado unos con otros los mismos temas. El Magisterio de la Santa Iglesia ha determinado clara y abundantemente a través de veinte siglos cuál es la recta Doctrina, de modo que no es difícil compararla con las novedades heréticas, colaborando a que la Doctrina verdadera se mantenga y los fieles logren rechazar los errores. Pero además, hay que hacer notar que siendo el deseo manifiesto de los escritores tradicionalistas defender la Fe, seguramente todos están dispuestos, si se les hace notar algún error, a conformar su pensamiento con el de la Santa Iglesia. Esto vale por la situación presente en que quedaría un inmenso hueco sin llenar, de no existir quien tomase la defensa escrita de la Doctrina; mucho antes de aparecer los cánones censurando los libros, millares de católicos escribieron difundiendo y defendiendo la Fe. La censura se hizo necesaria en particular al aparecer los errores difundidos por Lutero.

Ahora bien, más que nunca son válidos los cánones que previenen contra libros heréticos que personas con una elemental cultura religiosa pueden detectar, y es deber de quienes pueden comprobar comparándolos con la doctrina verdadera, que una obra o escrito contienen herejías, al advertir sobre todo en este momento acerca de dichos errores. La manera de probar con seguridad, es comparar la doctrina errónea con la Doctrina de la Iglesia. Esta prueba es irrefutable de por sí.

Última foto de maría Valtorta
Última foto de maría Valtorta

VOLVIENDO A LA OBRA DE MARÍA VALTORTA

Aquí se trata de un comentario a su obra, haciendo notar los errores, algunas herejías, en que ella incurre, comparadas con la Doctrina de la Santa Iglesia. No se trata de un juicio de su personalidad ni de su intención, sólo de hacer notar lo que una censura eclesiástica normal no aceptaría de sus escritos.

Una observación más

Antes de pasar adelante en este comentario queremos recordar que la Santa Iglesia no obliga, sino que deja en libertad a los católicos de aceptar o no las revelaciones privadas. Lo único que está obligado un católico a aceptar son los dogmas de la Fe.

Por otra parte, la Santa Iglesia reconoce que hasta en los escritos de los ya llamados “ siervos de Dios” es posible que se encuentren errores. “ Siervos de Dios” son aquellos cuyos juicios para la posible beatificación se ha iniciado, y cuyas personas y vida pueden ser dados a conocer. No obstante, en su constante solicitud por mantener libre de error la manifestación de la Fe incluso en los escritos de estos siervos, la Iglesia somete estos escritos a una Comisión especial sobre cuyo resultado dictamina el mismo Romano Pontífice, quien decide según el resultado si puede o no llevarse adelante la causa. Por lo general se ha encontrado – si los escritos hubieran sido publicados durante la vida del autor ­que éstos no contienen error alguno, mas son sometidos a estudio los inéditos principalmente, dado que en general los siervos de Dios que han escrito lo han hecho con abundancia, aunque no todos incluyen revelaciones. “Los escritos de los Siervos de Dios en los cuales se encuentre alguna cosa que pueda escandalizar a los fieles, o no conformes con la fe, son juzgados en última instancia por el Romano Pontífice, quien decide si se puede o no seguir adelante”. (Canon 2071, Derecho Canónico)

Pero hay algo más sobre lo cual juzga la Santa Iglesia en su solicitud. El Canon Núm. 2072 dice que “El juicio favorable del Romano Pontífice no constituye la aprobación de los escritos, ni es obstáculo para que el Promotor de la fe y los consultores, puedan y deban proponer en la discusión de las virtudes las objeciones sacadas de los escritos del Siervo de Dios”. Aclaramos en este caso el Papa no está definiendo sobre cuestiones de fe, y de los errores del considerado puede deducirse algo que hable mal de las virtudes del mismo. Tal es, en una palabra, lo que la Iglesia determina sobre escritos, y por lo mismo revelaciones privadas, -supuestamente revelaciones- de los que escriben sobre cuestiones religiosas en particular de orden místico.

En última instancia, no es por sus escritos (aunque su contenido cuente mucho para el caso) por lo que la Santa Iglesia canoniza a un individuo, sino por sus virtudes que se tiene que demostrar que practicó heroicamente. La cuestión de sus escritos es cosa secundaria aunque mucho cuenten, sobre todo si hizo con ellos durante su vida labor apostólica y pueden ser útiles para la promoción de la vida espiritual y difusión de la Fe o su defensa.

La Iglesia toma mucho en cuenta la actitud general que respecto de la obediencia a la misma tuvo durante su vida el escritor, y si en el caso de los Siervos de Dios se puede suponer que si escribió algún error, si viviera se retractaría. Respecto a las revelaciones (supuestas) privadas, podemos demostrar cómo aún en el caso de los santos pueden ser falsas; tal es el caso de San Vicente Ferrer, (año 1415) quien siendo eminente defen­sor de la Iglesia en su tiempo, cayó en el error de predicar que el fin del mundo estaba cercano, lo cual creyó1a mayoría de la cristiandad, habiendo resultado falso el anuncio. Esto nos puede prevenir contra predicciones semejantes.

Por último, podemos recordar que el gran Santo Tomás de Aquino, Doctor de la Iglesia, quien abundantemente escribió sobre cuestiones de Fe y también místicas, queriendo permanecer en fidelidad a la Iglesia y previendo que en sus escritos pudiera hallarse algún error contra la Fe, (que por otra parte Jamás se encontró) no obstante su gran sabiduría, con gran humildad escribió como culminación de su obra escrita lo siguiente, que resumimos: “Someto al juicio de la Santa Iglesia todos mis escritos”. Este ha sido posteriormente durante siete siglos el lema de muchos escritores católicos, que de antemano manifiestan someterse a este juicio para no quedar fuera de la Santa Iglesia por algo involuntario.

En el caso que tratamos de María Valtorta, queremos suponer que ella con buena fe se hubiera retractado de las herejías que escribió, si alguien con autoridad se las hubiera hecho notar, lo que lamentablemente no sucedió, ni aún por parte de los sacerdotes de formación antigua que la dirigieron espiritualmente e impulsaron. En el caso de los errores de sus obras, lo que es de lamentar no es que ella, por ignorancia, hubiera escrito cosas contra la Fe, sino que aún al presente se difunda su obra, y nada menos que por una casa editora fundada especialmente para esta difusión, careciendo sus obras de censura ninguna ni aún por parte de los postconciliares, que otorgan al presente dicha censura, -aunque ellos tampoco sean de fiar- pero al menos por la seriedad del caso.

Por lo cual es necesario y urgente proporcionar un ligero análisis de los principales errores de esta obra así divulgada.

Maria Valtorta

LOS VISIBLES ERRORES CONTRA LA FE CONTENIDOS EN LA OBRA SON LOS SIGUIENTES:

1. Asegura la autora que la Revelación divina continúa, y que ella es la continuadora, llamándola el mismo Cristo “mi María Juan”, o sea, una especie de “hermana” de San Juan evangelista, cuya prolongación sería ella, encargada de proseguir y explicitar la Revelación, admitiendo una evolución de los dogmas ya definidos. Esta evolución dogmática está condenada por la Santa Iglesia.

La Revelación divina que comenzó en el Antiguo Testa­mento, se cierra y clausura con el Apocalipsis de San Juan, donde al respecto escribe el Apóstol: “Yo atestiguo a todo el que escucha mis palabras de la profecía, de este libro, que, si alguno añade algo a estas cosas, Dios añadirá sobre él las plagas descritas en este libro, y si alguno quita algo de las palabras de esta profecía, quitará Dios su parte del árbol de la vida”. (Apoc. 22, 18, 19)

La Santa Iglesia enseña que la divina Revelación terminó así pues con este libro, que clausura el Nuevo Testamento, y es contra la doctrina de la misma enseñar que la Revelación puede continuar por medio de otros “profetas” o ser explicitada contrariando lo ya definido dogmáticamente.

Ningún católico puede, pues, aceptar dicha “prolongación de la revelación” por medio de una “vidente”, quizá ignorante ella misma en su equívoco, de la doctrina de la Iglesia al respecto. La autora asegura haber recibido todo lo que describe y narra como una revelación, no sólo sobre puntos secundarios, sino para aclarar los evangelios mismos, o sea que hasta la venida de ella no teníamos los católicos por medio de la Iglesia una visión clara. Según eso Cristo mismo diría a la Valtorta acerca de la obra escrita por ella que “esta obra tiene por objeto iluminar ciertos puntos que un conjunto de circuns­tancias han cubierto de oscuridad y forman así unas zonas obscuras en la luminosidad del cuadro evangélico y puntos que parecen fisuras, y no son sino puntos obscurecidos entre uno y otro episodios, puntos indescifrables y en aclararlos está la llave para comprender exactamente ciertas situaciones…” y así largas pero ratas a favor de la revelación valtortiana que -decimos- no sólo dan la impresión de querer asegurar que algo faltaba a la Revelación, sino de hecho lo aseguran, y esto en boca de Cristo mismo.

Es Cristo, según lo que se escribe, Quien asegura en las visiones a la Valtorta, que sus escritos son inspiraciones del Espíritu Santo, y quien exhorta a los lectores -dice- a escuchar a la que llama muchas veces su “pequeño Juan” (por lo del apóstol) o su “María Juan” a manera de identificación de am­bos. El desprecio de la doctrina de la Iglesia que enseña que la divina Revelación terminó con el último Apóstol, es evidente y contradictorio cuando la “vidente” pone en boca del mismo Cristo la contradicción a la doctrina. Por ejemplo, dice que le habla el Señor amonestando a los que leen la obra de ella y no la aceptan por saber que la Revelación está terminada:

“Si objetáis que la Revelación terminó con el último de los Apóstoles y no habría nada más que agregar, ¿y si yo me he querido complacer en reconstruir el cuadro de mi caridad divina así como hace un restaurador de mosaicos que repone las piezas deterioradas y que faltan, y quise hacerlo hasta este siglo en que el linaje humano se precipita en las tinieblas… ? … En verdad deberíais bendecirme, porque he aumentado con nuevas luces la luz que tenéis, y que ya no es más suficiente para ver a vuestro Salvador”. (Págs. 887 y sig. de la obra)

Respecto a lo anterior, es verdad que cualquiera puede decirse iluminado por Dios, asegurar que le habla el mismo Cristo, y que le son reveladas cosas. Lo inadmisible es, (los mencionados iluminados pueden ser ignorantes, psíquicamente inadaptados, escribiendo tal vez sin mala fe,) que herejías y extravagancias sean aceptadas por personas cultas en materia religiosa, y repetimos una vez más, por sacerdotes avaladores de la superchería a sabiendas de que se trata del fruto de una imaginación exaltada, donde la fantasía llega a la negación de la Fe.

¡La Santa Iglesia según eso, esperó durante siglos a que apareciera María Valtorta para que continuara y reformara el Evangelio!… y si esto fuera verdad, claro está que pecaríamos todos los que no podemos aceptar sus explicitaciones, dado que son “divinamente reveladas”. Las páginas de la 879 al final de la obra contienen en particular todas las herejías sobre la Revelación expuestas por la Valtorta, en el capítulo titulado “Despedida de la Obra”.

Por otra parte los editores de El Hombre Dios refiriéndose a la más reciente edición en español de la obra, se salen, como vulgarmente se dice, por la tangente, defendiendo la obra de acusación de herejía (y defendiéndose ellos mismos) afirmando que “toca a la autoridad eclesiástica juzgar si el fenómeno de esta obra se puede o se debe considerar todo o en parte explicar como algo sobrenatural”… En este comentario estamos asegurando que por lo que expone como “revelado”, la autora incurre en herejía manifiesta. Los editores pasan por alto este hecho, -imposible pensar que con desconocimiento de causa, tratándose del Padre Escobar-, y se limitan a asegurar que la Valtorta “no añade ningún dogma” en su obra. No lo añade, decimos, porque no es ella quien tiene que proclamarlo en todo caso, pero si, con abundancia de pruebas que podemos presentar, arremete contra varios dogmas, no en el sentido de negarlos explícitamente, diciendo “niego esto o aquello”, pero sí inventando doctrinas contrarias a las ya infaliblemente proclamadas como verdades de fe. y en esto es en lo que hay mayor peligro.

Los editores, hay que hacer notar, que a lo largo de toda la obra no han dejado pasar la ocasión de poner al pie de las páginas, abundantes “Notas” en las que se hace notar la coincidencia de las doctrinas de la Valtorta con las del Vaticano II, lo toman también en defensa de su visionaria y sus teorías afirmando, que “esta obra pudiera explicarse acudiendo a los carismas ordinarios o extraordinarios de que habla el Vaticano II.” (pág. 888) Y como los carismas son dones reales del Espíritu Santo, claramente se atribuye aquí a la Valtorta el ser una carismática que entra en el cuadro de los inspirados. Este aval a una obra herética es imperdonable por parte de quienes sí deben conocer la doctrina de la Iglesia Católica.

Los postconciliares están dejando correr la obra de Valtorta seguramente porque es un vivo exponente del evolucionismo dogmático y un auxiliar en la propagación de las herejías postvaticanistas.

2. María Valtorta afirma que la Virgen María es después de Cristo, “la Primogénita del Padre”. (Pág. 3, Tomo 1)

Alude al “segundo lugar” después del Hijo. Según eso, no sería María la “primogénita”, sino en expresión forzada la “secondogénita”. Esto constituye una herejía, ya que sólo Nuestro Señor, Cristo, es el Unigénito, o sea, el único engendrado por el Padre, consubstancial a Él, según el Credo (Creo en Jesucristo su único Hijo) “Primogénito entre todas las criaturas”, es también Cristo, al participar de la naturaleza humana el Verbo. Pero nunca la Iglesia dio este título o prerrogativa a la Madre de Dios, con todo y reconocer todas sus glorias y grandezas. No puede haber “secondogénitos” del Padre, o sea, igualados al único Hijo. Si Cristo es el único Hijo, se sobreentiende que no puede existir un segundo.

3. María Valtorta sustenta la herejía de la Redención universal incondicional. (Págs. 544, 788)

Con esto se hace eco de las herejías del Vaticano II, en particular de ésta que predica Juan Paulo II de quien damos una cita: “Todos los hombres desde el principio del mundo hasta su final, han sido redimidos y justificados por Cristo y por su cruz”. (Signo de Contradicción, pág. 112)

María Valtorta manifiesta que le reveló el mismo Jesús a ella que:

“La pareja Jesús-María es la antítesis de la pareja Adán y Eva. La primera está destinada a anular todo lo que hicieron Adán y Eva, y devolver el linaje humano al punto en que fue creado, rico en gracia y en todos los dones que el Creador le dio. La raza humana se ha encontrado con una regeneración total, por obra de la pareja Jesús-María que son sus nuevos fundadores. Todo el tiempo pasado ha sido borrado. El tiempo y la historia del hombre empiezan desde este momento en que la nueva Eva, por un cambio de la creación, saca de su seno al nuevo Adán”. (Pág. 544)

La doctrina de la Santa Iglesia es como sabemos, que “Cristo Redentor se colocó en sustitución nuestra para expiar, pero el hombre para actuar en sí la salvación obrada por Cristo debe adherirse a Él libremente con la Fe y la Caridad”. (Diccionario de Teología Dogmática, Pietro Parente, pág. 312) Así pues, sabemos que si bien Cristo murió por todos, no todos los hombres se salvan, como explicita el Concilio de Trento al definir la doctrina dogmática de la Eucaristía, sino sólo aquellos que el Tridentino llama “muchos”.

4. María Valtorta afirma que Cristo le reveló que la Redención no la consumó Él sino Su Madre. (Pág. 600) He aquí otra herejía, pues si bien la Iglesia considera a María como “corredentora”, de ningún modo ha enseñado que ella haya “consumado ” la Redención. Esta la efectuó completamente Nuestro Señor en la Cruz. Pero Valtorta dice que le dijo Jesús:

“Todos creen que la Redención terminó con mi último aliento. No. La terminó mi Madre, añadiendo la triple tortura para redimir la triple concupiscencia”. No es necesario hacer notar, pues, lo herético de esta afir­mación puesta nada menos que en boca de Cristo. En cuanto a la “triple concupiscencia” que dice que, venciendo, hizo que María consumara la redención, Valtorta afirma a lo largo de su obra que tanto Nuestro Señor como Su Madre sufrieron durante toda su vida “terribles tentaciones carnales” ¡! contra las que tuvieron que luchar mucho para vencerlas. Sobre esto veremos más adelante.

5. Valtorta afirma heréticamente que el pecado origi­nal consistió en el acto sexual realizado por los primeros padres. (Págs. 98, 254, 257, 258)

Son prolongadas las “revelaciones” que dice Valtorta tener al respecto, por lo que presentaremos sólo lo elemental de su herejía (pág. 254). Afirma que los primeros padres Adán y Eva desconocían la manera de engendrar hijos realizando su unión. Que la procreación se iba a realizar por intervención especial de Dios, sin unión sexual. Que el conocimiento de esta unión les estaba vedado a Adán y Eva, y que fue el motivo o señuelo con el que la serpiente tentó a Eva; en resumen, afirma:

“…Eva se acercó al árbol del bien y del mal, para llegar a conocer este misterio, estas leyes de la vida… Se acercó dispuesta a recibir este misterio, no de la revelación de la enseñanza pura y del influjo divino, sino de la enseñanza impura y del influjo satánico…” “Eva quiso ser semejante a Dios en la procreación…” Añade que el demonio tomó como motivo de la prohibición divina respecto al árbol el negarles Dios a Adán y Eva “ser siquiera libres como los animales” (textual) “ya que la fiera puede amar con un verdadero amor y ser creadora como Dios”. Según eso Dios quería “reservarse para él solo el poder creador”. (Pág. 254) No sería necesario repetir más necedades. Baste con añadir que en la descripción que hace Valtorta sobre la tentación del demonio a Eva, dice tales obscenidades que bastarían para despertar al más ignorante de la convicción de que todo esto sea “revelación divina” sobre la cuestión.

La doctrina de la Iglesia sobre el pecado original no enseña que éste haya consistido en el acto sexual. Según la exposición teológica de esta cuestión, ” Adán y Eva no eran desco­nocedores del uso del matrimonio, pues Adán dice: “Dejará el hombre a su padre ya su madre, y se unirá a su mujer, y serán dos en una sola carne”, (Génesis 2) 20). En esto obedecían naturalmente al precepto divino: “Creced y multiplicaos”. Lo que sucedió fue, según el Concilio de Orange que trata la cuestión, que los primeros padres creados en integridad, por causa de su desobediencia perdieron la gracia santificante y demás dones”. Entre estos dones perdidos se hallaba la falta de un desorden en la concupiscencia, o deseo desordenado de los goces sensibles, entre ellos el del goce sexual. El pecado original consistió en un acto de desobediencia que nada tuvo que ver Con la sexualidad. Véase por ejemplo una obra accesible como la Teología del Dogma Católico de Abanuza, (pág. 644)

Pero Valtorta insiste una y otra vez en la afirmación Con detalles que, unidos a otros relatos suyos dizque “revelados” hacen pensar en una inclinación morbosa a tratar lo sexual.

6. Valtorta afirma que tanto Nuestro Señor Jesucristo como la Santísima Virgen sufrieron durante toda su vida terribles tentaciones sexuales, que tuvieron que vencer mediante arduas luchas.

En esta afirmación, que dice la escritora que es fruto de una revelación hecha a ella por el mismo Cristo, se encuentra de manifiesto una vez más la total ignorancia de Valtorta de la doctrina dogmática católica en puntos elementales.

Ni Jesucristo, Dios hecho hombre, ni la Santísima Virgen pudieron padecer tentaciones porque carecían de lo que la Iglesia llama el “fomes peccati o inclinación al mal, producto de los efectos del pecado original. Cristo por ser el Hijo de Dios, estuvo como hombre exento de tal inclinación, siendo impecable. La Santísima Virgen como destinada a ser Madre de Dios, por la gracia de su Inmaculada Concepción, concebida sin pecado en orden a su maternidad divina, no tuvo las consecuencias del pecado original, siendo según la doctrina de la Iglesia, también impecable, o sea, incapaz de pecar. Inmunes el Hijo Dios, y la Madre de Dios, así pues, de todo aquello que como inclinación al mal aqueja al resto de los hijos de Adán. No tuvieron, no pudieron, ser tentados de hacer el mal. Se ve tentado a hacer el mal, uno que es capaz de hacerlo. Ni mucho menos pudieron haber sido tentados en el aspecto sexual, como insiste Valtorta en afirmar varias veces poniendo en boca del mismo Cristo el relato de estas tentaciones, como las principales que habría sufrido. Las tentaciones de Cristo en el desierto fueron puramente externas, -enseña la Iglesia- para darnos ejemplo, no porque Nuestro Señor hubiera tenido tentaciones como todo hombre heredero del pecado original.

Exponiendo en concreto la doctrina de la Santa Iglesia en la cuestión que estamos tratando, es como sigue:

“Cristo se vio libre de todo pecado, de hecho”. (Doctrina de fe divina católica, definida) “En virtud de la Unión Hipostática, la voluntad humana de Cristo estuvo siempre y en todo sometida a la voluntad divina”. “Cristo no pudo pecar, ni hubo en Él capacidad alguna de pecar. Fue absolutamente impecable” (Teología del Dogma Católico, J. de Abarzuza, O.F.M., págs. 737-38) El Padre Abarzuza en su magnífico Compendio de Teología resume la doctrina católica al respecto y la explicita. Abundar en la explicación de estas doctrinas de la impecabilidad de Cristo y María Su Madre, llevaría muchas páginas, pero los católicos fácilmente podemos entender y aceptar que siendo Cristo el Verbo de Dios encarnado no podía tener inclinación al mal, ni sentirse tentado de realizarlo. Lo mismo se dice de la Virgen María en virtud de su Inmaculada Concepción en orden a su maternidad divina.

En sus innobles relatos de las supuestas tentaciones sexuales que dice Valtorta que le relató el mismo Cristo, ésta abunda en detalles que ofenden la divina Persona del Salvador y de su Santísima Madre. Nos hacen pensar en “Jesucristo Super Estrella” y otras obras creadas para mofarse de la divinidad de Nuestro Señor. Sobre las tentaciones impuras contra las cuales dice Valtorta que luchó toda su vida la Virgen María; dice Valtorta:

“Teniendo en cuenta nuestro querer ilimitado (habla aquí también de Cristo, quien le está hablando, supuestamente) tuvimos que juntar una práctica constante de todo lo que era opuesto al modo con que obró la pareja Adán-­Eva. Pero el Eterno sabe cuánta heroicidad fue necesaria en determinados momentos y en determinados casos. No quiero hablar más que de mi Madre, no de Mí. De la nueva Eva que rechazó, desde sus tiernos años, lisonjas de Satanás para seducirla a que mordiese el fruto y saborear la dulzura que hizo necia a la compañera de Adán…” (pág. 545).

y según Valtorta, Cristo le revela que

“María Su Madre sufrió el tormento de asaltos periódicos de tentaciones desde el viernes de la crucifixión hasta el alba del domingo”. Que “la atacó con una terrible tentación, tentación en la carne de María…” (pág. 600).

Parecería que tras de leer esta aberración no sería preciso mayor comentario, pero es necesario citar algo más para abrir los ojos de los lectores. Dice Valtorta sobre lo que asegura le reveló Nuestro Señor sobre sus propias tentaciones de impureza:

“Satanás se preocupó ante todo de arrastrarme a la impureza… La tentativa de Satanás se enderezó con este objetivo para vencerme” (pág. 285).

Por cierto, Valtorta añade una tentación de impureza a las que narra el Evangelio en el desierto. y en una de las conversaciones con Judas con quien según eso se explaya el Señor hablándole de sus tentaciones, Cristo narra a Valtorta lo siguiente:

“Dice Judas a Jesús: “Jesús, ¿jamás has pecado?” A lo que habría respondido Jesús: “Jamás he querido pecar. Tengo treinta años, Judas, y no he vivido en una cueva ni en algún monte, sino entre los hombres. Y aun cuando hubiese vivido en el lugar más solitario, ¿crees que no hubiera llegado hasta ahí la tentación? … Todos tenemos en nosotros el bien y el mal (comentario nuestro: o sea, que Cristo es presentado como un puro hombre que tiene en sí la semilla del mal). Todos los llevamos en nosotros… Cuando uno que tiene hambre no tiene comida, el olor de los platillos le hace la boca agua. Entonces la tentación es fuerte como este deseo, Judas; (está hablando según eso Cristo de la tentación sexual) Satanás la hace más aguda y tentadora para llevar a cabo cualquier acción. Después de que el acto ha sido terminado y tal vez provoque náuseas, la tentación con todo esto no sucumbe, sino que como un árbol podado, produce más ramas…”

“¿y jamás has cedido?” -dice Judas- “Jamás he cedido” “¿Cómo lo has logrado?” “He dicho: Padre, no me dejes caer en la tentación”… ¿Cómo, Tú el Mesías, Tú que obras milagros, has pedido ayuda del Padre?” “No tan sólo ayuda; he pedido no inducirme a la tentación”…

En este relato hay que considerar tres cuestiones, además de lo ya expuesto sobre la impecabilidad de Cristo y por lo mismo la imposibilidad de ser tentado.

  • 1. Valtorta falsea el Evangelio. En ninguno de los cuatro evangelios se lee sobre más tentaciones que las del desierto, y mucho menos se habla de tentaciones sexuales del Señor .
  • 2. En segundo, trata de inclinar al lector a la aceptación de las tentaciones de Cristo, al recordar las palabras fi­nales del Padre Nuestro donde Jesús enseña a sus discípulos a orar, pidiendo al Padre no ser inducidos, o no permitir la caída en la tentación, como si esto último fuese una peti­ción que abarcase a Cristo. El Padre Nuestro contiene peticiones propias de los hombres, entre las cuales se incluye esta última. No porque Cristo enseñase a los suyos a pedir no caer en tentación, puede deducirse de que esta petición fuera propia suya, ya que Él no podía caer en tentación, y al referirse a su Padre hacía la distinción sobre el modo de ser “el Padre” Padre suyo, y Padre en forma distinta de los hombres, cuando decía: “Mi Padre y vuestro Padre”.
  • 3. En tercero, a lo largo de la obra de Valtorta se observa una sinuosa intención de hacer aparecer a Cristo como un puro hombre, sujeto a miserias incluso de la carne, en desmedro de Su Divinidad. Se diría que la obra ha sido escrita por judíos, ya que el estilo sinuoso y hasta sarcástico en ocasiones parece ser de enemigos de Cristo. La burla es evidente, bajo el disfraz de una fantasía sentimentaloide y una melosidad chocante. Por ejemplo, el hacer llamar a Cristo “mamá” a la Santísima Virgen, con término empleado sólo en México como diminutivo de “Madre” (dicen los editores que se trata de una traducción del italiano al castellano) hace cursi una obra donde debería privar el sentido reverencial. Si la traducen al inglés seguramente harán llamar a Cristo “mamy” o “mom” a Su Madre Santísima. Esto, repetimos, es una burla.

Pero pensamos que sería irrespetuoso continuar transcri­biendo las narraciones de las tentaciones de la carne que atribuye la Valtorta a Cristo y la Santísima Virgen falseando el Evangelio, como cuando hace aparecer al Señor tentado por una corte de mujeres semidesnudas que Anás hace acercarse lascivamente al Señor durante su estancia en su casa en la Pasión.

Abundan estas falsificaciones de la Escritura con sobrada intención. Hay ciertamente una intención oculta para los ignorantes de la Biblia, por ejemplo cuando la Valtorta pone en boca de la Santísima Virgen la afirmación de que “Jerusalén no es ciudad santa, porque Jesús no murió dentro de sus murallas”. Que “Jerusalén, -por el contrario-lo arrojó fuera de sí como un vómito”. y para esto al calce pone la cita del Levítico cap., 1ó, sin poner el versículo.

Al respecto, al tiempo en que se escribió el Levítico no existía la ciudad de Jerusalén, la que fue conquistada mucho después por el rey David; como propiedad de los hebreos. Si quisiera decir la Valtorta que se trata de una profecía, tendría que mencionar, ( como David a Belén) el autor del Levítico el nombre de la ciudad de Jerusalén, pero ni aparece el nombre de esta ciudad en la cita que da, ni menos, pues, que haya arrojado de sí a Cristo, ni menos como un “vómito”. Lo del “vómito” parece un desahogo judío. En el Levítico, -consulte el lector- no aparece nada de esto. En cuanto a la cita que hace de San Pablo, tampoco aparece Cristo como ningún “vómito” arrojado de Jerusalén. Se refiere el Apóstol a la muerte de los corderos, símbolo de Cristo, que eran llevados, cargando simbó1icamente los pecados del pueblo, según el Levítico, a morir fuera del campamento. El pueblo judío andaba en ese tiempo del Levítico, errante y viviendo en campamentos, no en Jerusalén.

Pero si nos atenemos a lo que hay detrás de la afirmación sinuosa de que “Jerusalén no es santa” hay que recordar que para los postconciliares ahora son ciudades santas los centros capitales de reunión de los paganos, como lo expresa el documento titulado “La Peregrinación en el Gran Jubileo del Año Dos Mil”, donde Juan Paulo n además de hacer aparecer a Cristo como un “peregrino” más, declara ciudades santas a la Benarés de los hindúes, la Meca de los Musulmanes, y la ciudad de Auswicht por lo del “holocausto” de los judíos, que los postconciliares consideran el único en el mundo.

El objeto de afirmar que Jerusalén no es santa porque Nuestro Señor no murió dentro de sus muros (por la cos­tumbre romana de sacar al campo a los condenados a la cruz es negar la santidad de esta ciudad, tenida por santa por los católicos, ya que ciertamente, los alrededores de Jerusalén donde estuvo la Cruz son sus aledaños, y dentro de ella comenzó la Pasión, incluso el camino al Calvario. De este tipo son las sinuosas afirmaciones de la Valtorta que van dejando dudas entre los ignorantes admiradores de la “visionaria”.

El documento sobre la gran peregrinación aparece en el semanario del Vaticano L ‘Osservatore Romano del 8 de mayo de 1998.

OTROS ASPECTOS DE LA OBRA DE VALTORTA

Además de numerosísimas falsificaciones de la Sagrada Escritura en su sentido, adiciones como aquello de que “la última palabra de Cristo en la Cruz fue “mamá” y no lo que aparece en el evangelio, existen cuestiones doctrinales que siguen la pauta herética del Vaticano II. Por ejemplo, errores acerca de la naturaleza del Sacerdocio. Errores sobre las palabras de la consagración, que la Valtorta pone en labios de Cristo, distintas de las dogmáticamente formuladas por la Santa Iglesia para la realización del Sacramento. Falsedades sobre la doctrina de la salvación y santificación, ya que dice que “los mandamientos solos bastan, guardados, para santificarse”, y que esto se lo revela el Señor. Esto en oposición a la necesidad de pertenecer a la Iglesia, y afirmando que los dones del Espíritu Santo que producen la santidad se pueden dar fuera de la Iglesia. Errores sobre la naturaleza de la Iglesia, diciendo que Cristo le ha manifestado que todos son un mismo pueblo de Dios, creyentes y no en Él. Lo del “mismo pueblo de Dios” es doctrina del Vaticano II como sabemos, para favorecer a los judíos en particular, ya la masónica teoría de la igualdad de religiones.

CONCLUSIÓN

En una palabra, un estudio exhaustivo sobre la obra titulada “El Hombre Dios”, cuyo título original en italiano se dice que es “El Poema del Hombre Dios”, título significativo, -pues significaría que la vida de Cristo es un poema imaginario-, ya que la poesía es imaginación y no historia, un estudio, decimos, de este tipo, se llevaría un gran volumen más pesado de leer que una pura obra de teología. Si el sentido de la fe no delata a los católicos la perversidad del mamotreto que constituye la obra de la Valtorta, es difícil instruirles palabra por palabra acerca de lo que es erróneo e innoble respecto de Nuestro Señor y Su Madre Santísima. El objeto de este breve comentario ha sido alentar a quienes con buena fe y entusiamados por los relatos sentimentales de la vida de Cristo, que hace la Valtorta, crean encontrar un alimento espiritual en sus páginas cayendo sin querer en la trampa que constituye dicha obra.

Que es evidente que es un gran auxiliar para los postconciliares, no se puede negar. Son sus doctrinas, sus teorías, sus herejías, las difundidas a través de estos escritos, y además es el favorecimiento del judaísmo religioso, con muchos términos iguales que los que emplean los del Vaticano II para inclinar a los católicos a “amar a Israel”, dándoles un curso sobre judaísmo como lo hacen a través del Nuevo Catecismo, con pretexto de estas “revelaciones” hechas su­puestamente a María Valtorta.

Se dice que un sacerdote le ordenó escribir su auto-biografía; si la escribió y publicó alguien, sería interesante conocerla. Carecemos de muchos datos necesarios para tener una idea completa de las motivaciones de alguien que sigue con fidelidad los lineamientos doctrinales del Vaticano II. Evidentemente, por las numerosas citas del seudoconcilio que los comentaristas de la obra ponen al calce de las páginas, la obra de Valtorta constituye un impulso a las herejías del Vaticano II y doctrinas posteriores de él emanadas.

Dios quiera estas páginas abran los ojos de quienes con buena fe y ávidos de lectura espiritual, buscan encontrar un alimento en lo que no es sino veneno hábilmente difundido para abatir en las almas de Fe en Jesucristo Dios y Hombre.

COMENTARIO

A la obra “El Hombre Dios”, de María Valtorta.

La conclusión después de examinar minuciosamente la obra a la luz de la doctrina dogmática de la Santa Iglesia y en lo referente a otras cuestiones, es la siguiente, de todo lo cual presentaremos las pruebas:

1. La obra es herética en puntos fundamentales, respecto a la doctrina dogmática de la Iglesia.

2. Obscena. Por las descripciones que hace acompañando por ejemplo a la herejía que sustenta sobre el Pecado Original.

3. Favorecedora de la nuevas herejías sustentadas por el Vaticano II, que secunda, y aprovechada por los postconciliares que explican las doctrinas postvaticanistas confirmándolas, valiéndose de textos de la obra, como aparece en las notas al calce de muchas páginas.

4. Favorecedora de las tesis a favor del Judaísmo que sustentan los postconciliares.

5. Manifiestamente errada en cuestiones que tratándose de una obra que se dice fruto de revelaciones, no cabrían en el contexto, como por ejemplo, lo que dice que el demonio “deja un olor a azufre” y que “los ángeles tienen alas”.

6. Canónicamente irregular, aún en lo que respecta a la censura de la iglesia postconciliar; esto significaría el deseo de no comprometerse con la obra ni aún los postconciliares, y otras irregularidades serias que se harán notar.

7. Por todo esto, inadmisible y peligrosa para los católicos, inductora de la herejía, que debe ser rechazada.

.

Anselmo de la Cruz

64 comentarios sobre “Acerca de María Valtorta

  1. Atención, Señor Vázquez, lo que usted presenta en contra de la obra de Valtorta no llega a teología de cuarta. Además de ser visiblemente falaz, el tal Anselmo de la Cruz parece teólogo protestante.

    Le haré notar unos cuantos puntos. Dice el articulista:

    “1. Asegura la autora que la Revelación divina continúa, y que ella es la continuadora, llamándola el mismo Cristo “mi María Juan”, o sea, una especie de “hermana” de San Juan evangelista, cuya prolongación sería ella, encargada de proseguir y explicitar la Revelación, admitiendo una evolución de los dogmas ya definidos. Esta evolución dogmática está condenada por la Santa Iglesia.

    Con este solo punto debiera bastarle para evitar en adelante el “cut and paste”.

    ¡Muéstreme donde habla la obra de Valtorta de una evolución de los dogmas ya definidos! Esto es simple y llanamente embustero. Un engaño a todos los lectores de Radio Cristiandad.

    ¡Por el contrario señor! Todo católico bien formado sabe que los Evangelios no cubren, ni de lejos, toda la vida de Jesucristo. Saben igualmente que el Evangelio mismo atestigua este punto como sigue: Hay además otras muchas cosas que hizo Jesús. Si se escribieran una por una, pienso que ni todo el mundo bastaría para contener los libros que se escribieran.”

    Como católico bien formado, debe saber que Jesucristo Es La Verdad, pero la verdad plena. Que su regalo del Evangelio no pretendía quedarse en apuntes del mínimo necesario; sino, por el contrario, que siempre tuvo la intención de dar a conocer el complemento para que lo tuviéramos completo. A MENOS QUE USTED CONSIDERE JUNTO CON ANSELMO DE LA CRUZ QUE DIOS SE COMPLACE EN LO INCOMPLETO.

    Las limitaciones de Anselmo quedan patentes en su ignorancia de la Escritura: “que la revelación divina continúa”. Contrástese con: “Pero el Paráclito, el Espíritu Santo, que el Padre enviará en mi nombre,os lo enseñará todo y os recordará todo lo que yo os he dicho”.
    (Juan 14:26)

    ¿Continúa, o no continúa? ¿RECORDAMOS YA TODO LO QUE EL NOS DIJO?

    Es probable que su “téologo” le salga con su interpretación del cierre de los libros canónicos. Cierto. ¡Se cerraron los libros canónicos! ¿Y?, ¿Y?, ¿Y?. ¡Dios quedó amordazado!

    Pues NO. Hay que entender lo que significa el cierre de los libros canónicos: Que lo establecido es inalterable e inmodificable. ¿Quedó clara la diferencia? ¿NO? ¡Bueno! Significa a) Que Dios no se contradice. b)Que fuera de este hecho el Señor habla y hablará. Llenará los huecos, aclarará las cosas. Ya sea completando como en el caso de Valtorta con dictados y visiones, o como en el caso de Santo Tomás de Aquino dotándolo de genio. Dios es libre y en ambos casos es Dios quien habla. Ni María ni Tomás sino como instrumentos santos.

    ¡Pero las cosas se ponen pesadas!

    Anselmo falsea dolosamente los escritos. Dice: “María Su Madre sufrió el tormento de asaltos periódicos de tentaciones desde el viernes de la crucifixión hasta el alba del domingo”. Que “la atacó con una terrible tentación, tentación en la carne de María…” (pág. 600). Parecería que tras de leer esta aberración no sería preciso mayor comentario. . .”

    Pero aquí tengo la cita completa, y la continuación que omite. PRIMERO: LO QUE NO DICE. No dice en la carne de María ¿lo creería usted? Fíjese bien: NO dice lo que Anselmo afirma, porque la intención de Anselmo es LA CARNALIDAD EN EL TERRENO SEXUAL, y la intención del párrafo entero se refiere NO A LA MUJER CARNAL, SINO A LA MADRE. Las tentaciones de referencia son dirigidas a quitarle Su fe en la resurrección de Jesús. Su hijo verdadero., Hijo de su carne. Hijo de su Corazón.

    LO QUE SI DICE: “tentación en la carne de la Madre, tentación en el corazón de la Madre, tentación en el espíritu de la Madre”. ¿Ve usted alguna diferencia señor Vázquez?

    Si el Diablo equivocara tan torpemente el momento y/o las tentaciones el único en peligro de condenación sería su Anselmo de la Cruz.

    Permítame informarles que lo que más claro deja la obra de Valtorta, es precisamente que la Inmaculada NO PODÍA SUFRIR TENTACIONES SEXUALES. El descaro de este Anselmo es por tanto monumental.

    Pero el caso de Jesucristo es el contrario. Jesucristo tuvo que padecer todas las tentaciones y vencerlas todas para que usted, ustedes y yo, pudiéramos triunfar sobre ellas. Queda de manifiesto, una vez más, la torpeza de su Anselmo de la Cruz. Si los santos no tuvieran tentaciones, señor Vásquez, ¿qué mérito tendría su santidad? Anselmo no cree en ángeles con alas, sólo en santos descarnados.

    No creo que sea necesario perder más tiempo con ese bodrio infame. Ni M. Williamson, ni este servidor somos tan tarados como nos quiere pintar aquí Radio Cristiandad.

    Vale.

  2. Muy bien presentado su escrito, ojalá sirva de luz para tantas personas que están confundidas respecto alcontenido herético de los escritos de María Valtorta en relacióna la Fe Católica. Ella, al igual que Luisa Picarreta, y otras más son promocionadas en la Iglesia actual y sus seguidores no admiten se les señalen sus errores. La Iglesia tiene sus reglas para declarar santo a algún fiel, pero en el caso de una persona que pone en boca de jesucristo lo contrario de lo que la Iglesia y la palabra revelada dicen, porque ese espíritu que dice ser Jesucristo y contradice su Doctrina no es El, sino su enemigo, en el caso de que la Iglesia canonizara una persona que recibe revelaciones de esta naturaleza, y esa persona no se retracta de sus supuestas revelaciones, entonces al canonizarla daría visto bueno a la lectura de sus escritos heréticos, que es lo que en definitiva quieren los seguidores de estos falsos místicos. La actitud correcta debería ser la de Santo Tomás, que reconocía a la Iglesia como la juez única y última de todo pensamiento, revelación, y no como las referidas videntes que se creían a priori en la verdad, y la Iglesia debía recibir sus nuevas revelaciones sin objetar nada. Esto es orgullo, y pecado contra el Espíritu Santo.

  3. Totalmente de acuerdo con Luisosio, el Señor Vazquez saca muchas cosas fuera de contexto. El regalo que Jesucristo nos ha hecho dándonos un detalle pormenorizado de su vida y obra no hace sino realzar al evangelio que por el hecho de ser una obra humana y limitada en su extensión para poder llegar al máximo posible de gente a lo largo de la historia deja muchos puntos oscuros por no estar datalladamente explicados. Recuerdo por ejemplo el caso de la adultera que iba ser apedreada y Jesús que no decía nada cojio un palo y empezo a escribir en el suelo. Siempre me he preguntado que sería lo que Cristo escribió en ese caso y la obra Valtortiana nos lo describe con una claridad iluminadora. Cristo escribió los pecados de los que intentaban apedrearla y al ver éstos que Jesús sabía sus mas escondidos secretos temieron que los hiciera publicos y se fueron.
    Otro punto esclarecedor para mi fue el papel de La Virgen Maria en la redención. Como el pecado original fue originado por una mujer debía ser también una mujer la que redimiera de ese pecado a la humanidad sometiendose totalmente a la voluntad de Dios sufriendo lo indecible por acatarla.
    Otro de los pasajes que más han esclarecido mi visión de los evangelios ha sido el papel de Judas Iscariote. El cómo y el porqué Jesucristo aceptó a este apostol ahún sabiendo que sería el traidor que propició el desenlace de su muerte en la cruz y nos revela el extraordinario amor que Jesús sentía por Judas y los intentos desesperados de él por redimirle, y evitar que condenara su alma.
    La pasión también revela el sufrimiento indecible que padeció voluntariamente y describe los sufrimientos morales y espirituales y la tentación que resistió en el huerto de Getsemaní el jueves santo: La agonía de saber que su sufrimiento sería inútil para tantas almas que lo despreciarian.
    La lectura del poema del Hombre Dios ha sido para mi un acercamiento directo a la figura de Jesucristo como a un íntimo amigo y asimismo hombre-Dios.
    El que quiera leer los libros de Maria Valtorta puede descargarlos gratis en:
    http://mariavaltort.googlepages.com/

  4. No presenta demasiada diferencia con la Mirella PIZZIOLI, promocionada CALUROSAMENTE por el Editor IRRESPONSABLE de Panodigitado, y vendido su libro por Librería “CATÓLICA”(?)Acción.

    Felizmente ha sido eliminada la promoción de su “obra” en el nuevo perfil del citado digital.

    Y lo más sorprendente es que NI SACERDOTES NI OBISPOS NI “AMIGOS” que le tiran línea a $emejante pasquín le hayan cuestionado tal enconada propaganda A ESTA CONTEMPORÁNEA HEREJE que emula el ROSACRUCISMO.

    Algunos de sus mensajes “celestiales” continuación transcribo y comento.

    Pág. 33 —”La noche ha pasado; es Dios que ha vuelto sonriente, y victorioso gobierna
    al mundo”!!! Colosal disparate. Esto será verdad a partir de su 2a venida, que aún no se ha verificado. Ahora gobierna Lucifer con ayuda de las logias judeo-masónicas.
    Pág. 38— Contradiciendo las mentiras del “Arcángel”, la Sma. Virgen dice en cambio: “Satanás está destruyendo al mundo”.
    Pág. 42 — “Mí crucifixión ha salvado a la humanidad entera: Este es el dogma inventa
    do por J.P.II. Dogma falso, porque si bien Cristo murió por todos, no se habrán de salvar todos, como enseña el Evangelio. Esta interpretación que doy del “celestial” mensaje se ve confirmada por lo afirmado en la,
    Pág.107 — “Mensaje del Corazón de Jesús. Hablo en el mundo PARA TODOS. NO HAY RAZAS, IÑO HAY ETNIAS, NO HAY PUEBLOS. El globo es la UNICA PATRIA”.
    He aquí al Señor auspiciando el masónico nuevo orden mundial!!
    Pag. 107 — NO HAY DIFENCIAS, sino para TODOS el amor de Dios en IGUAL MEDIDA!!
    Nada pues de discriminaciones. Dios ama a todos por igual: lo mismo a San Pedro que a Judas; a los que lo mandaron a crucificar que a los mártires que dieron su vi¬da por El, a Pío XII que al asesino Stalin. Si es así, evidente que Jesús “salvo a la humanidad entera”, y el infierno está vacío como enseña Baltasar.
    Pag. 65 “yo soy Jesús… y te he elegido como mi mediadora entre el cielo y la tierra”. Hasta ahora teníamos una sola mediadora Augusta, pero como no da abasto, el Señor nos ha dado a Mirella! Menos mal!!
    Pág. 89 —He aquí un dislate que ella atribuye al Padre Celestial, nada menos!!
    “El mundo, la tierra, los hombres, las pequeñas criaturas en el seno del Padre: TODO ES DIOS”.
    Pág. 100 —”La música del cielo atraviesa la cortina (sic) que separa el cielo de la tierra y se esparce por el mundo” …El espíritu celestial no está enterado que lo que se esparce es el demoniaco Rock, la droga, la pornografía, el sida, etc. Pág.102/3 —A la Sma Virgen apenas si se le apareció el Angel Gabriel. En cambio para asistirla a Mirella en su trascendental misión, se le aparecen “MIGUEL —con su voz
    GABRIEL –con la trompeta – y RAFAEL –con sus manos”. Los tres “encargados de asistirla y de estar a su lado!!. ¿qué tal?
    Pág. 121– Mensaje de Jesús, XI/995: “La voz de Dios HA SIDO ESCUCHADA, al fin Dios ES DESEADO. Al fin DIOS SONRIE” !!!
    El mundo inmerso en la apostasía, en vísperas del terrible castigo anunciado en Fátima; la Iglesia, como señaló Paulo VI en pleno proceso” de autodemolición y “DIOS SONRIE” muy feliz y contento!!!
    – Verdad es que un niño que está ya en la visión beatifica, puede –si Dios per¬mite– aparecérsele a su mamá y decirle por ej.: “Mamá te quiero mucho, estoy en el cielo felicísimo. Mantente siempre en gracia de Dios, para que cuando El te llame, estés también aquí conmigo”. Leamos ahora el extraño mensaje “celestial” que Francisco, desde el cielo le da a su madre, según se lee en
    Pág. 168 – “Nada de doctrinas, sino una religión”. O sea: nada de filosofía, nada de teología. Nada pues de creación, Encarnación, Redención, Transubstanciación.
    Tan solo” una religión” sin dogmas. Este es el mensaje del nene… Pero hay más todavía: NADA DE LIBROS, sino un solo libro, el santo Evangelio”. La recomendación del nene es clara: nada pues de San Agustin, nada de Santo Tomás, de San Bernardo, de Santa Teresa.. Estos botones de muestra me convencen de que en épocas normales este libro –plagado de errores y tonterías – nunca hubiera obtenido el “im¬primatur” y mucho menos la libertad de publicarlo y distribuirlo.

    HAY QUE DESENMASCARARLA PARA QUE NO SIGA ENGAÑANDO A LOS IMBÉCILES CATÓLICOS DE LA TRADICIÓN como ya lo ha hecho con daño espiritual irreparable ya que NO BASTA CON QUE EL MARCELOEDITOR LA EVITE EN SU PÁGINA.

    Este AMBIGUO poseudoperiodista filoacuerdista NO HA REPARADO ESTE DAÑO INFRINGIDO A MUCHOS, denunciando públicamente los ERRORES que ha incubado en las gentes sencillas sin formación y que se creen CUALQUIER VERDURA.

  5. Otro si digo:

    La página que valientemente aporta esta “semblanza” de la Vatorta, haría mucho bien en fijarse aún en las HEREJÍAS promocionadas en nuestra Patria, como la que cito de la Pizzioli, que dicho sea de paso, no vaya a ser que la PSEUDO fSSPX acuerde con la Roma Apóstata y este “piadoso panoramix” consiga la beatificación de tan adorable pitonisa, porque NO POR NADA ahora calla su promoción SIN REPARAR lo dañado.

    Y a propósito,¿el P.”excomulgador” Bouchacourt, le habrá negado la comunión al Druída?

    Oportuna e inoportunamente.

  6. Luisoso, Venerable Anciano Pontífice Máximo de la Región 4 con sede en Ecatepec, Estado de México:

    Y ¡sigues anatematizando y canonizando!…

    Entiende de una vez que a María Valtorta, ni la nueva iglesia se atrevió a aprobarla por lo escandaloso de sus escritos, menos la verdadera Iglesia…ni siquiera ella estaba segura de estar alejada del demonio, como claramente lo señaló Monseñor Richard Williamson.

    Ahora que tú, adulador de luteranos y calvinistas, te las das de tan infalible para canonizar la “Nueva Revelación”, responde a todas las cuestiones que se argumenan contra Valtorta, no nada más a las que tu perezosa perorata le da la gana…

    Sr. Vázquez,

    reconozco su integridad periodística, al publicar hasta las más grosears e infundadas críticas con el ánimo de aclarar la verdad.

    Ave Maria, Gratia Plena

  7. Por algo me inspiran desconfianza las “revelaciones” de María Valtorta.

    De ahí que quien quiera leer alguna revelación, le recomiendo que lea la Santa Biblia, que esa es la Revelación de Dios (así en mayúsculas).

    La Revelación llega hasta la muerte de san Juan Evangelista, y de ahí no se puede añadir ni quitar nada.

    A todos os dejo lo que dijo san Pablo “Examinadlo todo y retened lo que es bueno”.

  8. Señor Vázquez, lo prometido es deuda:

    Dice el falsario protestante “Anselmo de la Cruz”:

    “La Revelación divina que comenzó en el Antiguo Testa­mento, se cierra y clausura con el Apocalipsis de San Juan, donde al respecto escribe el Apóstol: “Yo atestiguo a todo el que escucha mis palabras de la profecía, de este libro, que, si alguno añade algo a estas cosas, Dios añadirá sobre él las plagas descritas en este libro, y si alguno quita algo de las palabras de esta profecía, quitará Dios su parte del árbol de la vida”. (Apoc. 22, 18, 19)

    La Santa Iglesia enseña que la divina Revelación terminó así pues con este libro, que clausura el Nuevo Testamento, y es contra la doctrina de la misma enseñar que la Revelación puede continuar por medio de otros “profetas” o ser explicitada contrariando lo ya definido dogmáticamente.”

    ¡ESO DICE! ¿Necesito decir más?

    La cita que hago de Anselmo está en su punto número 1. Por el que comencé. Ha sido desde el principio la predicación de los protestantes para quitar de la Sagrada Escritura todo lo católico comenzando por los dogmas marianos (Génesis atropellado de nuevo). El embuste, la mentirota que no puede ser más obvia para cualquier alfabetizado está en que “este libro” no se refiere a la Biblia, la que no existía como conjunto de libros canónicos en tiempos de San Juan, sino tan solo al Apocalipsis. Sólo el Apocalipsis es “este libro” dentro del Apocalipsis.

    De manera que la Iglesia jamás colocó el Apocalipsis para extender las maldiciones a quienes hicieran el compendio de los libros canónicos, que por el sólo hecho de añadirlos, desde el Génesis hasta Los Hechos, habrían quedado malditos.

    Toda la obra de este Anselmo sigue la misma pauta de tergiversaciones, como que la obra de María Valtorta ha sido veneno para los protestantes.

    Vale.

  9. La obra de Valtorta es magnifica, quien la critica no ha leído con espíritu imparcial, esto tiene que venir del cielo, la revelación publica ha terminado con Juan, pero la privada jamás terminara, o van a cuestionar las visiones de Santa. Ana Catalina Emmerick, de Faustina Kowalska , santa Margarita de Alacoque o del Santo padre Pio, que de paso fue muy amigo de Valtorta, o la visión de Pio V??, Dios escoge a quien quiere, Maria VAltorta ha descrito momentos, lugares, tradiciones, flora y geografía propios de la zona en tiempos de Jesús, ha dado nombres de aldeas y pueblos que han sido descubiertos posteriormente sin embargo que Maria Valtorta estaba postrada en su cama, no niego que puede haber ciertos errores de percepción o traducción ya que la obra no ha sido titanicamente analizada como las Sagradas Escrituras, no digo que tenga la autoridad de La Misma, pero los Catolicos estamos en libertad de creer o no esta revelación que personalmente la creo aunque en muchos pasajes no lo comprenda del todo, por mi limitada comprensión de las cosas divinas como hombre que soy.
    Señor te doy gracias por que “Has escondido estas cosas a los sabios y entendidos y se las has revelado a la gente sencilla”.

  10. Señor Vázquez ¿qué pasa?

    Un tal “MioCid” de cantar muy, pero muy inferior al Cantar, entromete a Mirella Pizzioli con los escritos de María Valtorta. Y dice que es “muy similar”, cuando de semejanza tiene solo el uso del alfabeto. ¿Con qué derecho se admiten estas comparaciones descabelladas? ¿No podría exigírsele algo de claridad al sujeto, para que al menos cite a Pizzioli como Pizzioli?

    Por lo demás la obra de Valtorta tiene más de cincuenta años, y es verdaderamente monumental. Nada tendría de raro que fuera en puntos plagiada de manera distorsionada. Pero esto, lejos de ser motivo para aumentar la confusión con las Pizziolis obliga a ser, por seriedad, más cauteloso con críticos tipo MioCid.

    Parece que de Panorama no queda ya nada. El fracaso se lo ganó Marcelo a pulso por ambiguo y desleal. Pero Radio Cristiandad podría seguir su camino por un desorden que raya ya en el amarillismo al dar pluma a gente sin ética ni competencia para razonar.

    He aqui una muestra de un pecado de calumnia (¿tiene importancia el pecado en Radio Cristiandad?): “Ahora que tú, adulador de luteranos y calvinistas, . . .” Lo firma “Logan”.

    ¿Me conoce usted señor Vázquez, como adulador de luteranos y calvinistas?

    ¿Qué más dice Logan? “Entiende de una vez que a María Valtorta, ni la nueva iglesia se atrevió a aprobarla por lo escandaloso de sus escritos,. . .” Como si la nueva iglesia requiriera aprobaciones de los escritos, fuera ajena a los escándalos, o hubiera dado muestras de objetar escritos escandalosos. . . Y a todo esto, Logan da muestras de jamás haber leído a Valtorta.

    Si el espacio para comentarios va a ser para prestigio en vez de desprestigio de RC, me atrevo a sugerirle que sea más exigente.

    Vale.

    Nota de la R:
    ¿O sea que Ud. me hace responsable personalmente de lo que escriben los comentaristas también? ¿Y de donde sacó esa facultad? De hecho es una mentira más de las que ha propalado y le he permitido escribir aquí, ya que con Ud. coincido en muy pocas cosas, y sin embargo le he publicado sus pareceres. Su pongo que en su intelecto se le hará noto que no por eso coincido con Ud. De modo que deje de insultarme como lo hace. Y hágase responsable por lo que Ud. firma. Y nada más. Tampoco le tolero la falsa moralina con el pecado de calumnia. ¿A qué viene esa pregunta insólitamente estulta de si tiene importancia el pecado en Radio Cristiandad?. Realmente con lo de la Valtorta es como si hubiéramos tocado un resorte muy íntimo en Ud. Porque la belicosidad ya en su primer comentario es insoportable. Aún así lo he publicado. Aunque ha intentado publicitarse incluyendo un montón de veces enlaces a su blog… Pero de ahí a decirme que tengo o no que poner… Creo que su desparpajo se ha convertido en intolerable…

    Por lo demás, si tuviera usted la amabilidad de presentar un punto de Valtorta (no distorsionado por Anselmo) a debate para dirimir el asunto, me encontrará a sus órdenes.

    Vale.

  11. Peregirno,

    Por favor no mezcles la gimnasia con la magnesia:

    ¿Cuál amistad del Padre Pío de Pieterlcina con María Valtorta?…¿cuándo se reunieron siquiera una vez para saludarse?…

    Como señalan los mismos encargados del “Centro Valtoriano”:

    “Aunque fueron contemporáneos jamás se conocieron personalmente”.

    Y afirman que la relación con el Padre Pío se refiere a un supuesto testimonio de una persona, sin decir cuál, que le preguntó al religioso capuchino si le aconsejaba leer a Valtorta, y el Padre contestó: “No te lo aconsejo, te lo ordeno!”.

    Nada más dos preguntas que nos obligan a dudar de la aseveración del “Centro Valtoriano”:

    1ª. ¿por qué la supuesta “persona” fue hasta San Giovanni Rotondo a preguntar que si era aconsejable o no leer a Valtorta?, seguramente porque tendría duda de la integridad de los escritos…
    2ª ¿por qué en base a esa supuesta declaración privada de fuente secundaria “dicen que dijo” se elaboró todo un libro sobre la “amistad” de Pío de Pietrelcina y María Valtorta: http://www.balmeslibreria.com/balmeslibreria/Detalle/_K2axw6dHFZSz0tuHO4lQYf9tC9dovlhY

    Por favor, no sigan el visionismo como el que Marcelito González pretendió iluminar su Pano Digital con la Pizzioli… o como la Nueva Iglesia con la Kowalska, la Emmerick, los Bon Giovanni y tantos otros iluminados de la Nueva Era…

    Ave Maria, Gratia Plena

  12. Muy buena la nota desenmascarando a la Valtorta. Las fotos que publican de ella, joven y madura, son un fiel reflejo de aquel dicho “después de los cuarenta años cada cual tiene la cara que se merece”.

    La Valtorta rezuma protestantismo por los cuatro costados, su teoría de la salvación por el beneficio de Cristo es totalmente herética. En tiempos mas felices del catolicismo, cuando había pastores y fieles, sus obras hubieran sido quemadas.

    Los personajes que en este foro están alterados, evidentes fans de esta falsaria, son los mismos que permanentemente plantean objeciones a todo. Solamente un grave complejo sadomasoquista puede explicar que sigan leyendo Radio Cristiandad. O que su función sea el generar caos por las consabidas treinta monedas. Mercenarios o sadomasoquistas lo misma da con esta gentecilla. Son los hijos de la Iglesia Conciliar o Gnosis Herética Ecuménico Judeo-Cristiana.

    Muy aguda la relación que hace Mío Cid de las blasfemias y hejías valtortianas con las de
    la Mirella Pizzioli, alias Mireya. Son personajes del mismo mundo abisal. El impresentable irresponsable de Panorama 12, mas oficialista que nunca (Parece el diario que le hacían a don Hipólito)como publicó las herejías de una (Con enlace directo) podría publicar las de la otra y ponerle el nombre correcto a su libelístico engendro: Panorama de Herejías y Obsecuencias Internacionales.

    ¡Por favor que alguien pare a Marcelito porque está aniquilando en buen nombre de la Fraternidad!
    ¿Qué espera el admonicionador Bouchacourt para fulminarlo! O es que practica aquello de “al amigo todo, al enemigo ni justicia”.

  13. Apoyo totalmente a LUISOSIO.
    Pero antes quisiera agregar que con este art@iculo me siento totalmente defraudado con ustedes, y que a partir de ahora en adelante voy a tener que tomar muchas precauciones con sus publicaciones.
    Yo soy un enemigo asérrimo del concílio vaticano II, no me gusta para nada esto que está ocurriendo con la iglesia católica, con respecto a la renovación carismática, la última encíclica papal, la corriente modernista y transformista que afectan a todo lo que es en la tradición de la iglesia. Me sentía bien, al ver en ustedes como un aliado de ideas. Pero ésto, sinceramente me hace dudar mucho, porque veo que falta mucha seriedad y madurez en sus propósitos.
    Yo he dado ya como cinco veces la vuelta a los diez tomos de la obra de María Valtorta y por el contrario, puedo decir que es una obra sobrenatural y ayuda enormemente a la espiritualidad.

    Los errores en este artículo son tan graves que fuera de causar sorpresa y repugnancia es tan risíble.

    Jesús llamaba a María Valtorta de “pequeño Juan”, porque Juan significa “amado de Dios” y no por otro motivo.

    Dicen ustedes que Jesús y María nunca sintieron tentaciones, porque su naturaleza no les daba la inclinación hacia el pecado. Increíble !! Digamos entonces que el demonio fuera de perder su tiempo no es tan astuto como se dice, ya que en valde tentó a Jesús en el desierto? O niegan ustedes de que el diablo le haya tentado??

    En cuanto a María, Jesús dijo que Ella es la primogénita de Dios, pero en relación a las almas creadas.
    O ustedes consideran a Adán como el primogénito creado de Dios? O a cuál Arcangel o Angel? Porque dentro de su creación tuvo que haber habido un primero, o no?

    Y en cuanto a la obra maravillosa de la redención, ustedes todavía no se dieron cuenta de que a la derecha del Padre Dios está su Hijo Jesús sentado con el cuerpo glorioso del hombre?

    Y otro detalle muy importante: Si esta obra es un tentáculo del concílio vaticano II, entonces Benedicto no lo hubiera descartado tan drásticamente.

    Saludos y Bendiciones, que Dios los ilumine.

  14. Señor Vázquez.

    Para mi escribir primero en Panorama con Marcelo, y después con usted, era una forma de contribución a la fe que supuse profesábamos. Me equivoqué, pero era necesario hacer la prueba.

    Es evidente que no puedo forzarlo a coincidir conmigo en punto alguno, y que tampoco puedo decirle que si, o que no publicar. Pero hay una cosa que sí puedo decirle, porque le he puesto el ejemplo: en lo que discrepo, lo digo.

    Usted me dce que siempre ha discrepado, pero yo hasta ahora me entero.

    Creo que la diferencia entre su conducta y la mía dice mucho de los dos. Y facilita mi decisión de retirarme para no perder mi tiempo gratuitamente empeñado. Si usted cree que le deba algo por publicitarme, hágamelo saber. Yo no le pedí publicitarme en momento alguno, y creo que si supiera usted el mínimo de lo que cristiandad significa, ni sería despectivo de Valtorta, ni se le habría ocurrido que lo que pongo en mis blogs esté centrado en mi persona.

    Ya no se moleste en contestarme. Dios juzgará.

    Vale.

  15. MARÍA VALTORTA, AUTORA DE LOS “MISTERIOS LUMINOSOS” PROMOVIDOS POR WOJTYLA-KATZ

    Además de varios escritos como el “Hombre Dios” y “Sabiduría Divina” , María Valtorta es la autora de los MISTERIOS LUMINOSOS del Rosario de Wojtyla-Katz y eso ni Osdio ni Cesio lo sacan a relucir porque bien saben lo delicado para su posición ultra-valtortista…esos misterios mezclados con “meditaciones” esotérico-iluministas son una prueba de lo peligrosos que resulta seguir el hilo a las enseñanzas de Valtorta aunque ya vimos que se trata de la lectura de meditaciones de Cesio y Osdio…

    En casi todos los escritos de la Valtorta se respira una tendencia carnal y mundana como bien se señaló antes, hablando de sexualidad (Sabiduría Divina) y un Dios “muy humano”.

    Como bien lo señaló el obispo Williamson, María Valtorta en ocasiones dejaba escapar su preocupación de que quizá estaba inspirada por el Demonio.

    Acertado comentario de Azul.

    Osdio, tu hipocresía ya genera sospechas…y te reitero que adulas a los protestantes como bien lo señalaron varios foristas con tus groserías heréticas acerca de las Sagradas Escrituras.

    Ave Maria, Gratia Plena

  16. Sr. Vazquez,
    la verdad que muy buena su respuesta a la insolencia de algun lector desubicado, y ha respondido ud. con mucha altura. La soberbia y la pretension de superioridad de algun lector ya no me asombra. Tiene mucha razon, parece que esto de Valtorta toco algun cablecillo por ahi… Ya conocemos la sanata con que el escribe. Ud. ha sido mas que respetuoso al publicarle los mensajes.

  17. Estimado Mio Cid:

    Sepa que su pedido ya ha sido concedido anticipadamente:

    http://lapuertaangosta.blogspot.com/2009/07/la-puerta-angosta-contra-la-gran-puerta.html

    En este post no sólo pueden apreciarse algunas herejías de su libro “La Gran Puerta” (curioso nombre), sino la relación de Mirella Pizzioli con la herejía carismática. Siendo lo que Ud. dice, entonces Marcelo González abrió los ojos antes de que se le vuelvan las acusaciones a Radio Cristiandad de “carismática”.

    Saludos. Adrián López

  18. El demonio no sabía quién era en realidad el personaje que tentaba y fue para averiguarlo que lo tentó… Claro que perdió el tiempo y perdió su “dominio” haciéndolo crucificar y además así Dios nos da ejemplo de resistencia a las tentaciones…
    La Revelación oficial se cerró con la muerte del último de los Apóstoles; las revelaciones privadas, para ser verdaderas, deben estar en plena armonía con la Revelación y su única interpretación auténtica que es dada por la Autoridad establecida para tal en la Iglesia de Dios que goza de infalibilidad.

  19. Miren me da mucha pena como se ataca y como se defiende, si ni entre catolicos nos tratamos con respero caridad y sobre todo amor como podremos hacerlo con los que no son, no olvidéis la esencia de nuestra amada religion, todos los de buena voluntad aspiramos el cielo y en su aspiración tenemos la necesidad de aprender mas sobre las cosas divinas, lo que nos lleva a descubrir todo tipo de literaturas, depende de nuestra formación si las aceptamos o no, las cosas de Dios no son posibles de explicarlas en toda su magnitud con nuestra pobre inteligencia y peor aun con nuestro limitado vocablo y con los medios que el hombre ha descubierto para comunicarse, el cuanto a la obra de Valtorta me gusta mucho innumerables ocasiones he encontrado consuelo leyéndolas, como en todos los escritos místicos, he encontrado pasajes dificiles de comprender pero no me fío de mi comprensión humana, ningún libro puede estar sobre las Sagradas Escrituras ni la Sagrada Tradición, pero la Iglesia a lo largo de sus mas de dos siglos de existencia ha acumulado una infinidad de libros espirituales gracias a sus almas virtuosas que no se las puede despreciar, si bien es cierto el enemigo trata de enganar al hombre con apariencia de bondad, a Dios le ruego que cada paso que de no permita que me convierta en su presa, Leed los escritos de Valtorta y si aun mantenéis vuestra posición os la respeto, total no estamos obligados a creer o a no creer en ellos, de mi parte de todo lo que aprendo me quedo con lo bueno como dice San Pablito…..

  20. Cesio: Suenas muy parecido a Osio, hasta en el nick.

    No se necesitan enemigos “asérrimos” (sic) del Concilio. Dices que le has dado la vuelta cinco veces a los diez tomos de la profetisa Valtorta, mejor que dar vueltas alrededor de ellos los hubieras leído o muchísimo mejor que eso, lee un diccionario y aprende a escribir.

  21. Azul, pocas palabras a buen entendedor.
    Es cierto, me equivoqué y cambié una letra por otra. No soy bueno para escribir y además tengo problemas porque confundo mucho ya que hablo cinco idiomas, y entre ellas, el portugués.
    Ahora, intentaré utilizar un diccionario (siguiendo tu consejo) para aprender a escribir correctamente, pero en cambio yo te aconsejo a recurrir a libros didácticos de gramática española, porque veo que no sabes diferenciar entre las palabras “mas” y “más”. Y la frase; “Mercenarios o sadomasoquistas lo misma da con esta gentecilla”, lo “misma da” ??

    Y por último:
    “Muy buena la nota desenmascarando a la Valtorta. Las fotos que publican de ella, joven y madura, son un fiel reflejo de aquel dicho “después de los cuarenta años cada cual tiene la cara que se merece”.

    Increíble, asombroso, fascinante!! Creo que cualquier comentario sería muy…duro contra tu persona.
    Ah, y con respecto al tal de Luisosio, solo lo conozco por sus comentarios.

  22. Peregirno,

    No es tan simple como usted dice:

    1. “Leed los escritos de Valtorta y si aun mantenéis vuestra posición os la respeto…”

    Claro que los hemos leído y le decimos ¡no se tienen respetos humanos por encima de la Fe!.

    Si el Corán, el Talmud, los Documentos del Vaticano II, la Atalaya o el Novus Ordo Misae atacan o distorsionan nuestra Fe, no se deben “respetar”, sino denunciar y prohibir, por eso se creó el index de libros prohibidos, aunque ha sido suspendido por la Nueva Iglesia para favorecer este tipo de aberraciones.

    2. “…total, no estamos obligados a creer o a no creer en ellos”.

    Sí estamos obligados a rechazar sus errores doctrinales, su falsa beatitud y su hipócrita sensualismo.

    3. “de mi parte de todo lo que aprendo me quedo con lo bueno como dice San Pablito…”

    El Gran San Pablo, Apóstol de los Gentiles y Gran León de Dios a quien groseramente llama usted en diminutivo; cuando afirma que nos quedemos con lo bueno, es claro que no conciente que nos quedemos ni siquiera con el “95% aceptable” de Fellay & Cía respecto al Vaticano II.

    Lo bueno es la verdad, no las mentiras disfrazadas de falsa devoción.

    Ave Maria, Gratia Plena

  23. Cesio,

    ¿Qué tiene que ver que “hablo cinco idiomas” con los errores que desparrama usted en materia de Fe?

    Ahora resulta que porque Benedicto-Palpatine rechazó “drásticamente” a Valtorta, nosotros la debemos aceptar…

    Al contrario, ¿cuánto estará Valtorta alejada de la Verdad que ni la Sinagoga se quiso mezclar con el escándalo de la “visionaria”, como sucedió antes con el caso Medugorie?.

    Y si usted ya falló “infaliblemente” sobre la obra de Valtorta como algo “sobrenatural”, entonces tiene un problema con su dominio políglota ya que no le alcanza para entender que quien tiene la autoridad para determinar si algo tiene origen sobrenatural es la Santa Iglesia, no usted.

    Por cierto, si como usted dice Rat-Singer-Palpatine la ha “descartado tan drásticamente”, Benedicto debería descartar también los MISTERIOS LUMINOSOS de la “visionaria”, que su predecesor Wojtyla-Katz incrustó en el Santo Rosario.

    Ave Maria, Gratia Plena

  24. “Ave Maria Purissima”
    -Sine Labe Originali Concepta-
    +
    Sr. Director, Caros hermanos en la única Fe Verdadera, saludos en los sagrados Corazones de Nuestro Señor JesuCristo y la Santísima Virgen María.
    +
    +
    La UNA SANTA CATOLICA APOSTOLICA Iglesia, siempre dejo a sus miembros, la posibilidad de creer o no, en la reelación privada, esa es una VERDAD absoluta, sin embargo, no hay libertad para creer en el error o la herejía, eso también obra proscrito, en el particular la escritora hoy mencionada hasta por el Obispo Fraternal Británico, tiene en su haber Varias HEREJIAS, que de suyo, contradicen francamente incluso o ponen en tela de juicio hasta Dogmas, es pués menester imperioso, saber, y tener presente, que la libertad supra aludida, no incluye a LICENCIA para creer en tales, ni ponerlas en tela de Jucio.
    +
    +
    A menudo se nos olvida como los Grandes pensadores Griegos, exigian incluso el estudio serio de las Matemáticas antes de entrar en “Filosofía”, y aqui, la razón, si sabemos, que los numeros al multiplicarse entre si, su carga positiva o negativa afectan al resultado final, por ejemplo de multiplicar ( 2) por (-2), el resultado sera (-4), y tambien sabemos, que podemos multiplicar numoeros positivos 10 veces, y el resultado sera positivo, 2 X 2 = 4 X 2= 8 X 2 = 16, 32, 64, 128, 256, basta con que ese resultado 256, sea multiplicado, incluso por la unidad negativa, (por -1 ), para que todo el resultado, se vea afectado, en (-256).
    +
    Luego, aunque la autora tuviese muchisimos aciertos bastaba la incoación de una sola herejía, para que el resulado final, sea negativo.
    +
    +
    +
    +
    AHORA ME EXPLICO LO DE LUSI SUCIO, ECATEPEC, significa “Lugar de vientos”, luego, si hablamos de “vientos” externos, nadie sabe de donde vienen ni para donde van, y si hablamos de internos, todos sabemos de donde vienen y hacia donde se dirijen, un oriundo del “Lugar de los vientos” no puede ser la excepcion, o es externo, o es interno, seria bueno saber de cual de ellos es Luisito.
    +
    +
    +
    +
    SEA PARA GLORIA DE DIOS

  25. Estimado Señor Vazquez: si usted permite, me gustaría colocar aquí un trecho del libro de Valtorta, para que los distinguidos amigos puedan tener más datos sobre las tentaciones de Jesús como hombre. Y así quitar una conclusión más acertada. (Para los que tengan la buena voluntad de conocer la verdad, claro)

    527.Desconocimiento y tentaciones en la naturaleza humana de Cristo.

    Dice antes Jesús: “…Yo no ignoro, como Dios. Y no ignoro, como Hombre. Conozco el futuro de los acontecimientos, porque estoy con el Padre desde antes del tiempo y veo más allá del tiempo. Como Hombre que está exento de imperfecciones y limitaciones unidas a la Culpa y a las culpas, tengo el don de la introspección de los corazones.”
    Y luego, más adelante dice:
    “He experimentado también este martirio del hombre: el tener que seguir adelante sin ver, poniéndome totalmente ne manos de la Providencia. Tengo que conocer todo del hombre. Menos la culpa a la carne, al mundo y al demonio, sino por mi voluntad de hombre. Yo soy como vosotros. Pero sé querer más que vosotros. Por eso, sufro las tentaciones pero no cedo a ellas. Y en esto está, como para vosotros, mi mérito”.
    “¡Tentaciones Tú!… Me parece casi imposible…” (apóstol Juan)
    “Porque tú sufres pocas. Eres puro y piensas que, siéndolo Yo más que tú, no deberé conocer la tentación. Efectivamente, la carnal es tan débil respecto a mi castidad, que el yo jamás la siente. Es como si un pétalo golpeara un trozo de granito sin fisuras. Pasa…Hasta el diablo se ha cansado de lanzar contra mí este dardo. Pero, Juan, no piensas cuantas otras tentaciones hay alrededor de mí?”.
    “De tí? No tienes avidez de riquezas ni de honores… Y cuáles son?…”.
    “No piensas que tengo una vida, unos afectos, también unos deberes, hacia mi Madre, y que estas cosas me tientan a evitar el peligro? Ella, la Serpiente, lo llama “peligro”. Pero su verdadero nombre es “Sacrificio”. Y no piensas que tengo sentimientos Yo también? El yo moral no está ausente de mí, y sufre por las ofensas, por los escarnios, por las dobleces. ¡Oh, Juan mío! No te preguntas qué asco poducirá en mí la mentira y el mentiroso? Sabes cuántas veces el demonio me tienta a reaccionar contras estas cosas, que me causan dolor, a reaccionar dejando la mansedumbre y poniéndome duro, intransigente? Y, en fin, no piensas cuántas veces lanza su abrasador hálito de soberbia, y dice: “Gloríate de esto o de aquello. Eres grande. El mundo te admnira. ¡Los elementos te sirven!”? ¡La tentación de complacerse en ser santo! ¡La más sutil!¡Cuántos, por esta soberbia, pierden la santidad que habían conquistado! Con qué corrompió Satanás a Adán? Con la tentación del sentido, del pensamiento y del espíritu. Y no soy Yo el Hombre que debe crear otra vez al hombre?
    De mí, la nueva Humanidad. Entonces, Satanás busca los mismos caminos para destruir, y para siempre, a la raza de los hijos de Dios…”

    Bueno, ahora resta decir que tampoco Dios Padre tiene sentimientos morales… y negar todos los castigos que ha dado a la humanidad por su enojo.
    Amigos, Dios ama, sufre, sonríe, se entristece, llora, se alegra, se enoja… O podríamos decir que en esto somos superior a Dios?

    En cuanto a la necesidad de ser Hombre para redimir al hombre: La carne del hombre pecó y se perdió, entonces es el hombre quien tiene que redimir su culpa. Y porqué tuvo que venir el Verbo de Dios para revestirse de hombre, y no un hombre común del mundo? Porque no existe un solo hombre del mundo que pueda decir que tiene todas las cadenas sueltas del demonio, y que tiene la voluntad tan fuerte para resistir a todas sus tentaciones.
    Cuando se contrae una deuda por haber prestado dinero, hay que devolver en dinero. No podía redimir al hombre un ángel o arcángel, porque de lo contrario, redimiría a los ángeles caídos. Y los hombres, contrariamente a los ángeles caídos adoramos a Cristo.

  26. CESIO

    Y según usted ¿está defendiendo a Valtorta con esta transcripción?:

    Veamos…

    1. Según la “visionaria” Nuestro Señor le dijo: “Yo soy como vosotros… por eso, sufro las tentaciones pero no cedo a ellas. Y en esto está, como para vosotros, mi mérito”…

    ¿De veras no saben usted y Valtorta que Nuestro Señor Jesucristo, como Hombre, está glorificado y que en el Cielo ya nadie sufre tentaciones, menos Nuestro Señor…?

    A usted le recomiendo el Curso Intermedio de Religión de Faría o la Religión demostrada de Hillaire…ahí lo explican con lenguaje bastante básico…

    …aunque no en 5 idiomas…

    2. Otra notoria aberración herética y blasfema en el mismo texto y el mismo sentido que añadió usted Cesio:

    “Sabes cuántas veces el demonio me tienta a reaccionar contras estas cosas, que me causan dolor, a reaccionar dejando la mansedumbre y poniéndome duro, intransigente?

    Por favor, ya no blasfeme más Cesio…

  27. Logan, veo que usted tiene muchas dificultades para entender, para comprender.
    Ya comenzó confundiendo las ideas en su cometario anterior, ahora sigue haciendo peor. Mejor mantengase en la sombra, así no se le nota sus falencias intelectuales. Porque cada vez la bola de nieve se hace mayor.
    No necesito explicarle de nuevo y menos en cinco idiomas, vale?
    Digame, Logan. No tiene problemas de comunicación con las personas de su medio?

  28. Don Cesio (¿Osdio?…por lo de “vale” y lo necio)

    ¿No será acaso que entiendo más de lo que usted desearía?

    ¿De qué diantres habla con lo de la “bola de nieve”?…es claro que quien sufre problemas para comunicar es otro…

    ¿En cuál de sus “5 idiomas” quiere que le diga “VALTORTA ESCRIBIÓ HEREJÍAS QUE NI LA NUEVA IGLESIA -LA HERÉTICA POSTCONCILIAR- NI ÉSTA IGLESIA DE LOS RAHNER, SUENENS, BEA, BUGNINI, MARITAIN, ALFRINK, MÉNDEZ ARCEO, DE CHARDIN Y OTROS QUISO APROBAR POR ESCANDALOSAS”

    Ave Maria, Gratia Plena

  29. “Ave Maria Purissima”
    -Sine Labe Originali Concepta-
    +
    Sr. Director, Caros hermanos en la única Fe Verdadera, saludos en los sagrados Corazones de Nuestro Señor JesuCristo y la Santísima Virgen María.
    +
    +
    Casio…lvidado:
    **
    El texto que transcribe tiene insertas por lo menos cuatro herejías, de la Señora “Vil Torta” de las que destacan la inserta en la dubitabilidad, de la potestad de caer en la tentacion del VERBO DIVINO, ¿QUIEN DE VOSOTROS PODRA CONVENCERME DE PECADO?, constituye la Evangélica Doctrina, que quita las dudas en el sofisma retorioco de su insersión, el hecho indubitable, de el padre de La mentira, (abuela del sofisma), hubiese intentado tentar solo ala Naturaleza Humana de nuestro amado redentor, (Antes de su vida pública), atiende mas al desconocimiento del tentador, acerca de con quien interlocutaba, aunado a la Obvia figura, que NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO, nos dejó en el pasaje, proceso que se repite en cada tentación, aprovechando, a guiza de ejemplo, lo parangoneare con el asunto FELON, – SI eres el superior di a las Piedras, (quienes no hablan), que se conviertan en Pan, (por tu hambre, por tu tristeza de estar lejos)- FELON.- No, bastanos medio pan, por que es mejor medio pan que nada.
    +
    segunda.- Arrojate “Excrito esta” Tu pié no sufrira tropiezo
    +
    FELON.- EL PRECEPTO DICE NO TENTARAS AL SEÑOR TU DIOS, pero no dice nada, de las fuerzas de David, y tampoco dice cosa alguna, de usar (Tentar) a la Santisima Virgen, asi que ahi VAMOS…..
    +
    tercera.- Si me adoras, el novus ordo terrarum, será tuyo.
    FELON.- COMO SOY HUMILDE Y SECILLITO, NO QUIERO TODO, SOLO EL 95%
    +
    +
    Así pues Necio, digo Cesio, el solo hecho de pretender poner en igualdad de circunstancias, la percepción de la tentacion a NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO, Niega :
    1.- SU CONCEPCION, (le pretende adjudicar su concepcion con las consecuencias del pecado original.
    2.- Lo disasocia por completo de la consustancialidad DIVINA.
    3.- Lo deja en consecuencia, como Hombre negando o por lo menos poniendo en duda, su DIVINIDAD.
    4.- Al pretender hacerlo con las mismas deblidades, que las de los hijos de IRA, también le dejas a salvo, la posibilidad de la caida, (Excelente para el síndrome de Dawn Brown), pero Herético.
    +
    +
    +
    SEA PARA GLORIA DE DIOS

  30. “Ave Maria Purissima”
    -Sine Labe Originali Concepta-
    +
    Sr. Director, Caros hermanos en la única Fe Verdadera, saludos en los sagrados Corazones de Nuestro Señor JesuCristo y la Santísima Virgen María.
    +
    +
    +
    +LOGAN, Salute:
    +
    JAJAJAJA
    lo único que me puede es llamarlo topogigio, (por Raúl Astor ¿que culpa tiene?)
    +
    +
    SEA PARA GLORIA DE DIOS

  31. Alberto

    Claro que tiene culpa el hebreo Astor, ¿no recuerdas que los sábados dirigía el programa más aburridamente blasfemo y grosero: NO EMPUJEN?

    No sé que era más, si aburrido o grosero…lleno de chistes judíos que casi nadie entendíamos, acompañado por su mujer “Sarita”, las streepers Olivia Collins, Elizabet Dupeyrón y Elizabeth Aguilar, el gay Álvaro Carcaño y el dianético Eduardo Palomo, entre otros…justo al terminar el Sabath….

    Salute

  32. Mire Logan, ud. ha manifestado que ha leido los libros de Valtorta, sin embargo cuando Cesio extrae un trozo de los mismos ud argumenta lo siguiente;

    ¿De veras no saben usted y Valtorta que Nuestro Señor Jesucristo, como Hombre, está glorificado y que en el Cielo ya nadie sufre tentaciones, menos Nuestro Señor…?

    Obiamente lo esta, pero el pasaje al que hace referencia es de la vida de Jesus cuando esta en la tierra y aqui si que tuvo tentaciones, lo que demuestra que ud. no ha leído la obra por lo que mintió.

    Y si me referí al Gran San Pablo, que su grandeza por su santidad nadie la niega en diminutivo no fue por grosería sino por afecto, lo que me demuestra su presunción maliciosa, aconsejo que se confiese….

    Mucha ciencia humana y poca humildad….

  33. “Ave Maria Purissima”
    -Sine Labe Originali Concepta-
    +
    Sr. Director, Caros hermanos en la única Fe Verdadera, saludos en los sagrados Corazones de Nuestro Señor JesuCristo y la Santísima Virgen María.
    +
    +
    LOGAN, salute,
    +
    Cierto, en ese caso, tan culpable el Astor como el Gigio very very ugli
    +
    +
    SEA PARA GLORIA DE DIOS

  34. Peregrino:

    Gracias. Si es sincera, le agradezco su preocupación por mi salud espiritual y le acepto el exhorto a confesarme y no ser maliciosamente presumido. Se lo agradezco y en verdad que eso es poco con las debilidades y vicios de mi pobre persona.

    Asimismo me alegra que en lugar del diminutivo a San Pablo, al más puro estilo de las bandas de chicanos, ahora se refiera usted al Gran San Pablo. Espero que acepte su error.

    Efectivamente, no he leído la obra completa de María Valtorta, pero eso nunca lo afirmé, solamente leí completo el libro de Sabiduría Divina y algunos extractos y comentarios del Hombre-Dios, así como las meditaciones de los “20 misterios del Rosario” incluidos los “luminosos” introducidos por Wojtyla-Katz…

    No obstante, creo que con lo leído y por más que quisiera, no podría seguir leyendo más de las aberraciones que en pocos párrafos se vierten en la obra de Valtorta.

    Volví a leer lo expuesto en este post por Cesio y lo siento mucho, pero en ningún lado manifiesta el supuesto Jesús que esté hablando de su vida terrenal y siempre lo hace en tiempo presente y lo analoga a hechos actuales.

    Finalmente, conste que fue el propio Monseñor Williamson, no yo, quien destacó que Valtorta siempre temió estar influenciada por el demonio.

    Ave Maria, Gratia Plena

  35. Logan.

    Si cometí un error que Dios me perdone no fue con mala intensión, le agradezco por el tono de su escrito, creo que en vez de criticarnos visceralmente, debemos corregirnos fraternalmente, si creemos que el hermano esta en el error, la lucha es conjunta por tratar de vivir la fe y doctrina tradicional de la Iglesia y hacerle frente al enemigo común, los libros de Valtorta no son Dogma de Fe por lo que no gozan de autoridad, pero tampoco le puedo negar mi inclinación y gusto por ellos, que Dios me ilumine si me equivoco he ilumine a todos para jamas desviarnos de la verdad….

  36. Apreciable Sr. Cesio:

    Debo aclarar que nunca antes había leído la obra de la Sra. Valtorta, pero confieso que ha despertado mi interés, y que ahora lo haré.
    No obstante esto, yo sí pude comprender que el pasaje se refiere a una visión concedida a esta Sra. acerca de una conversación entre Jesús y Juan Evangelista (que obviamente, siendo una visión, aunque se desarrolle en tiempo pasado, los participantes hablan en tiempo presente).
    Señor Cesio, busqué la verdad por mucho tiempo, y abracé la fé, no hace mucho, y sabe cual fue uno de los aspectos fundamentales para esta decisión? De entre todas las figuras de la historia, ninguna puede acercarse a la cumbre del amor de Jesús..ni siquiera al de sus Apóstoles o de los primeros cristianos.
    Por eso, tras haber leído el tratamiento que recibió, por lo que creo, fue una buena intención, respetuosamente le pregunto, no es ya tiempo de dar la vuelta? sacudirse el polvo? y definitivamente, seguir el ejemplo del Sr. Osio?
    En este lugar no he hallado las señales de las que le hablé (y dice el evangelio que se distiguían por su amor).
    Por mi parte, continuaré buscando a los Suyos, en aquellos sitios que sí sepan a Cristo.
    Con mi mayor consideración.

    Mario Paz

  37. Mr. Paz

    Me parece que la malicia senil de Osdio ha vuelto y desfigura por completo su “ejemplo” para retirarse de este digno Foro.

    Si este sitio no “sabe a Cristo” según usted, ¿POR QUÉ DIANTRES USTED Y OTROS SE ENTRO-METEN a tratar de confundir a los demás con malicia, arrogancia, hipocrecía y mentiras abundantes como los de Osdio y otros que varían continuamente su nick?…

    Ave Maria, Gratia Plena

  38. He leído y he releído y vuelto a releer una y otra vez la Obra de María Valtorta. No voy a discutir ni buscar agitar los espíritus mas de lo que ya se los autoprovocan por no tener a su Rey que lo gobierne. A mí me ha elevado espiritualmente y me ha hecho más hija de la iglesia que antes, ohhh, como Valtorta, yo tal vez también sea entonces una hereje!!! No me asusta ni me escandaliza este Jesús, pero me apena, SI, me apena muchísimo que tenga tan pocos amigos humildes y sencillos, deseosos de creer, sabiendo que cuando la verdad se busca nunca engaña, y JAMAS quién está en el Espíritu Santo agrede ni lastima a sus pequeños, a quien Dios LES ES VERDADERAMENTE MANIFIESTO!

  39. Patricia

    Correcto, dice que es usted una muy hija de la Iglesia Modernista, y se siente muy elevada, y se enorgullece de “también ser una hereje” y no la “asusta” ni la “escandaliza”. Además se apena de “contar con pocos amigos humildes y sencillos, deseosos de creer” como usted.

    Por personas como usted reza el refrán: “quien no cree en Dios, ante cualquier piedra se arodilla”…

    Ave Maria, Gratia Plena

  40. Afortunadamente la Gracia de Dios ilumina a los suyos para saber cuando algo proviene de El. Si al leer los escritos de Maria Valtorta sentimos que Jesús nos habla a nuestro corazón, que este arde y nos inunda la felicidad y paz, no tengo ninguna duda de su origen. Gracias, Jesús por este regalo, los que no te reconocen, es porque no quieren y aunque un muerto resucite no lo harán.

  41. Nieves querida. Hace 9 años que leo a Valtorta, desde la autobiografía, los 3 tomos de los cuadernillos (que hay que leerlo con mucho detenimiento para disfrutarlo y es de una enseñanza para corazones exquisitos por su contenido delicado). Luego leí los 11 tomos del Hombre Dios. No hay otra forma de comprender a Valtorta y lo dije en varias oportunidades. Hay que empezar desde el principio, o sea por la autobiografía, luego en orden correlativo los 3 cuadernillos y para terminar El Hombre Dios en forma correlativa y muy lentamente. Solo entonces, se descubre la médula, el nervio, del contenido en la totalidad de los factores.

  42. Sr.Logan xk se siente tan agredido?se manifiesta en ud.una inteligencia poco comun y muy a la defenciva,es una pena k la utilice para menospreciar y sardonizar a sus semejantes.K acaso esta obra le pego directo al corazon?

  43. Doña Bertha

    Con todo respeto, la obra El Hombre Dios revela escandalosas aberraciones dogmáticas y morales, asimismo Sabiduría Divina desborda por su paganismo y su superficialidad.

    Pero eso no lo dije sólo yo, sino la Iglesia que los rechazó hasta la llegada de Wojtyla Katz.

    Ni qué decir del enfoque iluminsta de los nuevos misterios del Rosario.

    Pero insisto, son muchos quienes los rechazan y usted lo puede costatar líneas arriba, no es una cosa personal…

    Ave Maria, Gratia Plena

  44. Donde están las fotos…??? Qué fotos…??? cuáles fotos…??? Cuántas fotos…??? Originales o qué…??? De que fotos hablan? Y cuál avión, de que avión hablan…??? Mmmm….

  45. ¿Porqué tanta discusión? Esta obra ya fue aprobada por nuestra iglesia:

    A partir de la aprobación formal otorgada por el Obispo Roman Danylak en la Ciudad de Roma, el 13 de febrero de 2002, podemos acceder en forma más abierta a la obra de Valtorta. Monseñor Danylak dijo en su escrito de otorgamiento de Nihil Obstat e Imprimátur al Poema de El Hombre Dios (aprobación de la obra y de la publicación, respectivamente):

    “Digo que no hay nada objetable en el Poema de El Hombre-Dios y en todos los demás escritos de Valtorta en lo que respecta a la fe y la moral”.

    (Carta de aprobación completa en: http://www.bardstown.com/~brchrys/ImprmaSp.htm)

    Cada uno tiene la libertad de creer o no. Dios los bendiga.

  46. En verdad que es sorprendente la manera en que se tratan algunos “hermanitos” en este foro. Me parece muy favorable que cada uno quiera vivir la obra de misericordia de corregir al que se equivoca, pero siento una profunda tristeza y vergüenza al leer sus comentarios escritos con tan poca caridad al prójimo, o al menos eso es lo que percibo. Como alguien mencionó antes, que pena que ni siquiera entre católicos podamos ponernos de acuerdo, ni tratarnos bien

    Respecto a la obra de Valtorta, debo decir que la desconozco totalmente y por lo tanto soy incapaz de emitir juicio alguno a la misma. De igual manera reconozco que hay muchas verdades fundamentales de la Iglesia que desconozco, estoy a penas en proceso de formación; pero en este corto caminar que llevo, nunca había escuchado que ¡el Vaticano II fuera herético! fuera alguien tan amable de explicarme CON BOLITAS Y PALITOS por qué dicen eso

    y Ana, comparto tu opinión “me parece que terminan siguiendo a Valtorta y no a Jesucristo”

    Que Dios los bendiga
    Y la Virgen los proteja

  47. ahhh y otra pregunta que se me olvidó hacer, por lo que entendí, hay quienes no están de acuerdo con los misterios luminosos ¿por qué?, de antemano, gracias por su atención

  48. Estoy opinando por primera vez y creo que por ultima en este lugar, y lo hago porque me siento indignada por lo que escribio un forista y aqui dejo la cita de lo que dijo:

    “Por favor, no sigan el visionismo como el que Marcelito González pretendió iluminar su Pano Digital con la Pizzioli… o como la Nueva Iglesia con la Kowalska, la Emmerick, los Bon Giovanni y tantos otros iluminados de la Nueva Era…”

    Le tengo que decir a este forista que porfavor se instruya más porque ni Santa Faustina Kowaslska ni la Beata Anna Catalina Emmerick eran ningunas iluminadas de la nueva era… creo que usted esta mal de la cabeza al ofender sus memorias… vaya que se pasó eh!

    Usted NO le llega ni a los tobillos a estas santas ni sus virtudes ni su humildad ni nada… Usted se crees muy iluminado verdad?, por algo Dios dijo: “Estas cosas se las oculto a los sabios, para mostrarsela a los mas pequeños…” creo que usted esta lleno de soberbia, pecado por el cual fue arrojado Satanas al infierno… deberia hacerse un autoexamen de conciencia, porque sinceramente con tanto veneno que destila no se como puede por las noches rezar ante el Señor…

    Dios mira tambien nuestros corazones, y ya estan pareciendose a los fariseos y judios fanaticos en tiempo de Jesus que por su soberbia rechazaron a su propio mesias… no me extrañaria que pase lo mismo con ustedes.

    Por lo menos conozco a otros tradicionales que no son descabellados y que gracias a estos pude conocer la tradicion que tanto amo porque si hubiese sido por ustedes jamas hubiera conocido semejante tesoro escondido, porque en vez de proponerse a evangelizar a esos ignorantes catolicos como les llaman, los alejan confundidos y llenos de angustias como me pasó al inicio, en vez de evangelizar, se ponen a juzgarlos (como si ustedes tuvieran potestad de juzgar) y a criticarlos… yo me pregunto que les diria Jesus si les apareciece? les daria una estrella por los meritos que han hecho? wow cuales meritos? cierto verdad, solo juzgar y juzgar al probre ignorante…. ah y por cierto por ser el minucioso grupo selecto de elegidos para salvarse…

    Lo que verdaderamente hace un santo son sus virtudes heroicas y su afan por salvar y ganar almas para Dios… a ve a ver cuantas almas les han arrancado al demonio? saben como salvar alguna alma? no lo creo, porque si solo colocan articulos para nada objetivos y llenos de morbo no lo creo, lo que haran con los catolicos ignorantes es alejarlos y verlos a ustedes como unos locos fanaticos… deben empezar a pensar en ello, ya no entro a su blog ni a su pagina porque ya no es igual que antes, se han salido de la linea y se estan iendo a los extremos y me da pena por ustedes.

    Sino publican este comentario ya se porque fue.

  49. Los detractores de María Valtorta me recuerdan vivamente a los fariseos de la época de Jesucristo que se escandalizaban tanto de su Mesías. Para ellos Dios estaba hecho a su medida, estaba bajo su esquema mental y sus órdenes. Sin embargo Dios hace lo que quiere, por eso es Dios. Y si quiere revelar las cosas divinas a los sencillos y escondérselas a los sabios y fariseos es porqué éstos no tienen el corazón puro de los sencillos, sino sucio y lleno de inmundicia. “No deis a los perros lo que es santo, ni echéis vuestras perlas delante de los cerdos, no sea que las pisoteen con sus patas, y después, volviéndose, os despedacen.”. Hay que rezar mucho por ellos para que conviertan su corazón más duro que una piedra en algodón.

  50. Solo os puedo decir que me estoy releyendo los once tomos y que doy gracias a Dios por este tesoro tan maravilloso que ha puesto en mis manos, creo que es imposible que no sea algo sobrenatural.
    Leeros su biografía y entenderéis todavía más lo que digo.A mi me bsta esta frase de Jesús (y no tantos rollos )por sus frutos los conoceréis.

  51. Después de ser un incrédulo sobre las obras Valtortianas, sólo puedo exclamar como el ciego, Yo sólo sé que me curó, no sé como.
    Creo que discutir asuntos puntuales de la obra es querer tapar el sol con un dedo, las obras valtortianas son luminosísimas, tomen lo bueno y ya está. (La misma biblia la podríamos discutir de igual manera, y se demuestra porque hay más de 40,000 sectas cristianas diferentes actualmente y todas ocupan la Sagrada Biblia y todas dicen ser la seguidora real).

    No se ahoguen en un vaso con agua, lean y disciernan, las ovejas conocen a su pastor.

    Muy agradable los diferentes puntos de vista, casi todos interesantes, pero así como “No se puede dar lo que no se tiene”, tampoco Se puede hablar de lo que no se conoce

    Saludos

  52. PODRIAN DECIRME DONDE PUEDO COMPRAR LOS LIBROS DE MARIA VALTORTA SOLO HE CONSEGUIDO LOS 10 TOMOS PERO ME INTERESAN MUCHO LOS CUADERNOS (1943-1944 Y 1945-50)LOS VEINTE MISTERIOS DEL ROSARIO ,SAN JOSE Y LA SAGRADA FAMILIA TODOS ESCRITOS POR ELLA. GRACIAS DE ANTEMANO
    ROSA MA.SALAZAR

  53. a mi me encanta las obras de Valtorta, y no voy a dejar de leerlo porque uno argumente que va en contra de los dogmas de fe. también el Padre Pío y los demas santos tuvieron muchos enemigos de la propia iglesia. incluso en caso de que fuese una novela ficcionada, no veo en ella algo que pueda dañarme o que pueda dañar mi fe, pues creo que el Papa es el Vicario de Cristo como católica que soy, y de la única opinión de la que me valgo es la suya, y como tal, los escritos de Valtorta han sido aprobados por el Papa Pablo VI, y no necesito leer las extensas argumentaciones de lo que opinen lo contrario.

    1. Blanca en ese caso para que lee lo que no necesita leer, y para que opina en temas que no necesita opinar. o es que acaso sintió la necesidad de ratificar su necedad??

    2. Logan, Vasquez o Anselmo, como te quieras llamar. Tal parece que eres un protestante que solo busca crear anarquía en este Foro para luego referirlo en un de esas paginas protestantes. Creo que cualquier cristiano católico que lee la obra de Valtorta reconoce su inspiración Divina y el amor por la Virgen.
      Realmente me apena que radio cristiandad no filtre comentarios tan oviamente anarquistas y siendo desde tiempo atras un coninuo lector de sus articulos, ahora voy a dudar si Don Anselmo Vasquez Logan los ha escrito.

      Que Dios los bendiga…. a los humiledes de corazon que permiten que su luz llegue a ellos.

  54. Vaya, vaya, cuanta bilis desborda del corazon de tantos hermanos, creen tener la verdad en sus manos y aunque asi fuera, creen que por ello son dignos de la salvacion, seremos juzgados por el amor! por ello lo que mas debiera de importarnos es cuanto verdaderamente vamos amando. sos un gran teologo, entendes el idioma de los angeles, haces milagros, interpretas la Biblia como ningun otro hombre en la tierra, tenes la sabiduria de salomon etc. … de nada sirve todo ello si no hay amor. de nada sirve! sos un condenado mas.

    Si odiais los libros de Valtorta, negais toda expresion de amor que hay en ese gran libro, asi fuese una novela, ami que soy una profesora de religion catolica, me arranco el corazon de piedra que tenia y puso uno de carne, y asi poder amar los santos sacramentos que el Rey de Reyes nos dejo y seguirlo mas fielmente. Mucho me cambio ese libro me a llevado a amar mas a mi Señor (que ridiculo pensar que leerlo es seguir a la pobre escritora, cuando ella solo habla de Jesus, Jesus, Jesus…) a y a amar cada vez mas como el quiere que ame. Vuelvo ahora a leer por segunda vez estos santos libro, y estoy por la parte donde la Sagrada Familia esta en Egipto y digo yo que belleza, la llena de gracia, el justo y el pequeño Jesus, que desborde de amor sobrenatural en tanta pobreza, mientras nosotros aqui en mejores condidiones economicas solo desbordamos vilis y veneneno. Recordemos hermanos que son Los Santos, los videntes, siervos, profetas… quienes mas han sido atormentados, encarcelados, torturados, muertos, exiliados. por sus mismos hermanos en la fe, tildados de locos, anatemas, brujos,etc. Si hay un texto que me hace amar mas a mi Jesus vale la pena, Que piedad del Señor para con el traidor, que piedad del Señor para con la adultera, el buen ladron, los diez leprosos, Lazaro, la Magdalena, … Piedad que es solo puro Amor, Amor, Amor, Amor.
    !Dios os Bendiga de corazon!

  55. Saludos a todos:

    Es la primera vez que entro a este foro, el tema me pareció muy interesante, yo también he leido la obra de Valtorta y tambien me a acercado a Dios y sobre todo a la Virgen, creo que para las personas que no somos doctas como algunos foristas parece que lo son es importante conocer a Nuestro Señor Jesucristo como ser humano, ya que en el catecismo nos lo muestran como Dios y la mayoría de las personas sentimos a ese Dios lejos a causa de nuestros pecados; el conocer la humanidad de Jesús a mi de manera muy personal me ha quitado esa falsa humildad de sentir que no merezco ni siquiera que El me mire y aprender a confiar más en su Amor, en su Misericordia y comprender que El me entiende pero sobre todo me ama. Cuando leí la obra de Valtorta no lo hice para buscarle errores o herejías, simplemente me parecía que era una hermosa novela sin esperar que transformara mi vida como en realidad lo hizo y no por eso pienso que fue Valtorta quien obró el milagro sino que quien se valió de la obra fue Dios, porque Dios se vale hasta de los errores humanos para hacer cosas buenas en provecho de las almas, y si el Poema del Honbre-Dios es una herejía, creo que Dios se valió de mi ignorancia y de lo bueno poco o mucho que contiene esta obra para actuar directo a mi corazón.

    Es una veradadera lástima que en mi primera visita a este foro me tocara ver cómo se atacaban e insultaban quienes parecían más doctos en el tema de religión católica, utilizando palabras muy rimbombantes y usando lo más adornado de su vocabulario sólo para despedazarse y además utilizando el nombre de la Virgen antes y después de sus insultos. Me gustaría haber leído aunque sea uno solo decir que oraría por el que consideraba que estaba en el error. Con tristeza me despido y les digo que los voy a incluir en el siguiente Rosario que rece para que el Señor cambie tanta violencia entre ustedes por Su Amor y Su Paz.

  56. Hello Friends of Maria Valtorta
    I want to inform you, that there is an online petition set up, concerning the work of Maria Valtorta

    http://www.change.org/petitions/congregation-actively-promote-the-work-of-maria-valtorta
    And could you place the widget of the petition on your website?

    This petition asks the Congregation for the Doctrine of the Faith/ Vatican to actively promote the work of Maria Valtorta (1897-1961), italian writer and visionary.
    Here you find the accompanying BLOG to this petition.

    EEsta petición pide a la Congregación para la Doctrina de la Fe/ Vaticano para promover activamente la obra de María Valtorta (1897-1961), escritora italiana y visionaria.
    Aquí usted encuentra el BLOG acompaña a la presente petición.

Los comentarios están cerrados.