Un ejemplo claro de por qué deberían desaparecer las conferencias episcopales: el caso de Robert Zollitsch

441px-zollitsch1_20060208

VISTO : EN SECTOR  CATOLICO

El actual presidente de la Conferencia Episcopal Alemana, Robert Zollitsch (en la foto), que recientemente ha negado el dogma de la Redención, ha suscitado un nuevo debate en torno a la existencia de las conferencias episcopales, auténticos órganos de corrupción, que no de comunión, que diluye la responsabilidad personal encomendada a cada obispo en el gobierno de su diócesis, como máximo representante de Cristo en la misma.

El recién calificado como nuevo “caballo de Troya”, se considera a sí mismo muy cercano a las tesis personales y teológicas de su predecesor en el cargo, el cardenal Lehemann, un tipo que pasó a la memoria colectiva tras pedir la dimisión de Juan Pablo II cuando éste se encontraba gravemente enfermo.

Zollitsch, además, se ha mostrado favorable a la supresión del celibato en la Iglesia, y a favor del reconocimiento civil de las parejas de hecho, aunque no de los mal llamados “matrimonios” homosexuales. Además, hace pocas semanas se ha mostrado contrario a la vuelta de los sectores más tradicionalistas al seno de la Iglesia, como es el caso de la Fraternidad Sacerdotal San Pío X (FSSPX), en contra de los deseos expresados por el buen Papa Benedicto XVI.

Es por eso que se considera a este señor un “peligro público” para la Fe católica al tiempo que se le pide al Santo Padre que dictamine si este señor permanece en la comunión eclesial, tras haber negado públicamente, al menos una verdad dogmática de la Fe católica. Si en algo tuviera un poco de amor propio, presentaría su dimisión y pediría su inmediata incorporación a la comunidad luterana, a la que sin duda, se siente más cercano. Estamos seguros de que no lo íbamos a echar de menos. Sería lo mejor.

De ahí, que se haya puesto en juego recientemente el papel jugado por las conferencias episcopales de todo el mundo en la historia de la Iglesia reciente. La Santa Sede debería ordenar su inmediata desaparición, por inútiles que son, claro.

8 comentarios sobre “Un ejemplo claro de por qué deberían desaparecer las conferencias episcopales: el caso de Robert Zollitsch

  1. ¿y QUIEN LO VA AMONESTAR? PÍO XII, lo amonestará desde el cielo, pero en la tierra no creo que el rabino Ratzinger lo amoneste.
    Gerardo

  2. “Ave Maria Purissima”
    -Sine Labe originali Concepta-
    +
    Sr. Director, Caros hermanos en la única y verdadera Fe, saludos en los sagrados corazones de Nuestro Señor JesuCristo, y la Santísima Virgen María.
    +
    +
    +
    Mucho me temo, que las amonestaciones, ya son muchas, el tipo ya es reo de expulsion, ETERNA
    +
    +
    SEA PARA GLORIA DE DIOS

  3. Primero, que me parece que se trata de una vulgaridad el tratamiento que se le da aqui a la persona de Mons. Robert Zollitsch. Mas grave todavia es afirmar la necesidad de eliminar las Conferencias Episcopales, todo lo contrario: en los anos por venir una gran tarea es reforzar las conferencas apiscopales y volver a retomar la propuesta de Don Herder Camara en el Concilio Vat. II acerca de una diversificacion en la eleccion y representatividad en el seno de la direccion eclesial…

    Pienso que deberian avergonzarse en esta pagina que sus principales insignias sea un caballero cruzado…

    Salud

  4. “Ave Maria Purissima”
    -Sine Labe originali Concepta-
    +
    Sr. Director, Caros hermanos en la única y verdadera Fe, saludos en los sagrados corazones de Nuestro Señor JesuCristo, y la Santísima Virgen María.
    +
    +
    NORTH YERTO:
    +
    +
    Vulgo, es masa, masa es bodrio, como pretendes calificar de vulgaridad, comentarios de muy pocos, cuando creer en la DEMONIOCRACIA????
    esa si es Vulgar.
    +
    Todo aquello que atente contra la VERDAD, Atenta contra el Mismo DIOS, no se si sabes pero la Iglesia, NO nacio en le Vatilio ConciliANO II, ya tenia casi dos milenios de historia y tradición, que todos estos herejes (Y QUIENES CON ELLOS QUIEREN HACER ACUERDOS), no hacen sini atentar contra el mismo DIOS.
    +
    +
    SEA PARA SU GLORIA

  5. me parece muy bueno que desaparezcan las conferencias episcopales coincido con eso ahora la negacion de un dogma dbe ser amonestado pero hay tanto que amonestar que no quedaria nadie en pie. atte
    pd: no sean tan virulentos con los comentarios che

Los comentarios están cerrados.