¿NO PODRÍAMOS HABER TERMINADO BIEN EL AÑO? RUEGA, RUEGA, QUE ALGO QUEDA…

Monseñor Fellay: «Deseamos que Roma nos reconozca como verdaderos Obispos»

De una entrevista concedida por el Superior General de la Fraternidad Sacerdotal de San Pío X (FSSPX / SSPX) al diario de Caledonia Les Nouvelles Calédoniennes (27 de diciembre 2010):
El objetivo de la Fraternidad es todavía la integración de la Iglesia Católica?

Sí, siempre hemos sostenido que no queremos seguir nuestro propio camino.

Nosotros sostenemos que somos católicos y que queremos seguirlo siendo.

Deseamos que Roma nos reconozca como verdaderos Obispos.

Por otro lado, la palabra cismático ya no se usa en referencia a nostros.
Ahora bien, si no somos cismáticos, ni herejes, entonces somos verdaderamente católicos.
Por otro lado, el Papa dice que existe solamente un problema de naturaleza canónica.
Un acto de Roma, es suficiente para señalar que aquello ha terminado y que reentramos en la Iglesia.

Esto sucederá [ca viendra.]. Soy muy optimista.

Visto en Rorate Caeli

Visto en: http://devocioncatolica.blogspot.com/2010/12/monsenor-fellay-interesantes-palabras.html#ixzz19XYWY9Ra

21 comentarios sobre “¿NO PODRÍAMOS HABER TERMINADO BIEN EL AÑO? RUEGA, RUEGA, QUE ALGO QUEDA…

  1. Dios los cria y ….ellos se juntan!!!
    Que contentos deben estar todos los » fieles»…
    ya pertenecen a la iglesia caótica…
    Agradezcan a M Fellay, que ahora va a ser verdadero obispo, ¿ qué le puedo decir a mi nuera que se dejó Confirmar por él?
    Que no está confirmada?, que Fellay no era obispo? que no podía confirmar?
    Socorro….que le digo?
    Y Uds.? está confirmados?
    Bautizados? porque si no hay obispos no hay sacerdotes!!!
    Y las Misas? Huy huy
    Qué confusión para los «fieles», que desastre, y Fellay? Tan contento y siempre con su «sonrisa» Kolynos!!

  2. Cuando se leen estas estupideces dichas por un «futuro obispo», porque al parecer aún no lo es, hasta que lo decida Ratzinger, uno empieza a preguntarse dos cosas: ¿Será tonto? ¿Será ruin?. Porque indudablemente hay que ser una de las dos cosas para crear en los fieles confirmados por él esa incertidumbre de que cuando se confirmaron lo fueron por un obispo cismático y excomulgado. ¿Que hay de aquel título: «Ni cismáticos ni excomulgados?.¿ Mintió la Fraternidad a los fieles tradicionalistas entonces o lo hace ahora?. ¿Tendremos que pedir a un obispo conciliar que nos confirme «sub conditione» ante la duda creada por este cretino de solemnidad? ¿Hasta cuando van a esperar los sacerdotes fieles al espíritu de Mons. Lefebvre para unirse contra este traidor y que se queden con él los eunucos asustadizos que creen en pajaritos preñados y en cantos de sirena? ¿Por qué permitís que os sigan «castrando» desde todos los puntos de vista estos compañeros de viaje del contubernio judeo-masónico? Los verdaderos fieles de la fraternidad queremos seguir como antes: «Ni cismáticos ni excomulgados, Fieles. Autoexcomulgados de la Roma neomodernista y neoliberal, por que es esta Roma la cismática y Fieles a Mons, Lefebvre y a Mons. De Castro Mayer a quien vilmente abandonasteis.

  3. Si Monseñor Williamson «nunca fue católico en sentido propio, porque se convirtió del anglicanismo a la FSSPX», entonces la FSSPX no es católica en sentido propio, y los obispos y sacerdotes de la FSSPX no son católicos en sentido propio…

    Tiene razón Fellay al darle la razón a Benedicto: estos cuatro son obispos truchos…

  4. Esperemos que se cumplan los deseos de monseñor Fellay y pase a ser un verdadero obispo, en un pié de igualdad con monseñor Maccarone, monseñor Sucunza, monseñor Casaldáliga y tantos otros integrantes de la cofradía episcopal.

  5. Jajajaja, están peleando contra fanyasmas, no sean ridículos. Romo no los reconoce como verdaderos obispos, eso es así. A pesar del levantamiento de las falsas excomuniones se han encargado de decir que la situación de la FSSP-X no es regular. Por otro lado el deseo de la FSSP-X siempre ha sido el mismo y lo enfatiza acá: no quiere seguir un camino propio.
    No sean ridículos y no pierdan el tiempo leyendo entre lineas.

    1. Augusto, cuando escribas, recuerda un principio primordial: si no hace sentido ni tiene logica, borralo. Y nos ahorras a todos perder el tiempo.

  6. Saludos en Cristo:
    Si bien conocí la Misa de Siempre gracias a una capilla de la FSSPX, creo que su actitud es contradictoria, por lo mismo los que han acordado, léase Unavoce, Campos, IBP (Padre Navas) etc… los tratan como a tiñosos y le dicen a sus fieles que no asistan a sus «ilícitas» misas, sacramentos etc… Es tanta la bajeza que la jerarquía episcopal, chilena por lo menos, no reconoce los matrimonios celebrados en las capillas de la Fraternidad.
    Sin embargo la actitud de la FSSPX no puede ser menos contradictoria, dicen ser «sumisos» a Benedicto XVI, pero no le obedecen. La jerarquía romana no les ha dado ninguna jurisdicción, sin embargo establecieron la «Comisión Canónica», de la que Monseñor Tissier de Mallerais dijera: «Es cierto que nuestras sentencias reemplazan a las sentencias de la Rota Romana», este incidente hizo que en Chile dimitiera el RP Rafael Navas, quien vio en esto un cisma, aconsejó a los fieles a no ir más a la capilla, hasta que él acordó con Roma y se incardinó en el IBP.
    Esta comisión es ampliamente tratada en la revista Sodalitium, acá les dejo el link:

    Haz clic para acceder a 51-mod.pdf

    Navegando por google, me encuentro que no sólo en Chile, hay bajeza del episcopado, me he encontrado con la siguiente carta pastoral del Arzobispo de Salta Mario Antonio Cargnello, este prelado sostiene:

    III. Pautas pastorales

    27. Atentos a todo lo hasta aquí expuesto recordamos a nuestros queridos feligreses de la Arquidiócesis de Salta lo siguiente:

    1. La comunidad del sacerdotes lefebvristas que atienden la llamada capilla «‘Nuestra Señora del Carmen» no están en comunión con la Iglesia católica porque

    a. No están en comunión con el Papa puesto que continúan en el movimiento creado a partir del cisma provocado por la ordenación de obispos sin autorización de la Sede Apostólica y, según el documento citado en el n. 19 de este escrito, caen bajo la figura de cisma formal.

    b. Por ello no están en comunión con la Iglesia arquidiocesana. Como consecuencia de ello no se someten a la autoridad episcopal ni a las disposiciones existentes.

    A partir de esto puedo afirmar que parece abusivo, por inducir a error, la proclamación presentada en el cartel al que hace alusión el n 3 del presente escrito: «Iglesia Católica Apostólica Romana».

    2. La catequesis que allí se imparte no es válida ni suficiente para la formación presacramental de los fieles católicos. Desaconsejamos a nuestros queridos fieles, participar en dichas propuestas formativas.

    3. Los bautismos que allí se administran son ilícitos. Los fieles que desean bautizar a sus hijos cuentan con el servicio de un número suficiente de parroquias en la ciudad y Arquidiócesis de Salta y deben hacerlo normalmente en su propia parroquia.

    4. Es inválida, para los fieles católicos, la celebración del sacramento de la reconciliación (o penitencia o confesión) administrada por los sacerdotes lefebvristas.

    5. Es inválido para los fieles católicos, el matrimonio bendecido por sacerdotes lefebvristas o en la capilla atendida por ellos. Se recuerda que el lugar ordinario para la celebración de dicho sacramento es la parroquia de uno de los contrayentes

    6. Salvo en caso de peligro de muerte, no se ha de solicitar a los sacerdotes lefebvristas el servicio del sacramento de la Unción de los Enfermos y/o Viático.

    7. En cuanto a la participación en la Santa Misa presidida por un sacerdote lefebvrista:

    a. Si se hace ocasionalmente y sin ánimo de negar la validez de la Santa Misa celebrada según el rito aprobado por Pablo VI -es decir, la Santa Misa según se celebra en todos los templos de Salta y del mundo católico-, puede no considerarse que haya actitud cismática… Sin embargo, aconsejamos a los fíeles católicos a abstenerse de frecuentar una comunidad que los ha de formar en un espíritu ajeno a la Iglesia. No se puede ser la Iglesia contra la Iglesia.

    b. Si se hace despreciando la Celebración Eucarística según el rito aprobado por Pablo VI, el fiel ha de revisar sus actitudes en un clima de oración y consultar en el fuero interno con un confesor.

    8. Se informa que no es lícito invocar a la Iglesia Católica, Apostólica y Romana, de parte de los le-febvristas, para pedir limosna a los fieles católicos.

    IV. Concluyendo

    28. Debo precisar la respuesta, a la carta del P. Canale que fue presentada en el Nº 7.

    1. Respecto a su convicción de pertenecer a la Iglesia Católica, Apostólica y Romana y a su afirmación que la comunión es imperfecta se ha de afirmar lo siguiente:

    El movimiento lefebvrista afecta a la unidad de la Iglesia en los tres vínculos visibles de comunión de la Iglesia (ver el n 21). En efecto:

    a. Ataca la sucesión apostólica por el sacramento del orden porque se alimenta desde la ordenación cismática de los obispos.

    b. No acepta la celebración común del culto divino según lo dispuesto por el Concilio Vaticano II y aprobado por Pablo VI.

    c. Pone en duda la autoridad del Papa afectando el contenido de la fe.

    Dice Santo Tomás que la esencia del cisma está en no obedecer con cierta rebelión13 lo cual puede deducirse del no aceptar el camino abierto por la Santa Sede a través de la Fundación San Pedro a la que se hace alusión en el n 17.

    2. Respecto a la verdad o no del carácter cismático del movimiento lefebvrista y de la excomunión que pesa sobre los sacerdotes me remito a la afirmación del Santo Padre en el documento «Ecclesia Dei» -ver n. 15- y a lo enseñado por el Pontificio Consejo para la Interpretación de los textos legislativos -ver nn 18 y 19-.

    3. Respecto a la afirmación final de la carta «No está en nuestras manos dar una solución total al problema de fondo de la fraternidad y el Vaticano. Pero sí podemos y debemos trabajar por el honor de Nuestro Señor y su Iglesia», debo decir que el problema lefebvrista no es una cuestión política entre un estado y un grupo cualquiera. Se trata de una cuestión que hace a la unidad de la Iglesia, unidad querida por Jesucristo y de la cual el Papa es el garante. Mal podría yo, obispo de esta Iglesia de Salta, trabajar por el honor de Jesucristo y de su Iglesia no respetando la voluntad santa del Señor que eligió a Pedro y a su Sucesor. La verdad es el fundamento de la unidad de la Iglesia. No podría construir la unidad al margen de quien constituye su centro visible, que es el Papa, el cual, además, es el Maestro de la Verdad cristiana.

    4. Por último, hago un llamado a todos los fieles cristianos, en particular a los sacerdotes, diáconos y religiosos, a empeñar nuestras vidas en la tarea de hacer que nuestra Iglesia de Salta sea Iglesia: creyente, caritativa y misionera. Hemos de empeñarnos en formar a nuestros cristianos en la fe alimentada por la Palabra de Dios y madurada en la enseñanza de la Iglesia. Hemos de celebrar los mis-terios de la fe según el espíritu y la liturgia de la Igle-sia. Hemos de dinamizar la vida de nuestras comunidades en un hondo fervor misionero que reavive la entrega generosa de los primeros cristianos.

    5. A los sacerdotes lefebvristas y, si los hubiera, a los fieles, los invito humilde pero firmemente a aceptar los caminos que la Iglesia les propone para su reinserción plena en su seno. El lugar de ustedes está en la Iglesia con nosotros, con nuestro Papa Juan Pablo II. A ustedes los sentimos como una rama del árbol que se ha desgajado. La herida nos duele profundamente. El dolor lo ofrecemos como una plegaria por la unidad. Como nos enseñó el Señor.

    6. Al Señor y la Virgen del Milagro entrego esta preocupación pastoral.

    Mons. Mario Antonio Cargnello, arzobispo de Salta

    Salta, 19 de enero de 2000, miércoles de la segunda semana durante el año del Gran Jubileo de la Encarnación.

    Bueno ya ven los dictámenes de nulidad matrimonial que ha juzgado este arzobispo, sobre los matrimonios bendecidos en capillas de la FSSPX, y sobre el sacramento de la Penitencia, encuentro muy fariseo a este personaje que no debe decir nada sobre los matrimonios de protestantes y cismáticos ortodoxos. Estos son los pastores, lobos asquerosos con piel de cordero, a los que la Fraternidad tendrá que soportar si se logra el manido acuerdo .
    Ya el Padre Navas, he sabido ha debido soportar los embates del modernista ecumenista y schoenstatiano Errázuriz.
    Como ven, ni la jerarquía reconoce ningún rol a la FSSPX, ni siquiera para la salvación de las almas ( Penitencia, matrimonio), el acuerdo sólo servirá para los oscuros fines del modernismo enquistado en personajes deleznables como Cargnello o el fariseo Errázuriz y su ecumenismo de cuarta.
    No soy fiel de la FSSPX, por estar a más de mil y pico kms de su capilla más cercana, pero es una lástima como son tratados no sólo por la jerarquía vendida, sino por gente que se dice tradicionalista (Unavoce, Campos, IBP, etc…), que los trata como a roñosos.
    De aceptar la famosa prelatura, van a tener que hacer concesiones como las que ya han hecho, y así hasta el fin.
    Risa me da este Cargnello: «La verdad es el fundamento de la unidad de la Iglesia. No podría construir la unidad al margen de quien constituye su centro visible, que es el Papa, el cual, además, es el Maestro de la Verdad cristiana.»( Se refiere al besacorán, los hermanos mayores, Asís y otras bajezas).
    Santo Tomás de Aquino, ora pro nobis.

  7. Ca viendra (esto sucedera) !!! Que esta esperando Fellay! (no se puede decir Mons.:no es aun verdadero obispo!!!!)
    Esperando, con sonrisa falsa!
    Y los que estan esperando: fieles que esperan?Que sucedera?:

    un popurri= pot pourri, eso es en lo que se esta transformando la FSSPX.
    Salven vuestras almas!!!!

  8. Insisto (y nadie me ha respondido en estos espacios):

    Si la FSPX, se convierte en PARTE DE LA ROMA APOSTATA (en cuanto a ESTRUCTURA, lo que ya paso con los de la FSSPV), que opciones nos quedan a los Catolicos (segun la tradicion)… Irnos, de plano, con los «Sedevacantistas», o aun peor, con los «Conciliaristas» (bajo Lino V, o alguien asi?)

    Que opciones tenemos si la FSPX se hace parte de la «Iglesia Conciliar»?… hacia donde vamos a refugiarnos para pedirle a la Iglesia aquello a lo que tenemos derecho como bautizados? «La Fe incolunme» y los Sacramentos Verdaderos?

    Porque con Mr. Fellay a la cabeza, NO NOS VAN A PREGUNTAR si nos queremos unir a roma. Lo van a hacer, y los sacerdotes miembros de la FSPX, van a apechugar… yo soy asisto a una capilla de la FSPX, y el sacerdote encargado, es UN ZOMBIE que jala para donde «sus superiores lo indiquen»… Que podremos hacer los «catolicos de a pie»?

    1. No creo que haya una respuesta muy facil a su planteo.
      Todos a la hora de buscar los Sacramentos, lo hacemos en conciencia respondiendo a aquello que tenemos a mano.
      Si lo unico que poseo a mano es una capilla FSSPX, y su sacerdote es un sacerdote validamente ordenado, es valido y por tanto es Misa verdadera.
      Si lo que poseo a mano es la Fraternidad San Pedro, cada uno responde en conciencia seegun entienda (aqui se dividen las aguas). Si lo que tienes a mano es la FSSPV, como yo mismo he asistido por largo tiempo antes de mudarme, lo he hecho con el corazon muy feliz y conciencia en paz.
      Despues, lo que ellos decidan como organizacion es algo muy diferente y no tengo por que estar de acuerdo.

  9. Es muy triste ver, la diferencia que hay entre la otrora FSSPX, como bien explica RC, en el siguiente post ( ¿ Y de este circo..) leer las declaraciones de su fundador, M. Lefebvre, y compararlo con el entregismo actual de M. Felay, no cabe duda que las indecisiones llevan al fracaso, y aún a la burla, porque no se puede servir a dos amos.
    Los modernistas radicales, jamas aceptaran a este remedo de FSSPX, y Gabriel nos da un ejemplo, con M. Navas. y Ratzinger, jamas ofenderá a los modernistas, porque es parte de ellos, y la solución a ese problema , si es que la hay, será una «solución ambigua» como lo es el CVII.
    De modo, que si la providencia nos deja vivir, lo que podremos ver en el futuro, en esa Iglesia Mundial profetizada por el canonigo apostata Roca, donde caben todas las religiones, es que el que QUIERA SU LATIN pues irá a las misas de esta nueva FSSSPX.
    Y los que quedemos, en ese pequeño rebaño que no doblará sus rodillas ante el Idolo de Baal, será una feróz persecución, que seguramente terminará en el martirio.

  10. Mire, Sr. Información@derechosdeDios
    Hay un terrible prejuicio que se inculca como golpeteo insensible en la FSSPX, y que tiene que ver con la insoportable presunción de identificar la Iglesia con la congregación de Mons. Lefebvfre. Así le atribuyen la infalibilidad e indefectibilidad de la misma a la Fraternidad, y por lo tanto, fuera de ella no hay salvación.
    El sedevacantismo no es una congregación, por lo tanto uno no puede «irse con los sedevacantistas» como si hubiera un Econe y un jefe de todos ellos. Es una posición teológica a la que uno arriba para seguir siendo católico en todos los puntos. Porque yo no puedo aseverar tan frescamente como hacen algunos, que la Iglesia católica puede dar una liturgia venenosa o herética a los fieles, ni que un verdadero Concilio General pueda fallar en la Fe; o mucho peor todavía, obedecer como si fuera la Iglesia a esos malditos traidores de NS Jesucristo que desgarraron las carnes de su Cuerpo Místico.
    Para salvarse hay que estar en la Iglesia Católica, y la estructura romana edificada desde 1958 NO ES CATÓLICA, no pertenece al Cuerpo Místico que aludimos. Pero ocupan o usurpan más bien sus puestos, Misterio de Iniquidad que hace que no podamos solucionar el problema por la ausencia de jurisdicción en los que quedan fuera de ese circo modernista. Es vergonzoso como manchan con un espíritu sectario a los sacerdotes y obispos que admiten la postura sedevacante, relacionándolos siempre con los antipapas elegidos en cónclaves espurios. Los padres a los que asisto no tuvieron nunca que ver con ellos y sin embargo sostienen un fructífero apostolado desde hace más de 20 años (todo lo fructífero que se puede en este mundo moderno apóstata, pues no persiguen la herejía de «convertir al papa»). Cuando uno sale de la nube neogalicana de la FSSPX, termina viendo cuál es la verdad de la cosa. Hombre, no tema que gracias a que Mons, Thuc y todos los que lo sucedieron consagraron muchos obispos de los cuales una parte de ellos perseveró correctamente, podemos decir que tenemos verdaderos Obispos y Sacerdotes fuera de la cada vez más sectaria (perdón por la dureza, pero lo vivimos en carne propia) de la FSSPX.
    Nuestra Señora los bendiga en este nuevo año.

  11. De la Carta de Monseñor Marcel Lefebvre a los futuros Obispos, 29 de agosto de 1987:

    Bien queridos amigos,
    Estando la cátedra de Pedro y los puestos de autoridad de Roma ocupados por anticristos, la destrucción del Reino de Nuestro Señor se continúa rápidamente incluso dentro de su Cuerpo Místico, especialmente por la corrupción de la Santa Misa, expresión espléndida del triunfo de Nuestro Señor por la Cruz, y fuente de extensión de su Reino en las almas y en las sociedades.
    Esto es lo que nos valió la persecución de la Roma anticristo. Esta Roma, modernista y liberal, continúa su obra destructiva del Reino de Nuestro Señor, como lo prueban Asís y la confirmación de las tesis liberales de Vaticano II sobre la libertad religiosa.
    Me veo obligado por la Providencia divina a transmitir la gracia del episcopado católico que recibí, para que la Iglesia y el sacerdocio católico sigan subsistiendo para la gloria de Dios y la salvación de las almas.
    Esta es la razón por la que, convencido de realizar la santa Voluntad de Nuestro Señor, vengo por esta carta a pedirles que acepten recibir la gracia del episcopado católico, como ya lo he conferido a otros sacerdotes en otras circunstancias.
    Les conferiré esta gracia, confiando que sin tardar la Sede de Pedro estará ocupada por un sucesor de Pedro perfectamente católico, en las manos de quien podrán depositar la gracia de vuestro episcopado para que la confirme.

    Monseñor Fellay dice: Deseamos que Roma nos reconozca como verdaderos Obispos

    De más en más, todo parece confirmar que para Monseñor Fellay:

    1) La cátedra de Pedro y los puestos de autoridad de Roma ya no están ocupados por anticristos.

    2) Que la Roma actual de Benedicto XVI ya no es la Roma anticristo, modernista y liberal.

    3) Que la Sede de Pedro está ocupada actualmente por un sucesor de Pedro perfectamente católico.

  12. Monseñor Fellay declara:

    «El Papa dice que existe solamente un problema de naturaleza canónica. Un acto de Roma, es suficiente para señalar que aquello ha terminado y que reentramos en la Iglesia.

    Benedicto XVI escribió en su Carta a los Obispos del 10 de marzo de 2009:

    «El hecho de que la Fraternidad San Pío X no posea una posición canónica en la Iglesia, no se basa al fin y al cabo en razones disciplinares sino doctrinales. Hasta que la Fraternidad non tenga una posición canónica en la Iglesia, tampoco sus ministros ejercen ministerios legítimos en la Iglesia. Por tanto, es preciso distinguir entre el plano disciplinar, que concierne a las personas en cuanto tales, y el plano doctrinal, en el que entran en juego el ministerio y la institución. Para precisarlo una vez más: hasta que las cuestiones relativas a la doctrina no se aclaren, la Fraternidad no tiene ningún estado canónico en la Iglesia, y sus ministros, no obstante hayan sido liberados de la sanción eclesiástica, no ejercen legítimamente ministerio alguno en la Iglesia.»

    ¿Simple cuestión política, o desviar la atención para mantener adormecidos a los sacerdotes y fieles?

  13. Gracias a Iordanescus y a Alberto M.M. por la molestia de contestar, y esto me deja 3 asuntos en el tintero:
    1) «Sacerdotes VALIDAMENTE ordenados»… como no se ni quien los ordeno, ni bajo cual rito, ni SI TENIAN LA INTENCION DE HACER lo que la Iglesia quiere, pues, es un volado… Hasta ahora, en la Institucion de Mons. Lefebre, habia las mas garantias de que «el proceso de control de calidad» (por llamarlo de algun modo) era tal que, el «producto final», pues era un sacerdote validamente ordenado… con las otras dinastias, me suena mas a un volado o juego de azar.
    2) Alguien ha notado que, la «caida» de la FSPX se produce tras «cuarenta años» (maomenos)?… esos cuarenta años, a mi me suenan a un numero con resonancias y ecos biblicos vetustotestamentarios… Alguien tiene alguna teoria o estare viendo «moros con tranchete»?
    3) (Otro asunto) Alguien tiene alguna teoria sobre la validez (que no sea un engaño diabolico) de las apariciones de Garabandal?… A mi, me llama la incertidumbre el que a la Virgen, como se le representa en esta «advocacion», aparece…. sin velo! (tal cual la «Señora de los pueblos» de procedencia no Divina, segun el testimonio del exorcismo)

    1. Respecto de «sacerdotes validamente ordenados» …

      Estoy de acuerdo contigo, la FSSPX ha sido garantia de tener sacerdotes validos segun la forma Catolica tradicional de siempre.
      Mi aclaracion viene porque un dia fui testigo de un evento me de dejo muy asustado (por sus posibles consecuencias):
      En una capilla FSSPX a la que asistia cuando estaba por el area (por trabajo) un dia aparecio un curita joven que yo no conocia. La misa la celebro el sacerdote de siempre que yo ya conocia, pero al final de la misa me acerque al joven para indagar quien era.
      Sabes quien era? Un cura «novus ordo» que estaba en proceso de ser aceptado por la Fraternidad. Yo desconozco si lo volvieron a ordenar o que (sinceramente espero que si, eso quiero creer…) pero me dejo un gran interrogante. Sera que los admiten sin re-ordenar???
      Hoy por hoy me costaria fiarme… No se, quizas el P. Ceriani sepa si estos casos estan ocurriendo o son puras malas ideas mias. Pero me quede preocupado.
      Atte.

  14. ¿Recuerda usted el artículo del Padre Turco, publicado el 27 de septiembre de 2010: “El plan de Monseñor Fellay para las tratativas con Roma”?

    Allí está la respuesta a las recientes declaraciones del Superior de la FSSPZ: “Por otro lado, el Papa dice que existe solamente un problema de naturaleza canónica. Un acto de Roma, es suficiente para señalar que aquello ha terminado y que reentramos en la Iglesia”.

    En la introducción de ese trabajo, al presentar el supuesto “plan de monseñor Fellay”, el Padre Turco puso una Nota:

    “Cuando se lea el esquema, quizás vaya a sorprender a algunos. En efecto, ya sabíamos que Monseñor Fellay dejó de lado lo que la prudencia de Monseñor Lefebvre había dicho: “hasta que Roma no acepte la doctrina tradicional, no volveremos a hablar con ellos”. Sin embargo, tampoco se trata de lo que uno esperaba en base a lo escrito y dicho aquí y allá por los sacerdotes de la FSSPX: obtener dos etapas previas o “prealables” para llegar a las discusiones doctrinales; mediante ellas convertir a Roma; y, entonces, en el utópico caso de que Roma hubiera vuelto a la Tradición, redactar el status jurídico de la Fraternidad dentro de la Iglesia oficial, que habría dejado de ser modernista.

    Al llegar a las conclusiones, el Padre Turco escribió lo siguiente:

    “Cuando uno quiere mantener el contacto con la realidad de lo que ocurre y lo que hay en la Iglesia, empieza a ver cosas extrañas.
    Si se analiza el desarrollo de las etapas, uno constata que no hay correspondencia entre los pasos previstos en el plan y lo que ocurrió realmente.
    Considerando solamente a la Fraternidad San Pío X:
    * En la primera etapa, por un lado, Roma no liberó totalmente la Misa tradicional de manera que la Fraternidad pudiera celebrarla donde fuese (primer prealable).
    * Por otro lado, considerando el segundo prealable de esta etapa, aun cuando Benedicto XVI levantó las excomuniones, sin embargo la Fraternidad tiene una nueva etiqueta infamante: “no estar en plena comunión”. Esto impide que la Tradición obre libremente en la Iglesia, lo cual va en contra de este supuesto plan.
    * Ya notamos más arriba que “esta fase experimental deberá durar todo el tiempo que sea necesario para una justa evaluación de los resultados” y en ella “ni Roma ni la Fraternidad asumirán compromiso alguno. Pero a su término, Roma podrá juzgar la obra cumplida por los sacerdotes tradicionales.”
    Si echamos un vistazo a la realidad:
    – ¿Acaso, entre el 21 de enero y octubre del 2009, hubo una explosión en el apostolado de la Fraternidad?
    – ¿Acaso ese intervalo, entre la 1º y 2º etapa, “duró todo el tiempo necesario para una justa evaluación de los hechos”?
    – ¿Acaso Roma mandó Visitadores Apostólicos para comprobarlo?
    Por lo tanto, el objetivo de la primera etapa de este supuesto plan no se cumplió: permitir que el apostolado tradicional se manifieste plenamente. No hablemos de que se hubieran hecho bien las cosas: que se haya cuidado la doctrina y se haya querido restablecer realmente la justicia y la verdad. Dejemos eso de lado por el momento. Lo que uno comprueba es que ni siquiera se cumplió con lo que se esperaba de acuerdo con este plan.
    Y, SIN EMBARGO, SE PASÓ A LA SEGUNDA ETAPA.
    * Luego del Decreto del 21 de enero 2009 y antes de que comenzaran las conversaciones doctrinales, de parte de Roma dijeron expresamente que la FSSPX debe aceptar el Concilio Vaticano II y todo el Magisterio postconciliar. Esto tendría que haber detenido este plan.
    Porque Roma mostró que no estaba dispuesta a establecer puntos en común en la doctrina, de manera que se pudiera desarrollar libremente el apostolado tradicionalista (queriendo ponernos dentro de este plan, aún con las fallas evidentes que implica).
    Sin embargo, la Fraternidad continuó.
    Por lo tanto, esto mostró que la Fraternidad no estaba buscando cumplir con este plan.
    * Habiendo comenzado la segunda etapa, se comprobó lo que sabíamos: Benedicto XVI no quiere volver atrás, no quiere reconocer los errores del Concilio. Así, las conversaciones con Roma chocan contra una pared. Ni siquiera se puede lograr un consensus mínimo.
    Y sin embargo: “por el momento, todo está bien y todo va sin problemas de acuerdo con el plan”.
    ¿Cómo es posible?
    Esa afirmación, en boca del Superior General de la Fraternidad, indica que la realidad es otra.
    Esto implica muchísimo.
    * Es inconcebible que diga QUE HAY QUE CONTINUAR.

    Esto muestra que, en realidad, este NO es el plan de Monseñor Fellay.
    En medio de este engorro de fines, medios, etc., hay algo que ciertamente se alcanzaría:
    – La regularización canónica de la FSSPX,
    – dentro de la Iglesia oficial,
    – aún cuando esta siga siendo modernista.”

    Muy clarividente lo del Padre Turco: La regularización canónica de la FSSPX, dentro de la Iglesia oficial, aún cuando esta siga siendo modernista.

    Lo acaba de declarar ahora Monseñor Fellay sin tapujos: “Por otro lado, el Papa dice que existe solamente un problema de naturaleza canónica. Un acto de Roma, es suficiente para señalar que aquello ha terminado y que reentramos en la Iglesia”.

    Esto es señal de que los espíritus dentro de la FSSPX están preparados para aceptarlo.

  15. Monseñor Tisier de Mallerais realizó en 1989 un pequeño ensayo analizando el documento de Juan Pablo II Ecclesia Dei adflicta (la Iglesia de Dios afligida). Este trabajo fue publicado en la revista Fideliter No 72, de Noviembre-Diciembre de ese año.
    Allí podemos leer algunos conceptos totalmente en contradicción con lo que expresa hoy Monseñor Fellay:

    La Iglesia de Dios está afligida… ¿Por las consagraciones del 30 de junio? ¿O por la ocupación de Roma y de la Santa Sede por la ideología modernista? (…)
    Por el momento, y desde hace 25 años, el Santo Padre está ocupado por una ideología extranjera a la fe católica (…)
    ¿Cómo pretendéis que el Romano Pontífice pueda, en estas condiciones internas de su mente, gobernar normalmente la Iglesia Católica? Está moralmente impedido (…)
    Por ejemplo, es imposible que proporcione buenos obispos a la Iglesia, sin exigir de ellos, y a corto plazo, lealtad al Concilio Vaticano II y el reconocimiento de la legitimidad de la Misa Nueva.
    En una situación tal, el Arzobispo Lefebvre ha interpretado la intención habitual implícita del Papa, en contra, fatalmente, de la intención actual y explícita de este último (…)
    Hemos demostrado que las consagraciones son legítimas y no cismáticas, habida cuenta de la Roma ocupada y del Romano Pontífice impedido de gobernar rectamente la Iglesia (…)
    Concluyamos: la ruptura esencial es bien de naturaleza doctrinal. Pero no se trata de un cisma del Arzobispo Lefebvre con la Iglesia.
    Es la ruptura (por no decir el cisma, porque no tenemos la autoridad para pronunciarlo), ruptura de la Iglesia del Concilio Vaticano II y de la Roma ocupada con la verdadera Tradición viviente.
    La declaración de excomunión del Arzobispo fiel, de su colega en el Episcopado y de sus cuatro hijos es la declaración oficial por Roma de esta última ruptura: es la Roma ocupada la que declara su ruptura con la Tradición (por no decir su propio cisma y su propia excomunión).
    En cuanto a nosotros, no declaramos sino que seguimos en comunión con todos los Papas de la Iglesia Católica que precedió a esta Iglesia Conciliar que aflige y mancha el rostro de la Esposa Inmaculada de Jesucristo.

  16. ¿Es que NO SE CONSIDERAN verdaderos Obispos?

    Entonces Roma tiene razón y los «hijos pódigos» ¿volverán con la frente marchita bajo el burlón mirar de las estrellas
    que con indiferencia los veràn volver?

  17. Ojo. Atengámonos al significado de las palabras. Pedir que a mí me reconozcan algo no significa que yo no crea ese algo, sino que aquél a quien se lo pido es el que no lo reconoce

Los comentarios están cerrados.